viernes, 14 de diciembre de 2018

La estrategia para destruir al Sistema




Marcelo Marchese
11 diciembre 2018

Toda estructura tiene su prehistoria, su historia y su final. La prehistoria del Sistema es la prehistoria de la humanidad, pues el Sistema no es ahumano. Domina a la humanidad, pero surge de los miedos de la humanidad y esa función animal, el miedo, constituye su prehistoria.



La historia del Sistema anuda ese miedo con la crisis alimentaria de la prehistoria, que llevó a unas tribus a esclavizar otras para hacerlas trabajar la tierra. Esas tribus fueron en un principio sólo dominadas por la fuerza y con el tiempo se convirtieron en el pueblo. La estructura de ideas del Sistema nace de la primera rebelión, cuando los esclavistas descubrieron que la mejor manera de dominar al vencido es aculturarlo, destruir su cultura, lo que deja al hombre inerme para luego sustituir su mundo de ideas por las ideas funcionales al Sistema.

La crisis alimentaria de la prehistoria llevó a la agricultura, al control del grano, a la esclavitud, al nacimiento del Estado, las ciudades, la contabilidad, la escritura y llevó a la ruptura de la concepción por la cual el hombre era uno con el universo, lo que implica decir que era uno con las plantas, los animales y los dioses.

Los cambios operados en el cielo, prueban en el mapa de la humanidad los cambios operados en la tierra. El Dios o en rigor, La Diosa que a todos nos integraba, dejó paso a las religiones teocráticas y a la postre, al monoteísmo, que aplica como una losa sobre el hombre un Destino preestablecido.

El Sistema, como indica su prehistoria, se asienta en el miedo, es el miedo el que construye los ejércitos, las armas, las cárceles y las murallas y sobre ese miedo se asientan las tres ideas pilares del Sistema.

La primera idea es que el hombre es malo por naturaleza. La segunda dice que lo que existe no puede ser de otra manera. La tercera afirma que si cambiáramos lo que existe, el Sistema se restituiría con mayor fuerza.

La eficacia de estas tres ideas se basa en las prodigiosas dosis de verdad que revisten, pues cuanto mayor dosis de verdad reviste una mentira, mayor es su poder de convicción.

Sobran ejemplos de la maldad del hombre, pero la frase se revela falsa pues si el hombre es malo por naturaleza, con toda evidencia también es bueno por naturaleza y las cimas de amor que ha alcanzado el hombre, los sacrificios inenarrables que ha asumido el hombre por amor a la humanidad, superan con creces la mayor maldad pergeñada ¿Cómo un hombre, en una sala de tortura, mientras le anuncian que le van a amputar un miembro, sólo abre la boca para maldecir al mal, para no traicionarse a sí mismo y traicionar a sus hermanos?

Si lo que es, es, afirmar que no puede ser de otra manera parece verdadero, pero si lo que existe no puede ser de otra manera ¿por qué machacar con ideas para dominarnos, por qué gastar tanto en publicidad, en escuelas, en universidades, en políticos y en falsos profetas? El Sistema sabe que allí hay una falla y todo el tiempo un ejército de funcionarios del Sistema intenta tejer sobre esa falla y en ocasiones, falla sobre la falla y ocurren las revoluciones. Si lo real no puede ser de otra manera ¿a qué atacar e intentar defenestrar a todo aquel que ataca al Sistema? ¿A qué ocultar lo que dice con el sello de la locura?

Toda revolución vivió lo que llevó restaurar la contrarevolución, aunque la restauración fuera llevada a cabo por los primitivos revolucionarios. No importa qué agente la hace, lo que importa es el poder de seducción de la cultura del Sistema para penetrar incluso entre los revolucionarios y llevarlos a abandonar aquello que les permitió tomar el poder y de esa manera, revertir el significado de la peligrosa palabra que los define. La nueva cultura que trae la revolución no ha tenido el poder suficiente para luego de dar el primer paso, iniciar un nuevo mundo. No ha podido, a la hora de tomar decisiones, imponerse como la manera más eficiente de construir la nueva vida. Toda revolución fue un inusual empuje democrático, las revoluciones fueron los verdaderos momentos de esplendor de democracia en la Historia civilizada.

Si el Sistema se estructura sobre tres pilares, la estrategia para destruir al Sistema se erige sobre los tres pilares opuestos.

El hombre es infinitas cosas por naturaleza. Todo lo que existe como vida de la humanidad es creado por la humanidad. Una revolución contra el Sistema triunfará sí y sólo sí lleve su método hasta el final y jamás pierda su fe en el poder de la humanidad.

La revolución puede triunfar si al mismo tiempo es una revolución de las consciencias, la revolución sólo triunfa si lo emancipa todo.

Surge ahora la pregunta crucial ¿qué hacer? ¿cómo llevamos a cabo nuestra estrategia? Para responder, veamos cuáles son los propósitos del Sistema en el inicio de una nueva era, la tercera fase larga de expansión de lo que llamamos capitalismo, la estructura que el Sistema ha construido en los últimos mil años.

El Capital se define por una ley ineluctable, la concentración de riqueza en tanto incrementa la enajenación del hombre. En esta nueva fase, el Capital viene por el espacio del hombre y por el tiempo del hombre antes de devorarlo definitivamente.

En el inicio del Capital, en la llamada por la Academia Baja Edad Media, la conquista del espacio significó la revolución agraria que se apropió de los bosques, del lugar de refugio político, económico y cultural de los hombres. En la segunda fase de expansión del Capital, en el Renacimiento, el Capital se apoderó de continentes. En la tercera fase de expansión, el Capital viene por nuestros recursos naturales, por nuestra tierra y por los principales rubros de nuestra economía, como paso previo a dominar todos los rubros de la economía.

Como en sus dos fases anteriores de expansión, el Capital viene por nuestro tiempo, lo que significa arrasar nuestras construcciones culturales, resultado del tiempo, para destruir nuestra capacidad de resistencia. Cuando el Capital compra una tierra para forestar y destruye los cascos de estancia que fueron construidos en esa tierra, se está destruyendo la obra del hombre en el tiempo, y cuando se impone forzosamente la bancarización, cuando todo nuestro dinero pasa por el banco, se opera el definitivo control de nuestro tiempo, pues el dinero es el símbolo supremo del tiempo del Sistema.

Sin espacio y sin tiempo donde resguardarse, el Sistema devorará al hombre y el testimonio estremecedor de lo que se avecina, es la ciencia creando hombres en laboratorios, hombres que serán creados sin sexo para el Sistema. Más que ninguna otra cosa, debemos ponernos en guardia contra ese enseñar de dientes del Sistema cuando dirige su operación siniestra contra nuestra biología.

Nuestra biología es nuestra última verdad y la verdad debe ser desnaturalizada para que el Sistema imponga su verdad, la verdad que nunca se dice, la verdad que se convierte en verdad sin palabras, la verdad que se convierte en verdad por imposición de los hechos del Sistema.

La verdad debe ser desnaturalizada, es decir, negada. La verdad del Sistema es que la verdad no existe, lo que lleva a desnaturalizar el poder de la palabra que enuncia la verdad.

La palabra pasa a ser una cosa arbitraria, cuando la palabra es una creación natural del hombre, el hombre que nombra porque percibe la esencia de la cosa. El Sistema se asienta en un conjunto ordenado de palabras que niegan el poder de la palabra a través del lenguaje, nacido para imponerse sobre la palabra y sobre la lengua.

Si el Sistema se estructura en función de palabras, reveladas esas palabras el Sistema desnuda su debilidad. Nuestra estrategia se erige sobre el poder de la palabra, sobre la necesidad de usar palabras para pensar el Sistema y entender que el Sistema somos nosotros. El día que descubramos que el Sistema somos nosotros, ese día será el día del inicio de la caída del Sistema, ese día será el día del fin de nuestra prehistoria y el inicio de la Historia consciente de la humanidad.

Cuando la humanidad crea una idea verdadera, el Sistema la anula con el sello de la locura, pero esa idea, por la fuerza de la verdad, se ha labrado siempre un camino entre los hombres. El sello de la locura sirve para demostrar que la idea comporta un peligro.

Amigo lector, concedo que todo lo anterior pueda ser un error salvo un punto, sean las que fueren, el Sistema se estructura en función de ideas, de palabras. Si no son las que dije, te invito a que te preguntes entonces en qué ideas se asienta el Sistema.

En la pregunta anida la respuesta, cuando uno hace una pregunta ya sabe la respuesta, sólo que nos gusta, ley de la naturaleza, desdoblar a la naturaleza.

Y algo más te diré sobre nuestra estrategia: el hombre aprende haciendo y haciendo palabras sobre lo que hace. Cuando el hombre se erigió en dos pies y cambió su mundo con sus manos, cuando el hombre se erigió en dos pies para trasladar el fuego, transformó el mundo y conquistó el elemento supremo del cambio y se diferenció del resto de los animales, y cuando el hombre dio nacimiento a la palabra para nombrar y dominar las cosas, el auténtico fuego de Prometeo, comenzó su aprendizaje sobre el mundo y sobre sí mismo.

Nada se interpone entre el pájaro y la naturaleza cuando el pájaro hace su nido. Nada se interpone entre la araña y la naturaleza cuando la araña teje su tela, pero el hombre se encuentra desnaturalizado, el hombre se encuentra enajenado cuando el Sistema se interpone entre él y la naturaleza, cuando el Sistema se interpone entre él y su naturaleza.

