domingo, 29 de mayo de 2016

La rebelión de los sumergidos.

Violenta tus ojos





>>> Una vez te reventará en la cara 

No se si es un problema social de izquierda o derecha, pero si es un problema de abajo y arriba. Los de abajo, esos que se crían hacinados en unas de las peores cárceles del mundo (en el Uruguay), esos que duermen cagan y comen al lado de un contenedor de basura, esos que no saben que sacarte a vos lo que ellos no tienen te puede joder muchísimo, esos que encuentran la salida en la droga y dependen de ella, esos zombies y esos candidatos a ser zombis porque no tienen futuro. 
Tampoco tienen tus valores entre el bien y el mal.

Esos tambien te odian a vos ya policía también los recluta para combatirse a ellos mismos, para mantenerte en tu orden servil.

Esos que son productos de las crisis, antes, y despues de una decena de años de neoliberalismo destructor comegente.

 Esos son marginados del estado. 

Esos... a veces se rebelan... Y cuando se rebelan se rebelan también contra tu indiferencia de ver a alguien revolviendo en la basura o durmiendo en la vereda de tu casa. Se rebelan también contra vos.

No importa que seas de izquierda o derecha, con partido o sin partido. Porque si tenes trabajo sos un rey. Se rebelan por instinto, dejan escapar la miseria de adentro. Y el estado de izquierda y derecha los aplasta como cucarachas. <ojo<<<<<<<<<<<! vos no sos una cucaracha! aunque potencialmente si perdes el trabajo y entras en otra categoría social donde ni siquiera sos un ovino, estarás tambien en la cola del matadero, ojalá que tengas tiempo de rebelarte, aunque quizás y por desgracia; ya sea demasiado tarde. 

Vos ves...

>>> Yo soy Marconi 
  Don Cony - Usina Cultural Casavalle .


.











sábado, 28 de mayo de 2016

Cordero condenado

 Coronel Manuel Cordero Piacentini. Alias "303", "Manolo".


EN ARGENTINA

Cordero condenado a 25 años de prisión por el delito de asociación ilícita en su participación en el Plan Cóndor 

El coronel (r) Manuel Cordero fue condenado en Argentina a 25 años de prisión por el delito de asociación ilícita en el marco de su participación en el Plan Cóndor de coordinación represiva de las dictaduras del Cono Sur, entre los años 70 y 80.
 27 de mayo de 2016


El juicio, el primero sobre los delitos de lesa humanidad cometidos bajo el Plan Cóndor, contra 17 militares argentinos y el militar uruguayo Manuel Cordero comenzó en el año 2013 en Buenos Aires.
Según se informó, el expediente del juicio contiene miles de documentos, archivos de varios países latinoamericanos y también pruebas desclasificadas por el Departamento de Estado de los Estados Unidos.
Este viernes, el Tribunal Oral en lo Criminal Federal número 1 de Bueno Aires se pronunció al respecto y  determinó el procesamiento con prisión del ex presidente de facto argentino Reynaldo Bignone, a 20 años de prisión por la desaparición forzada de más de 100 personas durante el Plan Cóndor.
Bignone, de 88 años, ya cumple una cadena perpetua por múltiples violaciones de derechos humanos durante el gobierno de facto de Argentina (1976 – 1983). Fue presidente de 1982 a 1983.
La Justicia argentina también determinó que otros 16 militares fueran condenados por conspiración criminal, siete de los cuales -entre ellos Jorge Rafael Videla- han muerto en los tres años que han transcurrido desde el comienzo de la causa.


La condena de Cordero

Por su parte, el coronel (r) uruguayo Manuel Cordero, de 77 años de edad, fue condenado a 25 años de prisión por el delito de asociación ilícita en el marco de su participación en el Plan Cóndor.
Es el único militar condenado, de nacionalidad no argentina, por su intervención en la coordinación represiva de las dictaduras de los países del Cono Sur: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay.
En enero de 2010, Cordero fue extraditado a Argentina desde Brasil, donde estaba detenido desde el 26 de febrero de 2007.Cordero está acusado de la desaparición de once personas y la tortura a 32 presos durante la dictadura, delitos cometidos en el centro clandestino de detención de Buenos Aires “Automotores Orletti”.

>>>  ¡Gracias Jair Krischke!
por Roger Rodriguez  
Cuando se confirma la condena a 25 años de prisión del coronel Manuel Cordero por su participación en el Plan Cóndor, es necesario, es justo, agradecer al activista brasileño por los derechos humanos Jair Krischke, quien en su incansable lucha fue el que encontró al militar uruguayo cuando había huído a Brasil y logró que fuera extraditado a Argentina para que lo juzgaran.
Es bueno ahora recordar la investigación que Krischke realizó, con el apoyo de la Unión Internación de Trabajadores de la Alimentación (UITA) que encabezó una campaña internacional para que se extraditara a Cordero. Así se entiende cuánto de está derrota de la impunidad le pertenece...
¡Gracias Jair!
http://www6.rel-uita.org/…/cordero-…/cordero_extraditado.htm
http://www6.rel-uita.org/inter…/…/cordero_roger_ministro.htm



>>> Lesa humanidad: 


condenaron a 15 acusados en el juicio oral por el “Plan Cóndor”

 CIJ, 27 de mayo de 2016. El Tribunal Oral en lo Criminal Federal N° 1 de la Capital dio a conocer este viernes la sentencia en el juicio oral por el “Plan Cóndor” y por el segundo tramo de la causa “Automotores Orletti”, en donde se investiga la comisión de crímenes de lesa humanidad durante la última dictadura.




>>> Genocidio

Testimonios luego del veredicto en Plan Cóndor: “Sabor amargo, culpables sin sentencia”

Al finalizar la sentencia del juicio, conversamos con Elsa Pavón, cofundadora de Abuelas de Plaza de Mayo y con María Victoria Moyano, nieta recuperada, cuyos padres fueron víctimas del Plan Cóndor.

