jueves, 29 de octubre de 2020

Les interesó los desaparecidos




Daniel Rey Piuma viajó a Uruguay con documentacion importante de los desaparecidos. Daniel Rey Piuma lo dijo claramente a todos los gobiernos y a Vasquez mismo "No le interesa ni un sorete sobre los desaparecidos"


"Sólo vi y leí el expediente administrativo, sin las actas", respondió Tabaré Vázquez

 
El ex presidente respondió por escrito las preguntas que le hicieron los senadores de la Comisión de Derechos Humanos.

28 octubre 2020

 

La Comisión de Derechos Humanos del Senado recibió este miércoles las respuestas que envió el ex presidente Tabaré Vázquez sobre lo sucedido en 2006 con las confesiones realizadas por el ex militar de la dictadura Gilberto Vázquez ante un Tribunal de Honor del Ejército.
La Comisión analiza el procedimiento seguido por el gobierno de Vázquez (2005-2010) tras no denunciar ante la Justicia la confesión que hizo Gilberto Vázquez sobre los crímenes que cometió cuando servía como coronel para la dictadura (1973-1985).
Según las respuestas que envió el ex presidente a la Comisión (un documento de cinco páginas al que accedió Subrayado) Vázquez reitera que nunca leyó las actas con la confesión del ex militar porque no le fueron entregadas en ningún momento, ni le fue advertido que existían tales declaraciones.
“Sólo se me trajo en mano el expediente administrativo, individualizado con el Nº 2006.05937-9, sin las actas ni las actuaciones del Tribunal de Honor”, responde Vázquez en la página 4, en referencia al documento que le presentó la entonces ministra de Defensa Azucena Berrutti.
“Sólo vi y leí el expediente administrativo”, reitera el ex presidente en una respuesta al senador del Partido Nacional Jorge Gandini.
“Leí el expediente administrativo y fui informado al respecto por la Sra. ministra. Por los hechos delictivos en que había incurrido el militar descalificado, aquel ya se encontraba procesado por la justicia penal, donde terminó recibiendo sendas condenas a 25 y 30 años de penitenciaría, respectivamente”, respondió más adelante Vázquez, en relación a los delitos cometidos durante la dictadura por Gilberto Vázquez y por los que había sido enjuiciado.



 El expresidente Tabaré Vázquez aseguró al Parlamento que Azucena Berrutti le llevó el expediente “sin las actas”

En una videoconferencia por Zoom, el ex presidente Tabaré Vázquez aseguró que las actas no fueron enviadas a Presidencia y que los mandos militares de la época ocultaron las confesiones del represor a las autoridades de gobierno.

 




miércoles, 28 de octubre de 2020

Fue mi bala

Lo mató por la espalda

 

De acuerdo con Lacalle Pou, absolver a Machado resultaría «un contrasentido impropio del Estado de derecho, y aun del principio de separación de poderes, convalidar un fallo administrativo de carácter absolutorio en el plano de la valoración moral del señor oficial enjuiciado por sus pares, mientras este ha sido condenado por un delito de homicidio intencional a través de una sentencia firme dictada en un proceso con todas las garantías constitucionales del debido proceso».

 


TRANQUILINO MACHADO

 “Fue mi bala”, confesó el asesino de Ramón Peré, fue absuelto por el Tribunal Militar pero Lacalle Pou no homologó 

28 octubre 2020

El coronel retirado, procesado por el homicidio de Ramón Peré, aseguró que para la Justicia Militar de la época investigar el caso era un “subproducto” 

El coronel retirado Tranquilino Machado admitió ante un Tribunal de Honor del Ejército ser el responsable del asesinato del estudiante de veterinaria y militante de la UJC, Ramón Peré, el 6 de julio de 1973 pocos días después del golpe de Estado.
“Sí yo tiré y sí yo le pegué al individuo (...), yo tiré y fue mi bala y ya está”, manifestó ante los generales Miguel Giordano, Héctor Tabárez y Gerardo Fregossi –el actual comandante en jefe del Ejército– en el año 2018 en el marco de un tribunal dispuesto por el gobierno de Tabaré Vázquez.
Pese a la confesión, los generales entendieron que Machado no afectó el honor militar y en acuerdo con Guido Manini Ríos –el comandante en jefe del momento– emitieron un fallo absolutorio, que más de un año después no fue homologado por el presidente Luis Lacalle Pou, de acuerdo con el expediente del caso al que accedió El Observador a través de una solicitud de acceso a la información pública. 

