sábado, 19 de mayo de 2018

Toriani y el falso milagro riverense






     EL PRINCIPIO DEL FIN DE UNA ERA EN ASSE

La gestión de Andrés Toriani en el hospital de Rivera era aplaudida por las autoridades: lo sacó del abandono y solucionó la acuciante falta de especialistas. Cinco años después, sale a la luz que todo fue a costa de contratos irregulares y desvíos de fondos por US$ 5 millones.

CAMILA BELLO
19 mayo 2018

El apellido Toriani se hizo verbo en Rivera. Yo torianizo, torianizas, nosotros torianizamos, ustedes torianizan. ¿Qué significa torianizar? Quitarle al Estado para mejorar la vida de los que menos tienen. El problema es que cuando uno torianiza, los medios que se utilizan para alcanzar el fin no son los adecuados y de a poco empiezan a aparecer las pérdidas. ¿A qué costo se puede salvar un hospital público?
Cuando Andrés Toriani asumió la dirección del hospital de Rivera, en 2012, se encontró un sitio abandonado a la desidia. En el centro de salud faltaban decenas de especialistas, se pagaban millones de dólares anuales a las mutualistas locales por derivar pacientes y el presupuesto no alcanzaba para cubrir las necesidades de los usuarios.
Entonces Toriani empezó a torianizar. Contrató personal, mejoró las instalaciones y en Rivera dicen que el hospital se volvió "una referencia". Desvió fondos para lograr sus objetivos, empleó funcionarios "de palabra" y gastó más de lo que tenía. El médico fue destituido en agosto de 2017, la Fiscalía General de la Nación asumió el caso de oficio y una comisión del Parlamento investiga su gestión.
Los costos también fueron políticos. El Partido Comunista defendió a ultranza el trabajo de su exmilitante y el Frente Amplio se dividió. El presidente Tabaré Váz-quez intervino para preservar la unidad y marcó su postura: consideró "inadmisible" lo que había pasado en el norte del país. Los frenteamplistas más radicales estaban furiosos; los del centro respiraron con alivio.
Hasta que la torianización del centro de salud llegó a Montevideo y en febrero de este año se llevó puesto el directorio de la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE). Como un goteo constante, las consecuencias cayeron de a poco pero provocaron un mar que se tragó hasta a la presidenta del organismo.
En Rivera dicen que Andrés Toriani actuó como Robin Hood. Una auditoría interna de ASSE, a la que accedió El País, revela que el médico le quitó al Estado más de US$ 5 millones en cinco años para brindarle una mejor atención a la gente más humilde del departamento.



El director del hospital de Rivera, Andrés Toriani (izquierda), tenía una relación apenas cordial con el gerente general de ASSE, Richard Millán (centro), y el vicepresidente Mauricio Ardús (derecha). El Partido Comunista no le perdonó a Millán (Vertiente Artiguista) la investigación en Rivera, que acabó con la salida de Toriani. Por eso, cuando se supo que Ardús (socialista) había contratado a su nuera, los comunistas pidieron su renuncia. El hecho derivó en la remoción de todas las autoridades de ASSE.

Vacas gordas.

