jueves, 12 de mayo de 2016

En el nombre del hijo

De tal palo: Javier Vazquez

El hijo del presidente Tabaré Vázquez, Javier Vázquez con offshore Panameñas al igual que el Ing. Miguel Brechner del Plan Ceibal que trabaja para presidencia de la República. J. Vázquez fue el que se quedó -haciendo de intermediario en venta de software- con U$S 59 millones de dólares del fideicomiso Bolivar - Artigas, en ese momento el presidente de Uruguay era su padre. Después de eso lo denunciaron penalmente, y el principal testigo de la causa contra Javier Vázquez, el Cdr. Gómez Canon apareció suicidado en una playa de Punta del Este.

El Muerto |||: La muerte de Eduardo Gomez Canon

El Muer >>> La vergüenza de haber sido
Cuando se usa el poder político en beneficio propio


>>> Los chorros viejos de Búsqueda acusan a los nuevos chorros


  En una entrevista con Búsqueda, el hijo del presidente negó haber sido accionista o director de una offshore. Reconoció que los que estuvieron al frente de esa sociedad y de la panameña Davidson Global Inc. eran empleados suyos: Diego Borges y Alejandro Araujo. Y añadió luego que ambas empresas eran suyas pero nunca tuvieron actividad.
Vázquez, un ingeniero con amplia experiencia en el sector del software, dijo que no recuerda que se le hicieran transferencias bancarias a las cuentas que esas dos sociedades abrieron en Panamá en 2009.
Aunque no fue consultado al respecto, el hijo del presidente insistió en que está “al día” con sus “obligaciones impositivas”.
—En los Panama Papers aparece su nombre vinculado a una sociedad anónima registrada en las Islas Vírgenes Británicas, llamada Conibel SA. Parece ser una filial de Conibel SA Uruguay, dueña de Uysoftware, una sociedad que usted fundó. ¿Cuáles fueron los motivos de la decisión de abrir la offshore?
—En primer lugar agradezco que me hayan llamado, que me den la oportunidad de expresar mi opinión, de la misma forma que lo hicieron con los restantes empresarios que aparecieron. Lo que tengo para decir al respecto es: sí es una empresa que se abrió en Panamá. Fue una empresa que se abrió para un proyecto tecnológico que no tuvo andamiento, no funcionó. Por lo cual esa empresa offshore nunca tuvo actividad y por eso después fue cerrada. Y lo otro que tengo para decir es que estoy al día con mis obligaciones impositivas.
—Usted habla de una sociedad panameña y esta es de Islas Vírgenes, creada con Mossack Fonseca de Panamá, pero es de Islas Vírgenes.
—Es lo mismo, ellos te lo crean donde la figura de ellos…
—Los que estuvieron al frente de la creación de esa sociedad son Araujo y Borges. ¿Usted qué rol tuvo en Conibel de Uruguay en ese momento? ¿Integraba el directorio?
—Sí, es una empresa mía. Y ellos figuraban en la planilla de empleados míos.
—¿Entonces usted estuvo involucrado en la decisión de crear esa sociedad con el fin de llevar adelante un proyecto que no se concretó?
—Sí.
—De los documentos surge que la sociedad permaneció abierta al menos hasta diciembre del 2015.
—Eso fue así. Esa empresa tuvo funcionamiento. Después el problema que hubo fue que no tenía ninguna actividad. Cuando se cerró la empresa Conibel yo hice el cierre de toda la actividad de toda la empresa en 2013 y se demoró dos años en hacer el cierre. Por eso es que contrato al estudio Paullier para el cierre de esa empresa y llevó por lo menos dos o tres años en cerrarse.
—¿Conibel Uruguay cerró en 2013?
—No te sé decir. Sí, creo que sí. Lo que pasa es que de esto hace años.
—En la sociedad de BVI el que aparece en los documentos como único accionista y director es Araujo. Y en 2013 hubo un cambio y usted pasa a ser el único accionista.
—Nunca fui accionista de la offshore, sí (Araujo) era uno de mis empleados. Cuando se terminan los proyectos yo ocupo el directorio de mis empresas, entonces, como director de las empresas mandé cerrar todo.
—¿O sea que cuando cerró Conibel Uruguay trató de cerrar todas?
—Cerré todo, sí.
—En los documentos surge que existe una Conibel Panamá distinta de la de BVI.
