viernes, 28 de abril de 2017

El Muerto en Gente en obra

Con Gustavo Frank



27 abr. 2017
Vuelven a salir a la luz hechos ya publicados sobre el MLN.











3 comentarios:

  1. Hola Sr. Según entendí en la comunicación que usted dió por esa radio, usted dijo ser el director del Blog. Le aclaro que yo no comparto su pensamiento, pero respeto que diga lo que piensa, que transmita lo que siente, sin miedo, por lo menos eso me pareció a mí. Cuando usted y los otros participantes del MLN desarrollaban la guerrilla, yo tenía 9 años. Todo lo recuerdo clarito. El miedo a ustedes, el miedo a las fuerzas conjuntas, a la policía de civil, los comunicados, etc...Muchos miedos juntos. En mi caso particular el ejército invadió mi casa. Venían a buscar a un “peligroso”estudiante. Estuvieron x horas, para mí fueron días. Cuando avisaron que él estaba llegando a la casa, donde estabamos mi abuela y yo acompañados por diez soldados con fusiles, apagaron las luces, apuntaron a la puerta y mi abuela grito; no lo maten!!. A mí me pusieron de cabeza en un sillón nido, para que no viera?.. El jóven que esperaban venía armado con unos peligrosos libros de facultad. Cuando él vió a los individuos que había tras la puerta quedó azul, literalmente azul, el terror no solo fue en la mirada, era un manifiesto corporal imposible de controlar, helado. Parece que lo veo. Mi madre no estaba, vino después, estaba embarazada de una hermana mía, ya tenía siete meses. Esa noche la niña murió. No recuerdo si mi madre se cayo de las escaleras de la casa, o se desmayó, si recuerdo que la llevaron envuelta en sábanas por la pérdida de sangre y la posterior situación hospitalaria. Después vino la etapa de ir al penal de libertad, levantarme a las 4 de la mañana, tomar el troley bus 64, para llegar a la hora que salía el omnibus “de los 8”, el amarillo, por la calle Libertador. A veces algún chofer nos dejaba lejos del penal, preferentemente cuando llovía, en invierno. Arrastrando la bolsa de nylon blanco con la comida, yerba, tabaco, etc, caminabamos hacia los “registros corporales”. A mi madre le toco una mujer que se pasaba de registros... Por fin la visita. Todavía tengo cartas de aquella época que mi madre guardó. Otro tema era la relación con los otros botijas en mi barrio. Recuerdo que los padres no dejaban que se juntaran conmigo, salvo uno. A los otros les prohibian juntarse con el“tupa”. 9 años, tupa yo? Recuerdo las llamadas por teléfono, amenazas...era sólo un gurí. Otras situaciones jodidas fue el laburo de mis viejos, fueron “destituidos” Ahora a todo esto le dicen bulling, es tortura. Nos mudamos de casa cerca de 20 veces. En fin, no voy a seguir con mi historia, porque en realidad el espacio se trataba de hacer un comentario de la nota... Aparece en este libro el tema de robar en democracia. Esto es interpretado como expropiación. Insólito!! Dicen que no es lo mismo el delincuente común, porque roba para él, para su beneficio. La cárcel esta llena de pobres, robaron para comer, aplacar sus adicciones, etc... No lo justifico, pero no hay dos clases de robo, robar es robar. Que diferencia hay entre robar un banco, o lo que sea, y dejar víctimas?
    Otro tema que me llamó la atención en la nota de la radio, fue que el director de este Blog dijo que no perciba el PER, es raro, la persona que fueron a buscar a mi casa estuvo 1 año y 2 meses preso, y lo tiene, además de otras situaciones, esto a partir del 2011 o 12...
    El ex presidente, tupamaro, dijo; cuando nos terminenemos los viejos de aquella época, se terminó esta historia...sin embargo yo no soy tan viejo y a ustedes no los olvido.

    ResponderEliminar
  2. Me parece que en una entrevista habrìa que apagar el telèfono celular. La actitud espectante frente al celular es muuuuuy berreta y desconsiderado.

    ResponderEliminar
  3. Enrique,ninguno de los que teníamos 10 o menos años en la dictadura nos olvidamos de algo.Fue un periodo brutal para cualquiera que lo viviese. A mi también me tienen harta los tupas y milicos,pero eso no cambia con el conocimiento de haber sido una estrategia para América Latina. Cóndor, l e suena? No se confunda que no hubieron dos demonios.

    ResponderEliminar