viernes, 6 de abril de 2018

El espejo brasilero

En la inauguración de la empresa SIEMM SRL en 2013.



Trasladaron personas que no existen

 >>> ASSE pagó 5.000 pesos por traslados desde Bella Unión 
  
Los vínculos entre ASSE, el hospital de Bella Unión y la empresa Siemm –de traslado de pacientes– podrían formar parte del guion de una comedia de enredos.

Los nombres que se entrecruzan en la historia están bajo la lupa de la comisión investigadora de la Cámara de Diputados, que analiza presuntas irregularidades en la gestión de ASSE desde 2008 a la fecha.

Estos son los principales personajes de la historia:

Marcos García

El actual director del hospital de Salto creó la empresa Siemm SRL en mayo de 2011. Al tiempo que se creó la empresa dedicada al traslado de pacientes, en el hospital de Bella Unión empezó a desmantelarse progresivamente el servicio de emergencia que prestaba la propia ASSE con sus recursos. En 2013, el hospital contrató a Siemm para que se hiciera cargo del servicio. García envió previamente una nota a su superior alertando de un posible conflicto de intereses por ser el jerarca del hospital (asumió la dirección en 2012), pero el Directorio de ASSE lo pasó por alto.

Federico Eguren

El actual director del hospital Pereira Rossell también estuvo involucrado en la trama del hospital de Bella Unión. Es uno de los dueños y socios fundadores de Siemm, y se había desempeñado como director del hospital antes que García. Cuando se creó Siemm, Eguren estaba al mando del hospital Español. La subdirectora de esa unidad era Valeria Celada, quien en 2015 pasó a la dirección del hospital de Bella Unión, donde continuó extendiendo el contrato con la empresa de su excompañero. En 2016, Celada asumió como directora de la región norte, controlando, entre otros, al hospital de Bella Unión.

Beatriz Silva

Fue presidenta de ASSE durante la pasada administración. Bajo su mandato, el hospital de Bella Unión contrató a una empresa propiedad del director del centro. Ante la comisión investigadora, Silva negó conocer a los dueños de Siemm. Sin embargo, estuvo presente en su inauguración y posó para la foto con los médicos empresarios.

Susana Muñiz

En 2011, cuando se creó la empresa Siemm, Muñiz era directora del Segundo Nivel del organismo. En marzo de 2013 asumió como ministra de Salud, cargo en el que se mantuvo hasta marzo de 2015, cuando se convirtió en presidenta de ASSE. En su comparecencia ante la comisión investigadora de la Cámara de Diputados, el pasado lunes 2 de octubre, Muñiz reconoció que la contratación de Siemm fue un error, aunque señaló que fue un tema de la administración pasada. Sin embargo, la actual presidenta impulsó y recomendó un convenio entre ambas partes.

*La nota fue modificada porque contenía un error. Marcos García no era director del Hospital de Bella Unión en 2011, cuando se creó Siemm SRL. Asumió ese cargo en 2012.

>>> Inauguración de la empresa SIEMM







>>> Semanario Búsqueda de fiesta

Empresa de ambulancias de exdirectores de centro de salud pública de Bella Unión cobró por traslados de personas que “no existen”