Gloria Pagés
Sábado 28 de mayo de 2016


Elsa Pavón: “Videla murió, muchas personas quedaron sin sentencia”

Elsa aclara antes de empezar, como si se excusara: “Me parece desagradable decir lo que pienso, porque en el marco del Plan Cóndor yo perdí mi hija y mi yerno”. Es que como a muchos, las sentencias no le resultaron acordes a la inmensidad de los crímenes cometidos en Argentina, Brasil, Paraguay, Chile, Uruguay y Bolivia, pero el recaudo inicial para describir sus sensaciones, se vuelve bronca. “Me costó seis años encontrar y recuperar a mi nieta. Por eso digo que tal vez es desagradable lo que digo, pero me parece tan pobre ante tanto robo y tanto intercambio entre seis países. A mí personalmente me parece una afrenta y una vergüenza”, dice abiertamente y para que se sepa que no alcanza con que haya un juicio, los resultados son imprescindibles.
“El juicio terminó y no sabemos qué pasó con las personas, con los desaparecidos, con niños apropiados, qué pasó con ellos”, continúa con claridad.
Te puede interesar: Plan Cóndor: condenas, absoluciones y la mayoría de los genocidas a su casa
“No sé cómo explicarlo porque realmente me siento mal. Videla estaba, cuando comenzó el juicio, como responsable de la desaparición en Argentina, por lo menos el Tribunal debería haberlo nombrado a él y decir que tales personas, que fueron muchas, quedaron sin sentencia”. Por caso, esto último es una de las marcas más profundas de la impunidad que acarrea que los juicios sean tarde y fragmentados.
*Elsa Pavón es cofundadora de Abuelas de Plaza de Mayo y actual presidenta de la Asociación Anahí. Es la primera abuela en recuperar a su nieta, Paula Logares cuyos sus padres fueron víctimas del Plan Cóndor

María Victoria Moyano: “Después de muchos años, sólo tres condenados a 25 años”

María Victoria nació en el Pozo de Banfield donde estaban secuestrados su padres, que venían siendo perseguidos desde Uruguay. Como Elsa, nos cuenta que la sentencia le “deja un sabor amargo y una sensación muy contradictoria. Después de muchos años, la investigación para este juicio empezó en 1999, llegamos al final con sólo tres de los acusados con condenas de 25 años, el resto penas menores, hubo muchas absoluciones y además a la mayoría le dan el beneficio de la prisión domiciliaria”.
La muerte de Videla al inicio de las audiencias y la impunidad que esto implica, la tocan profundamente, por eso nos dice que “para colmo, en estos años se murieron genocidas como Videla, y eso tiene consecuencias graves como por ejemplo que el caso de mis viejos, o los de Paula Logares, la primera nieta en recuperar su identidad, entre otros, por los que estaba acusado Videla, no fueron parte de los casos por los que se condenó al resto de los genocidas. Esto a pesar de estar probada la asociación ilícita”.
Sin embargo, hubo algo en este proceso que resulta importante destacar: “Lo positivo es que se demuestra en la Justicia que hubo un plan coordinado entre y que además esto constituyó una ’asociación ilícita’ para llevar adelante los peores crímenes en todo el continente, fue un juicio que permitió salir de las fronteras nacionales y mostrar el carácter internacional del genocidio”.
Pero la contracara es que hubo un gran ausente: “El rol de Estados Unidos, el país que financió y alentó las dictaduras, no se trató. Quedó en que se haría ’en otro lugar’, es decir, en ningún lugar y nunca”.
“Sólo fueron tratados 109 casos, quedan muchísimos casos que siguen impunes y la realidad es que no creo que se abra una nueva instancia de juicio por los crímenes del Plan Cóndor, además los genocidas se están muriendo”, este irrefutable argumento la lleva a concluir que no se van a llegar a abrir nuevos juicios por el Plan Cóndor.
“Como hasta ahora, desde hace 40 años, va a ser luchando en las calles, movilizándonos, que consigamos que se condenen a los militares que siguen impunes. Los juicios que hay los logramos luchando muchísimos años, pero no son los que queremos, siguen fragmentados. Ahora, el macrismo quiere directamente poner un punto final, más que nunca va a ser en las calles que impongamos que los militares sean condenados”, concluye con firmeza.

*María Victoria Moyano es nieta restituida, nació en el Pozo de Banfield y sus padres fueron víctimas del Plan Cóndor en Argentina y eran perseguidos desde Uruguay. Es referente del Centro de Profesionales por los Derechos Humanos (CeProDH)

Repudio en la casa de Gavazzo




>>> Escrache de los pibes en su casa


...allí fui sin que se haya convocado por los medios, solo por propio medio que también sos vos. Entonces había poca gente. Sobretodo mucho joven como vemos en el video. Mucha alegría. Una conciencia nueva. Por suerte entonces que los viejos con este frío se quedara en casa. Y vi también mucho "tira", como en otros tiempos oscuros que muchos conocemos. primero quisieron pasar por donde había una pancarta, luego se apostaron en la plazoleta de Libertad y Soca. Otro tira en la parada del 149 se fumaba tranquilo un porro mirando de lejos. Creo que estos funcionarios del Ministerio del Interior no estaban para detener al criminal de lesa humanidad escoria humana, sino para controlar a este centenar de jóvenes que canturreaban entre bromas en la puerta de Gavazzo. Al final otro grupito de jóvenes se acercó al grupo de malhechores sospechosos de llevarte en cana al primer descuido al " porque si", y estos al verse abrumados por los chiquilines, se fueron en sus coches de matrícula sospechosa. cosas de la sangre nueva.

Y el malhechor no apareció...nadie en el barrio se asomó a la ventana para ver que sucedía allí, como si convivir con un malhechor fuera la cosa mas normal del mundo, tan normal como ver a un muchacho joven revolviendo en el contenedor de basura, normal! Pasaban autos y al ver los carteles tocaban bocinazos en señal de apoyo, como cuando Uruguay mete un gol.

Nino Gavazzo no apareció,  o no fue al cumpleaños de la nieta o no estaba en su prisión domiciliaria, cosa de ser así es muy grave. Pero si vino una señora con la misma pinta de las señoras que estuvieron caceroleando la noche anterior en Pocitos, comenzó a arrancar los carteles que inculpaban al genocida, luego se dió vuelta a insultar a los presentes en un tono desafiante, y Gavazzo no apareció.
No se si se estará riendo pero a mi me gustó el repudio. 

.


Todo listo para el vals

Imágenes integradas 1

SAMUEL BLIXEN - Mayo 27 de 2016La historia vergonzosa de las salidas transitorias de Gavazzo y otros militares a eventos sociales y las prisiones domiciliarias de los criminales de lesa humanidad se escribe con “ayuda” judicial 

 

El coronel José Nino Gavazzo –quien hasta ahora ha sorteado con éxito el cambio de su estatus militar, de retiro a reforma, pese a que soporta acusaciones por la comisión de 140 delitos de lesa humanidad– podrá haber asesinado, robado niños, torturado, extorsionado y violado prisioneras, pero eso sí, es un abuelo cariñoso. Para manifestar ese cariño de cuerpo presente, Gavazzo contó con la sensibilidad de jueces que se conmueven por los diez años que lleva preso y que se avienen a facilitar el reencuentro familiar, porque algún día la pena va a terminar y el reo debe entrenarse para la reinserción. Así es que han autorizado salidas transitorias y la prisión domiciliaria permanente.

