martes, 19 de enero de 2016

Chupamedias celestes


Enviado por Mónica Riet





>>> Mandaderos celestes
En el marco de una gira que también lo lleva por Brasil, Chile y Argentina, países que "considera importantes" en lo que respecta a la misión, Fisher se reunió ayer con autoridades de Defensa y de la Cancillería.
Sobre el papel de Uruguay, Fisher señaló que el país "es uno de los mayores contribuyentes en Haití" por las tareas que realizan las tropas en el terreno, una de las más importantes es la que tiene que ver con el reparto de agua potable. Unos 1.000 soldados y policías uruguayos forman parte de la Minustah en Haití.
"Queremos reducir al 50% las tropas que están en el país en tres años. Ya hemos hecho reducciones. Hoy en día tenemos 6.200 hombres. Si todo va bien vamos a llegar a 3.100 en 2017. Pero depende de los indicadores, de que se logren los objetivos planteados con el gobierno", señaló Fisher.
A tres años del terremoto que dejó 250.000 muertos, el país centroamericano no ha logrado ponerse de pie. Fisher reconoce esta realidad y sostiene que aunque cada vez son menos las personas que viven en los campamentos, la situación allí ha empeorado.
Antes de ser nombrado como jefe, tras la salida del chileno Mariano Fernández, Fisher se desempeñaba desde 2010 como Representante Especial Adjunto del Secretario General, Coordinador Residente y Humanitario de la ONU en Haití.

Haiti: ¿Cómo deshacerme de este sufrimiento atroz que me carcome el cuerpo y el alma?
18/01/2016


Por Marcel Duret *, Transmitido a Alter-Presse el 17 de enero de 2016 –
Había decidido no escribir nada más  sobre la coyuntura política haitiana hasta que leí el comunicado de prensa publicado el 12 de enero de 2016 por  la Misión de observación electoral (MOE) de la Organización de Estados Americanos (OEA) en Haití:
“El MOE saluda las disposiciones tomadas por el Consejo Electoral Provisorio (CEP),  que adoptan la mayoría de las recomendaciones hechas por la Comisión de evaluación electoral independiente, así como las de las misiones de observación electoral nacionales e internacionales, todo esto con el fin de proveer al conjunto de los actores de mayores garantías en previsión para la segunda vuelta de las elecciones presidenciales anunciadas para el 24 de enero.”
Mientras uno de los miembros de la Comisión de verificación, el señor Rony Desroche, se queja de la falta de respeto de las recomendaciones, la Misión de observación de la Organización de los Estados Americanos (OEA), y no se trata de cualquier entidad, proclama que este CEP, ¿de cuál CEP está hablando?, las ha adoptado  todas. ¿Quién les  pidió su opinión? ¿Con qué derecho esta misión puede inmiscuirse en los asuntos internos del país? ¿Acaso los términos de referencia de la misión de la MOE/ OEA  prevén que ella pueda puntuar el proceso electoral con comentarios en un sentido o en otro?
“La Misión indica que, entre otras medidas, el número de acreditaciones atribuidas a los representantes partidarios será reducido de 900.000 del 25 de octubre a 38.000 y que los acreditados estarán habilitados a votar solo allí donde estén inscriptos como electores. Además, los miembros de las mesas de votación serán remplazados y los candidatos a la presidencial  podrán elegir dos representantes para supervisar los trabajos en el centro de tabulación. La formación del personal electoral será mejorada y la lista de los organismos de observación, así como los criterios de acreditación, serán publicados antes del día de la elección.”
¿Cómo están ellos al corriente de estas acciones del CEP?
¿Quién los autoriza a publicar estas informaciones hasta ahora desconocidas por la población? ¿La Misión es la portavoz del CEP (Consejo Electoral Provisorio)?
En vista de estos esfuerzos, la MOE / OEA llama a los dos candidatos finalistas a participar activamente en la elección. De esta manera respetarán la voluntad del electorado haitiano que votó por ellos el 25 de octubre. La Misión da cuenta de que 92 nuevos diputados electos para la Cámara baja, salidos de la oposición y del partido en el poder, prestaron juramento el domingo, seguidos por 14 senadores el lunes.”
¡Qué tupé! ¡Qué injerencia flagrante en los asuntos internos del país!
¡Qué arrogancia! Como un amo a sus esclavos, órdenes e indicaciones son comunicadas a la intelligentsia haitiana y a la población en su conjunto, quienes acusan el golpe sin decir palabra.
El señor Jude Celestin y su equipo merecen la gratitud y el reconocimiento del pueblo haitiano por haber tenido el coraje y la determinación de rehusarse a comprometerse en una elección que enloda el  símbolo de nuestra libertad vigorosamente conquistada por los Ancestros. En el nombre del pueblo haitiano, les digo gracias, la historia se las dará.
Uno de los miembros del CEP, Marie-Carmelle Paul Austin, hizo saber el 14 de enero del corriente: ” No es cuestión para el CEP de dar marcha atrás o de  aplazar sus trabajos porque el pueblo ha sido ya convocado para estos comicios por el jefe de Estado. Y nosotros,  como consejeros electorales, no tenemos más que poner todo en obra para hacer posible este desafío.”
Entonces tengo el cuerpo y el alma doloridos. Este sufrimiento atroz impregna todo mi espíritu, todo mi ser y me duele vivir. Hubiera podido y tal vez hubiera debido irme a vivir a otro lado, una pequeña  vida tranquila, en donde no  pudiera  mirarme todos los días  por la mañana en el espejo y reconocerme.
¿ Por qué hemos llegado hasta aquí ? Yo hubiera querido decir a los que quieren conservar el poder para evitar las consecuencias de sus inconsecuencias, que no tienen nada que temer, pero que, por favor, ¡dejen  el país en paz!
A estos colonos que  ignoran serlo, querría decirles que hace ya mucho tiempo que los colonos se fueron de esta tierra de Toussaint y  Dessalines, que una segunda revolución está germinando y que ¡aún están a tiempo de irse!
Una amiga me dijo: “Estas peticiones  a troche y moche son finalmente como sablazos contra el agua”, y me  dio pena. Ella no hizo más que exacerbar un sufrimiento ya insoportable.
Otra amiga que pensaba que yo trataba de hacer sugerencias al poder me dijo: « Por qué persistir en querer corregir lo incorregible? ¿La mentira fundamental? ¿La ilusión multicolor?”
¿Tenemos acaso el derecho o incluso la elección de renunciar?
Estos últimos días me he dado cuenta de que no puedo sobrevivir, si no grito, si no aúllo, si no escribo mis sufrimientos.
“El único bien que me queda en el mundo, es el de haber llorado a veces”; no por cobardía sino por fidelidad a mi libertad de decir, o incluso de atreverme decir lo que siento.
*Ex embajador de Haití en Tokio.