Para aumentar el poder del sello de la locura, permíteme dar voz al poeta, lo que quiere decir, al profeta

"Al pájaro, un nido; la araña, la tela; al hombre, la amistad".

El Sistema reúne todo su poder cuando reúne toda la información, cuando reúne todo su conocimiento, y reúne toda esa información para elaborar todo ese conocimiento porque te teme a ti y a tu creación, la palabra, la necesaria creación del hombre que conduce a la sabiduría.

Fue la sabiduría la que usó de vehículo al poeta cuando dijo

"¿A dónde ha ido toda esa sabiduría que hemos perdido en aras del conocimiento? ¿A dónde ha ido todo ese conocimiento que hemos perdido en aras de la información?"

Y fue la sabiduría la que poseyó al poeta que hizo la siguiente profecía y con sus palabras damos fe del inicio
"Cuando ya ni los números ni esquemas
constituyan la clave de los hombres,
y aquellos que ahora cantan o que besan
posean mucha más ciencia que un sabio;
cuando a una libre vida vaya el mundo
y torne de esa vida hacia sí mismo;
cuando la luz y sombra nuevamente
en claridad auténtica se unan;
y cuando en la poesía y la leyenda
se halle la historia auténtica del mundo,
entonces una mágica palabra
ahuyentará a cualquier falsa criatura"









El grito de los excluidos




Escribe: Walter Caimí

Marruecos apunta a América Latina en la ciudad de Oujda días 15 y 16 de diciembre

Diciembre de 2018 se constituye en referente para empresarios y políticos, y por qué no, medios periodísticos, en aras de abrir puertas en América Latina para que la economía de Marruecos penetre en este continente.

En la ciudad de Oujda ubicada al noreste de Marruecos se desarrolla este evento empresarial por así decirlo, que alberga aproximadamente un millón de habitantes y a unos 15 kilómetros al oeste de la frontera con Argelia y a unos 60 km. al sur con el mar. La reunión tiene por objeto delinear áreas de trabajo y consulta con operadores económicos marroquíes. Una delegación de América Latina se trasladó a ese país, teniendo conocimiento este servidor, que entre éstas personas se encuentra la doctora Marilina Marichal de nacionalidad argentina y que residió durante varios años en Paraguay.

En la agenda de la empresarios, se prevé que las distintas cámaras de comercio impulsen tal iniciativa y den crédito de trabajo para estrechar vínculos comerciales, industriales, culturales, etcétera. Desde el punto de vista político y social, Marruecos tiene por sí mismo un peso histórico en las relaciones con el Norte y Sur de éste continente americano.

Se espera del mismo, construir bases de ideas y consultas en un marco de acercamiento con América toda. Seguramente, se afianzaran diferentes cámaras ya existentes así como otras nacerán para incentivar el comercio, fomentando la cooperación entre sectores económicos y culturales.

Marruecos al Sur de Europa, es foco de atención y admiración tras su papel en la historia reciente fundamentalmente con España. La modernidad no le es ajena ni mucho menos. Posee buen transporte y buena tecnología en comunicaciones por hacer mención solo a estos dos rubros.

Ojalá se concreten vías alternativas para saber más de dicho país y concretar negocios que sirvan para todos, profundizando el área de comunicación.













Escrache al "Charleta"

Hubo mucho milico custodiandolo




>>> Protegido por el gobierno

Bajo fuerte lluvia, se realizó el escrache al delator, torturador y violador impune


El Ministerio de Interior montó un operativo de sercado protegiendo al torturador impune y criminalizando la protesta.






>>>> Cronica desde dentro:

«Hola,... quedé tan eléctrica que no pude dormir..
¿Que pasó?.... porque las 220 familias que vivimos aquí, se nos encerró en un vallado como si fuésemos delincuentes, con una fuerza de choque de la República abajo, sin que nadie nos avisara de NADA

LE PIDO EXPLICACIONES A BONOMI,

QUE fuimos tratados como delincuentes y que muy Grave tenía que ser el problema para hacer ese despliegue de la fuerza de choque de la República y la otra policía. Le pregunto qué tan grave era el tema ¿narcotráfico, terrorismo?
Que yo como ciudadana le pido me explique porque nos tuvieron cercada a 220 familias durante tantas horas encerradas....
No pueden responder que todo eso fue para defender a un... torturador

Lo único que vimos durante horas fue el vallado que nos pusieron y que no dejaban entrar ni salir a nadie del Edificio, estábamos sitiados.
Cuando mi hijo del corazón me vino a buscar para llevarme a..., lo tenían parado en 26de M y no lo dejaban pasar. Este tesoro es abogado, habló con los de la República, les dijo de todo un poco y les dijo yo ahora me subo al auto y me abren la valla si o si, o que ¿es un secuestro? Mi madre está muy enferma y tiene que ir si o si al medico. Se subió al auto, lo hizo ronronear y le abrieron la valla.
Que hijo de puta BONOMI,
Yo ya no entiendo "nada"




martes, 11 de diciembre de 2018

Porqué los pobres viven peor?



El INE define a la indigencia como la incapacidad de los miembros de una familia para satisfacer el valor de una Canasta Básica de Alimentos (CBA)



Si no guiamos por los informes gubernamentales, en Uruguay la indigencia prácticamente ha desaparecido y apenas hay pobreza. El Instituto Nacional de Estadística (INE) afirma que tan solo 0,1% de los hogares son indigentes y 5,2% pobres.

El INE define a la indigencia como la incapacidad de los miembros de una familia para satisfacer el valor de una Canasta Básica de Alimentos (CBA). Considera que un hogar es pobre si su ingreso corriente es menor al de la línea de pobreza (se fija en función de la CBA, la no alimentaria y el número de integrantes del hogar).

>>> Los señores de la mina tienen una romana para pesar el dinero


Gustavo De Armas, especialista en Política Social de Unicef, publicó un estudio titulado “Poner fin a la pobreza Infantil en Uruguay: Un objetivo posible para la política pública”. Afirma que actualmente la pobreza está extremadamente concentrada en la infancia. Explicó que hay unas 330.000 personas en situación de pobreza por ingresos en este país, y que de esa cifra, el 90% son menores.

A su entender, si “Uruguay no tuviese pobreza entre los niños, la pobreza no alcanzaría el 1% y se estaría en una situación similar a de los países más desarrollados”.

 https://repositorio.cepal.org/bitstream/handle/11362/42229/1/S1700899_es.pdf

Otro documento titulado “Gastos público social en la infancia y adolescencia en el Uruguay”, elaborado en el marco de un convenio entre la Cepal y Unicef, es igual de alentador. Señala que el gasto público social uruguayo invertido en la infancia se destina mayoritariamente a la educación, menos en el caso de los menores de tres años que gira en torno a la salud.
De  Armas expresa que “Lo que tratamos de demostrar con ambos documentos es que Uruguay va en el buen camino, pero puede aún rendir más”. Entusiasmado declaró que “es uno de los pocos lugares en la región que está en condiciones de alcanzar la llamada ‘pobreza cero'”.
El presidente Tabaré Vázquez adjudicó esos resultados a las medidas implementadas por los tres gobiernos del Frente Amplio. “Ahí está el resultado de las políticas públicas llevadas adelante para atender a la población más necesitada”-expresó.
Esos informes y datos oficiales proyectan una imagen del país muy favorable. Daría la impresión de que con los gobiernos de izquierda los sectores más débiles de la sociedad viven mejor que antes.

>>>   Pero... sin embargo


Pero… si realmente fuera así, ¿por qué la percepción ciudadana es tan diferente? ¿Por qué hay cada vez más gente viviendo en la calle? ¿Por qué no parece que la pobreza haya caído abruptamente como indican las cifras oficiales?

Hay muchas posibles respuestas a esas interrogantes. Trataremos de ir analizándolas una a una:
Podría pasar, que las cifras del INE no sean correctas. Incluso, algunos de sus funcionarios han denunciado en el parlamento que la sección que velaba por la calidad del índice de pobreza no funciona desde 2016. En consecuencia, alertan que los resultados podrían no ser exactos.

Otra hipótesis, es que con la izquierda la forma de medir la pobreza haya sido modificada. Sin embargo, no es así. La medición por la línea de pobreza (o método del ingreso) ha sido la habitual tanto en Uruguay como en el resto de América Latina.

