jueves, 11 de octubre de 2018

El peligro que vengan

Nunca se fueron


>>> Bolsonaros uruguayos

Por César Bianchi
11 octubre 2018

El presidente, recientemente reelecto, del Centro Militar, coronel Carlos Silva Valiente no se anda con vueltas para opinar sobre las Fuerzas Armadas, el gobierno uruguayo, lo bien que le cae Jair Bolsonaro o el pasado reciente. Afirma que el gobierno de Tabaré Vázquez y su fuerza política están hostigando a los militares, promete acciones judiciales en caso de aprobarse la reforma de la mal llamada Caja Militar, y sostiene que lo de Uruguay "no es una democracia, porque no se respetan los plebiscitos".
            Pero eso no es todo. Dice que el ultraderechista que puede llegar a gobernar Brasil "le merece el mayor de los respetos" y hay que ser "tolerantes" con Bolsonaro, como él -Silva Valiente- que es tolerante con las políticas de género que no le gustan. Como no le gusta el matrimonio igualitario por ir "contra el orden natural", la legalización del aborto o la ley trans. Es más, Silva Valiente asegura que con el aborto legal y el matrimonio entre personas del mismo sexo el país va camino a su extinción en "50 o 60 años", por su baja natalidad.
            Reivindica las honras fúnebres que el Centro Militar le realizó al exdictador Gregorio Álvarez ("porque era socio"), niega que éste haya sido un dictador, como niega que en Uruguay haya habido dictadura ("hubo un vacío de poder, culpa de los políticos") y niega el terrorismo de Estado en años de dictadura. Para él, hay más terrorismo de Estado ahora, donde en las cárceles los presos se matan entre ellos, y nadie del poder político se hace cargo.
            A punto de cumplir 71 años, el coronel Silva Valiente -también al frente de la Cooperativa de Ahorro y Crédito de las Fuerzas Armadas- afirma que el ministro de Defensa, Jorge Menéndez, es un "burócrata" e "incompetente" y que los soldados todavía extrañan a Eleuterio Fernández Huidobro como ministro, porque "entendió su misión". Y repite tres veces que la búsqueda de desaparecidos es "un curro, un gastadero de plata". "Con todas las letras: es un curro, de toda esa mafia, están gastando un dineral para hacer agujeros como el que hizo (Oscar López) Goldaracena allá en el Chuy. No van a encontrar nada, porque no tienen información ni hay quién se la dé".
            El coronel -que no llegó a ascender como general en el gobierno de Jorge Batlle, "por influencia de Sanguinetti"-  dice, en determinado momento de la entrevista, que él sabe que sus dichos causarán revuelo, pero no le importa. Porque así piensa él.
  -¿Cómo ve a la Fuerzas Armadas hoy?
 -Las veo bien en general, desde el punto de vista espiritual. El ciudadano común piensa que las Fuerzas Armadas (FFAA) tienen que tener una estructura con armamentos y cosas así. Es cierto, tiene que tener poder material, pero la esencia de las FFAA es el espíritu militar, de defensa de la Patria y ser una institución fundacional  del país. Algunos dicen: "¿Para qué queremos FFAA si no aguantamos nada?"
 -Que si otro país nos declarara la guerra no aguantaríamos ni 20 minutos...
 -Eso no es cierto. Es un mito, porque si no, no seríamos independientes. Nosotros nos peleamos con el imperio portugués, con el imperio brasilero, logramos mantener lo que tenemos en función de poderes espirituales, no materiales. Y vamos a poner ejemplos: hemos tenido infinidad de problemáticas con nuestros vecinos, con Argentina fundamentalmente, y en algún momento con Brasil. Por allá por el siglo XIX,  Rivera llegó hasta casi Porto Alegre en sus campañas. Ahora, más cercano en el tiempo, el incidente con Argentina por las pasteras y el corte de puentes. El no permitir la libre circulación en cualquier parte del mundo es causa de una guerra. En esa situación realmente teníamos mayor capacidad defensiva que la que ellos tenían para una acción militar como la que se habló, que ellos podían mandar comandos para nuestro lado y sabotear las pasteras. La capacidad blindada nuestra era y es superior a la de ellos, tenemos dificultades en la Fuerza Aérea, pero en la ocupación de terreno, para poder ocupar nuestro terreno tendríamos que tener una potencia relativa de combate de tres veces a uno de capacidad militar (de personal, tropa, equipamiento) y para mantenerlo una capacidad de 10 a 1.Un terreno hay que ocuparlo y después mantenerlo, y el costo económico para mantenerlo ocupado es muy alto. Eso es lo que la gente no entiende o no sabe.
 -Pero tengo entendido que el armamento es insuficiente, que no se compraron dos patrullas oceánicas de primera necesidad, o lo mal que está la Fuerza Aérea...
 -Es verdad, es verdad. En el poder naval duplicamos nuestra capacidad de acción y no se compró nada. Desde el punto de vista naval y aéreo tenemos carencias muy importantes. No podemos ni siquiera cumplir con las misiones de búsqueda y rescate que llegan hasta el medio del océano.