 

 Gracias a dios, José Gavazzo podrá estar presente en el cumpleaños de 15 de su nieta, que se festeja hoy viernes 27 por la noche en los elegantes salones del Club Naval, en Carrasco. En algún momento, en uno de los brindis, el antiguo segundo jefe del Departamento III del Servicio de Información de Defensa (Sid) y comando destacado del Plan Cóndor, levantará la copa por los cientos de prisioneros políticos que sufrieron reclusiones mayores que la suya, que nunca tuvieron el beneficio de la salida transitoria y por tanto se perdieron los 15 de una hermana, una hija; pero el recuerdo, si lo hay, no empañará la felicidad del momento, será apenas un destello desagradable. Después, Gavazzo podrá bailar, a sus 76 años, el vals de rigor, y hacerlo sin las complicaciones de la tobillera electrónica, porque, para la ocasión, el prisionero hogareño fue dispensado de los grilletes futuristas. En algún rincón discreto, los policías encargados de su custodia darán cuenta de algún sandwichito.


Esta autorización especial para que Gavazzo abandone el apartamento de la calle José Martí que le sirve de celda no es para nada improvisada; es parte de un plan que se viene desplegando desde hace por lo menos tres años. El 19 de junio de 2015 el juez penal de Ejecución de 1° Turno, Martín Gesto, aceptó la solicitud de Rossana Gavazzo, hija y abogada de José Nino, fundamentada en “razones de acercamiento familiar” por el Día del Abuelo. El doctor Gesto abundó en sus razones en una entrevista concedida a En perspectiva: “En general la progresividad de la reinserción, no de Gavazzo sino de cualquier persona privada de libertad, conlleva como primer paso la concesión de alguna salida, porque en algún momento la pena que está siendo objeto de ejecución va a terminar”. Aquella salida del Día del Abuelo, no del natalicio de Artigas, dio que hablar: en la persona de Gavazzo se inauguraba, por un lado, la punta de lanza para el objetivo de la prisión domiciliaria, y a la vez se inauguraba la tobillera electrónica. Gavazzo regresó a las 48 horas y el juez Gesto, ambiguamente, dijo que no regresaba a la cárcel de Domingo Arena y quedaba internado por razones de salud en el Hospital Militar; en realidad, hacía dos años que Gavazzo era inquilino del hospital.
Las cosas se iban sabiendo con cuentagotas. Para la fecha de la salida transitoria, Gavazzo ya había presentado ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos el reclamo de prisión domiciliaria, aduciendo razones humanitarias y de salud. Y un mismo pedido ya estaba a consideración del juez Gesto. Si se hubiera sabido que la concesión en el Día del Abuelo era parte de un esquema para dejar definitivamente el Hospital Militar (la cárcel de Domingo Arena ya estaba perdida en el pasado) el escrache que se realizó ese domingo de junio de 2015 hubiera sido aun más contundente. De todas formas, Irma Leites, de Plenaria Memoria y Justicia, calificó la decisión judicial de “oprobio, insulto a la memoria del pueblo” y recordó que existían 513 militares en libertad, pese a las denuncias. Óscar Urtazún, de la organización Madres y Familiares de Detenidos Desaparecidos, opinó que “hay que hacer frente a decisiones como la de Gesto” y denunciar la “connivencia entre el poder político y el judicial”. Beatriz Benzano, una de las 28 ex prisioneras que denunciaron los múltiples delitos sexuales cometidos en forma masiva y a lo largo del tiempo en los cuarteles, recordó que Gavazzo era “violador de adolescentes, de mujeres”.
Si la salida transitoria buscaba la futura “reinserción” de Gavazzo en la sociedad, la fundamentación del pedido de prisión domiciliaria atendía al “riesgo de vida”. Para entonces, la Suprema Corte de Justicia había rechazado una apelación pedida por los militares José Nino Gavazzo, Ricardo Arab, Ernesto Soca y Luis Maurente, sobre quienes pende la extradición a Argentina por delitos en el marco del Plan Cóndor, una vez que cumplan las condenas en Uruguay. (El otro conspicuo miembro de los “condoritos” que operaron en Argentina, Manuel Cordero, será condenado hoy viernes en Buenos Aires cuando en los tribunales de Comodoro Py se lea el texto de la sentencia contra 18 acusados; el juicio se puede seguir en vivo, desde las 17 horas, en http://www.cij.gov.ar/cijtv/.)


El juez Gesto aceptó el argumento de la abogada Rossana Gavazzo y decretó la prisión domiciliaria que comenzaría a efectivizarse en la Navidad de 2015. La resolución abarcó además al coronel Ernesto Ramas, también paciente vip del Hospital Militar. Pero si Gavazzo debía usar permanentemente la tobillera electrónica, Ramas zafó del grillete porque el adminículo no puede ser monitoreado desde Piriápolis, donde reside; por eso Ramas será objeto de un escrache, después de que fue fotografiado fuera de su casa, tomando mate en la vereda.

Y así se llega al cumpleaños de 15. La semana pasada Brecha tuvo el dato de que Gavazzo concurriría a la fiesta que, según la fuente, se realizaba el sábado 21. El semanario se comunicó con el juez Gesto para confirmar la noticia. Preguntado sobre si existía autorización para que Gavazzo concurriera a un cumpleaños, dijo: “Es notorio el caso, pero tengo que ver en qué está. No le puedo asegurar. Los trámites esos, cuando llegan van primero a la fiscalía y de memoria no le puedo confirmar. Hoy no, puede ser que estuviera en trámite”. Al parecer el juez Gesto no recordaba que el 28 de marzo él mismo había concedió la salida especial con la vista favorable de la fiscal Dora Domenech. En aquella fecha tan temprana, el magistrado dispuso también que Gavazzo debía tener custodia policial permanente entre las 20 horas del 27 de mayo y las 6 del 28 de mayo, porque había comunicado a la Oficina de Seguimiento de Libertad Asistida que le quitaran la tobillera electrónica, incompatible con el cumpleaños. Nada de esto recordaba el juez, a quien Brecha no pudo volver a contactar para saber qué argumento había esgrimido en esta oportunidad: su teléfono celular ya no era suyo, según una voz femenina que dijo “aquí no es”El Instituto Nacional de Rehabilitación confirmó la salida, y una fuente de la Suprema Corte de Justicia reveló que existen numerosos argumentos invocados para las salidas especiales de los militares procesados por delitos de lesa humanidad: por ejemplo, los coroneles Enrique Rivero y Luis Maurente pidieron para concurrir a casamientos y la salida fue autorizada. El capitán de fragata Juan Carlos Larcebeau, condenado a 25 años de penitenciaría, pidió permiso para asistir a… su propio bautismo
>>> Recibió visita el asesino



>>> Porqué tanto tira (funcionarios de particular) en la vuelta???


y otro mas allá fumando marihuana en servicio en la parada. Hacen acordar los tiempos oscuros.






jueves, 26 de mayo de 2016

"Juan Manuel de Rosas"