>>> Pobres que no son indigentes
 


Lo que sí es llamativo, es el nivel de esa “línea” de pobreza e indigencia. Según el semanario Búsqueda, la canasta familiar mensual es de unos $78.000 (USD $2.438). De esa suma, $31.788 (USD $993) corresponde al rubro alimentación.
En números redondos, el INE cataloga como indigente al que recibe menos de $3.000 (USD $0,94) y pobre aquel cuyos ingresos mensuales son menores a $13.000 (USD $406). Daría la sensación que aquí hay un desfase, que muchos “pobres” son en realidad indigentes.
También podría pasar que la percepción ciudadana acerca de la realidad social esté distorsionada. Pero investigaciones recientes demuestran que no es así:


Desde que gobierna la izquierda (2005-2018), en Montevideo ha venido aumentando el número de personas en situación de calle. En 2006 había alrededor de 700 y en 2016 pasaron a ser 1.651 (último dato disponible). O sea, que más que se duplicaron. La tendencia ascendente sigue…
Un informe que salió publicado en estos días, explica con claridad el origen de la divergencia detectada entre la “sensación” ciudadana y las cifras oficiales. El documento se titula “Fractura Social y Nueva Pobreza Urbana en Montevideo (2007-2016)”. Fue elaborado por el Centro de Estudios para el Desarrollo (CED), una institución independiente, no burocrática.



http://ced.uy/wp-content/uploads/2018/11/Informe-CED-Fragmentacion-Social-en-Montevideo-2018.pdf


>>> Ricos mas ricos y pobres mas pobres

Sus autores –Agustín Iturralde y Leonardo Altmann- señalan que la sociedad uruguaya del siglo XX era  “amortiguadora” e “integrada”.  Además, el delito era de poca entidad. Esos rasgos la destacaban dentro de Latinoamérica. Pero, paulatinamente fue perdiendo esas virtudes.
Durante 2004-2014 hubo una expansión económica inédita en el país. Se expandió el PBI y hubo mejoras significativas en indicadores como líneas de pobreza e indigencia -medidas por ingresos- e índice de Gini.
No obstante, los autores indican que  “el deterioro de la fragmentación social no parece haberse revertido cuando miramos otros indicadores no monetarios como fracaso educativo o la cantidad de población residente en asentamientos. En particular, la criminalidad continuó creciendo hasta niveles inéditos en nuestro país en plena bonanza económica y reducción de la pobreza monetaria.

Los indicadores tradicionales de pobreza e indigencia monetaria claramente no están logrando captar otras tendencias que se vienen dando en la ciudad. La mayor violencia en medio del Uruguay más rico de la historia creemos que es solo un síntoma de otros procesos socioculturales más complejos que están pasando desapercibidos, o al menos no reciben la debida atención.”
Durante los gobiernos izquierdistas hubo una mejora significativa en los niveles de ingreso y pobreza pero también, un incremento singular y sostenido de rapiñas y homicidios.
Los autores observan “una permisividad selectiva y un ambivalente rol del Estado, inyectando políticas sociales focalizadas, pero asordinando su papel en otras dimensiones. […] Montevideo es una ciudad tremendamente más violenta en 2016 que en 2007 y que en 2003”.
La criminalidad –homicidios y rapiñas- se han incrementado brutalmente. En 2018, la tasa de homicidios cada 100.000 habitantes es de 10,4 en todo el país y en 14,7 en Montevideo.



En América Latina -la región más violenta del mundo- hay varios países con tasas menores: Chile, Argentina, Ecuador, Nicaragua, Perú, Bolivia, Paraguay y Panamá.


Una muestra de cómo bajo una máscara benévola se puede ocultar un gran mal.
Esto se constata en un informe del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Ahí se señala que más de la mitad de los uruguayos (51,8%) pertenecen a una clase media vulnerable. Para esos hogares el riesgo de caer en la pobreza es muy grande si la coyuntura económica se torna desfavorable.
Por tanto, ¿por qué los pobres viven peor con gobiernos izquierdistas?
Porque las ideas tienen consecuencias. Las malas, los perjudican…

>>> Datos de 2016

Por si todo esto no fuera suficiente, la información del Instituto Cuesta Duarte del Pit-Cnt ratifica todos los años que sigue habiendo una proporción muy importante de salarios e ingresos muy sumergidos. En 2014, unos 690.000 ocupados percibían remuneraciones líquidas por debajo de los $ 15.000 mensuales, y representaban nada menos que el 41,5% del total. Cuando el análisis se centra en los asalariados, son cerca de 480.000 los que no alcanzan los $ 15.000 líquidos por mes, y representan cerca del 40% del total. Y la amplia mayoría de los dependientes uruguayos, el 58,7%, recibe salarios líquidos menores a $ 20.000 mensuales.

>>>   Los gráficos de " Saracho"





lunes, 10 de diciembre de 2018

Sin ganas




>>>>   Los documentos del FUSNA que la Secretaría de DDHH niega conocer



Roger Rodriguez
8 diciembre 2018


La Secretaría de Derechos Humanos para el Pasado Reciente respondió oficialmente que no había documentación sobre un caso de detención y torturas sufrido por una familia en 1979, pero extraoficialmente se obtuvieron las “fichas” del FUSNA y Sanidad de la Armada donde se confirma el episodio. Las Fuerzas Armadas siguen escondiendo archivos o el gobierno los oculta. Los documentos confirman el espionaje en democracia.

LA PESADILLA DE 1979
El ciudadano AP tenía 8 años y estaba con su madre BP (de 46 años) en su casa del barrio Palermo cuando aquel 8 de agosto de 1979 les invadió una patota del FUSNA (Fusileros Navales), que traía a su hermana ST (22) y su cuñado LL (28), quienes habían sido detenidos minutos antes en la calle, luego de mantener contacto con una militante requerida de la UJC.
Aquel niño, hoy hombre, recuerda aquella violenta escena: “A mi hermana y su marido los agarraron luego de la reunión. Ella estaba embarazada de siete meses y dijo que venía para la casa de la madre. La excusa les sirvió a ellos para allanar el domicilio. Mi madre fue detenida y cuando pidió para cambiarse la ropa, no la dejaron… Se la llevaron en camisón”.
La sede del FUSNA, un centro de torturas de la dictadura.

Uno de los represores miró al niño y le preguntó al oficial que estaba a cargo: “¿Con el chiquilín qué hacemos?”. El oficial estudió al pequeño y, luego de pensar unos segundos, respondió: “Es muy grande”... Le preguntaron a la madre si había algún conocido con quien dejarlo y finalmente quedó en la casa de un vecino, viendo cómo se llevaban a su familia.
Los tres fueron llevados a la sede del FUSNA en la Ciudad Vieja, donde fueron torturados. Permanecieron en calidad de desaparecidos durante diez días, antes de ser liberados. La madre debió ser internada en el Servicio de Sanidad de la Armada con vómitos y cólico hepático. La hermana también fue asistida. Está segura de que fue al Hospital Militar.
LA SOLICITUD DE ACCESO
Treinta y nueve años después, AP decidió indagar sobre lo que había ocurrido con su familia. La aparición de archivos de la dictadura y las leyes de transparencia en un gobierno de izquierda, le alentaron a realizar una solicitud de acceso a la información pública ante la Secretaría de Derechos Humanos para el Pasado Reciente de la Presidencia de la República.
En su pedido, al amparo de la Ley 18.381, solicitó toda la información, actas, declaraciones, informes, así cuanto material pudiera existir, en relación a su familia directa, su madre, su hermana y su cuñado, quienes fueron secuestrados y torturados en las instalaciones del FUSNA durante el mes de agosto de 1979.


También pidió toda la información referida a ficha de ingreso, diagnóstico, tratamiento e informes, así cuanto material pudiera existir sobre su hermana embarazada de siete meses, quien fue trasladada desde el FUSNA, al menos en una ocasión al Hospital Militar luego de sufrir torturas que le causaron pérdidas y heridas visibles.
A la vez, AP hizo contactos para realizar una investigación paralela a través de canales informales que pudieran indagar sobre lo que ocurrió en aquellos años y, eventualmente, lograran acceder a documentación de la dictadura. Para su sorpresa, en pocos días obtuvo un manojo de fotocopias de los archivos del FUSNA donde se constataba la odisea de su familia.
LA RESPUESTA DEL ESTADO
La sorpresa se transformó en asombro cuando el Estado le entregó formalmente su respuesta. El documento oficial, firmado por la coordinadora del Equipo de Investigación Histórica, Lic. Fabiana Larrobla, concluye que no se ha encontrado ningún documento en los archivos del FUSNA, ni en los microfilmes del Servicio de Información y Defensa (SID).
Tampoco en los documentos investigados en el Hospital Central de las Fuerzas Armadas, que incluyen los registros de pacientes ingresados entre el 26 de octubre de 1971 y el 21 de agosto de 1985, pudieron confirmar la atención médica que en agosto de 1979 debieron recibir su madre y su hermana embarazada, como consecuencia de las torturas sufridas.

Respuesta de la Secretaría de Derechos Humanos para el Pasado Reciente: ni información ni documentos.

 
La contestación del Grupo de Trabajo por Verdad y Justicia, sin embargo, aportó un dato que dejó a AP estupefacto: en los registros de análisis médicos y de ingresos al Hospital Militar en 1979, había 9 fichas de detenidas o presas provenientes de celdarios que solo se identificaban por número de detención o de celda. A cuatro de ellas se les practicó un Legrado.
Desde setiembre, cuando recibió la resolución sobre su solicitud de acceso a la información, el ciudadano AP dudó en hacer pública la contradicción entre la respuesta del Estado y la documentación que había obtenido informalmente. Decidió divulgarla ante la posibilidad que archivos de la dictadura sigan escondidos o que el gobierno los esté ocultando…

LAS FICHAS DEL FUSNA
La documentación obtenida informalmente consiste en las fichas del S2 (inteligencia) del Cuerpo de Fusileros Navales que identifican con los números 0507, 0508 y 0509, al cuñado, la hermana y la madre de AP, donde constan nombre, documento, dirección, ocupación, raza, estatura, peso, cabello, estado civil, nacionalidad, familia y estudio de los tres detenidos.