 



“Los hechos no están lo suficientemente aclarados, al existir la imposibilidad de reconstruir las situaciones que, según se dice, ocurrieron hace 45 años”, estamparon los generales en un fallo en el que también señalaron que no disponían de “elementos de convicción suficientes” para aseverar que Machado había contravenido las “particulares condiciones” en las que se produjo la muerte de Peré.

Por el caso, Machado fue procesado en dos instancias en 2013 y 2014 como autor de un delito de “homicidio intencional”, pese a que su defensa siempre manifestó que se trató de un caso de “legítima defensa”.


La condena del coronel retirado por parte de la Justicia fue el argumento utilizado por Lacalle Pou para no homologar el fallo. El expediente señala que Vázquez tenía una sugerencia del ministro de Defensa, José Bayardi, para tampoco homologar.


“Las consideraciones no resultan enteramente de recibo, más allá de admitir la opinabilidad en la valoración ética del caso, en tanto la aprobación del fallo alcanzado supondría una contradicción con las bases fácticas y la valoración jurídica que emerge de un proceso jurisdiccional que, con todas las garantías del debido proceso legal, arribó a un fallo condenatorio penal firme por la comisión de un grave delito de homicidio intencional”, señaló el mandatario en la resolución. 

>>> Los hechos

La narración de los hechos señala que "el indagado T.M.B., en su calidad de Alférez del Ejército Nacional, se encontraba en compañía del entonces Sgto. C.P.T.S., vestidos de civil, realizando una recorrida en las inmediaciones de la Avda. Rivera y la calle Bustamente de esta ciudad", y que, "en dichas circunstancias avistaron a la víctima R.R.P.B. y al testigos H.M.M., quienes eran estudiantes en la Facultad de Veterinaria, siendo P. además, profesor de Histología, en ocasión en que se encontraban en la zona caminando, con la finalidad de repartir volantes en las paradas de los ómnibus y colocar "miguelitos" a dichos vehículos, como medidas de resistencia al (...) golpe de Estado; y por entender que tenían una conducta sospechosa, los siguieron caminando, provocando la huída de ambos estudiantes, lo que determinó que los persiguieran corriendo a corta distancia por la vía pública, para luego realizarles disparos con armas de fuego, impactando un proyectil del arma de M.B. en el cuerpo de P., ingresando en región dorso lumbar (espalda), paravertebral derecho, a nivel de duodécima vértebra toráxica, provocando su posterior muerte, ocurrido momentos después en el Hospital Militar".


Saravia entendió que "existen elementos de convicción suficientes de que el indagado T.M.B., en oportunidad en que se realizaba un operativo militar durante el período del gobierno cívico militar, por no acatar la voz de alto y darse a la fuga, con intención de matar, dio muerte a R.R.P.B. efectuándole un disparo con arma de fuego, ingresando el proyectil en la espalda de la víctima, por lo que será sometido al proceso penal por la Comisión en carácter de autor de un delito de homicidio muy especialmente agravado por haberlo cometido con impulso de brutal ferocidad".

 

 

lunes, 26 de octubre de 2020

Incapaz

El ministro se empieza a quedar solo, rodeado de problemas y negando las soluciones sensatas. Mientras mucha gente empieza a entender que no era tan fácil "Vivir sin miedo" 

 

 




Se fueron dos importantes jerarcas de la policía en 48 horas!! Erode Ruiz renunció en Montevideo, y fue separado del cargo Walter Porcile quien era encargado de despacho de la Jefatura de Flores.


>>> Todo comenzó cuando Larrañaga perdió el plebiscito


El año pasado en una gran manifestación contra la campaña de Larrañaga de "Vivir sin miedo", vi que estaba Leal rodeado de estudiantes. La cuestión que "Vivir sin miedo" perdió el plebiscito rotundamente. Pero la coalición por pequeño margen ganó las elecciones dandole riendas a Larrañaga para imponer su "política policial" a pesar del fracaso. Con "se acabó el recreo" se anunciaba que la "mano dura" se iba a poner en practica, no solo contra las "empresas" narcotraficantes, sino también contra el movimiento social. El represor Erodes Ruiz se vio desbordado no solamente por las multinacionales del narcotráfico (que cuentan con medios económicos y armamentisticos considerables para cualquier estado, el uruguayo, americano o europeo) Tras los telones la masonería tambien juega con sus operadores aqui y allá. El otro polo es el eclesiastico, no se cual será la proxima movida eclesiástica de Cabildo Abierto y su coalición. Mientras las fuerzas populares duermen al margen siendo víctimas de un estado de crisis.