Por Jorge Zabalza
Salió en Voces



Alrededor del primer tercio del siglo XIX, los pampas, tehuelches, ranqueles, mapuches y araucanos eran dueños de los dos tercios de lo que hoy es la Provincia de Buenos Aires. Sus malones asaltaban estancias, secuestraban mujeres y niños, robaban ganado para venderlo en Chile. El latifundio bonaerense, cuya fuente de riqueza era el comercio exportador de ganado, no tenía otro remedio que encontrar una solución final al 'problema'. Al iniciar la 'Campaña del Desierto', Juan Manuel de Rosas prometió: 'quedarán libres para siempre nuestras dilatadas campañas y habremos establecido la base de nuestra riqueza pública'. De la 'pacificación' del desierto -que, en realidad, eran praderas muy fértiles- salieron enriquecidos los amigos y protegidos del 'Pacificador' -como sus primos, los Anchorena-, pero también se conquistó un inmenso territorio codiciado por los británicos y chilenos. Planificada y ejecutada por Juan Manuel de Rosas, consolidó el Estado argentino, fue implacable con quienes se opusieron a sus planes y muy generosa con aquellos que se avinieron a respetar las fronteras fijadas por el caudillo Rosas. Crió como hijo suyo a Mariano, hijo del cacique Payné y se hizo socio de Calfucurá, quien cada año repartía entre los pacificados las 1.500 yeguas, 500 vacas, bebidas, yerba mate, tabaco, azúcar y grasa que le hacía llegar don Juan Manuel.

En 1845 las armadas de Inglaterra y Francia se propusieron 'abrir' por la fuerza el río Paraná para 'liberar' el comercio con las provincias argentinas y el Paraguay, es decir, vender muy caro sus productos industrializados y comprar muy barato las materias primas. Enviaron una flota de 22 barcos de guerra -impulsados por los recién inventados motores a vapor- y casi cien barcos mercantes con novecientos soldados británicos protegidos por 450 cañones de acero. Esperaban en la Vuelta de Obligado las tropas criollas al mando de Lucio Mansilla, unos seis barcos mercantes a vela, 60 viejos cañones de bronce y toneladas de coraje para derrochar. Aunque sumamente averiados por la metralla, los barcos imperialistas lograron romper las cadenas conque los criollos habían cerrado el paso del río. 250 muertos y más de 400 heridos sembraron su sangre en la Vuelta de Obligado, heroísmo que convocó la resistencia popular en las provincias y haciendo pírrica la victoria imperialista. Junto con tropas de Brasil y del general Fructuoso Rivera, los invasores terminaron encerrados en Montevideo, ciudad habitada más de 15.000 europeos, 11.500 orientales y 3.000 argentinos (unitarios, por supuesto), un reducto reaccionario de las fuerzas traicionaron el artiguismo para fundar la república del Uruguay. Luego del largo sitio puesto a Montevideo por el ejército comandado por Manuel Oribe, las armadas europeas terminaron retirándose, pues les salía demasiado costoso mantener la libre navegación del Río de la Plata y el Paraná. Parecían derrotados los apetitos colonialistas, pero el imperio de Brasil corrió a salvar de la derrota a sus aliados, los 'unitarios' bonaerenses y los 'colorados' montevideanos. El proyecto nacional fue finalmente derrotado en la batalla de Caseros en el año 1852 y Rosas debió exiliarse a Europa.

Historia escrita por los ganadores

Juan Manuel de Rosas fue, sin dudas, una figura central en la historia del Río de la Plata: como arquitecto del Estado argentino y conductor político de una trascendental guerra antimperialista. Sin embargo, en las escuelas y liceos del Uruguay lo presentaban como un tirano sanguinario; como señala Mario O'Donell, Rosas fue 'el maldito' de la historia oficial del Río de la Plata. Según Charles Darwin, que visitó el campamento de Rosas: “nunca se ha juntado un ejército que se parezca más a una partida de bandoleros. Casi todos los hombres son de raza mezclada; casi todos tienen en las venas sangre negra, india y española. No sé por qué, pero los hombres de tal origen rara vez tienen buena catadura". Puro racismo occidental y cristiano hacia la cultura criolla de los pueblos integrados por gauchos, mulatos, negros libres y pobladores originarios, la misma composición del ejército de José Artigas. Entre Mitre, Sarmiento y Alberdi defenestraron por 'bárbaros' a todos los caudillos montoneros que resistieron el proyecto antinacional y proimperialista del patriciado platense. Juan Manuel de Rosas fue la principal víctima de esta tergiversación de la historia al gusto de los colonizados por la cultura europea. Don Juan Manuel no figura en el nomenclator de Montevideo...es el reconocimiento más claro de su condición antioligárquica y antimperialista.

La interpretación subvertida de la realidad surtió efectos políticos mientas los acontecimientos estaban en pleno desarrollo, muchísimo antes de que fueran historia. Así fue que, junto con decenas de italianos, Giuseppe Garibaldi, carbonario piamontés, republicano convencido, supuso que Montevideo era una 'nueva Troya', bastión de la cultura y la civilización, asediada por el salvajismo retrógrado. Garibaldi se equivocó y se incorporó a las filas más reaccionarias del Río de la Plata. La revolución pasaba por aquellos ejércitos desarrapados, de cultura mestiza, que conmovieron América Latina desde las revueltas de los esclavos y libertos que fundaron Haití a fines del siglo XVII, hasta la insurrección campesina del zapatismo a comienzos del siglo XX.

La batalla de Santa Inés

Los primeros años del 2000 parieron un proceso inesperado, las movilizaciones sociales contra el neoliberalismo tomaron forma política como partidos que obedecen a la denominación general de 'progresistas' y que ganaron elecciones en Venezuela, Brasil, Uruguay, Chile, Ecuador, Bolivia y Argentina. Ganar elecciones quiere decir algo, pero no afectó al poder de la oligarquía, heredera del viejo patriciado del siglo XIX, y de los EEUU, continuador de los imperios europeos.

A Hugo Chavez no le dieron respiro, su ley de Hidrocarburos era un mal ejemplo para América Latina y el mundo y a poco de empezado su gobierno, ya había un golpe de estado en marcha. El equipo de George Bush, enfermo de guerrerismo y aprovechando el clima dejado por los atentados a las torres gemelas, arremetió contra el presidente legítimo de Venezuela. Declaraciones de funcionarios, presiones militares, complicidad de la cúpula gerencial de PDVSA, de la jerarquía eclesiástica y de los dirigentes sindicales de la CTV. Estaban repitiendo el esquema de la acción desestabilizadora en el Chile de 1973. El 11 de abril del 2002 intentaron derrocar a Chávez por la fuerza, pero los impidió su firmeza para no renunciar, la fe del pueblo venezolano y la dignidad de algunos militares. La acción de francotiradores y la represión policial en los alrededores del Palacio Miraflores, dejaron 19 muertos y cientos de heridos. La OEA no movió un pelo para repudiar el golpe y la violencia en las calles de Caracas. Dos días después Chávez volvió al gobierno.

