sábado, 24 de febrero de 2018

La fábrica de "Kikis" sigue funcionando




Gabriel -Saracho- Carbajales / Montevideo, febrero 24 de 2018.-

En lugar de identificar las causas de fondo de los problemas sociales más acuciantes, nuestra educada, compartida y ya veterana renguera filosófica nos conduce apenas a individualizar culpables o cargar las tintas en fenómenos particulares muy gruesos y superficiales, pero no a percibir la sutil urdimbre general de lo esencial, el entramado básico y fundamental que explica que el problema acuciante y trágico, es en realidad la misma sociedad capitalista en la que la aspiración mayor para los más pobres, es, a gatas, sobrevivir, sin siquiera poder soñar con que alguien nos enseñe a manejar rudimentos filosóficos que en realidad son armas de combate contra lo que nos sirven como cosa “definitiva” e inmodificable.

Cuando apuntamos con el dedo sobre los “Kiki”, los Sanabria, los Macri, los Temer, los Trump y hasta el mismo Putín; cuando ponemos el grito en el cielo respecto a sujetos que rompen el molde de las mil formas de la corrupción y la ausencia cotidiana de valores básicos, simplemente individualizamos al “cabeza de turco”, al personaje o la banda de personajes que, precisamente, personifican mejor que nadie, sintetizan en sus personas, lo más jodido de la podredumbre social sembrada y cosechada por el capitalismo.

Hacemos lo que nos ha enseñado hacer el mismo capitalismo: individualizar a los que terminarán pagando algunos de los platos rotos, ocultándonos el cangrejo abajo de la piedra. La razón de ser de cualquiera de los individualizados, de los que apuntamos con el índice y colocamos en el rango de lo más diabólico, es la razón de ser del sistema: el abuso, el uso de la fuerza, el ejercicio de la estafa y la violencia, el proxenetismo de un grupúsculo de prepotentes y atorrantes, entre los que los “Kiki” son una risa, una caricatura, una absurda miniatura del egoísmo convertido en forma de vida consagrada por leyes, constituciones, códigos penales, y defendida por fuerzas especiales preparadas para matar en nombre de la “cristiana” propiedad privada (que no es ni el cepillo de dientes ni el autito, obvio que no).

Que los que nos tienen abajo de la pata sigan educándonos en la mentira, es “razonable”. La mentira es su aliada natural. El ocultamiento de la verdad, su filosofía.
Lo que no puede seguir siendo “razonable” es que permanezcamos en una pasividad intelectual y espiritual lacerante y autoatentatoria que, de hecho, opera como complemento de la falsedad “natural” del sistema, que no es “El Kiki”, Sanabria o Trump, sino eso: un sistema, una maquinaria, una relojería programada de corrupción regular, organizada y defendida con la represión y la persecución a los trabajadores que se atrevan a levantarse contra él.
Es una macana la individualización del chivo expiatorio; pero también lo es que hasta lo más respetable de nuestras plumas analíticas, eluda la cuestión, la causa de fondo, plegándose al coro bien intencionado de los que piden “educación” y “reformas” terapéuticas -contra el coro de los que gritan “pena de muerte”-, sin hacer hincapié en la imperiosa necesidad de desmantelar el Estado burgués mediante la lucha y el compromiso clasista del que podemos esperar el cambio cultural radical impostergable.

Por más grosso que suene a los oídos “modernistas” y “posmodernistas”; por más esquemático que les parezca a los que a gritos dicen que ya no viven ni quieren vivir en “los ´60” y que han dejado de adorar a la Revolución Cubana y su “romanticismo guevarista”; por más esperables peros que hayan, HAY QUE DECIRLO Y REPETIRLO desde una visión filosófica opuesta, radicalmente opuesta, antagónicamente opuesta a la del linchamiento del cabeza de turco de turno: EN CUBA NO HAY “KIKIS”, no hay guachos desalmados que maten trabajadores por la espalda; un cagador como Sanabria cae en menos de lo que canta el gallo; y todo el mundo sabe que Trump es en realidad el imperialismo, el sistema capitalista, el nido de ratas propicio para el narco tráfico y el crimen organizado.

En Cuba hay un olfato y una ideología obrera, impera una filosofía de la verdad que aún en las difíciles circunstancias actuales, no confunde las causas de fondo de su propio drama de sobrevivencia digna.

Y esta, por otra parte, es la razón por la que la OEA y los gorilas, no resignados a la realidad de una revolución que funciona con bloqueo y sin Fidel (y con Fidel), desean y promueven para Cuba situaciones propicias a la reproducción de la misma mierda que vivimos en la América de las monstruosidades criminales y los criminales monstruosamente adueñados del Estado e impunemente devenidos en preceptores de la mentira como concepción del mundo y de la vida.