>>> Policía desbordada



>>> Problema entre vecinos, dijo Erode Ruiz

El jefe de policía de Montevideo, Erode Ruiz, y el ex director de Convivencia y Seguridad ciudadana del anterior gobierno frenteamplista, Gustavo Leal, establecieron un "teléfono rojo" para atender situaciones de violencia en la periferia de la capital.


 
>>> Telefono rojo

La reunión entre ambos fue el viernes y ya el sábado el teléfono rojo sonó por primera vez ante un caso de desalojo a punta de pistola en el cual las víctimas le informaron a Leal que no querían hacer la denuncia por temor y desconfianza. (sigue)

Leal, en contacto con Erode Ruiz, convenció a la familia que dejó asentada la denuncia. Desocupado, Leal sigue haciendo un desgastante trabajo social ya que por redes o mediante cuidacoches que salieron de prisión, le hacen saber de situaciones violentas que viven


La movida de Ruiz deja en incómoda situación al Ministerio del Interior donde el cargo que ocupaba Leal lo ejerce Santiago González, mano derecha del ministro.

>>> En Flores bailaron un malambo

El Ministerio del Interior relevó a quien estaba en funciones como jefe de Policía de Flores después que centenares de jóvenes “le bailaran en la puerta de la Jefatura”




La movida de Ruiz deja en incómoda situación al Ministerio del Interior donde el cargo que ocupaba Leal lo ejerce Santiago González, mano derecha del ministro.

 

>>> Nene de pecho


De Brecha :  “Soy gran amigo de Bonomi”

Erode sin filtro

Ex presos políticos y activistas por los derechos humanos nucleados en Crysol y en la Plenaria Memoria y Justicia califican a Erode Ruiz como un represor. Primero, como funcionario de los cuarteles de la Cárcel Central, donde se torturaba a los detenidos de la dictadura; luego, como uno de los oficiales a cargo del operativo represivo del 24 de agosto de 1994 frente al hospital Filtro, donde las fuerzas al mando del ministro Ángel María Gianola asesinaron a Fernando Morroni y a Roberto Facal, además de herir a decenas de manifestantes.

Apenas supieron que Ruiz había sido designado como jefe de Policía de Maldonado, Crysol y Plenaria organizaron una movilización, que se concretó el 2 de marzo de 2015 frente al edificio de la jefatura fernandina. “Otra vez están condecorando y dándole premios a este individuo. Siguen condecorando a los que estuvieron en la masacre del Filtro, y el mensaje que dan es que está bien que mi hijo esté muerto; de verdad yo no entiendo nada”, declaró Norma, la mamá de Fernando Morroni, al portal local Maldonado Noticias. “No buscan justicia, y por eso tenemos el derecho y la obligación de estar aquí”, agregó la mujer, que encabezó la manifestación junto a Irma Leites y dirigentes de Crysol Maldonado.

Pero Erode seguirá insistiendo en su inocencia. Poco después del escrache, en el que no faltaron pancartas que lo marcaban como asesino, el jefe aseguró a Brecha que estaba “lejos” del lugar donde mataron a Morroni. “No tengo nada que ver con ese hecho. Procesaron a un montón de gente que sí estaba en los operativos, pero a mí no me tocaron, nunca fui al juzgado y no sé cómo viene dada la manija. Cuando el gran lío frente al hospital, yo ya estaba en el aeropuerto”, desde donde partieron los vascos Jesús María Goitia, Mikel Ibáñez y Luis Lizarralde, extraditados a España. “Dijeron que yo pasé con un patrullero a los tiros. ¿Y yo qué iba a estar haciendo ahí? Yo estuve todo el tiempo adentro del hospital porque mi función era la seguridad de los vascos, y nadie nos vio salir rumbo al aeropuerto. Es más, cuando ellos se subieron al avión esperé, el avión demoró en partir y ya era tardísimo cuando me fui a mi Seccional 23”, alegó.

