martes, 7 de junio de 2016

“En Haití estamos ante una posibilidad de insurrección”

Saquen a esos milicos de Haití!!! 




Henry Boisrolín: “En Haití estamos ante una posibilidad de insurrección” 


Por María Torrellas, Resumen Latinoamericano, 2 junio 2016.-


Resumen Latinoamericano conversó con el compañero, militante internacionalista, Henry Boisrolin, miembro del Comité Democrático Haitiano de Argentina.
Henry visitó recientemente su país y pudo aproximarnos a la situación actual que atraviesa el pueblo haitiano.

RL: Primeramente para empezar queríamos preguntarte cómo ves la situación actual de Haití en este 1º de junio que se cumplen 12 años de la MINUSTAH, de esa misión de soldados de países de América Latina y del mundo que han intervenido vuestro país ¿Qué balance haces de la intervención que ya alcanza 12 años?

Henry: Ante todo me gustaría agradecer profundamente una vez más a ustedes, a Resumen Latinoamericano, que siempre han prestado atención a la crisis haitiana, que es a nuestro entender una forma de solidaridad plena y efectiva para con la lucha del pueblo haitiano.
12 años desde junio de 2004 en que tropas de Naciones Unidas se sumaron a tropas de ocupación de EEUU, Canadá, Francia y Chile, para secuestrar y deportar al Presidente.
Esta MINUSTAH, misión de las Naciones Unidas para la “estabilización de Haití” no es otra cosa que una tutela, una ocupación disfraza de ayuda humanitaria.
12 años después hay cosas patentes, patéticas y crueles: ya se ha comprobado, por ejemplo, las violaciones sexuales perpetradas por los soldados de la MINUSTAH a niñas, mujeres y jóvenes haitianos.
También en estos 12 años se han registrado distintos tipos de masacres en barriadas populares, intervenciones, represiones a movilizaciones populares en las que el pueblo salió a pedir mejoras de las condiciones de vida, aumentos salariales, etc. Se trata de intervenciones directas de la MINUSTAH en los asuntos internos de Haití, en las elecciones, en las decisiones del Gobierno, etc. Muchos son los efectos y consecuencias que ha tenido par nuestro pueblo la ocupación. Después del terremoto del año 2010 se desató una epidemia de cólera y se ha comprobado científicamente por dos organismos internacionales que esta epidemia se debió a la presencia de las tropas. Esto significó la muerte de más de 10.000 haitianos que la ONU se niega a reconocer.
Hay que estar en Haití para ver el hambre, la miseria, la degradación, la paralización de la economía, la inflación que cuando asumió Martelly en 2011 estaba en poco más de 40% y ahora está en más de 60%
Es una situación de crisis, de desestabilización. Lo más importante a resaltar en todo esto es que, la clase dominante no puede seguir dominando como antes, y que los de abajo, los explotados y los sufridos no quieren seguir viviendo como antes. Entonces el choque es inevitable, pues se trata de un sistema de dependencia impuesto desde 1915 con la primera intervención norteamericana que colapsó las estructuras, que colapsó en todo, pues no hay forma de ponerle parche a esto.
Estamos ante una posibilidad de insurrección. Estas insurrecciones no son palabras en el aire, ni utopia, ni voluntarismo. Si tomamos en cuenta las jornadas de movilización del 22 de enero pasado en las que centenares de miles de personas ganaron las calles para frenar la decisión imperial de llegar a la segunda vuelta electoral de la presidencia, no queda duda de que el pueblo rechaza profundamente esta presencia, esta forma gubernamental, esta forma de vivir. El pueblo está expresando a través de sus actos y presentaciones que Haití necesita de la forma más clara posible, recuperar su soberanía, su derecho a la autodeterminación. Hasta dentro de la burguesía haitiana hay gente que está en contra de la ocupación. La ONU y el imperialismo son conscientes del fracaso y del agotamiento de la intervención, por eso han disminuido la presencia de las tropas a la mitad, pero hasta ahora, en el esquema de ellos, parece que la nueva ingeniería de dominación no ha encontrado la forma inmediata de reemplazar la MINUSTAH, por eso se habla de intervención directa de tropas norteamericanas en caso de que no tengaN más posibilidades de control.

RL: Justamente vos hablabas de la movilización popular enorme que impidió que se hiciera las elecciones en la segunda vuelta presidencial, ahora se viene una nueva fecha para las elecciones, ¿qué va a pasar?