Una mujer llegó gritando a la emergencia. Estaba en trabajo de parto y las contracciones eran cada vez más seguidas. La joven estaba embarazada de gemelos y uno de ellos estaba a punto de salir, pero los médicos trataban de demorar el proceso porque no había ginecólogo. El bebé se precipitó y terminó naciendo a los pocos minutos. Entonces subieron a la mujer a una ambulancia y la trasladaron a la mutualista más cercana, mientras la partera intentaba con una mano frenar el nacimiento del segundo niño. El parto ocurrió en dos lugares y el primer ginecólogo nunca apareció.
Historias así se acumulaban en el hospital de Rivera. La falta de especialistas hacía que la mayoría de los pacientes fueran derivados al sector privado, que cobraba miles de pesos por cada uno de los casos. Un parto en el mutualismo le costaba a ASSE hasta $ 80.000, cuando por esa misma cantidad de dinero podía contratar especialistas que cubrieran tres días de guardia. En el centro de salud público casi no se operaba: los blocks quirúrgicos estaban equipados y no se utilizaban. Tampoco había pediatras que atendieran a los niños que en invierno llegaban con infecciones respiratorias.
Lo primero que identificó Toriani fue la falta de personal y tuvo una idea: con lo que se invertía en el mutualismo contrataría a los especialistas que necesitaba. En el departamento no había suficientes profesionales y la única manera que tenía de convencer a los médicos de que se mudaran allí era pagándoles más. Entonces aumentó el laudo de ASSE y los sueldos se volvieron hasta tres veces más altos que los del sector público. Los salarios sedujeron a varios especialistas, que se instalaron en Rivera con sus familias.
También detectó que la mayoría de los estudios médicos se hacían en el sector privado. El hospital no tenía ni tomógrafo ni resonador, por lo que los pacientes eran derivados a Casmer, la única mutualista del departamento que contaba con el equipamiento. El monopolio generaba sobrecostos que cansaban a Toriani, quien decidió buscar alternativas más baratas. Así encontró el instituto brasileño de radiología Hugoline Andrade, que ofrecía los mismos análisis a un precio más accesible. El médico terminó el vínculo con Casmer, derivó a los pacientes al nuevo centro y los tiempos de espera se redujeron.
El hospital de Rivera volvió a operar. Se empezaron a hacer hasta 15 cirugías por día y los ciudadanos brasileños comenzaron a consultar en el departamento. También hubo uruguayos que abandonaron las mutualistas y recurrieron al centro de salud público: mientras que en 2011 había 50.000 usuarios, para 2017 se atendían 64.000 personas. La torianización había conquistado entonces al 80% de los riverenses.
La época de las vacas gordas se consolidaba. En el Ministerio de Salud Pública (MSP) estaban orgullosos de lo que ocurría en el norte y se comentaba que el médico era "un ejemplo" para el resto de los directores de hospitales. Todos querían una foto con Toriani y la entonces ministra Susana Muñiz —que había compartido militancia con él en el Partido Comunista— viajó a Rivera en 2015 y se coronó como madrina de ese centro de salud.
"Es un momento muy emotivo para mí, sin dudas es un ahijado hermoso. Tengo mucho afecto por este hospital, por el departamento, por el equipo. En esto una se va llevando cosas lindas y de las feas. Sin dudas aquí vivimos todas esas. De las lindas... destaco el trabajo con este equipo", dijo en ese momento.
Los logros de Toriani empezaron a molestar a los directores de los centros de salud cercanos, que sufrían cada vez que un médico renunciaba para irse a trabajar en Rivera. También generaron desconfianza en Casmer, la mutualista a la que antes se le contrataban la mayoría de los servicios. Las alarmas terminaron de activarse en diciembre de 2016, cuando el Ministerio de Economía citó al directorio de ASSE a una reunión.


Deudas milagrosas.

"Andrés, tenemos que hablar", le dijo a Toriani el gerente general del organismo, Richard Millán, en marzo de 2017. Todo lo bueno del hospital de Rivera se había desmoronado tres meses antes, luego de que el Ministerio de Economía advirtiera que el centro de salud había contraído deudas millonarias. El milagro riverense se había construido en base a fondos que no existían y ASSE debía responder por él.
Al menos 80 funcionarios —médicos y no médicos— habían sido empleados "de palabra" por Toriani y sus sueldos se habían financiado a partir del rubro estudios médicos. Los especialistas facturaban a través de tres cooperativas a las que se les pagaba por brindar "servicios odontológicos". La maniobra fue creada por el entonces director en connivencia con los trabajadores y salteaba el Tocaf, el manual de contrataciones públicas. Este mecanismo aceleraba los procesos, pero la rapidez trajo como consecuencia un endeudamiento millonario porque Toriani utilizaba más fondos de los que ASSE central le daba.
En agosto de 2017, ya con Toriani destituido, el gerente general Millán le recomendó a la nueva dirección que pidiera una evaluación interna porque el hospital de Rivera era "un fierro caliente": quien asumiera el mando debía cubrirse de las irregularidades que se habían generado durante la gestión anterior. La auditoría, que abarca los cinco años de la gestión de Toriani, reveló que solo el año pasado se generaron deudas por más de US$ 2 millones, y en todo el período, de unos US$ 5 millones.
El informe cuestionó también la realización de tomografías y resonancias en el instituto brasileño Hugoline Andrade. Si bien el entonces director había elegido esa clínica porque resultaba más barata que Casmer, la forma en la que se pagaban los estudios médicos era irregular. Toriani no tenía permiso para indicar análisis en el exterior, por lo que era la mutualista Comeri la que facturaba los servicios y cobraba un 5% de comisión por la intermediación.
El documento reveló que entre 2012 y 2017 predominaron las compras directas, por lo que no se respetaron los procesos licitatorios. Los contratos irregulares representaron un sobrecosto anual de más de US$ 1 millón y el 66% de los trabajadores que facturaban por las cooperativas ya cobraban un sueldo formal en ASSE. "El (puntaje) promedio de la unidad ejecutora se sitúa en un nivel de riesgo no tolerable", señaló la auditoría.
El informe hizo hincapié en los controles "deficientes" durante las compras, ya que la mayoría de las facturas no se ingresaban al sistema de información financiera estatal. "En 2017 ASSE comprobó que la unidad ejecutora contrató servicios sin disponer de presupuesto para solventarlos", agregó.
Si bien el documento cuestiona la gestión de Toriani, la mayoría de los hospitales del país gastan dinero de otros rubros para paliar necesidades. La principal diferencia en este caso fue que en Rivera se utilizaba esa trampa frecuente para facturar millones de pesos por mes.
El texto llegó a manos de la comisión investigadora de Diputados que indaga presuntas irregularidades en ASSE esta semana, pero los legisladores lo reclamaban desde noviembre. El diputado del Partido Nacional Martín Lema reiteró en varias ocasiones el pedido.
El País trató de comunicarse con Toriani durante la realización de esta nota. El médico se comprometió a brindar una entrevista, pero llegado el momento no cumplió. También accedió a ser consultada la expresidenta de ASSE Susana Muñiz, pero sin explicaciones terminó bloqueando las llamadas. Este informe se elaboró a partir de fuentes que conocen de primera mano lo que ocurrió en el hospital de Rivera.