Las fichas del FUSNA obtenidas, plantean una contradicción: hay archivos militares aún secretos o los oculta el gobierno.

Todos los antecedentes en las carpetas del FUSNA que el gobierno no encontró


Al dorso de las fichas, se incluye la fecha de detención, el origen y los antecedentes de cada uno, cerrando el documento con la firma manuscrita de un agente identificado como “José”. Dos de las fichas tienen anexadas una hoja identificada con un nombre de “carpeta” y otro “número”, donde se reiteran los datos personales y se abunda en los antecedentes. Portada de la historia clinica de la madre torturada. En la carpeta denominada “PC” con el número “2062”, se cuenta que el cuñado, además de trabajar en una empresa, es “folklorista” y junto a otras dos personas que identifica “participan en los distintos actos del PC como medio de atraer a los integrantes de la Juventud Comunista, que se alejan de la actividad por temor a ser detenidos o procesados”.



Dos médicos militares atendieron a la madre en Sanidad de la Armada.

La ficha de la madre de AP incluye una Historia Clínica del Servicio de Sanidad de la Armada, donde consta su ingreso el mismo 8 de agosto de 1979 en que fue detenida y torturada, bajo la firma del cirujano Dr. A. Soiza y el tratamiento que por un cólico hepático debió darle en los días siguientes el Alférez de Fragata Dr. Reynaldo Goycochea.

La ficha de la madre de AP incluye una Historia Clínica del Servicio de Sanidad de la Armada, donde consta su ingreso el mismo 8 de agosto de 1979 en que fue detenida y torturada, bajo la firma del Dos médicos militares atendieron a la madre en Sanidad de la Armada. cirujano Dr. A. Soiza y el tratamiento que por un cólico hepático debió darle en los días siguientes el Alférez de Fragata Dr. Reynaldo Goycochea.
 Dos médicos militares atendieron a la madre en Sanidad de la Armada.


Los documentos no incluyen la atención médica a la hermana de AP, pero su ficha tiene otro dato tan revelador como preocupante: menciona su número de afiliada al PCU y, con otra letra, se agregó que pertenece a Asamblea Uruguay. El grupo liderado por Danilo Astori se fundó el 19 de mayo de 1994, por lo cual su ficha se siguió complementando en democracia.

En una de las fichas se anotó que la persona había pasdo a militar en Asamblea Uruguay, fundada en 1994. En democracia le seguía controlando.









ç

Torturador Guldenzoph impune ubicado

Cuando coimeó al presidente





>>> Prontuario: Jorge Guldenzoph Núñez

De integrante de la UJC a colaborador. De colaborador a torturador y violador. De violador a Agente de Inteligencia de la CIA. De integrante de la CIA/DNII a exitoso empresario y reverendo de la Secta Moon..
 


La exitosa carrera de un impune

A principios de los años setenta, Jorge Guldenzoph fue militante del Partido Comunista (PCU). Desde que fue detenido por el Departamento Nº 5 (Inteligencia y Enlace) poco después del golpe de Estado, se hizo evidente su colaboración con los represores: delató y entregó a muchísimos de sus compañeros; salía a la calle con personal del Departamento de Investigaciones señalando casas y contactos; participó en los interrogatorios, en la aplicación de torturas y en la violación de sus propias compañeras, en plena dictadura.

En 1980 se integró formalmente a la DII (Dirección de Información e Inteligencia), convirtiéndose en un teórico de la lucha contra las organizaciones populares, sociales y políticas. Operó infiltrando sindicatos y conformando comandos parapoliciales a pedido de la CIA.



Caso Ary Severo Barreto

Gracias al testimonio de uno de los sobrevivientes del operativo que desembocó en la captura y posterior desaparición del militante Ary Severo Barreto, se sabe que el Charleta participó en dicho secuestro.

Quien brinda testimonio relata que fue detenido en el dpto. de Canelones el 23 de abril de 1978, cuando regresaba a Uruguay para realizar un contacto con otro dirigente. Su viaje respondía a una solicitud de la dirección del PST (de la cual formaba parte Ary Severo, Tatú).

Cinco días más tarde fue trasladado a Montevideo y llevado a Jefatura donde los recibió Víctor Castiglioni. Allí fue torturado nuevamente y derivado, posteriormente, a la Dirección de Información (a cargo del comisario Pablo Fontana Zunino). Los interrogatorios se centraban en su vínculo con Ary Severo Barreto, dato que el detenido continuó negando, señalando que: “sólo extrañaba a su familia y por eso volvió”.

Testimonio

«El comisario Fontana Zunino me preguntaba por Ary Severo Barreto y qué hacíamos en Buenos Aires. Mucho después supe que a Ary lo habían detenido 5 días antes en Bs. As. En los interrogatorios y las torturas participaba un subcomisario del Departamento IV alias el Turco [...] Un hombre de aproximadamente 40 años, de estatura media, canoso, ojos verde claro [...] Ricardo Arab, apodado el Turco y un muchacho joven muy elegante y correcto. Me describían perfectamente la casa de Ary Severo Barreto en Buenos Aires [...] Años después descubrí que el joven elegante que me torturó era Jorge Guldenzoph, alias el Charleta. En determinado momento me llevaron al baño y el subcomisario el Turco estaba orinando con Jorge Guldenzoph y oí que decían: “El Negro Tatú sí que aguantaba y no largaba nada”. A lo que el Charleta le contestó: “Cállate que está el detenido detrás de nosotros”».

«A Ary todos le decíamos el Negro Tatú, hasta su familia. En los días siguientes, en otro interrogatorio, estas dos personas me decían que el Tatú era mucho más fuerte que yo […] Alguna que otra noche me sacaban para otra pieza para interrogarme un oficial de Inteligencia y Enlace, no sé el nombre […] vestía camisa, pantalón y campera del Ejército, sin charreteras ni galones, le decían el Pibe o el Gurí, él también me interrogó sobre Buenos Aires y conocía al detalle la casa de Ary en Bs. As. y mi casa en La Boca, éste desaparecía por 5 o 6 días y cuando volvía fumaba cigarrillos argentinos […] En dos oportunidades me sacó encapuchado en una camioneta a un descampado y en ambos casos me hizo simulacro de fusilamiento, quería que le dijera cosas vinculadas al PST y me preguntaba por el PVP que yo no tenía idea de lo que era. También me preguntaban por Jorge Martínez, pero sobre quién insistían era sobre Ary Severo Barreto y su mujer Beatriz Anglet, también desaparecida».

Estas actas registradas por Serpaj, en 2001, fueron entregadas a la Comisión para la Paz y las mismas señalan:

«La persona que participa en la detención de Ary Severo Barreto y de Mario Mosteiro […] es Jorge, funcionario del SOF, el Charleta. Es el que lo torturaba y el que sabe lo que pasó con Barreto».

Barreto fue detenido el 24 de abril de 1978 junto a su esposa Beatriz Anglet, su hermano Carlos, su hermana Marta y su cuñado Jorge Martínez Horminoguez. Todos fueron vistos con vida en el Pozo de Quilmes por varios testigos que sobrevivieron a la tortura. Esas detenciones-desapariciones ocurrieron en el marco de la escalada represiva contra los Grupos de Acción Unificadora (GAU) y organizaciones afines como el PST.


A partir de diciembre de 1977, la represión a dichos colectivos fue coordinada por la Escuela de Mecánica de la Armada Argentina (ESMA) y Fusileros Navales de Uruguay (FUSNA), alcanzando un papel importante el entonces jefe del S2 del FUSNA, capitán de navío Jorge Tróccoli.


La coordinación represiva uruguayo-argentina tenía otras ramificaciones en las que se destacaba el Servicio de Información de Defensa (SID), en el que participaba personal del Ejército, de la Armada, de la Fuerza Aérea y de la Policía.



Las denuncias de Germán Araújo


El 2 de Julio de 1985, el entonces Senador José Germán Araújo presentó en el Parlamento un informe en donde cita varios testimonios que denuncian la participación directa de Jorge Guldenzoph en detenciones, torturas y violaciones. Entre dichas declaraciones figuran las de Gonzalo Carámbula, representante del Frente Amplio en la Concertación Nacional Programática (fallecido), Ofelia Fernández y Alberto Grille.

Testimonio de Gonzalo Carámbula

«Cuando fui detenido estaba almorzando en una parrillada céntrica, en el mostrador, en marzo de 1976. Dos agentes vestidos de particular se apersonaron, preguntaron mi nombre y me obligaron a dejar lo poco que quedaba de un churrasco con papas fritas. Minutos después, en las dependencias de Inteligencia y Enlace (Departamento 5), al mando del Comisario Benítez, pretendieron, sin éxito, que comiera lo que acababa de vomitar, aquel almuerzo interrumpido».

«Estuve colgado, desnudo, tomado con cuerdas desde las muñecas envueltas en trapos para evitar huellas futuras […] Participaban de la sesión unas cuatro o cinco personas a juzgar por las voces y el manipuleo de la tabla. Quizás sorprenda que comente que no me resultaba tan dramático tragar agua hasta pensar en morir, como cuando me sacaban la cabeza pero no me dejaban respirar inmediatamente, presionando la capucha. 