Una vez fracasada la intentona, el golpismo debió abandonar la táctica. y organizó el sabotaje petrolero entre diciembre del 2002 y febrero del 2003. Venezuela tuvo pérdidas calculadas en 20.000 millones de dólares. La mayorría del pueblo venezolano, sin embargo, se mantuvo firme en su respaldo al gobierno de Chávez. En consecuencia, fue necesario cambiar nuevamente la táctica y recurrieron a un instrumento incorporado a la constitución bolivariana de 1999: usaron el referéndum revocatorio como arma para derrocar el gobierno. En aquél entonces, la derecha cometió 'errores' con las fechas para habilitar la consulta popular y se descubrieron cientos de miles de firmas falsificadas, debieron realizar dos campañas de recolección hasta que se alcanzaron las suficientes. La película 'referendum' que nos está dando Capriles Radonsky hoy día es la misma que nos dió en el 2004.

El 3 de junio del 2004 Hugo Chávez dió comienzo a la que llamó batalla de Santa Inés, recordando la dada por la milicia federalista de Ezequiel Zamora en 1859, cuando retrocedió hasta el poblado con dicho nombre, para atraer el ejército enemigo, emboscarlo y derrotarlo. Los enemigos de Zamora eran los mismos que quisieron tumbar a Chávez y los mismos que ahora enfrenta el pueblo bolivariano. El 15 de agosto el chavismo obtuvo el apoyo de casi el 60% del electorado: en realidad, más que revocatorio, el referéndum fue ratificatorio de la mutua confianza entre el pueblo venezolano y su líder. Le propinó tremenda paliza a la reacción venezolana impulsada los mayores y más inescrupulosos empresarios. No lo perdonarán jamás, ya tienen sus Mitre y sus Sarmientos distorsionando la realidad en la prensa, los análisis y los libros de historia.

Giuseppe Garibaldi

El 5 de noviembre del 2005, al influjo de Hugo Chávez y su energía desbordante, el progresismo latinoamericano se colocó en el orillo una marca antimperialista. Lula da Silva, Néstor Kirchner y Tabaré Vázquez y el presidente de Paraguay, Nicanor Duarte, lo secundaron para impedir que la IV Cumbre de las Américas, realizada en Mar del Plata, aprobara otro engendro similar a la 'alianza para el progreso' aceptada en Punta del Este, 1961. Sin la intervención de Hugo Chávez, América Latina habría sido derrotada. ¡Qué humillación para los EEUU! y, en particular, para su presidente George Bush, el que olía a azufre. La persecución a Hugo Chávez ha sido implacable. El imperio lo colocó en el mismo lugar de 'maldito' donde habían colocado a Juan Manuel de Rosas. Ahora la 'civilización' son los EEUU y Europa, sus invasiones armadas en Medio Oriente y su racismo con los refugiados que huyen de la guerra. Nos quieren dar lecciones de 'democracia' desde la CNN y la BBC. La OEA suena a través de su secretario general, augurando las intervenciones armadas que siempre fueron el juego del imperio. Sin olvidar que Luis Almagro es lo más estrepitoso del fracaso de esa política de alianzas de 'abrazarse con las culebras' característica del MPP.

Entnces, ¿qué hacemos desde la intención de hacer la revolución? ¿sumamos al coro de las críticas el análisis marxista de las múltiples debilidades y errores del actual gobierno venezolano? ¿hacemos como Garibaldi y terminamos aliados de hecho a las fuerzas más reaccionarias del mundo? No cabe olvidar que, durante décadas, los socialistas y comunistas argentinos sumaron argumentos 'objetivos y científicos' a la condena mitrista a Juan Manuel de Rosas. El falso dilema 'civilización o barbarie' continúa confundiendo y ocultando por dónde caminan los pueblos sin pedirnos permiso a los comentaristas de la realidad. No tengo dudas que se fumiga y defenestra hoy día a Nicolás Maduro con la misma intención ideológica conque se defenestró y fumigó a Juan Manuel de Rosas, aunque, por supuesto, el presidente venezolano ofrece muchos más flancos débiles que fortalezas. Aún así, no tengo ninguna duda en abrazarme con el 35% del pueblo venezolano, el que se autoproclama chavista y antimperialista y que cree estar caminando hacia el socialismo y soportar, junto con ellos, las estupideces de algún filósofo de boliche. Es el mismo pobrerío mestizo que menospreció Darwin, el que rodeó a José Artigas y a Simón Bolívar...la revolución pasa por esa abigarrada muchedumbre de camisas rojas.






Perdura el terrorismo de estado




>>> Sin purga en las FFAA. 
Solamente fue sancionado


25 de mayo 2016

El Comandante de la Brigada de Infantería Nº5, Coronel Walter Berger, fue sancionado por negarse a la colocación de una placa que recuerda la tortura y asesinato de Óscar Fernández Mendieta en mayo de 1972.
Un mes después de su martirio y asesinato, se oficializó el golpe de estado cívico militar.
Fernández Mendieta estaba haciendo el seminario para convertirse en sacerdote de la Iglesia Católica, cuando decidió incorporarse a las filas de propaganda del Partido Comunista Revolucionario.
Repartía la publicación “Causa del Pueblo”, y trabajaba la tierra en el campo duraznense.
Según informa Alternativa Durzano, se colocaron ya 8 placas recordatorias en varios puntos del país, y nunca se habían encontrado con una negativa.

>>> El fascismo perdura 
Edila puso en duda tortura y muerte de Fernández Mendieta en Durazno

Morgantini consideró un agravio la colocación de una placa en el Regimiento. “Muchos de los que allí trabajan no eran nacidos”, argumentó la representante del Partido Nacional.
Durante su intervención en la Junta Departamental de Durazno, Graciela Morgantini reflexionó sobre el hecho y dijo que no hay nada que pruebe que el trabajador rural fue torturado hasta la muerte en el cuartel de Durazno “Tte. Gral. Pablo Galarza”, como sí sostienen otros actores políticos. “No está comprobado ni ratificado por la Justicia de nuestro país, en la que todos confiamos. El supuesto hecho fue en 1973, así que el ciento por ciento de los que trabajan allí no eran nacidos”, sostuvo.
Las afirmaciones de la curul llegan a pocas horas de que el MEC ponga una placa en la sede castrense, este 24 de mayo, con presencia de autoridades, en el marco de la Ley de Reparación Moral.
Por otro lado, la legisladora fustigó a quienes combatieron a los militares, a quienes llamó “terroristas”, y recordó el día en que varios soldados salieron de su casa con el clásico uniforme color oliva y volvieron tapados con el pabellón nacional tras ser acribillados.
Estas y otras afirmaciones están contenidas en la intervención realizada el viernes 20 de mayo en la sesión Ordinaria de la Junta Departamental.