Solo una ilusión.

El 19 de agosto de 2017 hacía calor; el veranillo antes del temporal de Santa Rosa se hacía notar. Cientos de riverenses llegaron de manga corta y chancletas al estacionamiento del hospital, donde el entonces director hablaría luego de que el presidente Váz-quez pidiera su destitución. "¡Toriani no se va!", gritaban.
El médico se secó el sudor de la frente y agarró un micrófono: "Nos preguntan dónde está la plata: generando ahorros para el hospital y mejorando la calidad para ustedes", dijo. La gente gritaba y aplaudía. Desde abajo del estrado miraban el entonces secretario general del Partido Comunista, Juan Castillo, y el entonces senador de la lista 1001 Marcos Carámbula, quien hoy dirige ASSE.
Días antes habían circulado mensajes en grupos de WhatsApp comunistas en defensa a Toriani. "Fuerza, Andrés, de lo más alto de Montevideo", decía uno. Él contestaba: "Van por mí para llevarse puesta a Susana (Muñiz)". El médico aludía a Millán, quien había ordenado una investigación administrativa en el centro de salud. Las diferencias entre el gerente general y la presidenta eran cada vez más evidentes; ella dejó de hablarle cuando él empezó a indagar.
Mientras tanto, el Partido Comunista seguía defendiendo a Toriani y trataba de evitar su destitución. En la interna de ASSE se daba la misma lucha y el directorio tuvo que votar tres veces qué hacer con el médico. El representante de los trabajadores, Pablo Cabrera, y la presidenta Muñiz votaban siempre a favor de que se quedara. El vicepresidente Mauricio Ardús y la representante de los usuarios, Natalia Pereyra, votaban siempre en contra. El que tuvo la última palabra fue el vocal, Jorge Rodríguez Rienzi, quien cambió su voto en la tercera vuelta y terminó por inclinar la balanza para la salida de Toriani.
En Rivera dicen que ya no es lo mismo; al médico lo frenan por la calle y le piden que vuelva. No obstante, ASSE intentó mantener la calidad: contrató al 80% de los funcionarios que habían sido empleados de manera informal y les mantuvo un sueldo superior al laudo. Todas las vacantes que había en 2017 fueron destinadas a ese departamento, una decisión que fue resistida por otros jerarcas de hospitales por entender que así se premiaba una gestión irregular.
Pero más que un premio, lo que pasó con Toriani fue ejemplarizante: las autoridades del organismo destituyeron al médico para evitar que otros centros se torianizaran. ASSE es investigada tanto en la Justicia como en el Parlamento por presuntas irregularidades en la mayoría de sus hospitales, por lo que no había margen para seguir acumulando pérdidas millonarias.
El exdirector optó por el perfil bajo después de su gestión, pero el Partido Comunista no pudo olvidarse de lo ocurrido. Cuando en febrero de este año salió a la luz que el socialista Ardús había contratado a su nuera como secretaria, Castillo enseguida se pronunció: "Si es frenteamplista y tiene algo de vergüenza, que renuncie".
El presidente Vázquez tomó cartas en el asunto una vez más y solicitó la renuncia de todos los miembros políticos del directorio de ASSE. Entonces le pidió a Carámbula, quien recién había dejado el Senado, que tomara la posta.
El exlegislador aceptó la presidencia de ASSE, pero puso como única condición formar su "propio equipo". ¿Qué significaba esa directiva? La destitución inmediata de Millán. Con mucho pesar, Vázquez dio el brazo a torcer y perdió a su hombre de mayor confianza dentro del organismo.
Siete meses después de la salida de Toriani, ASSE pagaba el más alto costo de la torianización en Rivera: el milagro departamental había sido apenas una ilusión.