Los tres directores de hospitales cuestionados por contratar a su propia empresa de ambulancias ( Siemm) en el centro de salud de Bella Unión, “manejaron” y “recabaron” información del hospital para crear el servicio y “siempre” mantuvieron vínculos con la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE) y Siemm. Las autoridades sanitarias del momento desoyeron varias advertencias sobre un posible conflicto de interés público y privado, la empresa realizó traslados que no se ajustan al objeto de la licitación, facturó IVA por duplicado en la “mayoría de las órdenes” y además cobró una “cantidad importante” de traslados de “personas que no existen”, ya que los nombres y/o cédulas de identidad que surgen en las boletas del servicio de emergencia móvil no figuran en el registro de la Dirección Nacional de Identificación Civil (DNIC).
Estas son algunas de las 37 apreciaciones finales incluidas en un informe sobre el caso elaborado por la Policía y entregado al fiscal de Crimen Organizado, Luis Pacheco. La Justicia comenzó a investigar las presuntas irregularidades en torno a la contratación de este servicio de ambulancias en Bella Unión a mediados de noviembre de 2017. La i nvestigación fue abierta de oficio por el fiscal Carlos Negro tras la respuesta a un pedido de informes al Tribunal de Cuentas solicitado por el diputado blanco Martín Lema y luego de que el tema tomara estado público a través de la prensa.
El 20 de marzo, el fiscal Pacheco les tomó declaraciones a los tres jerarcas involucrados: Federico Eguren, actual director del Hospital Pereira Rossell; Rodrigo Barcelona, actual director del Hospital Pediátrico del Pereira Rossell, y Marcos García, actual director del hospital de Salto.
En los próximos días el fiscal solicitará citar a trabajadores del hospital de Bella Unión, dijeron a Búsqueda fuentes de la investigación. La defensa de los indagados, a cargo de Cecilia Salom, del estudio del penalista Gonzalo Fernández, presentó días atrás un extenso escrito defendiendo las actuaciones de los jerarcas.
Según el i nforme de la Policía — al que tuvo acceso Búsqueda—, Siemm comenzó a gestarse al menos dos años antes de su inauguración, que fue en marzo de 2013. En ese tiempo, Eguren, Barcelona y García “recabaron información para poder crear la empresa” mientras desempeñaban funciones para ASSE, específicamente en el Hospital de Bella Unión. En 2013, con García como director, el hospital contrató a Siemm para que se hiciera cargo del servicio de ambulancias. De acuerdo con el documento, García fue uno de los primeros en alertar a sus superiores que podía haber conjunción del interés público con el privado. Ni la entonces presidenta de ASSE, Beatriz Silva, ni la entonces ministra de Salud, Susana Muñiz, hicieron algo al respecto. Ambas estuvieron en la inauguración de la empresa. Un detalle que recoge el informe policial es que Muñiz declaró en su momento que en su calidad de ministra concurrió a “decenas de inauguraciones de servicios tanto públicos como privados” y agregó que lo hacía “sin que ello implique una vinculación de ningún tipo”. El investigador que firma el informe concluyó sin embargo que todos los eventos a los que asistió eran de carácter público. La excepción, dice en el documento, fue la inauguración de Siemm.
La irregularidad en la contratación de la empresa se terminó confirmando en noviembre de 2013, meses después de aquel evento en el que estuvieron Silva y Muñiz, tras un informe preliminar a cargo de los auditores Gonzalo Oxandabarat y Carlos Butiérrez. Ambos concluyeron que Siemm “no se encontraba en condiciones” para ser contratada, debido a que el director integraba la sociedad de propietarios. Y aunque este se haya desligado formalmente de la empresa — cedió su parte en junio de 2013— declaró una “relación informal con el servicio” que hacía inconveniente su compra. De todas formas, la primera licitación se hizo en mayo, por lo que García contrató a Siemm mientras formaba parte de la empresa. Lo admitió el exgerente general de ASSE, Richard Millán, en el Parlamento. “Fue solo un mes”, dijo primero. “Es cierto que Marcos García estuvo un mes y medio, pero se excusó; las autoridades lo avalaron y él no se escondió”. Luego siguió: “Él avisó, dijo. No sé si es un atenuante, no soy jurista”. Lema le retrucó con ironía: “Como ASSE decide que es un mes nomás les da respaldo a estos jerarcas. A modo de sugerencia propongo que se establezca hasta dónde hay tolerancia para que todos puedan saber hasta dónde hay coronita y hasta dónde no”.
Según el informe policial, si bien García se desvinculó del servicio, “nunca se desvinculó de las cuentas bancarias de Siemm”.
Dos años tarde. Los auditores Oxandabarat y Butiérrez recomendaron a ASSE que haga un arbitraje con un técnico independiente que evaluara y autorizara los traslados, algo que no se puso en práctica. El documento elaborado para Crimen Organizado remarca este punto. Dice que de hecho, recién en el año 2015 la gerencia general de ASSE dispuso una i nvestigación administrativa con relación a hechos que se alertaron en 2013. Durante todo ese tiempo la empresa Siemm continuó vendiendo servicios al Hospital de Bella Unión. El resultado de la investigación — ordenada en ese momento por Marlene Sica, ahora vicepresidenta de ASSE— fue una amonestación verbal para García. Esa fue la única sanción. Y tras la reprimenda se siguió contratando a Siemm hasta que en 2016 ASSE resolvió destinar más flotas propias en Bella Unión para terminar con las tercerizaciones. Desde entonces disminuyeron las solicitudes del servicio, admitió a Búsqueda el director ge- neral de SAME, François Borde. En los tres años en que operó Siemm en Bella Unión hubo un aumento de 71 traslados en relación con los efectuados por medios propios de ASSE, concluye el informe.
Cédulas inexistentes e IVA duplicado. Una de las conclusiones de la investigación es que los precios establecidos en los contratos realizados con Siemm, de acuerdo con resoluciones, se realizaron con IVA incluido. “Y en la mayoría de las órdenes de compra emitidas por el Hospital de Bella Unión y las boletas de la emergencia móvil, se cobró el precio establecido agregando el IVA, lo que aumenta los valores a ser abonados por la administración”. Lo otro que llamó la atención del investigador es que de acuerdo con los nombres y/o cédulas de identidad que surgen en las boletas de la empresa y planillas del hospital, “se logró establecer en una cantidad importante que no existen los números de cédula, por ende no existen las personas, o sea que se cobra por sus traslados, siendo que las personas no existen”.
Los indagados alegaron en su defensa que en algunos casos se trató de niños recién nacidos que todavía no estaban registrados en el DNIC.

>>> Cuando veas las barbas de tu vecino arder

>>> ... te digo la otra












0 comentarios:

Publicar un comentario