>>> 24 de mayo de 1973 

INVESTIGACION DE ROGER RODRIGUEZ
rogerrodriguez@adinet.com.uy

Tres entonces jóvenes oficiales: Alberto Ballestrino, hijo del general del mismo nombre, Gustavo Mieres Ultra y Daniel Blanco Fanocchio, ambos recién egresados de la Escuela de las América (School of America, SOA), fueron quienes en el Regimiento de Caballería Nº 2 de Durazno, el 24 de mayo de 1973, un mes antes del golpe de Estado, mataron en la tortura a Oscar Fernández Mendieta, según una investigación realizada por LA REPUBLICA.
La muerte de Fernández Mendieta, un joven militante del Partido Comunista Revolucionario (PCR), provocó un escándalo político en el Uruguay de aquellos días, cuando se propiciaba el desafuero del senador Enrique Erro, y, ante el evidente caso de una nueva muerte por torturas, la bancada del Frente Amplio impulsó una interpelación al ministro de Defensa Nacional, Walter Ravenna, que no se llegó a concretar por la disolución de las cámaras legislativas.
Las actas parlamentarias registran la denuncia que entonces realizó el senador Juan Pablo Terra, quien documentó ampliamente las contradicciones entre los informes militares y la partida de defunción, en la que se decía que la muerte se produjo por un infarto de miocardio, y otros análisis clínicos que establecieron los múltiples hematomas y quemaduras que presentaba el cuerpo de aquel joven de 26 años, recién casado y con su esposa embarazada de dos meses.
Treinta y cinco años después de los hechos, por primera vez un soldado que sirvió en aquella unidad militar rompe la “omertá” y detalla a LA REPUBLICA cómo fue que asesinaron a Fernández Mendieta, para agregar un nuevo elemento al todavía nebuloso período histórico: la protección del homicida, hijo de uno de los coroneles golpistas (miembro de la Logia Tenientes de Artigas), pudo ser otro inconfeso motivo de los militares para dar el golpe de Estado…

“Ya viví la pesadilla”
Atiende con una sonrisa y la mano dispuesta a saludar cuando se le llama por su nombre. Quizás piensa que es por alguna changa y un trabajo extra para forasteros siempre se cobra bien. La sonrisa se desdibuja y retrocede con una puteada contenida cuando su interlocutor se identifica como periodista de LA REPUBLICA. Camina hacia atrás, reingresa a su casa como buscando aire o una salida a una situación que quizás preveía. El sabe, que sabemos que sabe.
La cortina de cintas de plástico de la puerta de su modesta casa, en las afueras de una localidad del interior, no termina de hacer un movimiento pendular cuando el ex soldado vuelve a salir, casi resignado, para enfrentar un presente que lo llevará al pasado. Dice que no quiere hablar, que no recuerda, que hace mucho que no quiere saber de aquello que pasó hace tanto tiempo en el cuartel de Durazno, a donde preferiría no tener que volver a ir. Teme, aún a distancia.
No oculta su condición de ex soldado. Aunque el calor y la sequía asfixian, él luce una camiseta verde en la que todavía se distinguen los símbolos de una unidad militar. Pese a su edad y al tiempo que ha transcurrido desde su retiro se conserva en buena forma física, con brazos y piernas musculosas que reflejan la práctica de deportes, manos grandes y cuadradas por su trabajo manual y el ocre color de su piel curtida por el sol y el aire del campo.
“Yo les digo, pero no testifico. Yo les digo pero después niego… son mafia, no quiero terminar en una laguna… Yo sé que hay que saber. Hace mucho que hay que saber. Todos deberíamos decir. A mí de qué me sirvió el silencio. Mire dónde vivo. Pero yo no fui. Yo después niego. Yo le digo para que usted sepa… ¿Qué gano diciendo? ¿Plata no? (prueba)… ¿”conciencia tranquila”? Si ya viví la pesadilla todo este tiempo…”.


“Le dieron la máquina…”
El testigo comienza a dibujar aquel Durazno de 1973, tan lejano en el espacio y en el tiempo. “Hay otros que saben, pero alguno hasta está emparentado con la familia del muerto. En Durazno no hay otra cosa. O vas al cuartel o vas a la base. Todos son milico, esposa de milico, hijo de milico o padre de milico. Hacés un peso si salís de misión. Si no, esperar, jubilarte, ganar una mierda y vivir de changa….”, se desahoga.
Lentamente, el ex soldado acepta situarse en aquellos días previos al golpe de Estado. Algunas veces se había detenido gente por “eso de la subversión”, quizás se había torturado, pero muertos no. El Regimiento de Caballería Mecanizada Nº 2 “Gral. Pablo Galarza” no había tenido hasta aquel día de mayo una historia tan oscura, una vergüenza que se tuvo que ocultar dentro de la propia fuerza y del sistema político que todavía regía.
Finalmente habla: “Núñez lo fue a buscar. Lo trajo de la chacra donde vivían los Fernández Mendieta. Lo llevó al cuartel. Al sótano. Había agua en el piso. Le dio la biaba y se fue, pero había quedado bien… Después vinieron los otros. Eran muy jóvenes. Ballestrino, el hijo del general, Mieres y Blanco. Le dieron la máquina y se les fue. No sabían hacerlo. Se asustaron. Lo subieron a la enfermería. Blanco le hizo respiración boca a boca… Ya estaba muerto…”.
Hace silencio. Cierra la charla con un resignado gesto de “es todo”… un “ya está” que acentúa con la manos, la boca y las cejas. Hay angustia en su garganta. En sólo ochenta palabras, que pronunció en menos de 30 segundos, el ex soldado había derribado un muro de complicidad que por más de 35 años había mantenido la verdad aplastada por la impunidad. Fernández Mendieta fue muerto en la tortura. Tres oficiales son los responsables. Ahora se sabe.

INFARTO "POLITRAUMATIZADO"
El mismo día de la muerte por torturas de Oscar Fernández Mendieta se realizó una reunión de altos oficiales en el cuartel de Durazno para dar una versión de lo ocurrido. Optaron por decir que fue un ataque cardíaco. Para cubrir a los médicos militares, llamaron al médico policial, pero se negó omitir los hematomas que se constataban en todo el cuerpo del joven.
Aquel 24 de mayo de 1973, el jefe del Servicio Sanitario de la Unidad, Dr. Julio César Rossi Salina ya había hecho un parte que sus mandos le ordenaron. “En el día de la fecha en la Enfermería del Regimiento “General Pablo Galarza” de Caballería Nº 2 (MM), siendo la hora 19.15 fue examinado el cadáver correspondiente a OSCAR FELIPE FERNANDEZ MENDIETA, oriental, casado, de 26 años de edad, siendo la causa de la muerte, de acuerdo al examen clínico realizado un infarto de miocardio, presenta además dicho cadáver escoriaciones en la región prontoparietal, hombro izquierdo y hemitórax izquierdo”.
Dos días más tarde, la esposa de Oscar, Graciela Ferreira, pidió que se hiciera una nueva autopsia del cadáver de su esposo, pero sólo logró que permitieran hacerle un examen externo por parte de los médicos Eduardo Pastor, en su calidad de antiguo médico de la familia, Edison Scaffo y Carlos Schettini, quienes ampliaron los detalles de la tortura recibida por Fernández Mendieta, en un acta clínica.
Allí se describe: “Cabeza: 2 erosiones frontales izquierdas; una parieto temporal derecha; erosiones en el labio inferior. Hombro izquierdo: tres erosiones sobre región deltoides. Dos erosiones subclaviculares izquierdas. Hematomas de mano derecha e izquierda. Hematoma de extremidad inferior de antebrazo izquierdo. Gran hematoma en región toráceo abdominal (de unos seis por ocho cm). Erosiones en cara externa y superior de muslo izquierdo. Hematoma y erosiones en ambas rodillas. Hematoma en cara externa de muslo derecho. Se observan además dos incisiones suturadas: una longitudinal toraceoabdominal en Y, una transversal de abdomen”.
Las incisiones correspondían a la autopsia que finalmente le habían practicado los propios médicos militares Juan José Navarro y Julio Rossi Salinas, junto al médico policial Hugo Bosch, quien finalmente firmó el extraño diagnóstico en la partida de defunción: “Infarto de miocardio (politraumatizado)”.