Las malas notas de un director polémico.

Contrataciones al margen. La auditoría interna de ASSE elaborada en el hospital de Rivera reveló que durante los cinco años de la gestión de Andrés Toriani (2012-2017) hubo "contrataciones al margen del sistema de compras" en el centro de salud del norte del país. El informe cuestionó que se contrataran tomografías y resonancias magnéticas en clínicas brasileñas sin órdenes de compra.

Cargos "honorarios". El informe mostró que se contrataron 80 funcionarios de manera informal. La auditoría reveló también que los trabajadores decían que cumplían servicios "honorarios", ya que habían sido empleados sin contrato escrito. Hubo personas que acumularon hasta cuatro cargos sin regularizar durante cinco años, según el documento.

Auditorías ignoradas. Otras evaluaciones advirtieron a Toriani y su equipo que debían realizar cambios en su gestión. Esos informes fueron elaborados entre 2013 y 2014. Sin embargo, el documento de 2017 informó que de todas las recomendaciones que se habían hecho antes, la dirección del hospital de Rivera solo había implementado una.

Falta de licitaciones. 
La última licitación en el centro de salud del norte del país se llevó a cabo en setiembre de 2008. A partir de ese momento no se volvieron a realizar llamados abiertos. "No hay proveedores seleccionados mediante un procedimiento público de competencia abierta", informó la auditoría.

Estudios sin hacer. En el hospital de Rivera no había una forma de controlar que solo se pagaran los estudios médicos que efectivamente se hubieran realizado. El informe reveló que había "alta probabilidad" de financiar análisis sin hacer.

Dirección autoritaria. La auditoría cuestionó que la dirección del hospital tomara todas las decisiones en torno a los procesos de compras irregulares. El gerente financiero del centro de salud se deslindó de cualquier responsabilidad y dijo que las reglas las habían puesto "el director y el subdirector, con aprobación de las autoridades de ASSE".

Proveedores con impedimentos. De acuerdo con la auditoría, la mayoría de los proveedores de servicios de salud en Rivera no podían ser contratados por el hospital por el riesgo de incurrir en conflictos de intereses. El informe reveló que en 2018 había "insuficiencia de proveedores" a raíz de ese problema.

Facturas sin ingresar. Los auditores que viajaron a Rivera encontraron facturas sin ingresar al sistema de información financiera estatal. La mayoría pertenecía a la gestión de Toriani y sumaban contrataciones por más de US$ 1 millón que no habían sido declaradas a ASSE. "El proceso de compras es deficiente, lo que provoca que Contaduría desconozca la emisión de órdenes de compra", concluyó la auditoría.

Pacientes no usuarios. El informe reveló que en el block quirúrgico del hospital de Rivera se atendía a pacientes que no eran usuarios de ASSE. Solo entre enero y setiembre de 2017 se realizaron 36 operaciones y 18 correspondían a personas sin identificar documento de identidad, por lo que "no es posible verificar" quiénes eran. Esos procedimientos le costaron a ASSE $ 880.762.

Mala nota. En suma, la auditoría le otorgó al hospital de Rivera un puntaje promedio de riesgo "no tolerable".






2 comentarios:

  1. GRAN PERSONAJE, TORIANI, FUE ELECTO DIPUTADO EN LAS ELECCIONES DEL 84 POR DEMOCRACIA AVANZADA, NUNCA PRESENTO UN PROYECTO DE LEY Y NUNCA ASISTIO A LA CAMARA EN TODA LA LEGISLATURA, SE DEDICO A ESTUDIAR MEDICINA....

    ResponderEliminar
  2. Ya sabido: tratar de hacer bien las cosas es antisistémico

    ResponderEliminar