-Tras la reunión que tuvieron el presidente Vázquez con el diputado Darío Pérez, el Frente Amplio consiguió el mentado voto 50 para aprobar la reforma del Servicio de Retiros y Pensiones de las FFAA. ¿Qué le parece?

 -¿Está seguro que lo consiguió? ¿Ya se votó? No, entonces todavía no lo consiguieron. Y no sabemos todavía cuáles son las modificaciones que él pidió y si las aceptarían o no, y si Darío Pérez se conformaría con eso. Hay algo que no sabemos, porque era una urgencia y ahora está trancado, todavía no se votó.  

-Sí se han conocido cuáles serían esos cambios. Se modificarían los regímenes de transición y los topes jubilatorios, sin embargo las tasas de reemplazo no están en discusión. En el caso de los topes el criterio es "tocar arriba para distribuir mejor abajo", según dijo el diputado Felipe Carballo. El acuerdo establece que los militares que al momento de retiro obligatorio no hayan trabajado la cantidad de años de trabajo exigido, podrán seguir cumpliendo funciones para así llegar a conformar causal jubilatoria. Se fijaría en 101.108 pesos la jubilación máxima que puede cobrar un militar en el nuevo sistema. También que los oficiales que tienen más de 15 años de servicio y los soldados con más de cinco años en el cumplimiento de funciones se regirán por el actual régimen de retiro y no por el que propone la reforma. La reforma también cambia lo que cobrarán los militares al retirarse: al día de hoy cobran el 100% de su sueldo más un adicional por subir a un rango inmediato superior al momento de retirarse. Esto queda sin efecto con la reforma y al momento del retiro cobrarán una jubilación equivalente al 85% de su salario sin adicional por pasar al rango inmediato superior. ¿El texto con estos cambios sería una reforma más justa o le sigue pareciendo injusta la reforma?

-Me parece absolutamente injusta, y en función de eso tomaremos las medidas que correspondan. Lo que sea inconstitucional o que afecte derechos adquiridos vamos a tomar las acciones judiciales que correspondan. Eso va a afectar seriamente el funcionamiento de las FFAA, lo que impone una segunda acción: empezar a hacer las gestiones que correspondan a nivel de los partidos políticos para que cuando cambie la situación parlamentaria en la próxima legislatura, explicarle a los nuevos legisladores cómo afecta esto a las FFAA y explicarles por qué las iniciativas que tienen algunos partidos no se pueden hacer, les vamos a explicar por qué no se van a poder cumplir, porque no tendremos los efectivos necesarios, no habrán los respaldos necesarios para que las FFAA puedan cumplir con las misiones que están pretendiendo impulsar.
 La reforma me parece injusta por varias razones: se están tomando medidas con el personal subalterno y oficiales para disminuir sus ingresos. El estatuto militar es diferente al civil, si se cambia eso, tendrían que contemplarse todas las cosas que las leyes laborales imponen en el Uruguay a todos los "trabajadores", como dicen los gremios. Los militares no tienen por qué ser pagos como ciudadanos de segunda. Si tienen que hacer 60 horas como hacen ahora, que se paguen como correspondan: las horas extra, nocturnidad, que se le pague por el desplazamiento que hacen en el cumplimiento de sus funciones. Son todas leyes laborales, que con los militares no se cumplen.
 -Usted dice que si para el régimen previsional los comparan con cualquier otro trabajador, entonces también les paguen de  acuerdo a las leyes laborales que rigen para los demás...
 -Ahí está. Que les paguen lo que corresponda, que sería mucho más que lo que pagan ahora, que pagan 17.000 pesos de sueldo a un soldado. Que hagan las cuentitas y nos digan. Pero bueno, si consiguen votar la reforma, vamos a tener que empezar a trabajar activamente para que se revierta esa situación. Todo es cambiable: cambia el gobierno, se eliminan leyes, se legislan otras, como ha pasado mil veces. Para lo inconstitucional traeremos a los mejores constitucionalistas a que nos digan.

