miércoles, 17 de febrero de 2010

Desafíos hondureños

Definición y Estructura Orgánica del Frente Nacional de Resistencia

Martes 16 de Febrero de 2010 09:30


El FNRP es una organización amplia de lucha política y social, anticapitalista, anti neoliberal, anti oligárquica, anti imperialista, anti patriarcal y anti racista que busca la transformación de las estructuras sociales, políticas, económicas, educativas y de dominación cultural, a través de la instalación de la Asamblea Nacional Constituyente, incluyente y popular, que apruebe la primera constitución política hecha por el pueblo para refundar el Estado de Honduras, eliminando las relaciones de dominación y explotación actuales y creando un sistema de justicia social que garantice el bienestar, la libertad, y dignidad de todas y todos.

Definición y Estructura Orgánica del Frente Nacional de Resistencia

voselsoberano.com | Martes 16 de Febrero de 2010 09:30


El FNRP es una organización amplia de lucha política y social, anticapitalista, anti neoliberal, anti oligárquica, anti imperialista, anti patriarcal y anti racista que busca la transformación de las estructuras sociales, políticas, económicas, educativas y de dominación cultural, a través de la instalación de la Asamblea Nacional Constituyente, incluyente y popular, que apruebe la primera constitución política hecha por el pueblo para refundar el Estado de Honduras, eliminando las relaciones de dominación y explotación actuales y creando un sistema de justicia social que garantice el bienestar, la libertad, y dignidad de todas y todos.

El FNRP busca profundizar la integración centroamericana y latinoamericana, y en el marco de la libre autodeterminación de los pueblos, rechaza cualquier tipo de dominación o injerencia extranjera en los asuntos internos del país.

El FNRP es un instrumento construcción de poder popular con plena independencia política e ideológica de los partidos políticos, confesiones religiosas y otras organizaciones o personas, y está integrado por movimientos populares, organizaciones sociales e instancias políticas que buscan la transformación social del país, en él están representados pobladores y pobladoras, campesinado, obreros y obreras, micro pequeños y medianos empresarios y empresarias, movimientos ambientalistas, estudiantiles, ONG progresistas, fuerzas políticas progresistas y democráticas, magisterio, profesionales, grupos de derechos humanos, jóvenes, mujeres, artistas, pueblos indígenas y negros, grupos, comunidad lésbica, gay, transexual y bisexual (LGTB), iglesias populares, migrantes y otros sectores organizados y no organizados.

El Frente Nacional de Resistencia Popular tiene como ejes fundamentales de lucha, la formación política como factor determinante para la construcción de la democrática participativa, la organización como factor clave para la consolidación de fuerzas en el nivel local, regional y nacional, la movilización permanente en defensa y protección de los derechos del pueblo.

Descripción general de la estructura orgánica.

1. Colectivos de Resistencia (Barrios, comunidades rurales, organizaciones populares, organizaciones sociales)

2. Asamblea municipal de representantes de los colectivos de Resistencia

a. Órgano ejecutivo – Coordinación de la Resistencia Municipal

3. Asamblea departamental de representantes de la Resistencia Municipal

a. Órgano ejecutivo – Coordinación de la Resistencia Departamental

4. Asamblea Nacional de representantes de Resistencia Departamental más los representantes de las fuerzas sociales y políticas (organizaciones populares, sociales y políticas)

a. Órgano ejecutivo – Coordinación Nacional


Otros apuntes de la organización

1. Cada región tendrá autonomía para definir su propia estructura orgánica interna. Mientras de recorre el proceso de consolidación de los Frentes locales, municipales y departamentales de Resistencia, se instalará una Coordinación Nacional Provisional.

2. En cada nivel de la organización estarán integrados representantes de las organizaciones populares y movimientos políticos que conforman el FNRP

3. Cada nivel de organización definirá las comisiones de trabajo que necesita para hacer su trabajo operativo.

4. La conducción de cada instancia debe ser horizontal, democrática e incluyente, respetuosa de la declaración de principios.


martes 16 de febrero de 2010

TEGUCIGALPA / 2010-02-15 / “Hay una decisión del pueblo hondureño de organizarse en la Resistencia”, dice Juan Barahona, vocero del Frente Nacional de la Resistencia Popular, (FNRP) que habla de su experiencia después de una gira por Honduras y sobre como la Resistencia organiza la gente en todo el país.

– El Frente Nacional de la Resistencia Popular, (FNRP) ha diseñado su política de partir de ahora y es la Organización, la Formación y la Movilización. En esa dinámica hemos estado viajando a diferentes lugares y departamentos del país en donde estamos organizando la Resistencia, motivando la Resistencia y en donde ya hay una estructura informando y fortaleciendo a esa estructura. Tenemos casi todo el país organizado.