Ruiz tampoco se hace cargo como cómplice de la dictadura por haber trabajado en la Cárcel Central, donde fueron confinados y torturados cientos de presos políticos. “Tenía 24 años, y si me negaba a ir, o me echaban o me mandaban a la cárcel. Incluso fui sancionado por dar visitas a familiares que no estaban autorizados a entrar al establecimiento. Eso me costó un arresto de cinco días en una oportunidad, y en otra me echaron como a un perro y me mandaron a la Seccional 12. Me hicieron un favor, porque hacía rato que me quería ir”, relató en su defensa, y aseguró que hay documentos que prueban su inocencia. “Me pregunto por qué los activistas de estos grupos que me acusan no los han buscado.”

En esa entrevista, se declaró como “un amigo del ministro Bonomi” y aseguró que, en medio de las acusaciones, el secretario de Estado le recomendó seguir “con fuerza y adelante”.

 

Leal y el jefe de Policía, Erode Ruiz, se habían reunido días antes para tratar el tema de los desalojos.

 En los últimos meses resurgió una modalidad delictiva que tuvo en vilo a varios barrios en el 2018: los grupos criminales que desalojan a familias de sus casas y ocupan las viviendas, revendiéndolas o usándolas para sus actividades.
Estos casos ocurrieron por ejemplo en Casavalle (donde actuaba el grupo Los Chingas), el complejo Quevedo de Maroñas y el complejo Talca en Las Piedras.
La semana pasada, Informativo Sarandí reportó el caso del desalojo de una mujer y su hija en Flor de Maroñas. Este sábado ocurrió un caso similar en un complejo del Ministerio de Vivienda, según reportó también Informativo Sarandí y confirmó Montevideo Portal.
El sábado de noche, a las 23:30, dos delincuentes llegaron a una casa del complejo para exigir que la desalojaran porque la habían comprado.
Uno de los criminales le puso un revólver en la cabeza al padre de familia y le dijo que el domingo a las 15 horas debían estar afuera. Luego disparó al suelo y aclaró que el próximo tiro sería al pecho.
A las 2 de la mañana la familia decidió irse y hacer una mudanza express, según el relato de Sarandí. A las 3 consiguieron un flete y comenzaron a cargar las cosas. Varios vecinos, sorprendidos por la situación, llamaron al 911 porque creyeron que estaban robando la casa.
Cuando llegaron tres patrulleros, los integrantes de la familia entraron en pánico, porque creyeron que los delincuentes, que estaban a media cuadra, podían pensar que ellos habían hecho la denuncia.
Los policías no les creían y no se iban, pero decidieron marcharse finalmente. A las 6 de la mañana la casa quedó vacía y a las 11 llegó uno de los delincuentes a pedir la llave. A la misma hora fue convocado el padre de familia a la seccional 19 para ratificar que no había ocurrido ningún robo.
Sarandí narra que la víctima se contactó con el exdirector de Convivencia, Gustavo Leal y le explicó que no quería hacer la denuncia.
De acuerdo a lo que reportó Sarandí, Leal y el jefe de Policía, Erode Ruiz, se habían reunido días antes para tratar el tema de los desalojos. Según reportaron fuentes policiales a Montevideo Portal, la reunión fue solicitada por el propio Leal, a lo que accedió Ruiz, con el objetivo de informar sobre casos de desalojo y tener un contacto más fluido.
Se logró identificar a los responsables de la extorsión en base a información de vecinos. La familia vive mientras tanto con unos parientes. La Policía está investigando el caso.

https://www.montevideo.com.uy/Noticias/Desalojaron-a-punta-de-pistola-a-una-familia-el-pasado-sabado-de-madrugada-uc768648 

 

>>> Masones vs católicos



  Larrañaga le pidió la renuncia al jefe de Policía de Montevideo
26 de octubre de 2020


La versión oficial se refiere a “diferencias de enfoque”, pero los contactos del comisario Erode Ruiz con el frenteamplista Gustavo Leal precipitaron la decisión.

El Ministerio del Interior (MI) anunció este lunes en su cuenta de Twitter la renuncia del jefe de Policía de Montevideo, el comisario retirado Erode Ruiz, y el cese en el cargo del jefe de Policía interino de Flores, Walter Porcille.

Según informaron fuentes del MI a la diaria, la renuncia de Ruiz responde a “distintos enfoques sobre la gestión de la Jefatura”, y tomó la decisión este lunes tras reunirse con el ministro del Interior, Jorge Larrañaga, y el director nacional de Policía, Diego Fernández.

