sábado, 28 de mayo de 2016

Cordero condenado

 Coronel Manuel Cordero Piacentini. Alias "303", "Manolo".


EN ARGENTINA

Cordero condenado a 25 años de prisión por el delito de asociación ilícita en su participación en el Plan Cóndor 

El coronel (r) Manuel Cordero fue condenado en Argentina a 25 años de prisión por el delito de asociación ilícita en el marco de su participación en el Plan Cóndor de coordinación represiva de las dictaduras del Cono Sur, entre los años 70 y 80.
 27 de mayo de 2016


El juicio, el primero sobre los delitos de lesa humanidad cometidos bajo el Plan Cóndor, contra 17 militares argentinos y el militar uruguayo Manuel Cordero comenzó en el año 2013 en Buenos Aires.
Según se informó, el expediente del juicio contiene miles de documentos, archivos de varios países latinoamericanos y también pruebas desclasificadas por el Departamento de Estado de los Estados Unidos.
Este viernes, el Tribunal Oral en lo Criminal Federal número 1 de Bueno Aires se pronunció al respecto y  determinó el procesamiento con prisión del ex presidente de facto argentino Reynaldo Bignone, a 20 años de prisión por la desaparición forzada de más de 100 personas durante el Plan Cóndor.
Bignone, de 88 años, ya cumple una cadena perpetua por múltiples violaciones de derechos humanos durante el gobierno de facto de Argentina (1976 – 1983). Fue presidente de 1982 a 1983.
La Justicia argentina también determinó que otros 16 militares fueran condenados por conspiración criminal, siete de los cuales -entre ellos Jorge Rafael Videla- han muerto en los tres años que han transcurrido desde el comienzo de la causa.


La condena de Cordero

Por su parte, el coronel (r) uruguayo Manuel Cordero, de 77 años de edad, fue condenado a 25 años de prisión por el delito de asociación ilícita en el marco de su participación en el Plan Cóndor.
Es el único militar condenado, de nacionalidad no argentina, por su intervención en la coordinación represiva de las dictaduras de los países del Cono Sur: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay.
En enero de 2010, Cordero fue extraditado a Argentina desde Brasil, donde estaba detenido desde el 26 de febrero de 2007.Cordero está acusado de la desaparición de once personas y la tortura a 32 presos durante la dictadura, delitos cometidos en el centro clandestino de detención de Buenos Aires “Automotores Orletti”.

>>>  ¡Gracias Jair Krischke!
por Roger Rodriguez  
Cuando se confirma la condena a 25 años de prisión del coronel Manuel Cordero por su participación en el Plan Cóndor, es necesario, es justo, agradecer al activista brasileño por los derechos humanos Jair Krischke, quien en su incansable lucha fue el que encontró al militar uruguayo cuando había huído a Brasil y logró que fuera extraditado a Argentina para que lo juzgaran.
Es bueno ahora recordar la investigación que Krischke realizó, con el apoyo de la Unión Internación de Trabajadores de la Alimentación (UITA) que encabezó una campaña internacional para que se extraditara a Cordero. Así se entiende cuánto de está derrota de la impunidad le pertenece...
¡Gracias Jair!
http://www6.rel-uita.org/…/cordero-…/cordero_extraditado.htm
http://www6.rel-uita.org/inter…/…/cordero_roger_ministro.htm



>>> Lesa humanidad: 


condenaron a 15 acusados en el juicio oral por el “Plan Cóndor”

 CIJ, 27 de mayo de 2016. El Tribunal Oral en lo Criminal Federal N° 1 de la Capital dio a conocer este viernes la sentencia en el juicio oral por el “Plan Cóndor” y por el segundo tramo de la causa “Automotores Orletti”, en donde se investiga la comisión de crímenes de lesa humanidad durante la última dictadura.




>>> Genocidio

Testimonios luego del veredicto en Plan Cóndor: “Sabor amargo, culpables sin sentencia”

Al finalizar la sentencia del juicio, conversamos con Elsa Pavón, cofundadora de Abuelas de Plaza de Mayo y con María Victoria Moyano, nieta recuperada, cuyos padres fueron víctimas del Plan Cóndor.