Anuncian para hoy nueva protesta en Haití .

Puerto Príncipe, 18 ene (PL) El grupo de ocho candidatos electorales opositores conocido como G-8 convocó para hoy y mañana sendas manifestaciones en las calles de esta capital, con vista a protestar contra la segunda vuelta de las elecciones presidenciales. Seguiremos en las calles porque la situación del país es grave e intolerable e invitamos a quienes están preocupados por la degradación de la sociedad a unirse contra el poder totalitario que simboliza la corrupción, señaló el G-8 en un comunicado.

El plan de movilización anunciado para este lunes incluye una marcha que partirá de Carrefour Péan y recorrerá los barrios de Bel-Air, 2 Delmas, Delmas 4, Solino, Lalue y Bicentenario, hasta el parlamento.

Para el martes, los marchistas tienen previsto partir de Fontamara y seguir por el Boulevard Jean-Jacques Dessalines, Rue Joseph, Bel-Air y culminar en Carrefour Péan.

También el G-8 anunció otras protestas del 20 al 24 de enero, fecha en que está programado el balotaje final por la presidencia.

El candidato presidencial por la oposición, Jude Célestin, reiteró que no participará en esos comicios porque habrá fraude y gran falta de transparencia por parte de las autoridades electorales, a las que considera carentes de credibilidad.

En declaraciones a la prensa también acusó a la comunidad internacional de estar demasiado involucrada en las elecciones y de exigir en Haití unos comicios en condiciones que jamás tolerarían en sus propios países.

La Iglesia Católica comenzó gestiones para tratar de encontrar una solución a la crisis, mientras la Iglesia Evangélica propuso un nuevo representante en el Consejo Electoral Provisional (CEP).

El nuevo representante protestante será Metédieu Lucien, quien reemplazará a Dijonet Demero. Ese último renunció la semana pasada, al igual que el representante católico Ricardo Agustín.

El tribunal electoral ha quedado sólo con seis de sus nueve miembros tras la renuncia de Demero y Augustin y la destitución de Yollete Menguale, acusado de dejarse sobornar por un excandidato a diputado.