[…] Es poco lo que recuerdo de los días inmediatos posteriores. Algunas escenas como cuando estaba en un piso, boca abajo, y me dieron un inyectable. Recuerdo que grité, o me pareció gritar, que no cantaría y que tampoco lo haría con pentotal y me contestaron que se trataba de un calmante. […] También pude constatar la presencia en todo ese período de Jorge Guldenzoph, el de la Secta Moon, a quien también conocía de antes. Recuerdo particularmente que discutía con otros oficiales y les insistía sobre la necesidad de dotar a los jóvenes de Secundaria de una ideología, que no bastaba con perseguir a los comunistas. Según información posterior que pude obtener, esta persona que creo fue la que corroboró mi identidad desde la acera, según conté al principio, participó en el Congreso que realizó la Secta Moon el pasado mes de marzo de 1984».


Testimonio de Alberto Grille


Alberto Grille, fue detenido junto a Ofelia Fernández.

«Hacía días que estaba de pie, encapuchado y cada vez más desorientado. No sabía lo que había alrededor; quería caminar y al mover ligeramente los pies, tropezaba con cuerpos que descansaban pesadamente en el suelo. […]No había ingerido ningún alimento, ni tomado líquido alguno desde mi detención. ¿Cuánto tiempo había pasado desde que vi a Alba y a los gurises por última vez? ¿Doce horas, un día acaso, dos? 

[…] Había pasado mucho tiempo. ¡Estaba tan confuso! Rememoraba las horas pasadas: los golpes, el submarino, el dolor terrible del primer diente roto, los gritos desesperados de Ofelia y su resistencia invencible, la cara amoratada de Roberto, el llanto del bebé de Kaliopi, el rostro sonriente del Charleta Guldenzoph. […]De pronto, un golpe, otro; con un palo me golpeaban los genitales; me ajustan los brazos a la espalda, me golpean la cara contra la pared. ¿Cuándo y de dónde viene el próximo golpe? Trato de esquivarlos sin éxito: uno, dos, tres, veinte, treinta puñetazos. Empiezo a familiarizarme con las voces de los torturadores. Conozco al Charleta, a Pressa, al Oreja, al que también llaman Negro Rubio. 



[…] Pasé la noche de plantón; sentí la voz de Pressa y del ‘capitán’ Guldenzoph mientras interrogan a Ofelia. 
Me siento descansado, algo más lúcido, aunque con el cuerpo y los pies muy inflamados. Me duele la boca y los brazos; casi no los siento. Comienzan a llegar los tiras. Uno me agarra la camisa y me empuja; me caigo y me patea; me llevan en un ascensor a un lugar oscuro. ¡Dios mío! Estoy en el sótano de la calle Maldonado; todo está oscuro; tropiezo con escombros y arena; no veo nada; tengo miedo; ¡ahora sí tengo miedo! estoy solo; ni siquiera la compañía de los compañeros encapuchados, los compañeros de infortunio. 
Me acercan a una pileta o a una bañera. No veo nada; hay una gran oscuridad y mucha humedad. Percibo las voces de un grupo de personas entre los que se destacan inconfundibles el Charleta y Pressa[…] Me quitan la ropa y me acuestan boca abajo sobre una chapa de metal. Me amarran a ella y la chapa comienza a bascular. Me introducen una y otra vez en el agua podrida». 

Testimonio de una detenida que fue violada por el Charleta

«Fui detenida el 10 de junio de 1983 […] Yo tenía 21 años. Eran las 8 horas y yo estaba sola; mi compañero estaba trabajando. Tocaron timbre y al abrir había dos tipos que después de entrar […] empujándome e identificándose como policías: uno de ellos un tal  Rodrigo […] y el otro recuerdo su cara pero no tengo datos. Inmediatamente empiezan a revolver todo con bastante violencia. Al encontrar material me piden explicaciones y me dicen que me van a llevar con ellos. Pido para avisar a mi familia y me dicen que ellos lo van a hacer. […]Soy llevada en una camioneta de la policía a Maldonado y Paraguay, 2do piso. Allí me llevan a un escritorio casi a la entrada y veo a otro tipo alias el Comisario, (seguramente Benítez), que nuevamente me pide explicaciones. 

[…] De madrugada, un tal Alexis me saca del calabozo y me lleva por segunda vez a Maldonado. Allí me llevan al escritorio del día anterior y el Comisario me dice que hable. Ahí mismo me encapuchan. Me sacan los cordones de los zapatos y me empujan de un lado a otro para marearme. Termino en un lugar creo que el fondo del 2do piso. Allí comienzan a interrogarme, me desnudan y me cuelgan de las muñecas, brazos hacia atrás. Estando así me manosean […] Me hacen submarino con agua y luego con capucha de nylon o algo así. Estando colgada y agarrada por 2 o 3 tipos me violan por el ano y la vagina, primero con un palo y luego uno de ellos, produciéndome lastimaduras y pequeñas hemorragias en el intestino, que me duran como 10 días. 


[…] A partir de aquí sólo tengo contacto con Rodrigo, Alexis y el Jefe y guardia policial femenina. Además de un médico que me toma el pulso y me ausculta el mismo 13 de junio. Me dejan todo el día en un cuarto y me hacen escuchar la tortura o grabación de la tortura de mi compañero. Esto se repite al otro día por un rato». 

Germán Araújo añade: 

«Este es el testimonio de una joven valiente, uruguaya, demócrata, luchadora, que busca y exige de nosotros que contribuyamos a la Justicia. Sobre ese alias Rodrigo, ella dice más adelante que trabaja en Inteligencia desde hace diez años y que estando en el penal nos llega un diario Últimas Noticias del 26 de abril de 1984, página 23, en el que aparece su foto y su nombre: José Antonio Puppo, el cual es reconocido separadamente por Virginia Michoelson, Paula Laborde y yo. 

Rodrigo no era otro que Jorge Guldenzoph (a) Charleta[…] Nosotros hemos tenido en nuestras manos esa foto donde estaba el señor Puppo con su esposa. Todo esto parece increíble, señor Presidente, pero sucedió en nuestro país. Y no sólo a esta joven señora. ¿Podemos olvidar todo esto?»




La carrera de la impunidad


En los años 1980 y 1981, formando parte del aparato represivo, el Charleta fue considerado uno de los mejores cuadros de la DII y prestó servicios especiales a unidades de la CIA.


En los años ochenta operó bajo el seudónimo de Pancho, en la DII – “asuntos gremiales” junto a Carlos Ramírez (alias el Facho, agente del Departamento 2 en la época de Bonaudi), bajo las órdenes del Caballo Tellechea.


Ya sobre el final de la dictadura, en el año 1983, operó como agente de la Dirección de Información e Inteligencia y en esas mismas dependencias participó en la violación de un grupo de adolescentes, detenidos cuando organizaban un paro estudiantil. Allí ocurrieron atroces actos de vejación; se utilizaron perros bajo la atenta supervisión de al menos un oficial de origen norteamericano 2

Fue autor, junto con el tristemente célebre Castiglioni, del libro titulado UJC: escuela de comunismo, editado por la propia DII-Ministerio del Interior y usado como manual de aprendizaje para los cursos de especialización en ‘Inteligencia’. Tanto es así que los servicios de información italianos manifestaron su interés en contar con su colaboración, opinando que“[...]se trata de un profundo conocedor acerca de cómo combatir al comunismo y las organizaciones de conspiradores”3

En 1985 integró un equipo parapolicial denominado El Combo, vinculado con la CIA, al que, por esos días, se le encargó la tarea de hacer seguimientos y escuchas a una delegación de diplomáticos cubanos llegados al país con el motivo de discutir el restablecimiento de relaciones. La delegación cubana se alojó en el Hotel Internacional de Montevideo (calle Colonia entre Andes y Florida). El Combo tenía la misión de instalar micrófonos en las habitaciones y ‘pinchar’ sus teléfonos. La misión fue cumplida. A los efectos y por intermedio del Charleta Guldenzoph que consiguió una lujosa habitación en el noveno piso del Victoria Plaza Hotel, en la cual El Combo instaló su centralita: un sofisticado sistema de escucha de aquellos micrófonos. 

En el libro 15 años en el Infierno, el exagente de la DII José Calace cuenta lo siguiente:
«[…] estando a punto de realizarse un gran acto del Partido Comunista en el Franzini, se le apersonó el Judío Jorge Vázquez, le entregó una granada norteamericana que dijo haberla obtenido de la Embajada y me pidió que la arrojara en dicho acto. La tomé pero nunca la arrojé [...] me la llevé para mi casa y aún la tengo[…]» El agente disidente expresa en su libro: «El pueblo uruguayo debería cobrar buena y cabal conciencia del peligro que implica tanto cipayismo […] Uno de los que más trabajó allí fue el Gordo Ríbori quien intentó cambiar un billete falso de 500 dólares en la caja del hotel y se produjo un gran escándalo […] pero al final lograron taparlo porque el Gordo los amenazó con deschavar todo el operativo que se había montado con la complicidad de los dueños y funcionarios del hotel […]» 


Calace destaca también que« […] de la ‘Sección Información’ (donde funciona Jorge Pancho Guldenzoph, alias el Charleta, depende la seguridad en CUTCSA y en la Asociación Española de Socorros Mutuos (empresas que de hecho, forman parte del escalafón en que se basa la estructura de la DII […]»
Y agrega: « […] cuando las elecciones de 1984 los gremialistas en conflicto habían colocado un cartel en la puerta del Sanatorio que decía: “La Española hambrea a sus funcionarios”[…] Vinieron y me dijeron “¿Cuánto me cobrás por sacar el cartel?”. Les dije que 50 mil nuevos pesos [...] “Dale pa delante”, y se hizo. Según me explicaron después, se trataba de que iba a haber un acontecimiento importante en La Española y Magurno quería evitar que los asistentes vieran aquel cartel […] Fui al Sanatorio y le dije a los sindicalistas que estaban en la puerta: “Vengo de la FUS, soy pintor de letras y me encargaron un cartel mejor […]me voy a tener que llevar éste para utilizar los materiales y luego les traigo el otro”. […] Me gané los 50 mil nuevos pesos que pasé a cobrar en el mismo Sanatorio contra firma de recibo». 