En la mañana de este lunes, el periodista de radio Sarandí Gabriel Pereyra informó que el viernes 23 Ruiz inició contactos con Gustavo Leal, quien fuera director de Convivencia y Seguridad Ciudadana del último gobierno frenteamplista, por los recientes casos de desalojos a vecinos por parte de organizaciones criminales ocurridos en varios barrios de Montevideo, y señaló que este vínculo habría generado molestia en la cúpula del ministerio, lo que derivó en la renuncia de Ruiz.

Consultado por Subrayado sobre estos trascendidos, Larrañaga respondió que “hay un Ministerio del Interior y hay que cumplir con políticas coordinadas”, y fuentes del MI confirmaron a la diaria que efectivamente el canal de comunicación con el ex jerarca frenteamplista fue uno de los factores que influyeron en la decisión adoptada este lunes.

A su vez, el secretario de Presidencia, Álvaro Delgado, dijo a Subrayado que “la participación del director de Convivencia actual [Santiago González] hubiera sido importante” para evitar estas “diferencias”.

Por otra parte, el cese de Porcille se debe a la realización de una fiesta en la plaza principal de Trinidad el sábado, precisamente frente a la sede de la Policía, en la cual se violaron los protocolos sanitarios, según informó Telemundo.

El cargo de Ruiz será ocupado de forma interina por el comisario Mario D’Elía, actual subjefe de Policía de Montevideo, y Porcille será suplantado provisionalmente por el actual jefe de Policía de Durazno, Richard Marcenal.

Diálogo fluido

Gustavo Leal y Erode Ruiz tienen un diálogo fluido desde que se inició esta gestión de gobierno. Conversaron, por ejemplo, tras el asesinato de la policía Daniela da Silva, el 7 de marzo, en el barrio Nuevo Ellauri. El ex director de Convivencia aportó información para aclarar aquel caso y hasta declaró como testigo en la Fiscalía.

Otro ejemplo: hace diez días el jefe de Policía se comunicó con Leal para informarle de que había muerto Brian Ezequiel Sosa Juncal, uno de los líderes de la banda conocida como Los Chingas. Sosa, que fue asesinado de un tiro en la nuca en el pasaje 318 de Los Palomares, en Casavalle, había amenazado de muerte a Leal en marzo de 2019, tras uno de los operativos de seguridad que el MI llevó a cabo en ese barrio de la capital. Ese día, Ruiz le comunicó que una de las amenazas “había cesado”.

La última conversación entre ambos duró tres horas y fue este viernes 23 en la Jefatura de Policía de Montevideo. Ese día se llevaba a cabo la reunión semanal de los jefes de Policía, pero la terminó coordinando el subjefe, el comisario general Mario D´Elía.

El sábado temprano volvieron a hablar por un caso de desalojo a una vivienda en el barrio 19 de Abril, donde la policía investiga desde hace un mes la usurpación de casas de un complejo habitacional del Plan Juntos. Leal le transmitió que podía ayudar a que los vecinos presentaran la denuncia, y Ruiz estuvo de acuerdo.

Estas últimas comunicaciones de viernes y sábado llegaron a conocimiento de la actual cúpula del MI, que se molestaron por no estar al tanto y porque en estos movimientos no participó el actual director de Convivencia. Larrañaga se comunicó este lunes con el jefe de Policía de Montevideo y le pidió que presentara la renuncia. Explicitó su malestar por los contactos con Leal y le transmitió que ese tipo de vínculos debían ser informados a las autoridades de la cartera.

Ruiz le respondió que el jefe de Policía de Montevideo no podía informar al ministro del Interior de todos los contactos que mantiene; incluso planteó que si Larrañaga debía autorizar cada uno de esos vínculos debería “dedicarse exclusivamente a eso”. Según pudo saber la diaria, el jefe de Policía de Montevideo le enumeró a Larrañaga cuáles fueron los casos anteriores en los que Leal cooperó con investigaciones policiales durante esta administración y también le recordó que era el jerarca que habría ocupado la titularidad del MI si el Frente Amplio hubiera ganado la elección.

Ruiz ostenta uno de los rangos más altos de la Masonería dentro de la Policía; lleva 50 años como funcionario policial y es un jerarca que ha estado identificado con el Partido Nacional.

 

 

 

 

 

domingo, 25 de octubre de 2020

El suicidio de un viejo torturador


 


  Se suicidó Hugo Guillén, formalizado por delitos de lesa humanidad en Los vagones
 

24 de octubre de 2020


 

Estaba en prisión preventiva desde diciembre de 2019.