5 comentarios:

  1. EL SISTEMA GENERA MARGINALES ,PORQUE LE SIRVE PARA JUSTIFICAR LA REPRESIÓN ......Y NO SE DAN CUENTA QUE LA POLICÍA ES PARTE DE LO MISMO LIBERANDO ZONAS PARA VENDER MERCA Y VAN A UN PORCENTAJE CON LOS NARCOS, ESO SI ,NO TIRES UN VOLANTE PORQUE ESTOS MILICOS TE LO METEN EN EL CULO

    ResponderEliminar
  2. DESDE EL PUNTO DE VISTA GEO POLÍTICO, LOS QUE MANEJAN EL VERDADERO PODER , NO LES VES LA CARA , PARA ESO TIENEN A SUS MERCENARIOS ARMADOS Y POLÍTICOS, Y MANEJAN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN , CON PERIODISTAS LAME CULOS DEL PODER Y OTROS QUE DIRECTAMENTE SON SERVICIOS DE INTELIGENCIA . LA POBREZA ES UN INVENTO DEL CAPITALISMO AL IGUAL QUE LA MARGINACION. CUANDO MAS BRUTO Y U INCULTO TE MANEJO MEJOR, ASÍ SON LOS MILICOS. Y LOS QUE ADMINISTRAN , EL ESTADO PERO NO TIENEN EL PODER , SON TENTADOS POR LOS PLACERES MATERIALES DE LA BURGUESÍA, QUE LOS CORROMPEN POR DENTRO Y POR FUERA, Y HAY MUCHOS BOLUDOS/AS QUE SE LA CREEN

    ResponderEliminar
  3. NECESITAN TENER UN ENEMIGO DELANTE PARA JUSTIFICAR SUS BARBARIES , Y SI NO LO TIENES LO INVENTAS, YA LO HACÍAN LOS NAZIS, Y LO HICIERON LOS MILICOS DE LAS FF.AA EN UNA ÉPOCA EN URUGUAY, ¿ Y SI TODOS SABEMOS MUY BIEN QUIEN MANDO A MATAR A TRABAL, O A NUESTRO COMPAÑERO EL RODNEY. LOS MILICOS NO SABEN O SE ENTERAN DE LO QUE ELLOS NO LES CONVIENE Y TAMPOCO AL SISTEMA.SOMOS VIEJOS PERO NO PELOTUDOS

    ResponderEliminar
  4. Sobre los poderosos en Cuba, que están libres de privilegios no estoy tan seguro.
    Tampoco veo hablar de Venezuela y del Brasil de Lula y Filma.
    El dulce que da el poder no tiene ideología, reparan la historia y no encontrarán sistema que lo haya logrado.
    Comparto las limitaciones y los bloqueos de los imperios.
    Convengamos que ya no sólo tenemos a los Norteamericanos y Europeos.
    ¿Y los Chinos?
    Cuidado, que las chacras no nos quiere visión y seamos uno más de todo el fanatismo que abunda.

    ResponderEliminar
  5. Los delincuentes son producto del sistema, lo cual se agudiza por la actual etapa de decadencia del sistema capitalista, basta ver que importantes sectores dirigentes de todos los partidos están totalmente cuestionados por corruptos. Los que más nos roban son ellos, y la gente sabe que es así. Los chorritos se sienten estimulados porque ven que la joda más grande es la que viene de arriba.
    Y lo peor de todo es que la gente realmente de izquierda está decepcionada y dispersa, y no hay nadie que intente organizarla. Hay algunos lugares como éste facebook que se hacen denuncias, pero solo con las denuncias no vamos ni hasta la esquina. La única forma es organizar un movimiento que luche desde abajo por cambiar la actual situación. Y no tiene ni debe ser un movimiento electoral eso es algo que la gente también está rechazando, basta ver los miles y miles de votos en blancos que hubieron en las elecciones pasadas, que a esta altura deben ser muchísimos más. hy que organiza un movimiento socio´politicos paa lucha por cambiar esto. Si queremos que esto cambie no hay otra que organizarse para luchar contra toda la mierda en que estamos sumidos. Mientras la gente siga sin organizarse esto no va a cambiar. Lo peor es que los que pueden tener ciertas posiblidades para fomentar y estimular (y no para amañar) la organización de un movimiento popular están para cualquier cosa.
    Los textos de denuncia por mejor que estén escritos no conducen a nada. Las denucias sociales y políticas hay que hacerlas dentro de um movimiento social organizado que se proponga luchar contra lo que se denuncia. Lo demás solo sirve para descargar nuestra bronca pero no resuelve nada.
    Carlos Parada

    ResponderEliminar