"BURDA MANIOBRA"
La muerte del militante Oscar Fernández Mendieta motivó una carta que el líder de Partido Comunista Revolucionario, Winston Mazzuchi, envió al presidente de la Asamblea General, Jorge Sapelli, el 4 de junio de 1973, en la que advertía que la represión contra el PCR era una "burda maniobra" para demostrar la existencia de un "peligroso movimiento subversivo" con apoyo de la República Popular de China.
Mazzuchi denunciaba que en todo el país los militantes del PCR habían sido detenidos y en ese contexto se había producido el asesinato de Fernández Mendieta. "Esta provocación que denunciamos es parte de una escalada fascista que se viene procesando en nuestro país desde hace meses para instaurar una dictadura militar", preveía la carta.
Winston César Mazzuchi Frantchez sería desaparecido junto a otro líder del PCR, Nebio Ariel Melo Cuesta, el 8 de febrero de 1976 en Buenos Aires.

"A ELLA TAMBIÉN LA TORTURARON..."
En la ciudad de Durazno, todavía vive Carmen Ferreira, cuñada de Oscar Fernández Mendieta, cuya viuda, Graciela Araceli, está radicada en Londres. Carmen recuerda lo ocurrido en 1973, y muestra indignación porque hoy le niegan que su hermana haya estado presa. Carmen habla de corrido y cuenta, sin interrupción, lo que no pudo decir durante 35 años..
"Mi hermana repartía un diario. Ellos ya se habían casado. Yo los iba a visitar y ellos a mí. Un día viene mi hermana, cruza un campito que había por la calle Charrúa, en el barrio Tabaré. La veo muy pálida. ¿Qué te pasa, qué te pasa?, le dije. "Me mataron a Oscar", me dijo. ¿Cómo?, le pregunte pensando en un accidente. "Me lo mataron en el cuartel", dijo. ¿Cómo te lo van a matar en el cuartel?, pregunté. "Sí, fueron allá a casa y lo detuvieron, se lo llevaron en un jeep. Todavía la di un bucito por si hacía frío. Fui a la mañana a preguntar si precisaba algo y me dijeron que le llevara calzoncillos. Yo le llevo calzoncillos y le llevo tabaco y ya estaba muerto", dice. Pero yo no te puedo creer ¿qué pasó?, digo. "Lo mataron, lo mataron", dice... Entonces yo fui con ella a la empresa fúnebre. No entendía lo que estaba pasando. Después ella me explicó que lo habían matado y que lo había torturado y que los médicos le estaban haciendo la autopsia. Después fue mi marido y me levantó de allí, porque él estaba en el cuartel, era soldado y me dijo que si yo estaba allí lo comprometía. Y yo le dije que por qué te voy a comprometer a vos. Y me dijo que no fuera más y que no fuera más. Después tuvimos un encuentro familiar y mis padres también dijeron que no fuera porque era cuestión de la subversión. Mi papá era retirado militar, mi hermano era militar y mi marido, militar. Y yo les dije que yo a mi hermana no la pensaba abandonar y que yo iba a ir. A los días vino una señora, vecina, que trajo dulce de membrillo y pan para los chiquilines, y me dijo: "Te vengo a avisar algo, a tu hermana la detuvieron, está en la Base y te vengo a avisar a vos porque lamentablemente sólo los familiares pueden ir"... Estuvo tres meses presa. Ella estaba embarazada. Yo iba y le llevaba tanjerinas, por ejemplo. Cuando llevaba tres meses de matrimonio ya tenía dos de embarazo. Y a ella la torturaban también ahí. Ella me lo decía... Y ahora, cuando voy a hacer un trámite por la ley de reparación para mi hermana, no me quieren dar comprobante de que estuvo presa. Fui a Boiso Lanza y dijeron que me iban a mandar. En la Brigada Aérea II me dieron los papeles en la mano. No estaban en sobre y faltaban hojas. Después las dieron, pero dicen que no estuvo detenida, no hay registro...".

WILSON: 'SE PRACTICA LA TORTURA'
Cinco días después de la muerte, en la sesión parlamentaria del 29 de mayo de 1973 el senador Juan Pablo Terra presentó un pedido de informes al Ministerio de Defensa Nacional sobre lo ocurrido a Oscar Fernández Mendieta, en el que incluía los certificados del médico militar Julio César Rossi Salinas y de sus colegas civiles Eduardo Pastor, Edison Scaffo y Carlos Schettini.
El senador Terra había podido viajar a Durazno y ver el estado en que había quedado el cuerpo del joven: "Considero anormal la afirmación de que el "infarto al miocardio" pueda ser diagnosticado en un examen clínico del cadáver. Por otra parte, examiné personalmente el rostro, cuello y parte superior del tórax del cadáver, apreciando heridas con aspecto de quemaduras, hematomas y las señales de una autopsia", denunció el legislador del PDC.
Al pedido de informes de Terra, se sumó otro del senador Zelmar Michelini quien solo en aquella sesión del 29 de mayo, presentaba otros tres reclamos sobre personas detenidas, expulsadas o torturadas. La tortura que ya se practicaba en forma indiscriminada era la preocupación diaria de quien luego denunciaría esos crímenes ante el Tribunal Russell.
El 30 de mayo la bancada de legisladores del Frente Amplio, integrada por los senadores Terra, Michelini, Enrique Erro y Enrique Rodríguez, presentaron una moción para convocar a sala al ministro de Defensa Nacional, Walter Ravenna, para que diera explicaciones sobre las circunstancias de la muerte de Fernández Mendieta, evidentemente víctima de las torturas recibidas.
La sesión, registra una esclarecedora intervención del senador blanco Wilson Ferreira Aldunate: "En 1973 y en nuestro país, se practica la tortura. Pero es mucho peor todavía que el hecho mismo, la solidaridad que luego despierta. No serían tan graves las circunstancias con ser bárbaras si fueran condenadas, censuradas, y merecieran la repulsa indignada de aquellos a los que, precisamente, puede imputárseles responsabilidad", denunció.
Finalmente, el ministro Ravenna se negó a concurrir a sala por considerarse "ofendido" por una carta pública del senador Terra, quien a principios de junio viajó al XII Congreso Internacional de la Democracia Cristiana. El llamado a sala se volvió a pedir y aprobar en la sesión del 6 de junio. Ese día el debate quedó sin quórum. Veinte días después el Senado fue disuelto.

