miércoles, 11 de abril de 2018

Se perdió la caja




Las "cajas" con los comprobantes de los pagos presuntamente realizados por el ex vicepresidente Raúl Sendic para retribuir los gastos hechos con la tarjeta corporativa faltan de los archivos de la empresa al menos desde setiembre de 2017, cuando el líder de las 711 los solicitó para presentarlos ante la Junta de Transparencia y Ética Pública.
El abogado de Sendic, Gúmer Pérez, dijo a Montevideo Portal que el ex vicepresidente pidió al Directorio de Ancap la documentación de los pagos que había hecho para poder presentarlas ante el organismo, que en ese momento se encontraba analizando si existían irregularidades en el uso de las tarjetas corporativas.
Pérez recordó que en ese momento Ancap respondió negativamente al pedido, alegando que la empresa no contaba con los informes porque "estaban en cajas que desaparecieron". La empresa también informó que el Directorio encabezado por Marta Jara había resuelto el inicio de una "investigación administrativa" para esclarecer el faltante de los documentos que referían a Sendic y a otros directores.
A raíz de que Ancap no facilitó los documentos, aseguró Gúmer Pérez, Sendic no pudo presentarlos ante la Jutep y debió intentar referirse a sus gastos "de memoria" y sin comprobar que había retribuido el dinero.




El directorio de Ancap confirmó que la caja perdida que señaló Sendic, no existe....
"No hay ninguna caja pérdida", dijeron las fuentes. Aunque confirmaron la existencia de una investigación interna sobre "como se procesaron los comprobantes de gastos".



>>> Siempre hay una explicación


Detalles del Plan Atlanta, que denunció Sendic

Manolo Pichardo, presidente de la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina y el Caribe, reveló que en una reunión realizada en Atlanta se estableció una estrategia, para desacreditar a los líderes progresistas latinoamericanos.
Entrevistado por el programa InterCambio de M24, el vicepresidente Raúl Sendic, dijo que la campaña en su contra, proviene “de una reunión en Atlanta donde se estableció esta estrategia de hacer lugar a parte de la prensa, la política y la justicia contra determinados sectores de la izquierda en el continente. No nace espontáneamente, es una estrategia contra el continente”.
Sendic reveló que “esto está descrito, hay un documento” y aseguró que “te llevan a una estrategia de explicar todo el tiempo y no hacer política”.
“Es una ofensiva donde hoy vienen por mí y mañana van a venir por los otros hasta que nos dejen descabezados en la izquierda. No me importa que hoy sea el objetivo, sino que mis compañeros sepan que estoy convencido de que es una estrategia que no apunta a mí sino al conjunto de la izquierda” dijo.
El Plan Atlanta:
En marzo de 2016, el diputado dominicano y presidente de la COPPPAL, Manolo Pichardo, denunció la existencia de un plan, que tenía como objetivo “iniciar una campaña de descrédito contra los presidentes de orientación de izquierda o progresistas para ir minando su liderazgo”.
Mediante una misiva publicada originalmente en Listin Diario y replicada por Radio El Espectador, denunció que en la ciudad de Atlanta, se llevó a cabo un encuentro entre expresidentes de nuestra región, en el cual suscribieron a la Declaración de Atlanta, en la que expresan “la  convicción de que  se está ante una oportunidad histórica para que América (Norte, Centro y Sur), inicie una nueva era en sus relaciones, dejando atrás el pasado signado por desencuentros”.
Sin embargo, antes de firmada la declaración, fue testigo de una reunión con estos expresidentes “que sirvió de escenario para revelar o diseñar, eso no lo puedo precisar, un plan que se comenzó a detallar a partir de la intervención de un expresidente suramericano que expresó en un típico lenguaje de guerra fría: “Como no podemos ganarles a estos comunistas por la vía electoral les comparto lo que sigue”.
A su vez, cuenta que todo se resume en dos ejes: “el primero que tenía como objetivo iniciar una campaña de descrédito contra los presidentes de orientación de izquierda o progresistas para ir minando su liderazgo. Para ello decía contar con medios de comunicación, algunos de los cuales fueron mencionados. El segundo consistía en transformar las maniobras mediáticas en proceso judiciales que terminaran con los mandatos presidenciales sin que para ello hubiera que recurrir al voto popular que les instaló en la administración de los Estados”.
Pichardo dijo que “también hubo mención de algunos nombres de individuos ligados a las instituciones judiciales de la región comprometidos con la conspiración que llevarían a los llamados “Golpes Suaves”, encubiertos de juicios políticos precedidos de escándalos de  corrupción, o campañas dirigidas a ventilar supuestos comportamientos cuestionables de la vida íntima de los líderes progresistas; incluyendo, si fuere necesario, a familiares, amigos o allegados”.
En ese sentido, menciona casos como el de Manuel Zelaya y Fernando Lugo como “tubos de ensayo para llegar al resto, a los de países con mayor peso económico de la región”, hasta “alcanzar a la “joya de la Corona”, que es, sin discusión, Lula Da Silva”.
“Lo que se ha visto después de aquel evento en toda la América Latina gobernada por los partidos de izquierda o progresistas, parece poner en evidencia que la conspiración está en marcha, con cierto éxito hasta ahora, porque encontró de aliado la desaceleración de la economía china y el desplome de los commodities que han tenido un gran impacto en la contracción de las economías de la región” sentenció.









0 comentarios:

Publicar un comentario