-¿Usted cree que hay un ataque, una persecución u hostigamiento hacia los militares por parte del Ejecutivo y la fuerza política de gobierno por motivos ideológicos?

 -Eso es claro. Atacaron al Liceo Militar que es de los mejores funcionamientos del país. ¿Por qué lo hacen? ¿Por qué joroban con marchas como la 25 de Agosto, una marcha tradicional uruguaya? Ni digo la de Tres Árboles... ¿Por qué los sueldos de los militares son los más bajos? ¿Por qué razón? Hace 10 años que nuestro personal está bajo el nivel de pobreza, ganando una miseria, ganan casi la plata que les dan a los (beneficiarios) del Mides por tener hijos y cosas así... Y ni que hablar este impuesto. Son cosas que saltan a la vista.
 -¿Hay militares frenteamplistas?
 -Prácticamente no hay, porque ellos se han encargado de que no hubieran. ¿Se acuerda cuando la vicepresidenta dijo que quería tener unas Fuerzas Armadas frenteamplistas? Bueno, acá ve por qué no las tienen: por lo que generan, por lo que han generado. Es bien clarito. Y durante muchos años han generado eso. Son 180.000 personas vinculadas a los militares: los que están en actividad, o jubilados, retirados, hijos o familia.
-¿Qué le pareció la sanción al comandante en jefe del Ejército, Guido Manini Ríos, por sus expresiones respecto a la reforma del Servicio de Retiros y Pensiones de las FFAA?

 -Es inédito. Es una falta de criterio, es no saber cómo son las FFAA, no saber cómo son los reglamentos internos. Acá el puesto de comandante en jefe es un puesto de confianza. Si no le tengo más confianza, lo remuevo. Treinta días de arresto a rigor es una sanción como para una cadete por haber hecho una falta menor, cuando recién se está formando. Tenía que echarlo si le molestó, y nombrar a otro comandante.
 -Vázquez ha dicho que está conforme con la gestión de Manini al frente de las FFAA. El mes de arresto a rigor fue una sanción simbólica, un rezongo público.
 -No es cierto (que esté conforme con Manini). Pero no le conviene sacarlo. Lo terminaron  condecorando con la sanción de arresto a rigor. Mejoró infinitamente la imagen de Manini, no sólo a nivel militar, sino a nivel del público en general. Mire que el humor de la gente ha cambiado. Nosotros lo sentimos en la calle.

-¿Y la marcha Tres Árboles en el cierre de la Rural del Prado le pareció algo menor, anecdótico? 

 -Una pavada. Si el gobierno, que supuestamente tiene que controlar todas las actividades de todas las cosas que se hacen en el Ejército, mantiene en el repertorio a la marcha Tres Árboles -que está hasta en el repertorio del Ejército argentino-, por algo es. Es una marcha muy vieja, que se tocó siempre en toda nuestra historia... Estará asociada al Partido Nacional, pero también está metida en el repertorio del Ejército, y nunca nadie se quejó.

-¿Qué opinión le merece la postura del gobierno de Uruguay ante el régimen de Nicolás Maduro en Venezuela?

 -Como todas las cosas de este gobierno: es incoherente. Se habla siempre de la democracia, de los valores democráticos, y lo de Venezuela no es democracia. Se hicieron elecciones que fueron cuestionadas a nivel internacional y sin embargo, nuestro gobierno no se define con una postura clara diciendo que se están cometiendo atentados contra los derechos humanos. Ayer -lunes 8- el que estaba siendo acusado contra el atentado contra Maduro saltó supuestamente del edificio de Inteligencia, de una instalación policial, y falleció. Y todos los muertos que han habido, tanto en Venezuela como en Nicaragua, no son cuestionados por el gobierno uruguayo.
 Ojo, yo sostengo que lo nuestro no es una democracia, porque desde el momento en que no se respetan los plebiscitos, la opinión directa del pueblo, y no sólo lo digo por el tema militar sino en otras cosas. Hay un plebiscito respecto al voto consular y se quiere cambiar, y las jubilaciones y el artículo 67 de la Constitución que dice que no se pondrán impuestos a las jubilaciones, cuando el propio (Danilo) Astori en el 95 lo dijo en el Parlamento. Bueno, todo eso demuestra una falta de respeto a la Constitución y a lo que la gente vota. Por todo eso pienso que no estamos en democracia.

