viernes, 8 de febrero de 2019

El “sospechoso” reconocimiento

de Sanguinetti y Lacalle a Juan Guaidó


Roger Rodriguez·Jueves, 7 de febrero de 2019


Sanguinetti y Lacalle reconocieron a Guaidó nueve días antes de que se autoproclamara. Firmaron una carta del Grupo IDEA, financiado por el prófugo banquero Nelson J. Mezerhane Grosen, requerido por un desfalco en Venezuela. Los dos ex mandatarios uruguayos también están vinculados al grupo UnoAmérica del terrorista Alejandro Peña Esclusa. Sombras del asesinato de un fiscal y de una fachada de la CIA en el contexto de la campaña contra Maduro.

Guaidó se autoproclamó 9 días después de reconocerlo IDEA.



La carta de reconocimiento a Juan Guaidó que Julio M. Sanguinetti y Luis A. Lacalle, como otros ex mandatarios, firmaron el 14 de enero (1), nueve días antes de que el diputado opositor se declarara “presidente encargado” de Venezuela (2), fue una propuesta del Grupo “Iniciativa Democrática de España y las Américas” (IDEA) (3).

El banquero Nelson J. Mezerhane Gosen


DEA está patrocinada por la Fundación IDEA-Democrática, institución que preside el prófugo venezolano Nelson J. Mezerhane Gosen (4) director del Diario Las Américas (donde es editorialista el ex director de Búsqueda, Danilo Arbilla) y el ex canciller Asdrúbal Aguiar (5), quien en 1998, casualmente, también fue “presidente encargado” de Venezuela hasta la primera asunción de Hugo Chávez.

Nelson J. Mezerhane Gosen integra el Consejo del Instituto Atlántico de Gobierno (6) creado por el ex presidente español José María Aznar en 2015, que también integran Ernesto Zedillo (ex presidente de México), Mario Vargas Llosa (escritor de Perú), Dionisio Gutiérrez (Fundación Libertad y Desarrollo), Raúl Diez Canseco (ex vicepresidente de Perú), Abel Matutes (ex canciller español), Borja Prado (Endesa), Luis Enrique García (Comisión Andina de Fomento), Alfonso Romo (Grupo Plenus), Antonio Brufau (Repsol), María Dolores Dancausa (Bankinter), Antonio Huertas (Mapfre), Ana Paula Pessoa (Brunswick Group), Guillermo Lasso (CREO), y Bill Richardson (gobernador del Estado de Nuevo México), entre otros (7). 
Mezerhane, Lacalle y Luis Almagro


Mezerhane Gosen es también el presidente y principal accionista de la compañía de financiamiento colombiana Coltefinanciera (8), conglomerado de capitales de origen libanés creada en 1980 por la Organización Ardila Lulle que encabezar el empresario e industrial colombiano Carlos Ardila Lülle (9), quien para 2016 tenía un patrimonio de 5 mil millones de dólares y era considerado uno de los más ricos del mundo según la revista Forbes.
Carlos Ardila Lülle maneja un grupo (10) de más de 80 compañías con unos 40 mil puestos de trabajo en los sectores de bebidas (Heineken), telecomunicaciones (RCN Tv y La Republica, entre otros medios colombianos), agroindustrial, construcción (Skinco), automotriz (Exxonmobile), deportes (Club Atlético Nacional), aseguradoras, plástico y marketing. 
EL DESFALCO FINANCIERO
El principal rubro económico con el que se inició Nelson J. Mezerhane Gosen (también accionista de Globovisión) es el financiero, como dueño del Banco Maracaibo, la financiera Sofimara, el Banco Hipotecario de Inversión Turística de Venezuela (Inverbanco); y en 1987 adquirió el grupo financiero Cremerca (Inversión Cremerca, Banco Federal, Federal Banco Inversión, Federal Fondo del Mercado Monetario o Seguros Federal, Arrendadora Financiera Arrendaven y Blue Bank International Curacao y Trust Barbados) (ver 4).

Ahorristas del Banco Federal protestan ante Globovisión.

