sábado, 23 de abril de 2016

El cumpleaños de Antonio Mas Mas




Héctor -Chamusca- Pascual Quartiani / Gabriel -Saracho- Carbajales 
Montevideo, 23 de abril de 2016


“El odio de los serviles es más peligroso que el de los déspotas; matan a la madre, igual, si les dan la orden...”.

 A principios de febrero del ´73 -aquel febrero de proclamas soñadamente “populistas” de un fascismo pichón con alas apenas plumíferas que querían crecer engañando al pueblo trabajador al mismo tiempo que lo pisoteaba- un hecho “surrealista” vino a sacudir la tranquilidad pizarrera del “alto mando” local del llamado “proceso cívico-militar”, que muy pronto veríamos como rasgo político dominante -prefabricado en los EE.UU., como dios manda- no solamente en el Uruguay pachequista, sino también en muy buena parte del continente latinoamericano.

El suceso casi casi que tira abajo la bulla buscada con los famosos “comunicados 4 y 7” de las “Fuerzas Conjuntas”, en los que éstas se declaraban más peruanistas que el general Velasco Alvarado y prometían avances sociales que ni al mismo Artigas se le hubiesen ocurrido, por supuesto.

Todo pasó como en un mediometraje del genial Buñuel: rasgando la tela de la carpa en la que los tenían apilados en el Batallón de Ingenieros N° 5, al costado del Cementerio del Norte, cinco tupamaros clasificados por los botones como “muy peligrosos”, se tomaron los vientos de madrugada, aparentemente escalando un vetusto muro divinamente lleno de oscuridad y yéndose lo más panchos, caminando tranquilamente por Aparicio Saravia hacia afuera, para nunca más vérseles ni la sombra.

En un santiamén se vino abajo la súper inteligente teoría táctico-estratégica de un montón de oficiales y oficialitos que sostenían que a l@s “más peligros@s” había que mantenerlos el mayor tiempo posible prisioner@s en los cuarteles, pues de allí ni en pedo podrían irse, por estar vigilados directamente por sus severos captores y no por guardias de otras unidades “menos celosas”, como en “Libertad” y en “Punta de Rieles”...

Por otra parte -como algunos de esos “estrategas” lo decían a calzón quitado-, en caso de decidirse ejecuciones masivas y sumarias, nada mejor que hacerlo tranquilamente en los cuarteles, lejos de “los viejos” oficiales a los que capaz les temblaría el pulso “por razones políticas” y por dejarse influenciar por civiles que “de guerra” (!!!) no sabían un carajo...
Así, pues, que en aquel febrero “populista-nacionalista”, el “alto mando” dispuso lo más lógico y aconsejable a esas alturas del partido: el traslado masivo y automático de “toda la pesada” femenina y masculina a los “súper seguros” confines del EMR N° 2 y del EMR N° 1, en cuyas antesalas a los respectivos celdarios, rezaba enfática y grotescamente: “Aquí se viene a cumplir”.


Conocimos al “Gallego” en esas circunstancias. Siendo bajados a chachiporrazos y patadas de los helicóperos en que nos iban llevando hacia “el hotel cinco estrellas” del sicariato “oriental” organizado, apostado a escasas cuadras de la maragata ciudad de Libertad, Ni qué hablar que la golpiza al “Gaita” no guardó proporcionalidad alguna con la que recibió el resto de los nóveles “pasajeros”; apenas se corría la voz entre los milicos que entregaban y los que recibían al “personal recluso”, de que el N° 798 era Antonio Mas Mas, la saña era descomunal, y mientras la paliza general eran golpes en las piernas y las espaldas, a él le daban donde fuera, preferentemente en la cabeza y las costillas, al grito de “¡Asesino de mierda!!! Te vamos a limpiar!!!”...

Cuando llegamos al celdario después de ser reventados en la escaleras, el “Gallego”, muy dolorido y con su voz siempre cascada, dijo, despacito, arqueando inolvidablemente esas cejas suyas de hombre-niño bueno y sano: “El odio de los serviles es más peligroso que el de los déspotas; matan a la madre, igual, si les dan la orden...”. Y cuando el sargento Almeida -una especie de anfitrión rechoncho salido del cine cantinflero, con restos de humanidad encima, sin embargo-, notó que intentábamos chamuyar, se arrimó a Antonio a los gritos, “¡No se puede hablar, Recluso!!!”, pero con gran cancha le susurró al oído: “No te regales; la mano viene repesada; los viejos tienen una calentura que les vuela la bata y las órdenes son durazas especialmente con vos... ¿Ta?”...