-¿Qué opinión le merece el ultraderechista exmilitar Jair Bolsonaro, quien está a un tris de convertirse en presidente de Brasil?

 -Exmilitar no, él sigue siendo militar, porque nosotros nunca dejamos de ser militares, como los abogados. Yo viví en Brasil, hice el curso de Estado Mayor en Brasil, el curso de capitán en Brasil, tengo una hija que nació en Brasil, tengo un hijo que es mayor del Ejército y dependió del mando del Ejército brasileño en su momento y tengo muchos camaradas de años allá en Brasil. Es un Ejército muy profesional, que tiene características muy particulares en América Latina. El capitán Bolsonaro y el general (Hamilton) Mourao, que sería su vice, me merecen el mayor de los respetos, y tienen vocación política.
 -Usted dice que Bolsonaro le merece el mayor de los respetos. ¿Lo escuchó hablar? Estamos hablando de un político homofóbico, misógino, racista, que ha dicho que hay que matar a los delincuentes en vez en encarcelarlos "porque no son personas normales", que no aceptaría que su hijo fuera gay y preferiría que muera en un accidente antes de verlo con un hombre, que Brasil se va a encaminar cuando marche hacia una guerra civil que haga lo que no hizo el régimen militar: matar 30 mil personas. Esa persona puede presidir un país de proporciones continentales como Brasil, nuestro vecino de arriba.
 -Yo pregunto: ¿quién lo votó? Tuvo el 46% de votos en la primera vuelta. Entonces todos los brasileños que lo votaron son misóginos, homofóbicos y todo eso... Tienen que ser tolerantes. La gente tiene que ser tolerante, por el librepensamiento de las personas.
 -¡Pero es que Bolsonaro no es tolerante, coronel!
 -Los demás no quieren ser tolerantes con él. Yo por ejemplo, el tema éste de las políticas de género no me gusta. Nada. No me gustan para nada. No las comparto.
 -¿Qué no comparte? ¿Que se contemplen los derechos de las minorías sexuales?
 -Que los tengamos que aplaudir, no. A los que no nos gusta tenemos el derecho de que no nos guste. A mí no me gustan las políticas de género éstas que están tratando de hacer prevalecer en todas las cosas. Me dicen "tiene que haber una cuota para tal cosa", bueno, las cuotas deben ser en función de la capacidad de las personas. Cuotas de las mujeres para tal cosa. Que hagan lo que tengan que hacer, pero poner cuotas y negarle un lugar a personas con mejores condiciones, no. Eso es ilógico.


-¿Está en contra del matrimonio igualitario?
 -Ah sí, absolutamente. Yo soy partidario del orden natural, de la cultura occidental y cristiana, y del orden natural. Con todas esas cosas lo que hemos logrado que en el último año hayamos achicado al 9% la tasa de nacimiento. Nosotros desaparecemos. Tenemos que tener claro que el Uruguay va a desaparecer en 50 o 60 años de acuerdo a estudios internacionales, por la incapacidad de mantener la población. Todas estas políticas de género están fomentando que desaparezcamos como sociedad. Y el aborto, le sumo.
 -Está en contra de la legalización del aborto, también. De la ley trans ni le pregunto...
 -Eso ni hablar.
 -Estábamos hablando de Bolsonaro: ¿por qué le parece un político respetable? ¿Qué le hace pensar que sería un buen presidente de Brasil?
 -Tiene una opinión que es respetada por su población, que son millones de habitantes. Es un tipo con carisma, que tiene sentido común, que no es corrupto. Porque en definitiva los políticos brasileños son corruptos, y han corrompido toda América Latina. ¿Por qué tuvo que renunciar el presidente de Perú? Por todas las  operaciones de Odebrecht y todas las formas de corrupción que se han extendido desde Brasil.
 -Bolsonaro ha dicho que los pobres sólo sirven para una sola cosa: para votar. Y que en determinados barrios, habría que darles una hora a los delincuentes para que se entreguen, y si no matarlos desde arriba, acribillarlos a todos desde avionetas... ¿Le parece respetable alguien que piensa así?
 -Esas son formas de expresarse... pero yo digo: ¿qué preferimos? ¿Que maten a gente inocente? ¿Cuántos muertos hemos tenido este año en Uruguay? Mucho más que los criminales que hayan podido morir. Acá mismo tenemos más muertes de inocentes que de delincuentes, si no fuera porque se matan entre ellos. Bolsonaro va a ganar las elecciones, seguramente.
 -¿Y por qué cree que la gente acompaña un hombre con esa forma de pensar?
 -Porque la gente está podrida de aguantar la violencia, de no poder trabajar, de que la roben. Lula la robó a la gente, a la prueba está, Dilma Rousseff, 15% y no llegó a ser senadora.
 -También es cierto que Lula Da Silva sacó millones de personas de la pobreza...
 -No sé, eso dicen los izquierdistas. Yo no sé si es así, no me consta para nada.