« [...] Además, como Magurno es dueño de la farmacia Crillón, la que está cerca del Sanatorio, cada vez que hay conflicto [...] la DII manda custodia para la farmacia como si fuera un organismo estatal [...] y de quien disponemos de mucha más información para compartir en próximas notas».

Oficialmente fue un colaborador activo de la Dirección Nacional de Información e Inteligencia hasta 1982, aunque años más tarde el gobierno de Julio María Sanguinetti reconoció que estuvo activo hasta fines de 1996.


Fuentes policiales consultadas por BRECHA, entre otros medios, indicaron que es probable que permanezca vinculado a la ‘comunidad de inteligencia’.
Las denuncias de Germán Araújo de 1985 están más que confirmadas.




La Omertá lo ampara


El informe de la Comisión para la Paz explicita que Jorge Martínez Horminoguez, Marta Beatriz Severo Barreto y Carlos Baldomiro Severo Barreto fueron posiblemente trasladados después del día 18 mayo de 1978, con destino final desconocido. 


Declaraciones del Charleta


Este es el testimonio del torturador Jorge Guldenzoph (figura en fs. 3874 a 3879, expediente sobre DNII), donde el Charleta, sin vacilar, negó haber conocido a Ary Severo Barreto, alias el Tatú. 

«De las fotos de gente que está desaparecida, no conozco a ninguno, con ninguno de ellos tuve contacto en su condición de detenido».

«No conocí nunca a Ary Severo, ni sé de eso de la casa».

«Yo fui a La Tablada enviado por Castiglioni, 1 o 2 veces para leer un conjunto de actas de ellos, los que operaban en La Tablada, no querían dar copias... Recuerdo que traté con el coronel Rama y con el capitán Jorge Silveira, que era quien a veces iba a la Dirección en representación del OCOA».

«Yo iba muy puntualmente a La Tablada, sólo cuando Castiglioni me mandaba, él tenía gran desconfianza de todos los militares, porque él estaba trabajando para la vuelta de Pacheco y en los militares se había producido el incidente de la publicaciones que se remitieron con el título de El Talero, donde se enviaron cartas a muchas personas y Castiglioni me dijo que Álvarez, que había asumido como Comandante en Jefe, estaba preparando su camino para la Presidencia de la República».



Reverendo Empresario
Las actividades del señor...



El repudiable currículo de Guldenzoph no termina en la dictadura. Desde 1985 reapareció como un próspero empresario.


En los años noventa trepó a puestos de jerarquía en la Secta Moon, llegando a la dirección de Últimas Noticias (eximprenta Polo). Fue editorialista, columnista y vicepresidente del directorio de este periódico.


En representación de dicha secta, en 2007, fue recibido en presidencia por Tabaré Vázquez (reunión de la que consta amplio registro fotográfico), ocasión en la que Guldenzoph le obsequió, al entonces presidente, una lancha.

«El compromiso de Vázquez con la secta se había concretado, poco antes de esa fotografía indiscreta (¡qué poco tacto, el del Charleta!) cuando, a instancias del secretario de la Presidencia Gonzalo Fernández, abogado él de los moonies, decidió pagar 25 millones de dólares a Free Port, dando por perdido un juicio que los abogados del Ministerio de Transporte y el propio Ministro Rossi, creían ganado». 4 



En la secta Moon, con sus diarios, sus hoteles, sus plantaciones forestales y el Banco de Crédito, se acumuló una importante influencia en círculos políticos, económicos y empresariales. Para la secta, fue fácil proyectar al Charleta como un representante destacado del emporio de intereses, bendecido muchas veces con fotografías que lo muestran a la diestra del reverendo.


Como empresario en alza disertó en el Hotel Radisson sobre genética, reuniendo a varios millonarios tras la obsesión de la eterna juventud.


Un siniestro personaje, de mucha guita.


Empresario de la prensa y predicador de la Secta Moon se ha movido en esferas diplomáticas. Sin escrúpulos, como reverendo ha disertado en ámbitos religiosos sobre la importancia de los valores familiares y del lugar de la educación en la sociedad.

En una oratoria en el Victoria Plaza cerró su intervención con una frase que bien puede resumir su mentalidad policíaca: « [...] las sociedades se enfrentan a una coyuntura histórica de enorme gravedad, y al igual que quien debe desarmar una bomba, debemos saber exactamente cuál es la ‘ruta’ que nos conduce al corazón del dispositivo, y cuál es el ‘cable’ que debemos cortar para detener el mecanismo que irremediablemente conduce a la explosión».



Fue secretario general de la Federación para Salvar la Nueva Nación y del Movimiento Pro Verdaderas Familias, dos organismos de corte religioso dentro de la secta.


Presidió CAUSA, un movimiento político antimarxista, considerado el ala política de la organización del reverendo Moon.


En agosto de 2012, bajo el título “Luna Menguante” publicada en el Semanario Brecha, se señala que:

«Algunas de las explicaciones para que el diario de la secta coreana haya dejado de existir hay que encontrarlas en el declive del hotel Radisson Victoria Plaza, que se encuentra en plena reestructura y mensualmente inyectaba 50 mil dólares en la publicación. Las negociaciones se encaminan hacia al final con la desocupación de la redacción, previo acuerdo entre las partes».

¿Fue o sigue siendo...?


• Presidente de la Conferencia del Liderazgo Nacional (Uruguay).
• Presidente Fundador del Movimiento Compromiso Ciudadano (Uruguay).
• Codirector de Misión Presidencial Latinoamérica.
• Vicepresidente, editorialista y columnista de opinión del diario Últimas Noticias.
• Conferencista nacional e internacional sobre temas de religión, espiritualidad, valores, educación y política internacional. (Ha brindado disertaciones en más de 1.500 seminarios en unas cuarenta ciudades de Uruguay y en Argentina, Chile, Paraguay, Perú, Brasil y EE.UU.)
• Exsíndico del Banco de Crédito.
• Ha escrito más de mil artículos y dos libros, cinco ensayos y tres manuales de educación.
• Trabajó diez años en la agencia de noticias UPI como editor de noticias de política y finanzas internacionales y como corresponsal para Uruguay y Paraguay.
• Ha representado a varias Fundaciones Internacionales en el Uruguay y es, desde hace años, consultor sobre Asuntos Latinoamericanos para grupos y personalidades extranjeras.
• Los servicios de información italianos han manifestado su interés en contar con su colaboración; opinan que es un profundo conocedor acerca de cómo combatir el comunismo y las organizaciones de conspiradores.




Sospechas fundadas Sobre este siniestro y poderoso personaje Jorge Guldenzoph, alias el Charleta, al igual que en el caso del Cabo Anselmo en Brasil o Amodio en Uruguay, hay diversos testimonios y diferentes interpretaciones de lo que fue realmente por parte de quienes lo conocieron y luego lo sufrieron en la represión y la tortura que él coordinó e infligió.

¿Operó desde el inicio como infiltrado en el Partido Comunista?

¿Era del equipo de agentes de la DNII (Dirección Nacional de Información e Inteligencia), infiltrado desde 1970?

De lo que no hay dudas es que es un tipo siniestro, aunque todos creían que era un militante comunista.

¿Se metió en la estructura para armar el organigrama? Él lo documentó en un cuadernillo en el que registró la estructura, el comportamiento y quiénes integraban la UJC y el PC, información que luego usó la DNII para detener, torturar y encarcelar.

Ese cuadernillo se presentó como prueba en una de las denuncias contra el Charleta y la DNII, (donde también operaba Miguel Zuluaga).

En determinado momento los detenidos en la DNII lo empiezan a ver en las sesiones de tortura pero operando para la policía, incluso con grado de capitán...

Las víctimas afirman que Guldenzoph actuaba con sadismo, bajo un manto de total impunidad y que disfrutaba quitándoles la capucha a los prisioneros para que, por unos segundos, reconocieran a su verdugo.

Este ‘reverendo ortiva’ genera muchas interrogantes que necesitan ser respondidas, entre ellas las preguntas de los periodistas Carlos Peláez y Samuel Blixen: ¿cómo, siendo Jorge Guldenzoph, el Charleta, un sádico torturador y violador, no ha sido todavía procesado por la justicia?

No olvidemos que cuando fue interrogado por magistrados, admitió algunas de las numerosas acusaciones que penden sobre él. La fiscal Ana María Tellechea solicitó a la jueza penal de 9no turno, Blanca Rieiro, el procesamiento del Charleta por el delito de torturas, en una causa que se habría iniciado en 2013.