El hombre más verdugueado, por lejos, por “el proceso”; el revolucionario mallorquín-oriental más castigado, más torturado, más basureado, más insultado y baboseado por la cobardísima caterva fascista dependiente que reinó en el Uruguay durante una docena de años y que todavía pretende alardear de “insuperable”, hoy, 23 de abril de 2016, está cumpliendo 69 jóvenes años a pesar de que su corazón no resistió más el 28 de Agosto del 2003, con apenas 56 años, en su Palma de Mallorca natal donde a gatas pudo ir superando la destrucción de su sistema nervioso y sus capacidades mentales.
¡Lo lesionaron psíquicamente de una manera brutal, despiadada, digna del Tercer Reich traspolado a la “Banda Oriental”; pretendieron convertirlo en un animalito obediente, en un lametraste y alcahuete de los botones; en un soplón a sueldo a cambio de una chuleta y menos insultos y trato subhumano; quisieron hacerle pedir “perdón” de rodillas besando las botas de infelices oficiales y suboficiales; lo mantuvieron drogado y quieto como una plantita durante años y años; le sirvió al nazi Britos “Menguele” para “diplomarse” de falso psicólogo siendo apenas un pinche idiota y obsecuente...


A nosotros, sinceramente, nos quedó más grabada su luminosa sentencia de “El odio de los serviles es más peligroso que el de los déspotas; matan a la madre, igual, si les dan la orden...”, que aquellos gritos de buen humor y aliento-autoaliento que dos por tres se mandaba “El Gaita” diciendo “¡Liberar a Mas Mas y a todos los demás!” (que todos recordamos sonriéndonos, por cierto) cuando lo estaban verdugueando con la leyenda imbécil de que había capado a Mitrione y se había comido sus testículos imperiales (que nunca nadie supo si los tenía, a ciencia cierta, porque los representantes del “alto mando” repetian y repetían que, ¡oh, misterio!, nunca aparecieron).



Un abrazo desde el amor revolucionario a este Tupa de miel y de acero al que no púdieron destrozarle ni la moral ni el espíritu revolucionarios, jamás. Nunca. Y mucho menos cuando, aun psíquicamente hecho pomada, podía percatarse de que el gran pecado que le adjudicaba el fascismo y por el que lo bombardeaban miserablemente todos los días y todas las noches durante una docena de años, era el de la ejecución revolucionaria del maestro de tortura y secuestro Dan Anthony Mitrione, de cuyo cumpleaños no se acuerda ni el dios verde.

¡Feliz cumple, “Gallego”!, ¡Fuiste y sos el más grande de tod@s nosotr@s!. (Y que los “huevitos” de Mitrione vayan a buscarlos al Cerrito, allí donde van a jeder los pelitos del “arranco pelito, andá a buscarlo al Cerrito!” en este “ juego” jodido pero hermoso de darlo todo por un mundo sin déspotas y sin serviles).


>>> Estado de exilio

Estado de exilio from Quindrop on Vimeo.








4 comentarios:

  1. COMPAS SI ESTAN HABLANDO DEL ESCAPE DE LIBER DE LUCIA ,ASDRUBAL PEREIRA ,BLANCO ,EL NEGRO MONTES DE OCA ,NO FUERON 5 SINO CUATRO Y NO FUE EN INGENIEROS 5 SINO EN INGENIEROS 1 EN SAN MARTIN Y CHIMBORAZO ,ESTO NO TIENE DISCUCION PUES YO ESTABA EN LA CARPA Y LE DI EL LUGAR AL NEGRO MONTE DE OCA Y SE LA JUGADA COMO FUE LOS KEPI IGUAL DE LOS MILICOS QUE SE LO DIO LA MUJER DE MONTES DE OCA ,Y LA ESPERA EN LA NOCHE TORMENTOSA POR CABALLOS QUE ESTABAN PASTANDO Y ELLOS CREIAN QUE ERAN MILICOS HASTA QUE UN TRUENO TRAJOLUZ Y ALLI SE LA TOMARON ACLARAR EL HECHO COMPAS Y SEGUN SE SE PASARON UN PAR DE MESES EN URUGUAY ANTES DE PELARSE ,ALLI ESTAN
    BA EL PAJARITO CARBAJALES ENTRE OTROS QUE DESPUES EN DEMOCRACIA CALLO POR SUPER BANDA A NO PAYAR.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. NO DEBI PONER SUPERBANDA ,DEBI PONER HACIENDO FINANZAS

      Eliminar
  2. Al Garcia Pintos iba al I.Bauza, flaco, de barba rojiza. Siempre andaba con los del grupo de la JUP, con Belardo, Papazian, el manco Ulises. El no se quemaba abiertamente, pero tira la piedra, escondia la mano. Tenia una cadena de la cintura al pantalon. Una cadena fina. Era y es un fascista de primera. Aliado a los grupos paramilitares del I. Bauza de los fascistas. Ese y sera Garcia Pintos, un facho, que esconde las manos y lo hacia por detras. Nunca lo vi enfrentarse delante, sino siempre como el zorro.
    Estudiaba abogacia. No era un brillante alumno. Sino uno mas del monton.

    ResponderEliminar
  3. No sé quién aportó la info de su día de nacimiento, pero nació el 13 y no el 23. Yo soy del 8 y nos criamos juntos en Piedras Blancas y, muchas veces festejábamos el cumple juntos...como debía ser...en Homero,jaja

    ResponderEliminar