-Un artículo firmado por Javier Bonilla, publicado en el periódico Nación, que envía por mail el Centro Militar, relativiza las críticas a Bolsonaro. Dice: "Que los Maduro, los Evo Morales, los Vázquez y los Mujica tiemblen porque se les termina (¡y se les termina!)... ¿Da para tanto miedo que uno quiera gobernar con una agenda distinta a la fracasada?  Lo que no le toleran es que pueda llegar a ser una mezcla exitosa de Ariel Sharon, Thatcher y Trump frenando décadas de idiotez abierta en América Latina". ¿Comparte estos dichos?

-Comparto. Hay fuerzas, por así decirlo, o políticas internacionales, que tratan de desequilibrar a varios continentes o regiones, y tienen como finalidad generar el caos. Buscan poner presidentes que no sirven para nada, fomentar políticas destructivas para la nación, fomentan la inseguridad a través de la droga, de la disolución de la familia, tal cual pasó en el Congo. No quiero hablar de las multinacionales, pero las grandes empresas internacionales se valen de la inseguridad, del desorden, para poder robar, para llevarse los diamantes del Congo a precios viles. Para robarse todos los recursos naturales de cada país. Eso pasa permanentemente. Vamos caminando hacia eso. El tema de la inseguridad y la droga es clarísimo.

-Otro artículo de la última edición de la publicación Nación, que distribuye el Centro Militar, me llamó la atención. Se titula "Disney prepara su primera película con un personaje abiertamente gay", en referencia al actor Jack Whitehall, gay confeso. ¿Y? ¿Cuál es el propósito de esa nota en una revista que comparte el Centro Militar?

 -Volvemos al tema anterior: la disolución de la familia, la difusión de conductas antinaturales, que no son del orden natural. Entendemos que es una conducta antinatural que afecta a la familia. No nos gusta.

-Para revista Noticias Uruguay entrevisté al ex director del Centro Militar, Guillermo Cedrés, y le pregunté cuál era la finalidad del Centro Militar. "Defender a la familiar militar", me dijo. Le pregunté defenderla de qué o de quién, y me dijo: "Del Foro de San Pablo, por ejemplo". ¿Comparte? ¿El Foro de San Pablo quiere atacar a los militares en Uruguay?

 -Es así, sí. En principio, el Foro de San Pablo es financiado por (George) Soros, lo que me llama la atención. Por otro lado, Soros preocupado por los derechos humanos en toda la región, contra los militares en el tema derechos humanos. Y todas las políticas de disolución fomentadas por el Foro de San Pablo van en el sentido de lo que le decía: buscan generar el caos dentro de las regiones que le interesan a los grandes centros de poder del mundo. Los grandes centros de poder mundial fomentan el caos, generando conflictos en los países. Uno lo fomenta el Foro de San Pablo, otro lo fomenta el ISIS en Medio Oriente, ¿y quién lo banca? El propio gobierno americano... Nosotros tenemos que entender que hay alguien que quiere mejorar su posición económica sacándole a los demás las cosas que tienen. Acá por ejemplo, tenemos el tema de los beneficios que se les dan a empresas como UPM, y les damos todas las ventajas que no le damos a la gente nuestra.
-Es sabido que entre los militares hay corrientes: la masónica, los Tenientes de Artigas, y han habido otras, que se fueron extinguiendo. Usted integra la Logia Tenientes de Artigas. Explíqueme qué particularidades tiene...
 -No quiero hablar de eso. Sólo puedo decir que es un estado de espíritu, sobre todo de ideales artiguistas y que apunta al mejoramiento profesional de las Fuerzas Armadas.