 

Uno de los tres ex policías que fueron formalizados en diciembre con prisión preventiva por la causa “Los vagones”, Hugo Guillén, se suicidó este sábado.

Guillén integró la Dirección de Investigaciones de Canelones y fue identificado por sobrevivientes como uno de los responsables de torturas en el centro clandestino Los vagones. Tanto él como Winston Vitale y Alejandro Ferreira fueron formalizados por los delitos continuados de privación de libertad, abuso de autoridad contra los detenidos y lesiones graves.

Los tres ex policías cumplían prisión preventiva en la cárcel de Domingo Arena, pero en marzo el juez de Canelones Luis Alberto Sobot les concedió la prisión domiciliaria. La defensa de los acusados presentó testimonios médicos para solicitar el beneficio por razones de salud.

La última audiencia de la causa de Los vagones fue suspendida en setiembre, mientras el juez analiza un recurso de reposición contra el fiscal especializado en delitos de lesa humanidad, Ricardo Perciballe, presentado por las defensas de los policías retirados Winston Vitale y Alejandro Ferreira.


 El centro clandestino de torturas Los Vagones del barrio Olímpico

 

Por testimonios recabados entre militantes comunistas, socialistas y sindicalistas, sabemos que a los Vagones de la Escuela de Policía iban detenidos los capturados en el eje obrero de la Ruta 5 entre la ciudad de Canelones y el límite departamental con Montevideo, así como del eje de la Ruta 11. Algunos de l os “delitos” cometidos fueron haber participado en las manifestaciones del 1º de mayo o en luchas sindicales dentro de la Federación Obrera de la Industria de la Carne y Afines para conseguir que los trabajadores de los frigoríficos industriales de Canelones tuvieran los mismos derechos que los de El Cerro de Montevideo. En momentos de detenciones masivas los vagones se quedaron pequeños y también fueron usados los baños del edificio. En este lugar las torturas desarrolladas pasaron por el mantenimiento permanente de las capuchas y los grilletes. Los ex detenidos también señalan los plantones de días, hasta el delirio o el desmayo, y sesiones de variadas torturas dentro de los vagones: golpizas, colgamientos, caballete, submarino, picana eléctrica, y sostener libros de temática política con los brazos extendidos requisados en el momento del secuestro. Algunas de estas torturas fueron vistas por los vecinos. No obstante, son varios los casos en los que los policías del lugar negaron tener allí a detenidos, ante las preguntas de los familiares, desarrollando por tanto los primeros ensayos de clandestinidad. 

Aún es pronto para poder consignar un número aproximado de secuestrados que pasaron por este lugar, aunque gracias al corpus de entrevistas realizadas podemos determinar que las principales víctimas fueron tanto militantes comunistas como socialistas, que hubo hombres y mujeres, que, aunque destacaban los detenidos jóvenes, también se secuestró y torturó a personas de avanzada edad, y que raramente habría más de 20 secuestrados a la vez. También podemos afirmar que el periodo de uso intensivo fueron los últimos meses de 1975 y el año 1976. Los testimonios para el lapso 1977-1979 son muy puntuales y aluden a un lugar prácticamente vacío. Lo que sí puede asegurarse es que Los Vagones del Barrio Olímpico estuvieron gestionados por la Policía Departamental de Canelones y supeditados a la coordinación represiva de OCOA. Esta afirmación se sustenta en la fecha de apertura coincidiendo con la Operación Morgan, el propio funcionamiento de OCOA que coordinaba a militares y policías, y las visitas que algunos oficiales de las Fuerzas Armadas hicieron al lugar para llevarse a varios secuestrados al 300 Carlos.


  “Nos tenían en un baño, todos de plantón. Cada tanto entraban, sabíamos por el olor a cigarro, y si te habías aflojado o recostado un poco a la pared, ya te daban. Los vagones se usaban para interrogatorios, en el pasillo que los separaba te colgaban con las manos hacia atrás hasta que te desmayabas”

 Eran alrededor de 15; los policías los llamaban “cerdos” o “ratas de caño”.

