jueves, 6 de octubre de 2016

Paz

Camilo Torres, el cura guerrillero


Solidaridad antiimperialista e internacionalista

Por Valeria Fariña, 6 octubre 2016.-

Cuando sopla viento en contra, las críticas no se hacen esperar y ríos de tintas acumulan consejos y opiniones que de no ser consideradas; auguran otros nuevos-malos tiempos. Si con el mismo beneplácito que abrazamos las victorias comprendiéramos las derrotas, ¡cuanto trecho habríamos recorrido!
En diciembre de 2015, luego de que los resultados electorales en Venezuela consagraran el triunfo de la oligarquía-reaccionaria en la Asamblea Nacional, no sin asombro vimos cuantiosos balances-reflexiones acerca de ello. Una victoria que sorprendió a todas las fuerzas internacionales, pero ante la cual aún así, no faltaron vertiginosas explicaciones, que dicho sea de paso, correspondían; primeramente, al pueblo venezolano y sus organizaciones.
Juicios pocos felices persisten a esta altura en la que ya no es novedad el desarrollo y fortalecimiento de las fuerzas reaccionarias continentales en el marco de procesos sociales-económicos; desiguales y determinados, que como tales, suponen a distintas clases, capas y fuerzas sociales; organizaciones y movimientos, gobiernos y poderes, etc. Un análisis al respecto, exige serenidad y compromiso para evitar caer en diagnósticos facilistas que a cuenta de querer explicarlo todo, obvien la particularidad de cada caso.
El avance de los elementos más degradantes y chovinistas, en su generalidad, expresa el retroceso que asistimos las fuerzas populares, y congruentemente demanda, urgentes esfuerzos para recomponer el campo antiimperialista internacional. Las dimensiones unicasuales de los literatos, que en la parte pretenden ver el todo, son pocos condescendientes precisamente con esta debilidad que atañe a nuestras fuerzas, por lo cual, de mantenerse esas confusiones; en escenarios de mayor polarización, contribuirán con la dispersión y el debilitamiento.
Mientras esto tiene su curso, salen a luz, como de las propias entrañas del régimen, necesarias descomposiciones y oportunismos ideológicos de diversa calaña, como los escuchados por estos lares en estos últimos tiempos sobre la “necesaria rendición” de la guerrilla fariana, y pasado el plebisto de este domingo; el pedido de “urgente rectificación”. Dejamos a los interesados, encontrar ocasión alguna en que las FARC-EP hayan dado a conocer pormenorizados análisis políticos que no fueran de Colombia, o consejos y evaluaciones políticas sobre el proceder de organizaciones del campo antiimperialista internacional.
Convencidos de que el hecho político generado en el plebiscito es un nuevo avance de la reacción y un golpe para todas las fuerzas internacionalistas, apelamos, esquivos a ánimos inhibitorios de cualquier índole, al debate ideológico que desde el campo anti-imperialista posibilite un correcto tratamiento de las contradicciones en curso, sin obviar que el ascenso del fascismo también da cuenta de los peligros y debilidades que acechan al propio sistema.
Que la grosera subestimación de las fuerzas del enemigo ceda paso al análisis concienzudo y al debate ideológico fraternal, y que triunfe la unidad antiimperialista internacional y continental.
Vaya nuevamente nuestra solidaridad con el proceso de diálogos de La Habana, con las FARC-EP, con el ELN, y todo el pueblo colombiano.












0 comentarios:

Publicar un comentario