viernes, 24 de agosto de 2018

24 de Agosto, Víspera de la Independencia




Marcelo Marchese


Una ola viene creciendo en todo el país: la campaña de peticiones para que el gobierno desista del acuerdo monstruoso con UPM. El 24 de Agosto, de 11 a 13 horas en la Torre Ejecutiva, presentaremos la primera tanda de peticiones firmadas y haremos el primer conteo de fuerzas.

En las charlas que un conjunto de ciudadanos venimos dando en toda la República y en los artículos, entrevistas y videos que hemos generado y que se pueden ver en el grupo de facebook UPM2 NO, se dan una variedad de motivos para impedir que se lleve a cabo este “contrato” llevado a cabo de espaldas al país para perjuicio del país. Lo curioso es que con uno sólo de esos motivos alcanza para desistir de un “contrato” que nuestros gobernantes han firmado a nuestro nombre.

Veamos algunos ejemplos. Ningún productor rural bajo ninguna circunstancia y ni siquiera en un año de sequía, puede bombear agua del Río Negro para dar de beber a su ganado o regar sus cultivos. Esa agua la administra la UTE para la producción de energía. Bien, mientras nuestra gente debe dedicarse a ver cómo muere su ganado o se achicharran sus cultivos, a la trasnacional se le entregarán gratuitamente, 125 millones de litros de agua por día, agua que en gran parte devolverá “enriquecida” a un río ya contaminado. Tenemos un superávit de energía eléctrica, sea producida por molinos de viento o represas. Tal superávit lleva a detener en ocasiones las aspas de los molinos o las turbinas de las represas, pues la energía eléctrica no se puede acumular y debe ponerse en línea. Tenemos suficiente energía como para exportarla, de hecho, según la ministra, desde hace años le exportamos a la Argentina un 10% de la energía eléctrica que producimos. Sin embargo, le aseguramos a UPM que le compraremos el 100% de la energía que produzca y le sobre, y además, se la compraremos por al menos 20 años a un precio bastante elevado y prefijado. Imagine el lector que, inversamente, la UTE le asegure, a un precio bastante disminuido, su factura por al menos 20 años. Parece en verdad una cosa aberrante, pero sigamos.

Cada vez que se pide más dinero para una educación pública que viene en picada, o para el sistema de salud lamentable o para aliviar a los productores nacionales, el dinero no existe pues ese gasto aumentaría nuestro déficit fiscal, pero a la hora de “invertir” en el proyecto UPM, como por arte de magia aparecen más de dos mil millones de dólares que nos exigirá la instalación de una nueva planta de celulosa, la que generará a la trasnacional un promedio de 800 millones de dólares anuales de ganancia sin aportar un centavo en impuestos.

“Invertiremos” lo mismo que ellos invertirán, o mucho más, pero a nuestros gobernantes no se les ocurrió, cuando fueron a pedir audiencia a Finlandia, exigir un 50% de las acciones. Sin embargo, esta nueva planta no nos conviene ni aunque tuviéramos el 50% de las acciones que nadie exigió cuando se presentó por dos veces de rodillas. Para dar un dato ilustrativo, en Paysandú, en tierras compradas para forestar, se encontraban incluidos 85 cascos de estancia que, para no complicar la existencia, es decir, la producción de eucaliptos, fueron demolidos. No se elimina sólo una construcción social, como eran esos cascos de estancia, sino que al mismo tiempo se eliminan las pruebas del desastre que genera en nuestra economía y nuestra cultura, el modelo que se viene imponiendo desde hace decenios con el concurso de todo el sistema político.

Tendríamos cientos de argumentos parecidos a estos, que refieren a los planes de estudio de nuestra enseñanza que escribirá no el CODICEN, sino UPM, las leyes laborales que no discutirá el Parlamento, sino que decretará UPM, o el estrago en nuestra tierra, nuestra agua, nuestra economía, nuestra cultura y nuestra salud. Le proponemos al lector que saque sus propias conclusiones leyendo el contrato ROU UPM, un contrato que es la mayor entrega de soberanía en toda la historia del país y cuya firma por parte de nuestros gobernantes, lleva a que le asalten unas sospechas a la gente.

La gente no puede afirmar nada sin pruebas en la mano, pero tiene el derecho de preguntarse en voz alta, pues la inteligencia tiende a buscar respuestas, si habida cuenta del encarcelamiento de Lula y demás, y habida cuenta de los cuadernos K, y habida cuenta de los sonados casos de corrupción en nuestro país, si habida cuenta de todo eso, no sería plausible al menos considerar, a modo meramente imaginativo, que tal vez fuera posible que acaso existiera, algún motivo ruin detrás de la firma de este contrato despreciable. El 25 de agosto nuestros gobernantes se llenarán la boca con la palabra “Independencia”, mientras la mitad de nuestra tierra se encuentra en manos de trasnacionales que se han apoderado de la mayoría de los frigoríficos, acaparan la exportación de soja, la elaboración de bebidas, las grandes superficies comerciales, el procesamiento del arroz y la madera y conquistan cada día nuevos espacios en la banca en perjuicio del Banco República.

El 25 de agosto nuestros gobernantes se llenarán la boca con la palabra “Independencia”, mientras la deserción estudiantil aumenta, el nivel de la enseñanza pública desciende, los delincuentes dominan barrios enteros, se elabora un nuevo Código de Proceso Penal traído del extranjero y nuestra gente sigue siendo expulsada del campo como resultado de una política económica antinacional.