-Tengo entendido que los Tenientes de Artigas fueron los grandes impulsores del golpe de Estado en Uruguay...

 -Algunos sí, algunos no. No voy a decir nombres.

-¿Por qué el Centro Militar homenajeó con honras fúnebres al exdictador Gregorio Álvarez cuando falleció, desobedeciendo una sugerencia del comandante en jefe del Ejército, que advirtió de su inconveniencia?

 -¿Por qué? Porque era un socio, y se hace con todos los socios. La sugerencia de Manini Ríos fue en determinado momento, a un año de la muerte de Álvarez. En ese momento entendió que era inconveniente el homenaje porque se estaba planteando un problema de carácter político, por el tema del impuesto. Se hizo tiempo después, y nadie dijo nada.
 -Fue un socio. Pero era un dictador.
 -Fue un socio, el otro tema no me interesa.
 -¿Fue un dictador de su país y no le interesa?
 -Para mí no hubo una dictadura. Hubo un vacío de poder... fue culpa de los políticos que no supieron manejar la situación, se le fue de las manos, había un movimiento revolucionario y no lo pudieron manejar. Internacionalmente no es considerado un dictador, tuvo reconocimiento internacional. Cuando hay reconocimiento internacional es una valoración más que importante para un presidente.
 -¿Para  usted el "Goyo" Álvarez no fue un dictador?
 -No. Hay una cosa que se quiere hacer creer, que no es cierta, cuando se dice que "él mató a Fulano de tal".
 -Quizás él no mató a nadie, pero gobernó el país de forma dictatorial y autoritaria entre 1981 y el 85... ¿Me va a decir que no estaba al tanto de las cosas que pasaban?
 -Y ahora está al frente del país Tabaré Vázquez y están matando gente todos los días en las cárceles, se matan entre ellos los delincuentes presos. Él está violando los derechos humanos, entonces. Hablo de las cárceles porque dependen de ellos, de Mujica antes y Vázquez ahora. A un coronel que estaba a cargo del Penal de Libertad lo tuvieron preso no sé cuántos años, y no han metido presos a ninguno de los directores actuales de las cárceles. Le echamos la culpa a Álvarez de que se haya matado gente cuando era presidente, pero no le echamos la culpa a los presidentes éstos de los muertos que han habido en dependencias carcelarias... porque los presos se matan entre ellos. Vienen organizaciones internacionales, como la Cruz Roja por poner un ejemplo, y dijo que el sistema de cárceles estaba bien en la dictadura, pero no opinan lo mismo del estado actual de las cárceles.
 -No me puede comparar la situación en las cárceles con el terrorismo de Estado en la dictadura...
 -¡Dice usted terrorismo de Estado! Yo no lo comparto. Tenemos visiones diferentes. Si hay más muertos ahora, hay menos control ahora y estamos más preocupados por los derechos de los delincuentes en general que en el proceso, hay que ver qué es más terrorismo de Estado.

-Le pregunté a Cedrés ante qué eventualidad podrían volver los militares a tomar el poder y me dijo: "Ante una dictadura de izquierda". ¿Usted qué me contesta?

 -Lo mismo. Ante una dictadura, cuando no se respeta la democracia, como ahora.
 -Entonces usted me está diciendo que están las condiciones dadas para un golpe de Estado, si entiende que ahora no hay democracia...
 -No hay democracia, no. Porque no se respeta lo que la gente quiere, no se respetan los plebiscitos, las decisiones populares.

-El exdirector del Centro Militar, su antecesor, me dijo que el MPP, con la vista gorda del Ministerio del Interior, estaba armando a mucha gente en barrios marginales para que hoy o mañana -en caso de perder la izquierda las elecciones- salgan en su defensa a la calle. ¿Usted comparte esto?

 -Sí, claro. ¿Y no hay bandas armadas? 61 cajeros hicieron pelota. Encontraron un arsenal (el de Saúl Feldman) y nadie dijo nada. En un país normal, cuando encuentran un arsenal con armas, municiones y explosivos, en una casa, eso es un escándalo. Acá se escondió todo. ¿Dónde están las armas? Nadie sabe dónde están las armas.