Este ‘esmerado discípulo’ tiene varios méritos, superando a sus ‘maestros de tortura’.

Como algunos otros, es traidor a la organización a la que pertenecía y verdugo de sus antiguos compañeros.

En este prontuario queda claro que no se necesita ser militar para gozar de la impunidad; policías y civiles de la dictadura y del Terrorismo de Estado, también están amparados.

Este represor que se mueve entre ‘alfombras perfumadas’ es acusado de violar adolescentes, de torturar y desaparecer personas.

A Guldenzoph no lo ampara la Ley de Impunidad; sin embargo hoy sigue libre y sin condena.



Notas: 1 - Extracto de la intervención de Germán Araújo en el Senado, en julio de 1985. 2 - La denuncia fue publicada por Samuel Blixen (semanario Brecha), Carlos Peláez (Nueva Tribuna) y Carta Popular. 3 - La información corresponde a los testimonios del exagente de la DII José Calace en el libro 15 años en el Infierno. 4 - Extracto de un artículo del Semanario Brecha: "Un torturador de alfombra roja", publicado el 26 de noviembre de 2015.







sábado, 8 de diciembre de 2018

La unidad de los que luchan (videos)



 Una extensa y rica jornada ayer en el Atenas. Mucho para meditar y para actuar. Gracias al casi centenar de personas que hicieron su trabajo, intelectual y material, para que el Encuentro fuera posible y exitoso.

>>> Territorios en disputa




Con Al costado de la vía, Rambla sur, pescadores del Río Negro, el tren de UPM y el análisis económico del contrato de UPM con Willam Yohai


>>>   Bancarización obligatoria




Con Lorena Lavecchia de AEBU, Marcelo Gomez Grecco y  Nicolás Alvarez Moya.


Con José Rocca economista


>>>  La tierra




Con Mario Thedy de la Mesa Nacional de colonos


>>> Contrato UPM2


Hoenir Sarthou


Marcelo Marchese


Teivo Teivainen sobre UPM2.  Profesor de la Universidad de Heslinki, Finlandia.
Magistral!!!  UPM2 visto con la óptica desde Finlandia. No se pierdan cuando habla de la delegacion Uruguaya con Tabaré Vazquez y Fernando Pereira.














La mentira oficial de un asesinato en el infierno




Además del comunicado el Ministerio del Interior publicó en su momento un audio del director del Instituto Nacional de Rehabilitación, Gonzalo Larrosa, en el que decía lo siguiente: 
"Los incidentes comenzaron sobre las 22 horas hubo varios internos llamando a la guardia, supuestamente había un interno que estaba lastimado, que había sido agredido por otro. En eso suben los policías y resulta que había como 8 presos en la vuelta ahí esperándolos, que habían roto la celda y estaban esperando ahí a la Policía. Se intervino, se logra controlar la situación. No hubo policías heridos, en realidad no llegaron nunca a un enfrentamiento, había un interno que tenía una herida por corte de arma blanca y minutos después cuando fue llevado a enfermería, falleció. Se incautaron cortes, se hizo requisa en esa zona, en esas celdas, por la hora de la noche no se hizo todo el sector, pero sí dónde habían roto esas celdas. Se distribuyó a los internos a otros sectores para arreglar lo que habían roto. Se sigue investigando, se dio cuenta a la Fiscalía. Se sigue investigando en el día de hoy porque hay por lo menos tres imputados, aparentemente los que lo lesionaron, pero eso se está estudiando ahora y recabando información para dar con cuál de los tres que son los señalados es en definitiva el matador ¿no? Por momentos eso, que se sigue investigando, trabajando sobre el hecho para investigar a los agresores"





>>> Informe de la muerte ocurrida en la Unidad nr3 del Penal de Libertad

Una investigación del comisionado parlamentario para el sistema carcelario Juan Miguel Petit determinó que la guardia del penal de Libertad mató de un escopetazo a un recluso del celdario 1 mientras sofocaba una reyerta generada el 9 de octubre.