“El primer ablande –dice– era usarte de pelota de fútbol.” “Había un patio al que nos llevaban cuando traían a alguien de Punta Carretas. Nos sacaban de la mano con unos lentes sellados, para que no pudiéramos ver, y nos dejaban ahí unos días mientras atormentaban a los compañeros que habían traído”, relata el ex preso. También había simulacros de fusilamiento: “Te llevaban a un terreno, te decían ‘acá vinimos a fusilarte, como ya fusilamos a tu hijo’, y te mostraban una camiseta con manchas que parecían sangre”.

 https://brecha.com.uy/rastros-de-unos-vagones-perdidos/

>>>  Defensa de la tortura de Cabildo Abierto


Hugo Guillén, de 80 años, un policía retirado que cumplía prisión domiciliaria después de haber pasado 3 meses preso en Domingo Arena, acusado por violaciones a los derechos humanos, se quitó la vida en las últimas horas.

Así lo informó el diputado de Cabildo Abierto Carlos Testa a través de su cuenta de Twitter. Testa afirmó que conoció a Guillén hace más de un año y pocos meses antes «de esta pesadilla».

Agregó que se trataba de un hombre «gentil, culto y amable» pero también «muy enfermo» a quien «le costaba hablar y no podía caminar; sin embargo, al despedirme quiso ponerse de pie como se despiden los caballeros y lo hizo».

Agregó el legislador que «aunque he tenido testimonios de que la acusación que se le imputó es falsa es cosa de la justicia y eso se respeta».

Agregó que «quienes lo acusaron y están recibiendo por su procesamiento una renta de dinero, sientan en propia conciencia el juicio que la verdad y la moral les reclame».

«Para mí este asunto no terminará aquí», expresó. Por último, Testa señaló que no fue testigo de aquellos años por su edad «pero sí conocí a Hugo Guillén en el final de su vida» y agregó que «este hombre sufrió el deterioro que la prisión agregó a su enfermedad, el cual precipitó su final. Se despidió de pie, como un caballero».

Guillén, junto a los también policías retirados Winston Vitale y Alejandro Ferreira habían sido formalizados por el fiscal de lesa humanidad por crímenes cometidos en el centro de reclusión clandestino conocido como «Los Vagones».

La denuncia había sido presentada en mayo pasado por la Secretaría de Derechos Humanos de la Intendencia de Canelones y patrocinada por el Observatorio Luz Ibarburu, en el marco del nuevo Código del Proceso Penal. La defensa de los policías argumentó que, debido a la cantidad de años transcurridos, los delitos debían prescribir.

El magistrado no hizo lugar al pedido de la defensa de los policías. Las torturas, las vejaciones, las atrocidades, se produjeron aproximadamente entre los años 1968 y 1979 aunque no se descarta que haya casos por fuera de ese período del que se tienen decenas de testimonios.

Se trata la primera vez que tres funcionarios policiales fueron formalizados por delitos de lesa humanidad bajo el régimen del nuevo Código del Proceso Penal (CPP). «Con el nuevo CPP se están investigando crímenes que le interesan a la humanidad, crímenes de lesa humanidad cometidos por el aparato estatal, por funcionarios públicos», comentó el abogado denunciante Pablo Chargoñia.

>>>>   Denuncia de amenazas de Gerson Abogado y Edil.

 

 

 

 

 

 

 

 

viernes, 23 de octubre de 2020

Acomodo, amiguismo y otras yerbas




  Por Gabriel Pereyra

Uno de esos departamentos donde los votos parecen otorgar poderes que van más allá de las leyes es Colonia, allí el polémico Carlos Moreira fue reelecto a pesar de las denuncias que pesaban en su contra

 El intendente electo de Colonia, Carlos Moreira fue denunciado por cometer actos de presunta corrupción, abuso de funciones, acoso y extorsión en la concesión de pasantías en su anterior mandato. 

Sin embargo, la gente lo volvió a elegir por 5 años más. Profundizamos en la primera parte de «Acomodo, amiguismo y otras yerbas» con Hebert Márquez, Edil de Colonia por el Frente Amplio.




>>> El feudo de Antía

La gestión pasada de Enrique Antía estuvo plagada de acomodos, nepotismo e irregularidades, a pesar de lo cual el dirigente blanco fue reelecto. Profundizamos en este tema junto a la periodista Mónica Robaina, quien hace tiempo viene informando sobre estas irregularidades. 

En este tramo, Pereyra incorpora la participación de la Periodista Mónica Robaina, de San Carlos, actualmente en el Semanario BRECHA, quien sobre el tema, ha realizado una muy completa investigación, de la cual aporta detalles.
Saquen sus propias conclusiones.