Así, satisfecho, habla Juan Barahona, vocero del Frente Nacional de la Resistencia Popular, (FNRP) cuando relata de su experiencia después de que él y varios líderes nacionales del FNRP realizaron una gira por Honduras y sobre como la Resistencia organiza la gente en todo el país.

¿Que les pasa a Maldonado & Ochoa?

La información contrasta mucho lo que han venido diciendo en forma sistemática los personajes Eduardo Maldonado, José Ochoa Martínez (Globo TV 8-9 A.m.) para no hablar de los medios hondureños abiertamente hostil contra la más grande organización popular desde la huelga general el 1954. Dicen cada rato que a la Resistencia no le preocupa los problemas de la gente ahora cuando ya no este el presidente Mel Zelaya en el país. Maldonado habla como habla de siempre y sostiene, junto con José Ochoa, que la Resistencia debería preocuparse y movilizar a la gente en la calle para darle su apoyo. Dicen que no ven la Resistencia y eso a pesar que marcharon más de 300.000 hondureños el 27 de enero.

Barahona al contrario, se siente optimista por los resultados obtenidos en la gira por el país.

– Este fin de semana estuvimos en Siguatepeque en la primera asamblea nacional de Resistencia. Estuvimos discutiendo lo que es la línea política del Frente, los principios y todo su accionar. Fue una asamblea muy numerosa con una participación de aproximadamente 150 personas de todo el país donde se discutió ¿que es que vamos a hacer? ¿Cual será la línea política? Estaban también los compañeros liberales que son integrantes de la Resistencia y vamos ya definiendo, aclarando los criterios, unificando una forma y conducta el accionar.

Herramienta para la lucha popular

Sostiene Barahona que la Resistencia es un gran conglomerado de organizaciones populares, personas individuales y por ende una gran diversidad política. La organización ha crecido enormemente en fuerza y puede ser que el movimiento en dentro de poco puede llenar el vacío político que ha dejado la mortal crisis política y orgánica que viven los partidos tradicionales hondureños Liberal y Nacional que, como ilustre ejemplo, solo votaron 400.000 hondureños en las elecciones internas en noviembre del 2008 y solo de 46,7 por ciento en las elecciones el 29 de noviembre de 2009, según las cifras oficiales del Tribunal Supremo Electoral.

Pero más que un movimiento netamente electoral, la Resistencia, dice Barahona, será una herramienta para la lucha popular en donde el pueblo pueda sentirse respaldado en sus reivindicaciones económicas, sociales y políticas para lo cual una de las tareas de largo plazo es luchar para un Constituyente que pueda sacar las raíces de la injusticia y la sociedad clasista en donde un grupúsculo son los verdaderos dueños de Honduras.

Un gigante en marcha

– Es una lucha difícil pero muy positiva. Hoy en Honduras, La Resistencia es la organización más fuerte. Somos la fuerza mayoritaria en este país y lo hemos mostrado en varios momentos. El 15 de septiembre no lograron los golpistas ni siquiera llenar el estadio que tiene lugar para 35.000 personas mientras nosotros éramos miles y miles de personas en las calles.

– Y como somos la fuerza mayoritaria nos hemos convertido en una esperanza, la alternativa para generar los cambios sociales de transformaciones profundas de la estructura de nuestro país.

• Cuando los representantes de la Resistencia llega a un pequeño pueblo, aldea o caserío, ¿Cómo es el ánimo y las expectativas de la gente? A veces esa gente no figuran en los grandes medios, ni en Radio Globo y su programa de la Resistencia en la noche.

– Es sorprendente. Yo he estado en municipios que no se han movilizado a la capital por falta de recursos, donde muy pocos escuchan medios y apenas escucha una radio de un canal. Pero tiene información y están totalmente motivados. Están con la Resistencia por que cuando nosotros llegamos ellos muestran esa satisfacción, motivación y la voluntad de organizarse y manifestarse. Y eso es lo positivo en la Resistencia.

Hoy la gente se siente orgullosa de ser de la Resistencia

Dice Barahona que están construyendo una red social que de una u otra forma tiene que romper también el cerco mediático con propios recursos. Y la verdad es que esa red tiene muchos rostros. Y son necesarios los medios alternativos antagónicos contra el poder.