—Exacto. Bah, eso no se lo sé decir. Es más, fue una empresa que nunca tuvo importancia para mí porque nunca operó. Nunca tuvo operación esa empresa offshore.
—Según surge de los documentos, Conibel SA de las BVI abrió una cuenta bancaria en un banco panameño, en el Banvivienda.
—Creo que era ese sí.
—También surge que hubo un giro de U$S 80.000 en abril de 2009, o sea cuatro meses
después de que abre la sociedad en BVI.
—Es probable, sí. Pero ese es un tema financiero, no es un tema de la offshore.
—Usted dice que no llegó a tener actividad. Disculpe tantas preguntas pero quiero que quede claro…
—…yo entiendo que quiera hacer preguntas, pero lo que le digo es que es una empresa que no tuvo actividad, que no operó. Ya está, no tengo más para decir. Y lo otro que tengo para decir es que declaro que estoy 100% al día con mis obligaciones tributarias.
—Esto se lo tengo que preguntar porque seguramente aparezca en la nota y parece válido tener su versión.
—Entiendo que me diga eso. No tiene nada que ver la actividad de la cuenta bancaria con la sociedad offshore.
—Le leo el correo que está en los “Panama Papers”. “Es importante aclarar que el aproximado mensual de U$S 300.000 que ingresará a las cuentas proviene de la empresa madre Conibel SA de Uruguay, donde laboran los firmantes (Araujo y Borges, los dos que trabajaban para usted); las sociedades Conibel SA de BVI y Davidson Global Inc. no son por ende operativas, solo fungen para recibir las transferencias. Esta situación fue explicada por los clientes en la entrevista que tuvieron contigo con el propósito de abrir las respectivas cuentas”. Lo que dice este mail es que esas sociedades anónimas que usted dice que no fueron operativas, tenían esa cuenta bancaria con el único objetivo de recibir esos giros de U$S 300.000 de la empresa madre de Uruguay.
—No, no, no. Eso no es así. No recuerdo esos giros. Sí cumplían parte administrativa del proyecto. Y para financiar y administrar el proyecto. Y el proyecto no funcionó. Sí se giraron dineros para la parte operativa, pero como el proyecto no funcionaba… fueron empresas que no funcionaron.
—¿Davidson Global Inc. era también parte del proyecto?
—No, no, no. ¿Cuál dice?
—Davidson Global Inc., una que también abrió Araujo en Panamá.
—Esa empresa era también para otro proyecto que no funcionó.
—¿Usted en ella tampoco fungía como accionista?
—Tampoco.
—¿Pero sí estaba vinculada al grupo de empresas que manejaba a través de Conibel SA Uruguay?
—Sí, pero nunca tuvo actividad.
—Para explicar bien sus intenciones a la hora de abrir las sociedades, ¿puede especificar bien qué tipo de proyectos pretendía desarrollar y fracasaron?
—Eran proyectos tecnológicos, de software, que iban a ser vendidos en el extranjero. Lamentablemente no logré los contratos que esperaba sacar.
—Usted dice que hubo demoras en cerrarla.
—Eso fue porque los panameños no respondían los mails, no había forma. Y contraté al estudio Paullier para que hiciera el cierre de las empresas.
—Volviendo un poco para atrás. ¿Usted apareció como director porque tenía que cerrar las empresas?
—No, de ninguna manera quedé como director.
—¿Cómo accionista?
—No, de ninguna manera. Eso no es así.
—¿De la Conibel SA de las BVI no quedó como accionista?
—No, eso no es así. Lo único que firmé son documentos aclarando por qué la cerraba.
—¿Por qué los firmaba usted?
—Porque era el director de la empresa de acá, de Uruguay. Porque cuando finalizan los proyectos, en un momento el Banco Central dice que tenían que declarar los directores de las empresas de las sociedades anónimas.
—¿Es cuando cambia la legislación sobre sociedades anónimas?
—Claro. Cuando cambia la legislación de las sociedades anónimas yo paso a ser director de todas las sociedades anónimas.
—¿A Conibel SA Uruguay la creó usted en 2006?
—Sí, claro.


>>> Otros de siempre y muchos mas

https://offshoreleaks.icij.org/search?utf8=%E2%9C%93&q=&c=URY&j=&e=&commit=Search












.

0 comentarios:

Publicar un comentario