miércoles, 29 de junio de 2016

Desalojo en Los Bulevares

...y los huesos del flaco del hambre
no se doblan ni quieren llorar.
En la escala del tiempo no usado
a los buitres que trae el avión,
esos huesos del flaco del hambre
se verá que de pie dicen: ¡No!



Vean el video, esto pasa -y pasa muy seguido- en el gobierno del Frente Amplio, el pueblo sigue sin tener ningún tipo de acceso a la tierra para poder vivir, ni tiene acceso para poder trabajar en ella. Al pobrerío -excluidos sociales- de mi país lo desalojan, los echan a la calle con niñ@s, ancianos, enfermos y todo. Al pobrerío de mi país que ocupa un pedacito de tierra para poder vivir junto a su familia lo procesan judicialmente, la justicia penal lo hace por un ley (Nº 18.116) que aprobaron los políticos del partido de gobierno Frente Amplio, hecha para cuidarle las propiedades privadas a los Capitalistas. Observo como cada vez se incrementa más el pobrerío en el Uruguay, el pobrerío es proletariado, son Población Obrera Sobrante en el modo de producción Capitalista, son l@s personas que le sobran a los Capitalistas, y estos no tienen ningún empacho -ni gobierno de turno ni empresarios- en tirarlos a la basura, directo al tacho.

Pablo Marrero






>>> Desalojaron unas 60 familias de un predio privado en Los Bulevares

Los ocupantes afirman que su idea era pagar y no les permitieron negociar.

 La mayoría de los ocupantes son parejas jóvenes con hijos que viven en la zona. Aseguran que estaban dispuestos a pagar por el predio que ocuparon durante siete meses, y que limpiaron. .

>>> Procesados por usurpación se van del predio; se encadenarán

La Justicia dictamina desalojo para las 63 familias del barrio Los Bulevares.

DIEGO PÍRIZ26 jun 2016
Las 63 familias del barrio Los Bulevares dejarán el predio privado que ocuparon el pasado 3 de enero, luego de que la Justicia procesara sin prisión a 17 personas por el delito de usurpación; les dieron plazo hasta hoy para desocupar.
El juez Nelson Dos Santos fue quien dictaminó el pasado viernes, luego de varias mediaciones policiales y judiciales, el procesamiento de los ocupantes. A su vez, el magistrado diligenció el desalojo de las familias que entraron de manera ilegal al terreno privado, ubicado entre las calles La Diligencia y Zanja Reyun, perteneciente a una empresa distribuidora de bebidas.
En su gran mayoría, se trata de familias con hijos, que no han podido acceder a los planes de vivienda que ofrece el Estado "por falta de plata o por la burocracia que existe en este país", aseguraron.
Luis Chávez tiene 38 años y trabaja en el rubro de la construcción. Actualmente está desempleado. Vivía junto a su mujer, Lorena Umpiérrez, y cuatro hijos. "Ahora los gurises están en otro lado con mi mujer, nosotros estábamos construyendo acá para venirnos porque no tenemos casa, no sé adónde vamos a ir a parar", aseguró el hombre, que es uno de los procesados.
Chávez afirmó que mañana lunes se encadenará frente a Presidencia de la República y hasta que no lo reciba el presidente Tabaré Vázquez no se irá.
Las familias que se encontraban desarmando sus casas precarias ayer sábado cuando El País recorrió el lugar, contaron que no pretenden que nadie les regale nada, sino que quieren "pagar por la casa, al igual que la luz, el agua y los impuestos; queremos construirnos nuestras viviendas y trabajar".
Por la tarde de ayer, cuando el viento frío soplaba sobre el descampado donde se encuentra ubicado el terreno, una pequeña bebé de cinco meses lloraba dentro de una de las casas. "No nos queda otra, vamos a tener que armarnos una carpa y vivir en la calle. Me pone mal porque cuando tenés chiquilines se complica, tenemos una bebé recién nacida y con el frío que hace no sé qué va a pasar", relató Johny Odone, de 32 años, esposo de Carmen Martínez y padre de seis niños.
La pareja sacó todas las pertenencias de su casa y las llevaron a lo de un familiar, donde no pueden alojarse "porque no hay lugar. Incluso las pocas cosas que tenemos las dejamos en un patio", indicaron.

Ayuda mutua.

Las familias que progresivamente van sacando sus pertenencias del terreno quisieron armar una especie de cooperativa para ayudarse entre todos.
Cada familia colaboraba con otra en la construcción de su casa, consiguiendo maderas, chapas y clavos. En el predio también hubo lugar para instalar un comedor. Allí, sobre las cinco de la tarde se les daba la merienda a más de 30 niños del lugar. Todos los días, Gabriela Díaz "preparaba la leche para los gurises de acá, nos ayudaba mucho una panadería del barrio que donaba bizcochos y pan", contó uno de los ocupantes del lugar mientras iba recorriendo las pocas casas que iban quedando en pie.
Gabriela, la encargada del comedor, tiene dos hijas de cuatro y siete años. La mujer señaló a El País que buscó alternativas para conseguir una casa a través del Ministerio de Vivienda, pero allí no obtuvo ninguna solución: "Me dijeron que me iban a llamar para ver cómo podíamos regularizar la situación, y aún seguimos acá desde hace meses".
La Intendencia de Montevideo dispuso camiones para el desplazamiento de las familias.

SIN AYUDA.

"A los sirios les dan casa y sueldo; ¿y a nosotros?"

"Somos uruguayos, compatriotas, sabemos que el presidente Tabaré Vázquez no fue el que inició el plan para que las familias sirias vinieran a nuestro país, pero están viviendo en casas que les dio el Estado, sueldos y hasta les consiguieron trabajo. ¿Y a nosotros? ¿Quién nos da una mano?", se preguntó una y otra vez Luis Chávez, que vivía en el terreno que fue ocupado ilegalmente en el barrio Los Bulevares.
Las familias que conversaron con El País mientras desarmaban sus casas precarias indicaron que ninguna autoridad les dio una solución para el problema que están atravesando.
Diego Pastorín, director general de Presidencia, habló con Chávez el pasado 5 de mayo. "Me dijo que como se venía el frío vayamos poniendo los techos en las casas, y que si nos daban la orden de desalojo que lo llamáramos. Eso hice, lo llamé cuando les llegó la orden de desalojo a todas las familias, me atendió una secretaria y me dijo que estaba en una reunión, que dejara el número y que él me llamaba. Se ve que la reunión era larguísima, porque seguimos esperando la comunicación", relató Luis Chávez.
En el Ministerio de Vivienda los ocupantes tampoco han tenido respuestas. Una de las mujeres, jefa de hogar y madre de tres niños, declaró: "En el Ministerio no te ayudan en nada si no cobrás más de $ 20.000; si tenés hijos o estás desempleado no te dan bola, podés quedarte en la calle tranquilamente".
En la Intendencia de Montevideo las respuestas también han sido nulas al pedido de las familias.









0 comentarios:

Publicar un comentario