– En el pueblo se ha calado negativamente el golpe de estado. Hoy la gente se siente orgullosa de ser de la Resistencia y muy identificada con la Resistencia. Pero también se manifiesta ese rechazo y repudio de deprecio a los golpistas. Hoy lo que tenemos son dos fuerzas en una lucha polarizada en dos sectores que son los golpistas y los no golpistas. Se ha convertido hoy en una lucha de clases sociales. Cuando están luchando los golpistas representan los sectores oligarcas mientras la Resistencia representa los intereses del pueblo, un pueblo que no tiene medios de producción. Esto se ha convertido en una lucha de clases y hoy eso nos va a facilita la lucha y el avance por que se ha incorporado gente que no dice que “soy del tal partido”, que era lo tradicional en Honduras, ser miembro de un partido o de otro, los dos partidos oligarcas. No, la gente hoy se siente orgullosa cuando dice que “soy de la Resistencia aunque toda la vida he sido del Partido Nacional o el Partido Liberal”. La situación política y orgánica hoy en Honduras se ha cambiado.

Por Dick (texto) y Mirian Emanuelsson (cámara)

Audio, 10 min.: http://www.box.net/shared/s0r279m4p5

Según el analista Hermilo Soto, Resistencia busca el poder político

Martes, 16 de Febrero de 2010
Para el analista político y animador de procesos populares Hermilo Soto, a raíz del golpe de Estado queda claro que existen dos proyectos de sociedad: El de la oligarquía que no quiere cambios y el de la resistencia que se está gestando para transformar estructuralmente el país. Antes del 28 de junio no se miraba esta diferencia.

Soto, considera que el proyecto de país y el plan de nación es de los grupos empresariales que pretende sacar ganancia de los recursos naturales mientras que el proyecto de la resistencia plantea que los recursos sean soberanos. El proyecto dominante está bien definido mientras el proyecto transformador de resistencia está en proceso de formulación.

“La clase dominante siempre resuelve las crisis por la vía violenta, por tanto, no hay posibilidad de dialogar ni de llegar al consenso.”


La historia nos muestra que la oligarquía siempre resuelve las crisis por la violencia. Hemos tenido un golpe de Estado por cada 9 años”, dijo Soto, durante un análisis de la realidad nacional realizado en el salón de reuniones del Equipo de Reflexión, Investigación y Comunicación, ERIC-SJ.

Sobre el papel de los partidos políticos y los movimientos sociales, Hermilo Soto afirma que Los partidos políticos nunca han sido el puente entre el gobierno y la sociedad las transformaciones han sido hechas por los movimientos sociales y ha habido total ausencia de los partidos políticos.

En el marco del golpe, los partidos apoyan el golpe de Estado y los movimientos sociales se oponen. A partir del 28 de junio la demanda es el poder político ya no es un asunto gremial. Se requiere de una nueva Constitución y de una nueva institucionalidad. Necesitamos articularnos alrededor de la demanda de la constituyente. “La oligarquía está de acuerdo con nosotros en el diagnóstico de la realidad, pero cuando se ven las causas y alternativas para solucionarlas, tenemos visiones diferentes. No debemos dejarnos engañar por los diálogos y consensos de la oligarquía porque dicen los problemas pero culpan a las conquistas sociales de la crisis (estatutos, salario mínimo, rigidez de las leyes laborales, etc.)”, dice el analista.

Advierte que no hay que aceptar pequeñas cuotas de poder pues lo que buscamos es el poder político. La resistencia debe plantearse objetivos estratégicos de largo alcance. La resistencia ha tirado una consigna: Organización, formación y lucha. Esto nos plantea varios desafíos de cara a conquistar el poder político. El punto de entrada es el poder político pero en cada región se puede articular los temas locales, por ejemplo, en el Aguán el tema agrario es el que articula, en Olancho el tema del medio ambiente, etc. Un riesgo es querer trasladar de manera mecánica la experiencia gremial que tenemos. Cada grupo y gremio debe continuar con sus luchas puntuales pero articuladas alrededor de ganar el poder político como resistencia.

Recomienda la movilización permanente para defender las conquistas reivindicativas que se tienen y que están en riesgo, y para lograr el poder político. Cambiar las marchas del 1 de mayo y del 15 de septiembre, y el 28 de junio y que sean una fecha de movilización de la resistencia. Mantener el tema de la constituyente y acompañar a los grupos que plantean demandas en sus territorios. La resistencia tiene que salir de Tegucigalpa y San Pedro e ir a consulta a otros lugares del país.

DESAFIOS

Se nos plantea el desafío de desentrañar
lo que nos plantea el gobierno
de Lobo a partir de su plan
de país y de nación, que lo busca es
profundizar el modelo neoliberal.

-En el marco del golpe de Estado
se nos plantea el desafío de radicalizar
la lucha política, es decir, ir a
los problemas de raíz. No hay que
confundir lo radical con lo sectario
y excluyente.

-Es un desafío el papel de los colegios
magisteriales con la juventud
en cuanto a la creación de conciencia
crítica.

http://www.radioprogresohonduras.blogspot.com/

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada