martes, 23 de agosto de 2016

Docentes intervenidos en lucha

Virginia García presidenta de FENAPES


>>>  Entrevista a Virginia García de ¨Fuentes Confiables¨radio Universal


http://970universal.com.uy/wp-content/uploads/2016/08/8_22_16_fenapes.mp3


Se encomienda la más amplia difusión de la siguiente declaración,
en especial dar lectura a la misma el 24 de agosto en las aulas:

Hace un año el Presidente de la República, Tabaré Vázquez, en compañía de su Consejo de Ministros, decretó la esencialidad de la educación para los subsistemas de Inicial, Primaria, Secundaria, Técnico Profesional y Formación Docente.
Continuamos denunciando que se trató de una práctica reñida con los derechos conquistados a través de la lucha de generaciones de trabajadores.
El decreto de esencialidad no fue más que un recurso extremo del gobierno para mantener una insuficiente asignación presupuestal que nos condena a mantener edificios en pésimas condiciones, liceos con una cantidad insuficiente de funcionarios y docentes mal retribuidos.
Los firmantes del decreto de esencialidad se colocaron, junto a los interventores de la enseñanza de la década de los 70, como protagonistas de una de las páginas más tristes en la historia de la educación pública nacional.
Nuestra continuidad en la lucha por mayor presupuesto, políticas educativas integrales, nuevos edificios liceales, el respeto de las libertades sindicales y de los derechos estatutarios, así como la denuncia de la constante violación de los ámbitos de negociación, confirman que quienes quisieron quebrar la herramienta sindical, no pudieron hacerlo.
EN DEFENSA DE LA EDUCACIÓN PÚBLICA Y LAS LIBERTADES SINDICALES.
FeNaPES- CSEU- PIT CNT- IEAL





Fenapes, que además resolvió un paro para fin de mes pero todavía no dio a conocer la fecha en que se efectivizará esta medida, advierte en la carta que la "esencialidad no fue más que un recurso extremo del gobierno para mantener una insuficiente asignación presupuestal" que "condena" a la educación "a mantener edificios en pésimas condiciones, liceos con una cantidad insuficiente de funcionarios y docentes mal retribuidos".
El gobierno decretó la esencialidad en medio de un duro conflicto en el marco de la negociación salarial con los sindicatos de la educación. Esta pelea llevó a que los alumnos de Secundaria perdieran más de un mes de clase debido a la ola de paros. Todo terminó con la firma por parte de los gremios de un convenio que poco los satisfizo (ganaban 20.000, pedían 30.000 y les dieron 25.000), y con el compromiso de estos de no parar por temas salariales hasta la otra negociación.
La carta que los profesores se proponen leer en las aulas añade que los firmantes del decreto de esencialidad "se colocaron, junto a los interventores de la enseñanza de la década de los 70, como protagonistas de una de las páginas más tristes en la historia de la educación pública nacional".
"Nuestra continuidad en la lucha por mayor presupuesto, políticas educativas integrales, nuevos edificios liceales, el respeto de las libertades sindicales y de los derechos estatutarios, así como la denuncia de la constante violación de los ámbitos de negociación, confirman que quienes quisieron quebrar la herramienta sindical, no pudieron hacerlo", continúa el documento.
La carta concluye pidiendo un 6% del Producto Bruto Interno (PBI) para la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) y la Universidad de la República (Udelar), una promesa que Vázquez repitió durante la campaña de 2014 y que aún no se ha cumplido. Se estaba en 4,5% del PBI y se llegó apenas al 4,8%. Fenapes también pide "autonomía y cogobierno". Y cierra la carta con un: "¡Viva la lucha de los gremios y los sindicatos de la Educación!".

Conflicto.

Las autoridades de la ANEP y el Consejo de Educación Secundaria (CES), se verán mañana las caras con los líderes de Fenapes, en una reunión en la Dirección Nacional de Trabajo (Dinatra), que busca destrabar un conflicto de meses entre las partes.
Luego de que el presidente de la ANEP, Wilson Netto, prohibiera —según el texto del acta de una reunión entre él y el Consejo de Educación Secundaria (CES), cuyo contenido fue publicado la semana pasada por El País— dotar de licencias gremiales y permisos para rendir exámenes a los docentes en horarios de clase, el viernes pasado ante la Comisión de Legislación del Trabajo de la Cámara de Diputados el jerarca dio señales de querer destrabar el conflicto dando un paso atrás.
Las diferencias se generaron porque para Fenapes esta medida implica una violación de los derechos de los profesores de la educación pública.