ue por operaciones ilegales en esta red financiera en 2010 que Mezerhane Gosen debió abandonar Venezuela y radicarse en Miami, cuando se producían las operaciones de desabastecimiento al gobierno de Hugo Chavez, en plena crisis energética. El 26 de agosto de 2010 la Sala de Casación Penal del Supremo Tribunal de Justicia venezolano dictó su Sentencia N° 396 pidiendo la extradición del criminal fugado a los Estados Unidos (11).
“Desde el pasado 30 de junio de 2010 existe la orden de aprehensión N° 007-10 en contra del ciudadano N.M.G., por el proceso penal ventilado ante ese Juzgado de Control, por la presunta comisión de los delitos de APROBACIÓN INDEBIDA DE CRÉDITOS, DISTRACCIÓN y/o APROPIACIÓN DE RECURSOS FINANCIEROS, INFORMACIÓN FINANCIERA FALSA, OCULTAMIENTO DE INFORMACIÓN EN LA DECLARACION INSTITUCIONAL, ASOCIACIÓN PARA DELINQUIR y APROVECHAMIENTO FRAUDULENTO DE FONDOS PÚBLICOS, previstos y sancionados en los artículos 431, 432 435 y 443 del Decreto con Fuerza de Ley de la Ley General de Bancos y Otras Instituciones Financieras vigente… 06 de la Ley Orgánica contra la Delincuencia Organizada, y 74 de la Ley Contra la Corrupción Respectivamente… En el caso de marras, es preciso tener presente el contenido de los artículos 250 y 251 del Código Orgánico Procesal Penal… De esta forma se evidencia la concurrencia y permanencia de los supuestos requeridos para la prevención preventiva del imputado… Todo esto hace necesario la urgencia de la Orden de Aprehensión… En consecuencia, se solicita se inicie el procedimiento de extradición del ciudadano N.M.G. (SIC)”, dice la requisitoria, donde se describe cada maniobra realizada, tras la intervención de la Superintendencia de bancos venezolana.
LA CONEXIÓN URUGUAYA
Cinco años más tarde, en agosto de 2015, el periodista José Vicente Rangel (12), vicepresidente en 2002, denunció en su columna televisiva Los Confidenciales que el Grupo Idea era la organización que financiaba “a varios dirigentes políticos opositores, expresidentes de Europa y América Latina, parlamentarios y ex embajadores” en contra del chavismo.

Juan Vicente Rangel en Los Confidenciales.

“La organización encargada de estos actos es un organismo llamado Intercambio Democrático Europa América Latina (Grupo Idea), financiado por el banquero prófugo, Nelson Mezerhane (…) El Nuevo Herald de Miami, el Diario de las Américas y el Doral News, están involucrados este tipo de financiamientos, puesto que la mediática internacional, siempre ha jugado un papel fundamental en estos planes desestabilizadores”, señaló Rangel (13).

Sanguinetti con Alejandro Peña Esclusa.

anguinetti y Lacalle están conectados a la oposición del gobierno del presidente Nicolás Maduro a través del ultraderechista venezolano Alejandro Peña Esclusa (14), preso por tenencia de explosivos con los que pretendía atentar durante las elecciones parlamentarias de setiembre de 2010. Peña Esclusa preside el conglomerado de grupos ultraderechistas asociado en la organización UnoAmérica (15).

Lacalle como observador de Idea en las Parlamentarias de 2015.

Sanguinetti fue quien cerró el congreso de UnoAmérica celebrado en Buenos Aires en setiembre de 2009 (16) y Lacalle -quien participó por IDEA como observador de las parlamentarias de 2015 (17)-, utilizó expresiones sobre los desaparecidos que el General Manuel Fernández publicó en un libro editado por UnoAmérica contra el Foro de San Pablo (18). Hugo Ferrari (autor de “Disculpe”), Andrés Merino Pacheco (hoy en el Partido de la Gente) y el mayor Enrique Mangini (uno de los miembros de la JUP que asesinó al estudiante Santiago Rodríguez Muela en 1972), son miembros de UnoAmérica (19). 
EL CRIMEN DEL FISCAL


El sábado 18 de noviembre de 2004 en Venezuela en un atentado con explosivos sobre su auto fue asesinado el fiscal Danilo Anderson, quien tenía a su cargo dos casos claves de la política de su país: el de la organización “Súmate”, sospechada de ser financiada por la CIA norteamericana y el de las movilizaciones opositoras de 2002 que provocaron muertes durante el fallido intento de golpe de Estado contra el presidente Hugo Chávez.
La muerte del fiscal venezolano (que no tuvo la trascendencia de la del argentino Alberto Nisman) ha sido denunciada como una conspiración de los grupos opositores al chavismo, financiados por grandes grupos económicos locales, alguno de ellos vinculados a la política exterior del propio gobierno estadounidense.



En el libro “Verdades del Caso Anderson” (20), el periodista Carlos Herrera sostiene que la muerte del fiscal se planificó en una boda real y lo mandaron matar los banqueros golpistas del 11 de abril de 2002, cuando Chávez fue detenido y se autoproclamó presidente Pedro Carmona Estanga (21), quien era presidente de la principal organización empresarial Fedecámaras (22).
Entre los indagados por el fiscal Anderson se incluía, junto a los afamados Henrique Capriles (23) y Leopoldo López (24), a Alejandro Peña Esclusa del Bloque Democrático y a un grupo de banqueros que habrían financiado todo el operativo; entre ellos se sospechaba al Grupo Mezerhane que ya estaría realizando maniobras fraudulentas.
Por su investigación sobre “Súmate”, Anderson ya tenía enemigos. “Súmate” era una ONG financiada por la estadounidense Fundación Nacional por la Democracia (NED) (25), que muchos asocian como una fachada de la CIA norteamericana. En realidad, Súmate realizaba una campaña activa con dinero del gobierno de EE.UU. para derrocar al presidente Chávez durante todo el proceso que luego derivó en el referéndum revocatorio de agosto de 2004 (26).
Notas:







0 comentarios:

Publicar un comentario