-En  el mismo sentido, un capitán que me pidió reserva, me dijo que Jorge Vázquez, el viceministro del Interior y hermano del presidente, estaba formando paramilitares, armándolos. ¿Usted también cree que han habido acciones para armar a gente en contextos vulnerables o permitir que se armen?

 -Ahí apareció uno, (Matías Aiello), el hijo de Aiello (NdeR: Jorge Alberto Aiello, extupamaro) por el atraco a la remesa del Itaú, y su hermana es casada con el secretario de Presidencia de la República. Hay muchas sospechas... un arsenal primero, ahora esto. Respecto a Jorge Vázquez, yo lo que sé es que es un torturador. Torturó a (Sergio) Molaguero, a quien tuvieron secuestrado, cuando él integraba la OPR33.
 -¿Pero usted comparte esa teoría de que Jorge Vázquez está armando a determinadas bandas de delincuentes, o permitiendo que se armen, para que hoy o mañana se rebelen si el Frente Amplio no gana las elecciones? Eso me han dicho capitanes y generales: lo creen. ¿Usted también piensa eso?
 -Eso no lo puedo afirmar. Lo único que sé es que día a día aumentan las bandas armadas con criterios operativos como el de poner "miguelitos", una cosa bien sugestiva, y está pasando en todos lados. Los cajeros explotados son cosas de todos los días. Cuando no explotan cajeros, atacan la remesa del Itaú. ¿Y todo eso qué es? Da para sospechar...

-Usted me dijo hace unos meses que la gente en la calle les pide que vuelvan los militares. ¿Siente un clamor así?
 -La gente nos dice "a ver cuándo vuelven, porque no se puede vivir acá". Eso es común. Todos los militares lo escuchamos, nos vienen y nos dicen.
 -¿Y a usted le gustaría que los militares vuelvan a tener el poder?
 -A mí me gustaría que los políticos hicieran lo que tienen que hacer y manejaran el país como deben manejarlo, y nosotros cumplir las funciones que tenemos que cumplir, y nada más. Eso es lo lógico, pero no está pasando.

-Pero sin embargo, usted no ve con buenos ojos la iniciativa de Jorge Larrañaga de sumar militares a la seguridad interna...

 -Como lo está diciendo él, no. Nosotros estamos instruidos, estamos entrenados, tenemos un método de trabajo. A nosotros nos dicen: "Vaya y rompa todo aquello" o "agarren a los traficantes y que no existan más", como hizo Estela de Perón, destruir las organizaciones subversivas, así son las misiones militares, aunque no les guste a mucha gente. Nos dicen: "Vayan y arreglen tal cosa", entonces se hace  la inteligencia que corresponde, la operación que corresponde, se establecen los criterios logísticos que tienen que tener, sus mandos nos mandan para cumplir esa misión. Lo que nosotros no estamos de acuerdo para nada es que quieran que un solo soldado termine actuando solo en algún lugar, como en una embajada, para liberar gente en la Policía. Larrañaga habla de entrenar soldados, no oficiales, utilizar soldados mandados por la Policía. La Policía está sobrepasada, ¿entonces? ¿Vamos a poner más soldados para que sigan sobrepasados? Es una problema de conducción, no de que los policías sean eficientes o no. Acá es un problema de la conducción de la Policía, y de respaldo al policía. Hablo de Bonomi y los mandos policiales.

-¿Qué opinión tiene del ministro de Defensa, Jorge Menéndez?

 -No me gusta. Es un burócrata, y... (piensa) no, no quiero decir lo que pienso... Es un incompetente.

-¿Cree que los militares extrañan un ministro más cercano como Fernández Huidobro?

 -Creo que sí. Lo extrañan porque era mucho más contundente, tenía mucho más clara la misión de ser ministro de Defensa. Entendía que al Hospital Militar había que potenciarlo, que había que darle recursos, se preocupaba por la situación del personal. Fernández Huidobro comprendió su misión, no la politizó.

-A propósito de Fernández Huidobro... ¿Fue a ver la película "La Noche de 12 años" de Álvaro Brechner sobre el régimen de reclusión de los nueve rehenes durante la dictadura?