"Buena docente afectada por ser sindicalista".

La Federación Nacional de Profesores de Enseñanza Secundaria (Fenapes) presentó al Parlamento dos informes de docentes que, según el sindicato, fueron evaluados negativamente por ser sindicalistas.
"Este es un hecho grave porque desde el año 2006 —inclusive antes de la ley de negociación colectiva y de otras normas de carácter general— la Administración tenía normas propias —algunas de ellas trabajadas en conjunto con los sindicatos— que específicamente señalaban que no era posible aplicar esto, es decir, prohibía que se tomara el ejercicio de la acción sindical como una situación de demérito a la hora de evaluación de desempeño de los docentes, y hasta que se tomara en cuenta en términos de retribuciones no salariales o parasalariales, como es el caso del presentismo", señaló el secretario general de Fenapes, José Olivera.
Uno de las denuncias presentadas por Olivera, de supuestos informes de direcciones de liceos, calificaban a una profesora como "excelente docente que se ve afectada en su asiduidad y puntualidad por su trabajo dedicado en el gremio".
"Estamos hablando nada más ni nada menos que de las representantes de la organización sindical a nivel departamental en las comisiones departamentales de elección de horas. Cuando se dice lo que se ha mejorado en la elección de horas, se omite manifestar que esto fue posible gracias a una fuerte e insistente intervención y trabajo del sindicato", criticó Olivera.





Clase de conflictividad

Muñoz consultará al Codicen sobre la lectura en las aulas de una declaración que realizará Fenapes.


La decisión de la Federación Nacional de Profesores de Enseñanza Secundaria (Fenapes) de leer una proclama crítica del presidente Tabaré Vázquez mañana, en las aulas de clase, ya generó reacciones en las autoridades de la educación.
La ministra de Educación y Cultura, María Julia Muñoz, dijo a Montevideo Portal que se pondrá en contacto con las autoridades del Consejo Directivo Central (Codicen) de la Administración Nacional de Educación Pública respecto a la legalidad de la medida y evitó pronunciarse hasta pronto. Respecto a la eventual confirmación de que la medida es ilegal, sostuvo: “creo que los profesores, aunque haya propuestas bastante fuera de lugar, si entienden que no es correcto, no lo van a hacer. Los niños no son rehenes de ninguna situación que tengan los adultos”.
En tanto, Robert Silva (Partido Colorado), consejero del Codicen en representación de los docentes, dijo a Radio Sarandí que el artículo 58 de la Constitución, que establece que “en los lugares y las horas de trabajo queda prohibida toda actividad ajena al a función, reputándose ilícita la dirigida a fines de proselitismo de cualquier especie”. A pesar de esta mención, sostuvo que el tema está dentro de la órbita del Consejo de Educación Secundaria.
La situación se generó luego de que en el sitio web de Fenapes apareciera una encomendación a sus afiliados a dar “la más amplia difusión” de una declaración cuestionadora del gobierno de Tabaré Vázquez, según publicó el diario El País. Allí, se pide “en especial dar lectura a la misma el 24 de agosto en las aulas”. La declaración cuestiona el decreto de esencialidad en la educación firmado por Vázquez hace un año, que “no fue más que un recurso extremo del gobierno para mantener una insuficiente asignación presupuestal que nos condena a mantener edificios en pésimas condiciones, liceos con una cantidad insuficiente de funcionarios y docentes mal retribuidos”. Los firmantes de aquel decreto, dice la declaración, “se colocaron, junto a los interventores de la enseñanza de la década de los 70, como protagonistas de una de las páginas más tristes en la historia de la educación pública nacional”. La declaración se leería a un año de que se firmara dicha esencialidad.





.

0 comentarios:

Publicar un comentario