Gloria Pagés
Sábado 28 de mayo de 2016


Elsa Pavón: “Videla murió, muchas personas quedaron sin sentencia”

Elsa aclara antes de empezar, como si se excusara: “Me parece desagradable decir lo que pienso, porque en el marco del Plan Cóndor yo perdí mi hija y mi yerno”. Es que como a muchos, las sentencias no le resultaron acordes a la inmensidad de los crímenes cometidos en Argentina, Brasil, Paraguay, Chile, Uruguay y Bolivia, pero el recaudo inicial para describir sus sensaciones, se vuelve bronca. “Me costó seis años encontrar y recuperar a mi nieta. Por eso digo que tal vez es desagradable lo que digo, pero me parece tan pobre ante tanto robo y tanto intercambio entre seis países. A mí personalmente me parece una afrenta y una vergüenza”, dice abiertamente y para que se sepa que no alcanza con que haya un juicio, los resultados son imprescindibles.
“El juicio terminó y no sabemos qué pasó con las personas, con los desaparecidos, con niños apropiados, qué pasó con ellos”, continúa con claridad.
Te puede interesar: Plan Cóndor: condenas, absoluciones y la mayoría de los genocidas a su casa
“No sé cómo explicarlo porque realmente me siento mal. Videla estaba, cuando comenzó el juicio, como responsable de la desaparición en Argentina, por lo menos el Tribunal debería haberlo nombrado a él y decir que tales personas, que fueron muchas, quedaron sin sentencia”. Por caso, esto último es una de las marcas más profundas de la impunidad que acarrea que los juicios sean tarde y fragmentados.
*Elsa Pavón es cofundadora de Abuelas de Plaza de Mayo y actual presidenta de la Asociación Anahí. Es la primera abuela en recuperar a su nieta, Paula Logares cuyos sus padres fueron víctimas del Plan Cóndor

María Victoria Moyano: “Después de muchos años, sólo tres condenados a 25 años”

María Victoria nació en el Pozo de Banfield donde estaban secuestrados su padres, que venían siendo perseguidos desde Uruguay. Como Elsa, nos cuenta que la sentencia le “deja un sabor amargo y una sensación muy contradictoria. Después de muchos años, la investigación para este juicio empezó en 1999, llegamos al final con sólo tres de los acusados con condenas de 25 años, el resto penas menores, hubo muchas absoluciones y además a la mayoría le dan el beneficio de la prisión domiciliaria”.
La muerte de Videla al inicio de las audiencias y la impunidad que esto implica, la tocan profundamente, por eso nos dice que “para colmo, en estos años se murieron genocidas como Videla, y eso tiene consecuencias graves como por ejemplo que el caso de mis viejos, o los de Paula Logares, la primera nieta en recuperar su identidad, entre otros, por los que estaba acusado Videla, no fueron parte de los casos por los que se condenó al resto de los genocidas. Esto a pesar de estar probada la asociación ilícita”.
Sin embargo, hubo algo en este proceso que resulta importante destacar: “Lo positivo es que se demuestra en la Justicia que hubo un plan coordinado entre y que además esto constituyó una ’asociación ilícita’ para llevar adelante los peores crímenes en todo el continente, fue un juicio que permitió salir de las fronteras nacionales y mostrar el carácter internacional del genocidio”.
Pero la contracara es que hubo un gran ausente: “El rol de Estados Unidos, el país que financió y alentó las dictaduras, no se trató. Quedó en que se haría ’en otro lugar’, es decir, en ningún lugar y nunca”.
“Sólo fueron tratados 109 casos, quedan muchísimos casos que siguen impunes y la realidad es que no creo que se abra una nueva instancia de juicio por los crímenes del Plan Cóndor, además los genocidas se están muriendo”, este irrefutable argumento la lleva a concluir que no se van a llegar a abrir nuevos juicios por el Plan Cóndor.
“Como hasta ahora, desde hace 40 años, va a ser luchando en las calles, movilizándonos, que consigamos que se condenen a los militares que siguen impunes. Los juicios que hay los logramos luchando muchísimos años, pero no son los que queremos, siguen fragmentados. Ahora, el macrismo quiere directamente poner un punto final, más que nunca va a ser en las calles que impongamos que los militares sean condenados”, concluye con firmeza.

*María Victoria Moyano es nieta restituida, nació en el Pozo de Banfield y sus padres fueron víctimas del Plan Cóndor en Argentina y eran perseguidos desde Uruguay. Es referente del Centro de Profesionales por los Derechos Humanos (CeProDH)

0 comentarios:

Publicar un comentario