 -No, no la vi, no tuve tiempo. La voy a ver, seguramente. No es una prioridad. Estuve preocupado por las elecciones acá (en el Centro Militar), por la asamblea, por mis actividades en la cooperativa...
 -¿Alguna vez leyó el libro de Mauricio Rosencof, "Memorias del calabozo", sobre el que se basa la película?
 -No, no me interesa. Ni me interesa Rosencof.
 -Le consta que esos nueve rehenes estuvieron en condiciones de reclusión infrahumanas...
 -Igual que Molaguero, igual que (Ulises) Pereyra Reverbel (NdeR: entonces presidente de UTE), secuestrado dos veces, y otros más, (Carlos) Frick Davies (NdeR: exministro de Ganadería) casi se muere, ultimaron a Dan Mitrione (funcionario norteamericano que prestaba asistencia a la Jefatura de Policía de Montevideo)... ¿No eran personas también? ¿Y el peón Pascasio Báez? Y otros muchos más... aquel que mataron en Pando cuando iba a visitar a su hijo recién nacido.

-¿Ve con buenos ojos que el Poder Ejecutivo recontratara al antropólogo José Lopez Mazz y se diera un nuevo impulso a la búsqueda de desaparecidos? 




 -Me parece un gastadero de plata y un curro. Con todas las letras: es un curro, de toda esa mafia, están gastando un dineral para hacer agujeros como el que hizo (Oscar López) Goldaracena allá en el Chuy. ¡Es un curro! La gente tiene que saberlo. No van a encontrar nada, porque no tienen información ni hay quien se la dé.
 -¿Y por qué los militares que tienen información no la dan?
 -Porque de repente el que tiene algo que ver no va a decir: "Mire, yo hice desaparecer a uno".
 -Si le garantizan que la información es anónima y confidencial, y no le va a pasar nada, puede decir lo que sepa. Hay muchas vías para eso.  
 -Cuando se les garantizó eso, los metieron presos. Cuando aquella Comisión para la Paz (NdeR: creada por Jorge Batlle), bueno, ahí.
 -¿Se sintió frustrado o le quedó como una espina por no haber llegado a general en su carrera como militar?
 -No, para nada. Al contrario. Me sentí liberado, en el sentido que igual no iba a poder hacer nada si hubiera sido general, en el momento en que pude haber ascendido, y yo era el primer coronel a la derecha en el Ejército, y era el oficial superior más antiguo de toda la Fuerza. Si hubiera ascendido a general, no hubiera podido hacer nada porque el poder político no me hubiera autorizado a hacer las cosas que se me hubieran ocurrido hacer. Hablo de la profesionalización de las FFAA, en una cantidad de aspectos que no se han hecho.
 -¿Quién no lo ascendió a general cuando le correspondía?
 -(Jorge) Batlle, pero influenciado por (Julio) Sanguinetti. Eso no me molestó para nada. Yo salí y al poco tiempo hice un discurso de barricada que generó gran polémica -no me lo dejaron decir, en realidad-, pensé que podía meterme en política, entré en la Unión Cívica con (Aldo) Lamorte, cuando Lamorte tomó algunas decisiones que afectaron la integridad de la UC y fue a trabajar con Larrañaga en el Partido Nacional. Lacalle padre me pidió que fuera con él, porque quería tener cívicos, fui convencional nacional por el Partido Nacional y bueno, en la última elección no seguí en política. Y ya estaba trabajando muy bien en la cooperativa, Caofa (Cooperativa de Ahorro y Crédito de las Fuerzas Armadas).
-¿En qué consiste su rutina? ¿Qué hace diariamente desde que se retiró como militar?
 -Me levanto temprano, tomo mate, leo las noticias en internet y escucho los periodísticos, antes me iba a caminar y ahora no, camino solo los fines de semana. Atiendo la cooperativa y el Centro Militar, y atiendo a mis nietos, tengo 12 nietos y cinco hijos. Me tienen para arriba y para abajo, soy conductor de servicios, como digo yo, porque los llevo a donde puedo.

-¿Es feliz?

 -Sí, soy un tipo re feliz. 



















1 comentario:

  1. Nada tiene que sorprendernos, el lo dijo claramente Militar siempre sera militar, gorila, golpista. Excepciones como Hugo Chaves, Seregni, Velazco Alvarado, otros mas. Son contados con los dedos de las manos. Su mensaje es como una advertencia, es a caso una prevencion o una amenza directa. Su odio a las decisiones de la diversidad son hitelerianas en tiempos modernos. Nada es nuevo. Todo es gobeelista y hitelerianas. Te dejo mandar mientras no toque a los militares. Eso es el progresismo.

    ResponderEliminar