>>> Lo dejaron morir

Venancio Acosta
Betania Núñez
7 diciembre, 2018





Llamaron a las ocho y media de la mañana. Leonor recibió la noticia y sólo atinó a colgar el teléfono. El mismo aviso, a Gustavo lo paralizó; sus compañeros de trabajo lo llevaron de apuro desde el puerto de Montevideo a la ciudad de La Paz, donde vive con su esposa. Sosteniendo el aparato en un temblor, llamó al penal de Libertad y articuló, como pudo, las preguntas necesarias. “Ajuste de cuentas entre reclusos”, fue la explicación que recibió luego de que le dijeran que a su hijo lo había apuñalado otro preso, y que por eso había muerto. Ese mismo día, añadieron del otro lado, trasladarían el cuerpo a la morgue judicial.
En realidad, Carlos Alberto Núñez murió en la madrugada del miércoles 10 de octubre a causa de un tiro que lo alcanzó en la espalda, efectuado a corta distancia por un policía del penal de Libertad. El “Pato” –como lo llamaban– había cumplido 40 años en setiembre. Estuvo preso en Punta de Rieles y luego lo trasladaron al penal, un infierno del que pensaba largarse a fin de mes, al terminar de cumplir su pena. Lo abandonó, en cambio, por el disparo cobarde de la guardia, después de exigir auxilio médico inútilmente, pálido y empapado en sangre, desde el fondo de un calabozo.
Los padres de Carlos, en tanto, supieron esa verdad de boca de los propios presos, que se las arreglaron para hacerles llegar la versión no oficial de lo ocurrido. Ese mismo día el país desayunaba con la noticia de que Núñez había sido apuñalado y tres reclusos eran los sospechosos. El ahora ex director del Instituto Nacional de Rehabilitación (INR) Gonzalo Larrosa –al repetir la información que recibió desde el penal– trasmitió minuciosamente algo que nunca sucedió. Y el propio Ministerio del Interior (MI) desde su Unidad de Comunicación amplificó a los cuatro vientos una noticia falsa.
Una semana después de la muerte de Carlos, Gustavo y Leonor se pusieron en contacto con el comisionado parlamentario, Juan Miguel Petit, que también había sido alertado por los internos de que algo andaba mal con la versión oficial. Y a fines de noviembre lograron presentarse ante Cesare Cingia, fiscal de Libertad, para constituirse como víctimas y ver el expediente judicial. El velo se descorría públicamente, pero el daño ya estaba hecho. Nadie del INR ni del ministerio los volvió a llamar.
UNA FILMACIÓN. Una planchada de 70 metros de largo, y a un lado y otro, las celdas de los 50 presos del sector 3º B. Algunos forzaron los barrotes y 20 lograron salir al pasillo. En los dos extremos, protegidos por rejas, los guardias respondieron con armas de munición de baja letalidad y gases lacrimógenos. La escena fue al comienzo una repetición de lo que ocurre habitualmente en el Celdario 1 del penal. El clima había estado caldeado desde temprano –varios reclamaban en ese momento por un compañero herido en el ojo por un perdigón– y esa era la última represión de la noche. Se dispararon, según reconocieron luego los propios funcionarios, más de cien cartuchos.
La reconstrucción realizada por Petit fue informada a la Comisión Especial para el Seguimiento de la Situación Carcelaria, del Parlamento, el jueves 29 de noviembre: “Los gritos, las roturas, los múltiples disparos desde los dos extremos de la planchada, los gases lacrimógenos, el ladrido de los perros de la custodia y el movimiento de personas en la planchada provocaron un caos generalizado”.
Carlos se acercó a uno de los extremos para entregarse. Según contaron otros presos que lo veían desde sus celdas, la guardia le indicó que se diera vuelta, pusiera las manos en la nuca y se hincara. Ahí fue que a Carlos, de espaldas y a corta distancia, le dispararon y cayó al suelo: mientras se retorcía, gritaba que le habían tirado con “una bala de verdad”. En realidad, la munición que le perforó el bazo y fue extraída del cuerpo durante la autopsia era, según el informe de balística, un proyectil de gas lacrimógeno.
La única filmación disponible arranca luego de que Carlos ya estuviera herido y tirado en el piso, y fue hecha por la cámara Go Pro de un oficial del Grupo Especial de Operaciones Penitenciarias (GEOP). En el registro se ve y escucha al jefe del operativo mientras ordena que se detengan las grabaciones, pero como la cámara Go Pro no fue apagada y continuó filmando otros 40 minutos, también se distingue a dos policías que pasan al lado de Carlos y le pegan, cada uno, una patada. Sin embargo, cuando dos días después fue entrevistado por Petit, el jefe del operativo sostuvo que “recién vieron que había un herido grave cuando en el servicio médico tuvieron noticias de que había un interno fallecido”, tal como lo reprodujo el comisionado en su informe al Parlamento.
Petit redactó que todo indica que Carlos “murió a raíz de un disparo de escopeta con munición no letal pero hecho a muy corta distancia, realizado innecesaria e irregularmente cuando se encontraba indefenso y sin posibilidad alguna de agredir a nadie, ya que una reja lo separaba del personal policial”.
DEL ARMA BLANCA AL PROYECTIL. Carlos llegó al centro médico del penal caminando, aunque había estado casi dos horas desangrándose, primero tirado en el mismo lugar en el que le dispararon, luego en un calabozo de la planta baja al que lo trasladaron. La doctora y los dos enfermeros de guardia intentaron reanimarlo durante media hora, desde que llegó al centro y hasta su muerte. En la historia clínica dejaron documentado que ingresó acompañado de un policía y “empapado de sangre”, “con desasosiego”, “pálido”, “con mal estado en general”; a la herida la describieron “como hecha con un sacabocado”, “profunda” y ubicada “en la fosa lumbar izquierda”. Luego de llevar a los 20 presos que se habían amotinado en el pasillo y requerían “constatación de lesiones”, el último en ser trasladado fue Carlos. A la doctora le dijeron que le llevaban “un pinchado”, y ella en la parte superior de esa hoja de la historia clínica estampó: “Herida de arma blanca”. Si bien la médica de guardia no quiso hacer declaraciones, su coordinadora en el centro médico del penal, Sandra Torrelle, dijo a este semanario que “lo que complicó al paciente fue la espera, se demoró mucho, fue el último en ser llevado”, pero también aclaró que “la médica que estaba de guardia insiste en que era una herida de arma blanca”. El relato de que la herida había sido producida por un arma blanca se asocia automáticamente con un corte carcelario y la agresión de un preso. Sin embargo, Brecha supo que la doctora que lo atendió no insistió en esa versión cuando declaró en la fiscalía.
Pero la conclusión de que la herida había sido producida por un arma blanca se coló en la “información de urgencia” que elevaron el subdirector operativo, Darío Suárez, y el jefe de reclusión, Carlos Díaz, a las autoridades del penal, del INR y del Ministerio del Interior, pese a que, como lo señala el informe de Petit, ya habían pasado nueve días desde la muerte de Carlos. En ese marco, el comisionado aboga por mecanismos independientes en la interna del establecimiento que eviten “los conflictos de interés y subjetividades al valorar los hechos”.
Ese informe derivó en una investigación administrativa, que analiza el caso en paralelo al trabajo de la fiscalía y del comisionado. Consultadas por Brecha, algunas autoridades no quisieron hacer declaraciones, como es el caso del director del penal de Libertad, Assael Arcos, y del director interino del INR, Alberto Gadea, quienes plantearon que hasta que la investigación judicial no avance no habrá novedades en la órbita administrativa. Gadea sostuvo, además, que por el momento no corresponde el desplazamiento preventivo de ningún oficial, y que ni siquiera ha podido ver la filmación disponible del operativo.
Al cierre de esta edición, la fiscalía de Libertad continuaba las actuaciones. Las minucias forenses lograron aclarar los hechos y existen certezas en cuanto a la duración del operativo, a las armas y municiones utilizadas y a la cantidad de guardias que intervinieron. Casi la totalidad de los implicados ya declararon en la sede fiscal, gran parte de las informaciones fueron presentadas y ya se manejen los nombres de algunos policías señalados como responsables por los propios presos. No obstante, todavía no se ha podido individualizar al tirador. El universo de sospechosos se redujo cuando se determinó que el proyectil era de gas lacrimógeno, insumo con el que contaban sólo algunos guardias. De todas formas, es poco probable que haya una formalización de la acusación antes de la feria judicial mayor.
SIN EXPLICACIONES. Desde que lo habían trasladado de Punta de Rieles, Carlos había sido enfático en no recibir visitas. “Él no quería que fuéramos porque en el penal se están matando entre ellos. No quería –cuenta su padre–. Con la madre y la compañera mandábamos una caja de 25 quilos todos los meses, más de eso no se podía. Desde que lo trasladaron, nos dijo rotundamente: ‘No vengan’. Pero estaba haciendo conducta. Ya le habían notificado que salía a fin de mes.” Frente a aquel único y lapidario aviso inicial del INR que daba cuenta de la muerte, la familia se abocó con premura a ordenar lo necesario para realizar el velatorio. Al día siguiente de lo sucedido el cuerpo de Carlos había sido trasladado a la morgue judicial, y un día más tarde se realizó la autopsia. La demora y los horarios reducidos del cementerio local impidieron que lo velaran, tampoco los llamaron a reconocer el cuerpo: “Yo no sé si es mi hijo el que está ahí, yo no lo vi”, narra su madre. Además, los padres cuentan que la compañera de Carlos fue amenazada a los pocos días. Recibió dos llamadas en su celular: un desconocido le advertía que “dejara todo quieto porque le iba a salir caro”.
“Los reclusos están ahí porque algún daño le hicieron a la sociedad. ¡Pero tampoco son animales para que los maten de esa forma!” La frase retumba en la cocina silenciosa de la casa de La Paz, donde la familia aguarda –lejos de los tecnicismos judiciales– explicaciones sensatas y llamadas que nunca llegan. Ahogando los impulsos del llanto y sosteniendo la tensión del cuerpo y de la voz con el humo de un cigarrillo inquieto, su padre reclama: “Después de que se supo la verdad nunca nos llamaron. Yo quiero que el señor Bonomi nos explique él mismo lo que pasó, personalmente. Eso queremos. No queremos plata. La plata no te trae de vuelta la vida de nadie. ¡Queremos explicaciones! Porque fue injustamente muerto. ¡Ellos no están para matar a la gente! Él ya salía, salía a fin de mes. Tenía la ropa pronta para cuando saliera. El ministerio le debe una explicación muy grande a mi familia”.
La violencia en el penal y su cierre

Estructural

En el Penal de Libertad asesinaron a cinco presos desde el 13 de agosto hasta el 15 de noviembre. El último muerto no fue el Pelado Roldán, luego de él murió un preso mucho menos mediático, y justo antes, Carlos Núñez. En la estadística que lleva el comisionado, esta es la única muerte que tiene asignada la causa “violencia institucional”.
Ya en su informe anual de 2017 comunicaba que de 1.075 presos trabajaban 272, y de ellos 202 lo hacían sin ningún tipo de remuneración a cambio. Ese año el total de muertes violentas fue de nueve: siete homicidios y dos suicidios. Además, sostenía que “es una unidad totalmente contraindicada para cualquier tipo de actividad de rehabilitación: inhóspita, anómica, impersonal, deprimente y angustiante”.
Más tarde, en agosto de este año, Petit presentó junto con abogados de la Facultad de Derecho de la Universidad de la República un pedido de hábeas corpus ante el Poder Judicial, a raíz de las pésimas condiciones de reclusión de los calabozos ubicados en el Celdario 1. No había luz, agua, ni baños. No obstante, allí se había alojado a 14 presos que habían solicitado un régimen de seguridad especial, alegando que sus vidas corrían peligro por haber sido amenazados en reiteradas oportunidades. Finalmente, las autoridades del Instituto Nacional de Rehabilitación resolvieron su cierre.
Ahora, ante la muerte de Carlos, Petit sostuvo en el informe presentado el 29 de noviembre a la Comisión Especial del Parlamento: “En muchas partes del sistema penitenciario, en particular en el penal de Libertad y más en particular en el Celdario 1, la falta de funcionarios o programas dedicados a tareas socioeducativas provoca una muy mala convivencia, en la que afloran todo tipo de violencias y deshumanizaciones”, por eso apeló a que “el contexto que provocó el hecho ocurrido el 9 de octubre, su desarrollo y lo que pasó luego que ocurriera el incidente, sean ahora una señal inequívoca –por si todavía faltara una– de que es ineludible cerrar el penal de Libertad”.
El ministro del Interior, Eduardo Bonomi, ya había manifestado en junio de 2017 su intención de cerrar el Celdario 1 del penal y, aunque no puso fecha, argumentó que eso sería posible en los meses siguientes, fundamentalmente gracias a las nuevas plazas que se habilitarían con la nueva cárcel en Punta de Rieles, que fue inaugurada en enero de este año.
La reacción de la comisión especial de seguimiento

Sin explicaciones

“La verdad que me parece muy grave lo que acaba de relatar el señor comisionado. Yo estoy consternado. Lo matamos como a un perro. Reitero: ¡lo matamos como a un perro! Nosotros, el Estado uruguayo, lo mató como a un perro a este señor. Tenemos que hacernos cargo de eso”, dijo en la Comisión Especial de Seguimiento el diputado del Partido Independiente Daniel Radío, luego de la comparecencia de Petit del 29 de noviembre. Y continuó: “Además, hay un intento deliberado de ocultar eso, de esconderlo; un intento deliberado que dice que la causa de la muerte fue otra, y lo que es más triste es que el Ministerio del Interior se hace cómplice de esto, ¡se hace eco de esto! ¡Lo cuelga en la página del ministerio!”.
En la misma línea que la presidenta de la comisión –la senadora del Frente Amplio Ivonne Passada–, el diputado nacionalista Gustavo Penadés dijo sobre el final: “En la tarde de hoy, mucho más que eso –salvo por el grado de indignación y preocupación que hay– no podemos avanzar con el comisionado. Sí lo vamos a poder hacer con las autoridades del Ministerio del Interior el jueves próximo”.
Pero en el correr de la semana el ministro Eduardo Bonomi suspendió su comparecencia ante la comisión, ya que el martes se presentó una moción de censura en su contra, que será considerada el jueves que viene. El argumento para justificar la ausencia no convenció a los legisladores, al menos a los de la oposición que integran la comisión.