A sólo una semana de la segunda vuelta de las presidenciales, el país vive una creciente inestabilidad y las manifestaciones de este lunes ocurren mientras en Petionville comienza una sesión preparatoria de la XXI Reunión Ordinaria del Consejo de Ministros de la Asociación de Estados del Caribe (AEC), que tendrá lugar mañana.



>>> La semana de la rebelión
Publicado el 18 ene. 2016


.


“Desprecio profundo” de la comunidad internacional hacia Haití
18/01/2016

Posicionamiento con respecto a la actitud de la comunidad internacional
Por el Grupo de la sociedad civil y partidos políticos que reclama la anulación de las elecciones y el enjuiciamiento de los responsables de fraude
Documento transmitido a AlterPresse el 16 de enero 2015-
La comunidad internacional en Haití dominada por el Grupo “Core” – que reune a Brasil, Canadá, España, Estados Unidos de América, Francia, la OEA (Organización de Estados Americanos) y la Unión Europea – se ha dedicado sistemáticamente, desde hace décadas, a frustrar los procesos nacionales con miras a concretar las aspiraciones expresadas por el pueblo después de la caída de la dictadura de Duvalier, es decir: permitir la transición que aseguraría el desmantelamiento de las estructuras de poder autoritario y despótico y la construcción un Estado de derecho democrático.
En particular, la posición relativa al proceso electoral actual refleja el desprecio profundo con el cual la comunidad internacional trata Haití. A pesar de los hechos comprobados, que demuestran el carácter inconsistente y fraudulento de los escrutinios del 9 de agosto y 25 de octubre de 2015, ella insiste, presiona para que este proceso viciado siga inexorablemente su curso, en detrimento de la dignidad nacional y los principios democráticos, a fin de imponer resultados electorales de todo punto de vista inadmisibles. En su arrogancia, esta comunidad internacional considera que su estado de conglomerado de grandes potencias, donantes de fondos, le confiere todos los derechos en Haití; incluyendo el de decidir quién debe estar en comando del Estado.
Al intervenir sistemática y abiertamente en los asuntos internos del país, para alentar el gobierno en el poder en sus excesos y justificar los chanchullos electorales que, en ningún caso, serían aceptables en sus países, esta comunidad internacional alimenta continuamente las crisis repetidas que sacuden al país. Impide al pueblo haitiano lograr su propio camino para el establecimiento de un Estado soberano, democrático, guiado por el interés colectivo.
La sociedad civil y la sociedad política, que se asocian para exigir la anulación de las elecciones y el enjuiciamiento de los responsables de la mala gestión, consideran que la sordera y la ceguera mostrada por el Grupo “Core” es una expresión de la voluntad de imponer decisiones políticas a Haití para mantenerla bajo una ocupación que no osa decir su nombre, con el fin de salvaguardar los intereses en contraste perfecto con la desiderata del pueblo haitiano. En cada nueva etapa el Grupo “Core” se compromete a corregir los “errores” de la fase anterior, como si éstos no tuvieran ninguna consecuencia en las elecciones, los elegidos, pero en especial sobre la vida de los haitianos y haitianas.
Se enquistan además en una lógica mercantil a pretender justificar su conducta alegando los gastos en que haya incurrido. Nada podría ser más claro.
• Las elecciones cuestionadas o fraudulentas, en modo alguno pueden garantizar la legitimidad, la estabilidad y la gobernabilidad. Por lo tanto, tendrán un impacto negativo sobre la gobernanza económica y política. Lo testifica la magra tasa media de crecimiento del 1,5% en el que nuestro país se ha debatido entre 2000 y 2014.
• Ellos socavan los así llamados elegidos, transformándoles en presas fáciles en manos de los actores tanto nacionales como internacionales.
Las y los ciudadanos movilizados por rechazar lo inaceptable, no tienen intención de ceder al dictado del Grupo “Core” y seguirán luchando por el advenimiento de un Haití soberana, solidaria, respetuosa de los derechos y libertades.
Firmantes: Marie Frantz Joachim, S. Edmonde Beauzile, Pierre BUTEAU, Freud JEAN, Jean Baptiste BIEN AIME, Jean William JEANTY, Junot FELIX, Wesner POLYCARPE, Jean Henold BUTEAU, Yolette Andrée JEANTY
Puerto Príncipe, 15 de enero 2016
Para la autenticación
Marie-Frantz Joachim
Coordinador General del SOFA
Jean-William JEANTY
Coordinador General del partido Kontra Pèp la

Traducción del francés gentileza Diálogo 2000 – Jubileo Sur Argentina.


0 comentarios:

Publicar un comentario