lunes, 20 de mayo de 2019

24 Marcha del Silencio 2019




>>> Mojadura organizada


>>> Llueve

>>> Como quizás nunca se haya visto




Culpa de la lluvia salieron los videos fallidos, esta vez mi aporte fue un desastre.


>>> Mar de paraguas






“¡Que nos digan dónde están! Contra la impunidad de ayer y hoy”

>>> Marcha del Silencio en Maldonado



Miles marcharon “contra la impunidad de ayer y hoy” en la 24ª Marcha del Silencio

21 de mayo de 2019

Entre los mensajes hubo reclamos a todos los partidos políticos.

La lluvia no fue un obstáculo. A paso lento y bajo sus paraguas, una multitud de personas se abrió paso desde la calle Jackson por la avenida 18 de Julio en reclamo de conocer el destino de los detenidos desaparecidos durante la última dictadura cívico-militar. Un año más, como cada 20 de mayo desde hace 24 años, el silencio fue penetrante y abrumador, y las manos firmes sostuvieron en alto los carteles con los rostros de los desaparecidos por el fin de la impunidad.

La consigna de Madres y Familiares de Uruguayos Detenidos Desaparecidos para esta marcha fue “¡Que nos digan dónde están! Contra la impunidad de ayer y hoy”. En su convocatoria al encuentro, la organización manifestó su rechazo a los senadores que “pusieron sus rencillas electorales por encima de lo que su investidura les reclama” en la votación de las venias del pase a retiro de los cuatro generales que integraron el Tribunal de Honor del Ejército para José Nino Gavazzo, Luis Maurente y Jorge Silveira, y que el Senado “no estuvo a la altura de lo que la República exige”. De la misma forma, condenaron “la poca transparencia” de Presidencia en el tratamiento de las actas. Familiares sostuvo que la “responsabilidad de mantener intocada la formación de las Fuerzas Armadas en una doctrina golpista y una soberbia mesiánica” corresponde a todos los gobiernos desde el fin de la dictadura.



En la marcha no faltaron los mensajes de condena a la actitud del Senado y del gobierno, y reclamos por los escasos avances en la búsqueda de desaparecidos: “Ni olvido ni perdón”, “¿Dónde están nuestros compañeros desaparecidos?”, “¿Por qué no me encuentran?”. “Los responsables de la impunidad”, decía un cartel con las fotografías de los ex presidentes Julio María Sanguinetti, Luis Alberto Lacalle, Jorge Luis Batlle y José Mujica, y el actual presidente Tabaré Vázquez. La misma pancarta añadía: “¿Qué poderosos intereses mantienen un país sin memoria ni justicia?”. También hubo críticas a los medios de comunicación “que callan” la verdad.

Cubiertos bajo un paraguas, un hombre y una mujer conversaban por lo bajo. Resaltaban la cantidad de presentes a pesar del clima, pero destacaban la ausencia de la fallecida militante de derechos humanos Luisa Cuesta y lamentaban su partida sin obtener verdad y justicia por su hijo Nebio, desaparecido en Buenos Aires el 8 de febrero de 1976, quien estaba exiliado en Argentina desde 1974. Ambos señalaron a la diaria que marchaban “por ella, por los desaparecidos y también por los que se fueron en la lucha por la verdad”. Cuesta falleció el 20 de noviembre de 2018, a los 98 años.

Escondida bajo un paraguas naranja se desplazaba lentamente una mujer anciana. Bajo el paraguas también amparaba de la lluvia la imagen en blanco y negro de su amiga Nelsa Zulema Gadea Galán, secuestrada en Chile y desaparecida desde el 19 de diciembre de 1973. “Tengo 80 años y sigo marchando. Todos los años”, comentó la señora, que expresó que continuará firme en la búsqueda de verdad. Asimismo, subrayó el particular contexto en que se desarrolló esta nueva edición de la Marcha del Silencio, y señaló que se “vienen cambios muy grandes en América Latina”.


Como todo los años, la marcha se detuvo en la plaza Libertad. Sobre uno de los costados de la plaza estaban una niña y su mamá aguardando la entonación del himno. “Vine por los desaparecidos y por una abuela”, dijo la niña, que se llama Isabella y tiene ocho años. Su mamá, Valentina, que marchaba a su lado, añadió que no tienen familiares desaparecidos, pero “es importante que todos estemos acá y sobre todo las nuevas generaciones. Ningún libro de historia les va a transmitir [a los niños y niñas] la experiencia que les estamos transmitiendo acá”. Más adelante estaba Alan, un estudiante de 17 años que vino con un grupo de amigos del liceo 15. Alan explicó a la diaria que vinieron a “apoyar a las familias” y también “para darnos cuenta de la realidad de hoy y lo que vivió el país durante la dictadura”. “Nosotros no lo vivimos, pero estamos acá para concientizarnos y formarnos en lo que sucedió y puede llegar a pasar”, explicó.

>>> Pa la foto, se hicieron ver y nadie dijo nada.

Al final de la marcha, el senador del Frente Amplio (FA) Rafael Michelini sostuvo a la prensa que esta Marcha del Silencio es “heroica, contra viento y marea”. “Una marcha inmensa pidiendo verdad, justicia, memoria y nunca más terrorismo de Estado, pidiendo dónde están los desaparecidos”, añadió. También estuvieron presentes los cuatro precandidatos del FA: Daniel Martínez, Carolina Cosse, Óscar Andrade y Mario Bergara, además del ex presidente José Mujica.



>>> Sin memoria


Mujica, Topolansky y el MPP han contribuido a la versión de una guerra de dos bandos, en vez de terrorismo de Estado.
Huidobro y Mujica fueron celosos guardianes de la impunidad, de los criminales de la casta militar.
En el 2009 esta fuerza política hizo la plancha en la campaña para derogar la ley de impunidad, vimos cientos de miles de votos al MPP sin la papeleta rosada.
En el parlamento mandaron a Semproni a hacer el trabajo sucio y votar en contra. Presionaron desde el Ejecutivo para el traslado de la jueza Mariana Mota.
Mujica elaboró el discurso del "no quiero viejitos presos".
¿Y hay gente que aplaude su concurrencia a la marcha del silencio?
Pedimos memoria, clamamos justicia y aplaudimos y abrigamos sujetos que obstaculizaron todas las demandas por verdad y justicia de las organizaciones sociales.








0 comentarios:

Publicar un comentario