El 25 de agosto nuestros gobernantes se llenarán la boca con la palabra “Independencia”, mientras se firman acuerdos secretos con las trasnacionales, se las exonera de impuestos, se pacta una paz sindical a su medida, se transforman nuestros planes de estudio, nos sometemos a tribunales internacionales dominados por ellas y lanzamos decretos que impiden que los investigadores de nuestra Universidad, informen a la población sobre los daños que se generan a nuestra economía y nuestra salud.

Desde hace demasiado tiempo se viene prostituyendo la palabra “Independencia”, como para que los ciudadanos seamos cómplices de un uso propagandístico, con el deliberado objetivo de encubrir una operación que lleva a cabo precisamente lo contrario de lo que se proclama.

Por eso, el 24 de agosto, llueva o truene, un conjunto de ciudadanos presentaremos en la Torre Ejecutiva la primera tanda de peticiones para desistir de este contrato funesto, y esperamos que esta tanda de peticiones sólo sea una muestra de lo que se avecina.

El 24 de Agosto, fecha que de ahora en más será llamada VÍSPERA DE LA INDEPENDENCIA, le diremos a los señores del gobierno, y le diremos también a nuestros ríos, a nuestros montes, a nuestras cuchillas y a toda esa pradera que se derrama hasta Montevideo, que el pueblo oriental ha decidido plantearle pelea a UPM.



¿Qué hemos logrado en la Víspera de la Independencia?
En muy poco tiempo conseguimos cosas que no pudieron conseguirse en la campaña contra Botnia. Toda esta discusión sobre USU y sus carteles no puede olvidar un hecho crucial: estamos formando un movimiento nacional y en eso radica nuestra fuerza. Todos debemos cuidar esa alianza y más que preocuparnos por carteles, aplaudamos a los compañeros que haciendo un esfuerzo enorme, vinieron de los puntos más alejados de la República.
La estrategia de los aliados de UPM, el gobierno y los grandes medios, es muy clara: pretenden alterar los hechos, pretenden hacer creer que esto sólo es otra movida de USU, pretenden hacer creer que esto es otra movida ineficaz de los ambientalistas. Ante ese cerco a la verdad, nuestra tarea es generar más hechos que demuestren que esto es un movimiento nacional y con eso lograremos dos cosas: 1- incrementaremos nuestra fuerza, tal cual se tratara de un ejército, única manera de impedir que se concrete esta tercera planta de celulosa nefasta; 2- demostraremos cómo el gobierno y los grandes medios hacen mandados aborrecibles. Cuanto más mientan, peor será para ellos y mayor será la enseñanza para la población.
Si yo fuera un gerente de UPM que ya tenía la certeza de incrementar mis ganancias en 800 millones de dólares anuales, estaría bastante inquieto, pues aunque tuviera dominado al gobierno y a los grandes medios, pues poderoso caballero es don dinero, no me gustaría nada que naciera un movimiento que tiene un rumbo claro, que ya ha establecido una estrategia muy lúcida y una política de alianzas tan amplia. Me estaría revolviendo inquieto. Por ahora, esos gerentes, no tienen más para hacer que incrementar sus pautas publicitarias.
Se dice que está todo el pescado vendido, otro rostro del monstruo de las mil caras de la desesperanza ¿Qué podemos hacer contra una multinacional poderosa, un sistema político entreguista y los grandes medios? En política, todo, absolutamente todo radica en un sólo asunto: unos quieren que los ciudadanos no sepan el poder que tienen; otros se mueven para que los ciudadanos sepan que el poder es suyo. Ellos son tan poderosos como los enanos del cuento que hacen sus fechorías mientras el gigante está dormido, pero guay del día que ese gigante llamado ciudadanos despierte. No es imposible, ha sucedido muchas veces y cuando ha sucedido, se han escrito las páginas más hermosas del libro de la historia.
Nuestra tarea es buscar todos los mecanismos para despertar al gigante. Logrado eso, se acaba este cuento, se hace papilla junto con sus pasquines, sus informativos, sus corruptos y sus plantas de celulosa.
Ayer, una señora de lentes, como de sesenta años, una ciudadana desconocida para mí, cuando cantábamos el himno y parecía que terminaba con las primeras estrofas y hubo un silencio de dos segundos, arremetió con gran convicción y todos la acompañamos y cuando terminamos y empezamos a gritar “Uruguay, Uruguay” ella, con esa fuerza suya, lanzó la consigna “Patria sí, Colonia no” y todos la acompañamos.
Cuando un movimiento ha dado sus pasos para encontrarse con personas como esa señora, es seguro que no será un movimiento que pasará desapercibido para los libros de historia.



El hecho que UnSoloUruguay se haya situado al frente de la expresión popular identificandose con cartelería y luego atrás la identificación de UPM 2 ha generado una controversia muy negativa para el esfuerxo que UPM2 NO está realizando. Con la concecuente desinformación y alteración de los hechos por parte de los medios restamos un muchísimo. Cómo es posible que ésto haya sucedido? Es increible la velocidad con la que se siguen infiltrando. Si USU está apoyando ésta causa que lo haga con trabajo anónimo como las otras 19 organizaciones que lo están haciendo y no con la intención de beneficiar su grupo. Más de lo mismO. Encima se ponen adelante de todo, que genios. Ya muchos nos enviado mensajes de descreimiento de UPM 2 NO. QUE NO SE VUELVA A REPETIR. QUE USU CONSULTE CADA CABELLO QUE VAYA A MOVER EN RELACION A UPM 2 NO

>>> Es de locos
Carolina no dió ningún argumento


















0 comentarios:

Publicar un comentario