sábado, 30 de julio de 2016

Qué pasa en Venezuela?

... resulta ineludible la salida inmediata de Nin Novoa como canciller de la República.


>>> Con Valeria Fariñas

Gracias al espacio de ADEOM.


>>> El canciller Nin Novoa, el Frente Amplio y el gobierno ante el tema de Venezuela en la OEA.

A poco más de un mes de asumir el presidente Vázquez en marzo de 2015 y de haber nombrado canciller a Nin Novoa, se produjo un cambio sustancial en la política exterior de nuestro país.


Con las declaraciones del canciller uruguayo horas antes de la VII Cumbre de las Américas que se celebró en Panamá en abril de 2015, ese cambio comenzaba a manifestarse. Este nuevo canciller vinculado a las cámaras empresariales de Uruguay, se atrevió a comparar el proceso bolivariano -afianzado hasta ese momento por diecinueve elecciones, avaladas por todos los observadores internacionales- con la dictadura de Uruguay, al referirse a la “injusta” prisión a la que están sometidos Leopoldo López y Antonio Ledezma.

Para Nin Novoa, estos terroristas de ultraderecha, son unos simples opositores detenidos, desconociendo los graves antecedentes de estos personajes, al haber participado activamente en el golpe de 2002 contra el Presidente Chávez, y cuando en el 2014 lo intentaron nuevamente, desatando la violencia contra el pueblo venezolano y sus instituciones, lo que provocó la muerte de 43 personas, más de 800 heridos y múltiples daños a edificios públicos, como quedó demostrado por la evidencia de innumerables pruebas por el sistema jurídico de ese país, y que la mayoría de las agencias noticiosas lo registraron en su momento.

La “preocupación” por estos delincuentes coincide con los planteos que vienen haciendo personajes de la derecha, como Felipe González, Aznar, Rajoy, fracasados ex presidentes de la región y en el ámbito doméstico, los dinosaurios de siempre. En lugar de entrometerse con las resoluciones del poder judicial de otro país, Nin Novoa debiera tener una actitud clara y definida, exigiendo verdad y justicia contra los criminales que siguen impunes en nuestro querido Uruguay.

En julio de 2015 Nin Novoa, participó de la X Cumbre de la Alianza del Pacífico en Lima Perú y mostró gran interés de vincularse más activamente a este esquema de integración regional ¿por instrucciones de quién? Esta Alianza está integrada por Chile, Perú, México y Colombia, gobiernos de corte neoliberal y sometidos a la hegemonía directa de Estados Unidos. De concretarse una integración a esa Alianza conservadora, que en parte busca sustituir al fracasado ALCA, significaría un cambio negativo para nuestros intereses nacionales y de nuestra región.

Cuando en septiembre pasado el Plenario Nacional del FA rechazaba la participación de nuestro país en el TISA por 117 votos contra 22, el canciller también exhibió su concepción contrastante con la línea de la fuerza política, al decir: “Me parece que lo más sensato sería seguir negociando hasta ver cuál es el resultado final. Levantarnos de la mesa sería una actitud compleja por cuanto el Uruguay perdería mucha credibilidad como país negociador”.

Recordemos de paso, que la presencia de Uruguay en las negociaciones secretas del TISA, fue manejado con total secrecía por parte del entonces canciller de la República, el inefable Luis Almagro, al grado que el Presidente Tabaré Vázquez dijo desconocer el tema, a poco de iniciar su segundo mandato. Nuestro Grupo fue uno de los primeros en alertar sobre lo que venía sucediendo con el TISA, y de los riesgos para el país.

Hace unos días manifestamos nuestro total apoyo a la resolución de la Mesa Política Nacional del FA sobre el conflicto en Venezuela. La actitud de Nin Novoa fue contraria a dicha resolución, al promover junto a los cancilleres de Chile y Argentina, la activación de la “Carta Democrática” de la OEA contra Venezuela, tal como lo venía promoviendo Luis Almagro, por acuerdo previo de éste, con altas esferas del gobierno de EEUU.

El pasado miércoles 15 de junio, la OEA aprobó por 19 votos, una moción de Venezuela que exigía al secretario general, Luis Almagro, respeto a la institucionalidad del país bolivariano, a la vez que se solicitó una evaluación del Consejo Permanente, sobre las posturas agresivas e intervencionistas de Almagro. Los 12 países que votaron en contra de la moción venezolana fueron: Estados Unidos, Canadá, Colombia, México, Perú, Chile, Costa Rica, Honduras, Panamá, Chile, Paraguay y Uruguay.

Es decir, Nin Novoa una vez más aparece votando junto con los gobiernos derechistas del continente. Sin duda que esto representa un grave retroceso de nuestra política exterior. Las posturas del canciller Nin Novoa en torno a la situación en Venezuela, contrasta con su silencio ante el golpe parlamentario contra Dilma Russeff en Brasil, llevado adelante por las mafias corruptas que dominan el congreso de este país.

El pasado jueves 23 de junio, en la sesión de la OEA donde su secretario general, Luis Almagro iría a presentar su informe contra Venezuela con la pretensión de aplicar la Carta Democrática a Venezuela, lo cual había convenido con el Comando Sur, como lo revela textualmente su propio documento, la canciller de ese país Delcy Rodríguez había propuesto cancelar esa reunión convocada por el secretario general por improcedente e intervencionista.

Esa propuesta se votó y resultó favorable a realizar la sesión por 20 votos a favor, 12 en contra y 2 abstenciones. En este caso Uruguay nuevamente se alineó con las dos potencias y con los países de la derecha neoliberal, alejándose una vez más de los países progresistas. Votaron a favor: Uruguay, Surinam, Paraguay, Perú, Panamá, México, Jamaica, Honduras, Guyana, Guatemala, EEUU, Costa Rica, Colombia, Canadá, Chile, Brasil, Belice, Barbados, Bahamas, y Argentina.

Felizmente, la pretensión de Almagro para la aplicación de la Carta Democrática lo antes posible, quedó frustrada, ya que después de su largo informe contra Venezuela, culminó la sesión sin adoptar ninguna resolución.

Consideramos oportuno reiterar a qué intereses responde el secretario general de la OEA. En nuestro anterior pronunciamiento, habíamos expuesto parte del documento filtrado “Operation Venezuela Freedom-22” del Comando Sur de EEUU, donde decía: “En el plano internacional hay que insistir en la aplicación (a Venezuela) de la Carta Democrática, tal como lo hemos convenido con Luis Almagro Lemes, Secretario General de la OEA”.

Considerando lo expuesto, se percibe como una orientación de la política exterior tomada por la cancillería, que Uruguay aparezca votando junto con los gobiernos derechistas del continente, avalando la iniciativa totalmente parcializada e intervencionista del secretario general. Sin duda, que esto representa un grave retroceso de nuestra política exterior. Las posturas del canciller Nin Novoa en torno a la situación en Venezuela, contrasta con su silencio ante el golpe parlamentario contra Dilma Russeff en Brasil, llevado adelante por las mafias corruptas que dominan el congreso de este país.

Sin embargo, un día después de la última sesión de la OEA, el Presidente Tabaré Vázquez manifestó una posición totalmente opuesta a la sostenida por Nin Novoa, al considerar que en Venezuela no están dadas las condiciones como para que la Organización de Estados Americanos (OEA) aplique la Carta Democrática, tal como lo ha solicitado el secretario general de la organización, Luis Almagro. Dijo el Presidente: “Tampoco estamos de acuerdo con la actitud del secretario general, Luis Almagro. Ya lo hemos dicho, estando en la UNASUR y en la presidencia pro tempore del MERCOSUR”.

Frente a estas declaraciones del Presidente Tabaré Vázquez ¿A quién responde el canciller Nin Novoa? ¿De quién recibe órdenes? ¿Cómo es posible que su actuación sea contraria a la postura del Presidente? ¿Por qué se mantiene en el cargo? ¿Estará haciendo méritos para sustituir a Almagro que ya se tambalea?

A estas alturas, tomando en cuenta las manifestaciones públicas del Presidente Vázquez, la resolución de la Mesa Política Nacional del FA “…en Venezuela existe un conflicto político de larga data, pero no una situación de alteración del orden constitucional que amerite invocar el artículo 20 de la Carta Democrática Interamericana” y por otra parte, la difusión de la carta completa de Mujica a Almagro diciéndole “adiós”, las posiciones del MPP, del PCU y de otros sectores de la fuerza política, resulta ineludible la salida inmediata de Nin Novoa como canciller de la República.










2 comentarios:

  1. aqui en este reportaje sobre venezuela no dicen que el presidente Maduro habla con la oposicion de derecha y no respeta el Plan de la Patria de Chaves....quiero decir el Gobierno de Maduro no es socialista traiciono el legado de Chaves...y llama al dialogo con los Fascistas de La MUD pero no escucha al pueblo y menos a la izquierda Chavista representada por el Polo Patriotico y Marea socialista.. Maduro esta solo y ya le ha dado el Gobierno a los militares mitad de ellos corruptos solo se espera su resignacion o el revocatorio.

    ResponderEliminar
  2. http://www.aporrea.org/

    ResponderEliminar