jueves, 30 de noviembre de 2017

Aguas podridas





Por el momento, ninguna entidad vinculada con la Laguna del Sauce ha emitido algún tipo de comunicado, explicando la situación verificada (que no es nueva) y advirtiendo a los bañistas de los riesgos que implica para la salud entrar en contacto con el agua en esas condiciones.
Reiterado
El fenómeno de las floraciones algales no es nuevo en Laguna del Sauce. Se trata de crecimientos explosivos (blooms) de organismos del fitoplancton (algas, cianobacterias) derivados del aumento de la concentración de nutrientes, principalmente nitrógeno y fósforo en el cuerpo de agua.
Los nutrientes pueden provenir de escurrimientos derivados de actividades agrícolas, ganaderas, así como de vertimientos de aguas residuales o domésticas, situaciones que en Laguna del Sauce se procuran evitar mediante una serie de medidas dictadas a mediados de 2015.



COSECHANDO AMIGOS - ROMPKBZAS
Las microalgas, la salud y el agua potable

Nuevamente la principal fuente de agua potable de Maldonado presenta importantes floraciones de microalgas. La información fue confirmada por periodistas de MaldonadoNoticias que además informan que “el fin de semana había una importante cantidad de personas bañándose en esas aguas”.
No había ningún cartel que alertara sobre los riesgos de tomar baños de inmersión en zonas donde hay microalgas que pueden contener cianobacterias. De los riesgos informó La Diaria el pasado lunes: “Un estudio científico elaborado por investigadores argentinos y españoles, publicado en agosto de este año, prueba que la exposición a algas tóxicas de una bebé de veinte meses en las playas Carrasco y Malvín de Montevideo le generó daños irreparables en su hígado, al punto que debió ser transplantada”, dice una nota de Natalia Uval.
En tanto la UGD-OSE de Maldonado señaló que la planta potabilizadora del ente “está operando con normalidad aunque como medida preventiva ante la aparición de floraciones algales en distintas zonas del cuerpo de agua, se incrementó el uso de carbón en polvo activado”.
Por su parte el semanario Brecha informó en su última edición que “a dos años del grave episodio vivido en el año 2015, por los menos seis de las 12 medidas aprobadas por el gobierno en ese año para frenar y revertir la eutrofización de la Laguna del Sauce siguen sin aplicarse o se aplicaron parcialmente. Así lo estableció la consultora Estudio Ingeniería Ambiental, contratada por la Unidad Reguladora de Servicios de Energía y Agua (Ursea) para conocer el avance del plan de acción”.
Brecha agrega que “el mayor incumplimiento recae sobre el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (Mgap), que tiene en veremos la ejecución de exigencias para el manejo adecuado de efluentes en los tambos ubicados en la cuenca hidrográfica y el control de la aplicación de plaguicidas y nutrientes en establecimientos rurales y turísticos. En este lapso tampoco hubo actuaciones para ejecutar la medida que restringe el acceso directo del ganado a abrevar en el sistema lagunar y sus afluentes, ni se cumplió la medida de intimar a quienes carecen de permiso para extraer agua superficial y subterránea de la cuenca”. El semanario quiso conocer la versión del Mgap, pero no obtuvo respuesta.
En Maldonado está a punto de comenzar la temporada turística, una afectación en el agua potable provocaría un daño irreversible. Pero, mientras tanto, se siguen superponiendo organismos públicos que no logran acuerdo.
O tal vez el acuerdo sea defender los intereses privados, que son muchos.




Glifosato, un problema incómodo para las autoridades europeas
Antes de diciembre, los miembros del Parlamento Europeo (PE) deberá decidir si renuevan o no la licencia que habilita el uso del glifosato por diez años más, razón por la cual la polémica alrededor de este herbicida se encuentra más abierta que nunca.
Mientras la Organización Mundial de la Salud (OMS) –con apoyo de ONG’s, instituciones y agrupaciones de DDHH– desde 2015 sostiene que el glifosato representa un riesgo para la salud, la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) y la Agencia Europea de Productos Químicos (ECHA) hoy aseguran que cuentan con evidencias científicas necesarias para desconocer esa postura.
Por este motivo, el toxicólogo alemán Peter Clausing presentó el informe “Glifosato y cáncer: Las autoridades violan sistemáticamente las regulaciones”, donde acusa a los organismos de control de la Unión Europea (UE) de manipular datos y omitir el progresivo aumento de casos de tumores en animales.
“En Europa el cáncer se ha duplicado y triplicado en las últimas décadas, dependiendo del tipo de tumor. Me preocupa que el uso excesivo del glifosato haya contribuido a ello y que siga contribuyendo si no se toman medidas”, manifestó el especialista.
El trabajo, publicado por GLOBAL2000 (Amigos de la Tierra, Austria), sostiene que el glifosato debería haber sido clasificado como un cancerígeno según los estándares europeos actuales. La legislación de la UE sobre pesticidas considera carcinogénica a una sustancia cuando dos estudios independientes realizados sobre animales demuestran que produce un aumento en la incidencia de tumores.
“La prueba de que el glifosato produce cancer es tan aplastante que debería ser prohibido. Al menos siete de doce estudios a largo plazo han hallado que el glifosato produjo un aumento en la incidencia de tumores”, afirmó Clausing.
De acuerdo al informe del especialista, el otro organismo que se cuenta bajo la mira es el Instituto Federal Alemán para la Evaluación de Riesgos (BfR), cuyos estudios inciden directamente en la decisiones de la EFSA y la ECHA.
“Inicialmente el BfR no reconoció varios casos en los que la incidencia de tumores era significativa, al no aplicar correctamente los tests estadísticos estipulados por la OCDE y la ECHA. En lugar de esto, el BfR utilizó las pruebas estadísticas aplicadas por la misma industria química y se apoyó en dos estudios que no concluían que el glifosato provocase algún linfoma maligno”, indicó Clausing.
En esa misma línea se pronunció el profesor Cristopher Portier. El antiguo director asociado del Instituto Nacional de Ciencias de la Salud Ambiental (NIEHS) de EE.UU reveló que, tras acceder a estudios confidenciales que Monsanto entregó a las autoridades de la Unión Europea, descubrió ocho estudios sobre casos de cánceres comprobados que fueron tapados por la BfR, la EFSA y la ECHA.
“Han realizado una selección sesgada de los estudios utilizados para la evaluación del glifosato”, sostuvo Portier, que también dirigió Programa Nacional de Toxicología (NTP) en Estados Unidos y la Agencia para Sustancias Tóxicas y Registros de Enfermedades (ATSDS).
Clausing, por último apuntó que una mayor claridad en los procesos de aprobación de los pesticidas “es necesaria pero no suficiente”, ya que “la transparencia sin consecuencias cuando las cosas salen mal, es inútil”.
Fuente: Foro Ambiental (16.11.17)

>>> Estate tranquilo












1 comentario:

  1. En apoyo al canto de Leo Masliay "estamos podridos del agua podrida". Marxito

    ResponderEliminar