Henry: Hasta ahora no se sabe cuando se harán las elecciones porque hubo una Comisión de Verificación (que se conformó como resultado de la una exigencia del pueblo) y esta Comisión recomendó volver a empezar desde cero la elección presidencial, lo que es en parte producto de una victoria de la movilización de enero. Una victoria parcial porque en realidad lo que nosotros pedíamos era la anulación total de las elecciones, no solamente de las presidenciales sino también las legislativas. Ahora la pelota, digamos que está, en manos del nuevo Concejo Electoral que el 6 de junio debe proclamar el nuevo cronograma electoral
Hay una fecha importante que es el 14 de junio, porque según el acuerdo firmado entre Martelly y la Asamblea tenía que haber elecciones en abril para que el 14 de mayo asumiera el nuevo presidente electo. Pero Privert tenía un plazo de 90 a 120 días para viabilizar esto, y este 14 de junio se cumplen los 120 días y no va a ver nuevo Presidente electo. Entonces hay dos posibilidades: renuncia Privert o se alcanza –como quiere el Partido de Martelly y la Comunidad Internacional- un nuevo acuerdo político que sea capaz de prorrogar aun más el gobierno de transición para que en octubre puedan realizarse las elecciones. Pero la Comunidad Internacional y los partidos de ultraderecha no van a aceptar esto, entonces van a producirse mayores enfrentamientos, que de hecho ya empezaron, el Lunes 16 de mayo el ataque a un cuartel en una ciudad del Sur es producto de ello, ellos empiezan a sembrar terror en los barrios populares, secuestrando armas en las comisarías, armándose, etc., para que haya mayor cantidad de disturbios para impedir que Priver siga dirigiendo.
Ahora bien, el propio gobierno tiene sus límites porque la única forma de zafar es cumplir con las exigencias de las Organizaciones Populares, en caso de que no pueda hacer eso quedará solo o con poco apoyo frente a ellos.
El grupo de los 8 candidatos pide –para mí con un buen criterio- un nuevo acuerdo político inmediato para salir del acuerdo firmado el 5 de febrero entre Martelly y otros.
A esto sumémosle la corrupción, el fraude, el despilfarro, lo que hicieron con los fondos Petrocaribe, que son considerados crímenes contra la nación. Y en esta situación hablar de fecha de elecciones es una osadía, sin un nuevo acuerdo político no podemos hacer mayores pronósticos.

RL: La resistencia, compuesta por muchas organizaciones, ha ido avanzando notablemente. De hecho, esta semana hubo una gran movilización popular contra la MINUSTAH, ¿qué sectores componen esta resistencia?


Henry: El repudio a la MINUSTAH ha ganado tanto terreno que la componen una gran cantidad de organizaciones. Fundamentalmente podríamos dividirlo en 3 sectores: los sectores ligados a la izquierda, marxistas-leninistas, el sector demócrata nacionalista y campesino y el sector juvenil-universitario.
Es una situación donde cada día se suman más organización Nadie puede asumir la paternidad de esta movilización porque es un sentir, un reclamo nacional, es un punto de encuentro. El punto de división está en las estrategias para lograr el objetivo común de expulsar las tropas: para algunos se trata sólo de hacer movilizaciones, para otros, basta con discursos o enviar cartas, para otros hay que bloquear el país, ir a los cuarteles.
Lo cierto, a pesar de las diferencias y matices, es que hoy, casi los 12 millones de haitianos están a favor del retiro de las tropas.

RL: Por último Henry, quisiéramos hablar de la solidaridad internacionalista con Haití. Este 1 de junio hasta el 15 se lanza una campaña mundial con Haití ¿qué piensas sobre ello?

Henry: Todo suma. En la medida que podamos ganar terreno en el plano internacional eso ayuda mucho más a la lucha interna, y allí es donde se define. Desde 2004 hasta ahora, teniendo en cuenta la amplitud que ha tomado esto, se ha avanzado en la comprensión de la situación de Haití, el discurso de la crisis humanitaria ha quedado desarticulado, mucha gente se ha sumado al reclamo de retiro de las tropas.
El déficit es que aún no hay una concurrencia masiva, no logramos poner el tema en la agenda política de los países latinoamericanos, de exigir a los gobiernos que enviaron tropas que las retiren.
No obstante, la solidaridad crece año tras año. Nosotros agradecemos profundamente esta jornada internacional que fue una forma de solidaridad plena con la lucha del pueblo haitiano y que se ha reflejado en muchos de los discursos de dirigentes haitianos, que leyeron en castellano algunos comunicados de la Coordinadora por el retiro de las tropas.

RL: Bueno, seguiremos batallando por esa solidaridad, y seguiremos informando sobre lo que sucede en los próximos días en Haití. Muchas gracias Henry.

Henry: Muchas gracias nuevamente a Resumen Latinoamericano por la solidaridad.




Por el fin de la MINUSTAH y toda ocupación de HAITÍ. Por la desmilitarización de nuestra América

0 comentarios:

Publicar un comentario