Habla la madre de Oscar, María Mendieta Camacho, de 98 años de edad
"AHORA DEBE HACERSE JUSTICIA"

María Mendieta Camacho tiene 98 años y no dudó en afirmar "¡Ahora debe hacerse justicia!" cuando LA REPUBLICA le informó del testimonio que dio un ex soldado que identificó a los responsables de la muerte de su hijo Oscar Felipe. En su casa de Montevideo, "Maruja", como le dicen, abraza el retrato de su hijo muerto y habla del único de los hermanos que no llevaba el nombre de la virgen.
Tuvo cinco hijos: José María, Oscar Felipe, Carlos María, María Alicia y Luis María... "A Oscar le puse Felipe, porque alguien tenía que llevar el nombre del padre. Somos de raíz católica, por los Mendieta y por los Camacho. Los Fernández no. El abuelo era colorado y en una batalla encontró en un arroyo como una virgen acuñada en piedra. Juro que si volvía la llevaba para la casa y así lo hizo... Una vez al año, hacía una ceremonia con la virgen...", narra.
"Oscar era muy justo y muy franco. El decía las cosas como eran y no faltaba a la verdad... En eso era como los Mendieta. De una palabra sola, de poca conversación. En casa no existía la mentira. Oscar dejó el seminario porque le preguntó a las tías, que eran muy católicas, cómo ayudaba más a la familia, si siguiendo en el Seminario o viniendo a trabajar la tierra. Y vino a la tierra", dice.
José María es un año y medio mayor que Oscar. "Nosotros estuvimos juntos de muy chicos. Oscar luego se fue a estudiar de cura y por cuatro años nos veíamos solo cuando nos visitaba... ¿De qué cuadro? (sonríe)... Se le ocurrió ser hincha de Cerro. Todos decíamos Nacional o Peñarol, pero él se hizo de Cerro. Ibamos a colegio católico. Un día, en misa, nos preguntaron si queríamos estudiar en el seminario. Cuando a mí me apuraron dije que no, pero él, igual de rápido, dijo que sí, y se fue a Paso de los Toros".
Cuando dejó el Seminario en 1967, Oscar se puso a trabajar la tierra. Primero en un establecimiento llamado La Pequeña y luego en una chacra, donde lo detuvieron. "Hacía la huerta a pala. No había herramientas. Después, se dedicó a plantar semilleros de trébol. Se casó con Araceli tres meses antes de que lo mataran. Ella estaba embarazada de dos meses. Tuvo una nena, se llama América Sol, vive en Londres con la madre y estamos en contacto", dice.
Fernández Mendieta pertenecía al entonces legal Partido Comunista Revolucionario (PCR) que en Durazno tenía un coordinador en apoyo al periódico "Causa del Pueblo", que se vendía públicamente en los quioscos de Montevideo. El 24 de mayo de 1973 a las 16.00 horas lo detuvieron en la chacra donde vivía. Al día siguiente por la mañana, un vehículo militar fue a buscar a sus padres a 70 kilómetros de Durazno para comunicarles que había muerto.
"Durante la dictadura nos dijeron que lo que le había pasado a Oscar lo tenía un juzgado militar. Hubo una abogada en el tema, pero nunca supimos nada. Después no se presentó denuncia. Yo tenía los papeles de la defunción que habían hecho los médicos. Los doctores Eduardo Pastor, Edison Scaffo y Carlos Schettini se la jugaron y vieron el cuerpo aunque habían prohibido abrir el cajón. Hicieron un acta que dice todo", explica José María. "Yo había perdido las esperanzas, pero con esto, ahora, nos vamos a presentar ante la Justicia...".

RESPONSABLES
Alberto Ballestrino (h), Daniel Blanco Fanocchio y Gustavo Mieres Ultra pertenecían a la promoción 1972 de la Escuela Militar, la primera que egresa de la Escuela de Toledo, de la que también fueron parte destacados oficiales como Raúl Gloodtofsky, Daniel Castellá, Miguel Dalmao, Ramón Trabal y Juan Villagrán, entre otros.
Toda esa generación (salvo Ballestrino) realizó el curso "Internal Security Opns CC-6" en la norteamericana School Of America (SOA) entre el 10 de enero y el 3 de febrero de 1972 en Panamá, donde coincidieron con el entonces capitán José "el francés" Baudean, quien efectuaba el "Military Intelligence Off 0-11".
El joven Ballestrino siempre estuvo a la sombra de su padre y pasó la mayor parte de su carrera en el Regimiento de Caballería Nº 1 Blandengues, bajo la protección del Gral. Manuel Fernández, miembro de la Logia Teniente de Artigas como su padre Alberto "la Chancha" Ballestrino.
En 1973 Ballestrino padre tenía el grado de coronel y era uno de los golpistas que luego ingresó al Parlamento, junto a los generales Gregorio Alvarez y Esteban Cristi según registra una histórica foto. Ballestrino fue jefe de Policía de Montevideo y ascendió a general en 1977. Murió en 2003. Su hijo se retiró como capitán y es hoy pastor de una Iglesia Evangélica.
Blanco, nacido el 22 de abril de 1952, es quien realizó una carrera militar más larga. Era capitán en 1980 y llegó a coronel en el año 2003. Fue coordinador del Area Militar en el Calen, coordinador de instructores en la Escuela de Sanidad de las FFAA, profesor de Administración General en el IMES y estuvo en la Dirección de Personal del Ministerio de Defensa. Pasó a retiro.
Mieres Ultra llegó al grado de mayor en 1986 y también fue "exiliado" en el Regimiento de Caballería Nº 1. Su familia sería originaria de Mercedes, Soriano, donde tendría un hermano apodado el "Mono"; en tanto el oficial Núñez, quien detuvo a Fernández Mendieta, habría estado con el grado de mayor en el Penal de Libertad, donde le apodaba "Mamelli".
El Regimiento de Caballería Nº 2 de Durazno fue un activo centro de represión, que competía con la Brigada II de la Fuerza Aérea. El RC Nº 2 estaba subordinado a la División de Ejército III, con asiento en Paso de los Toros, cuyo comandante era el general Rodolfo Zubía, pero la unidad de Durazno tenía particular autonomía en la acción.
El Partido Comunista Revolucionario (PCR) era un "objetivo" del Batallón de Ingenieros Nº 5 de Mercedes, donde se centraba la atención sobre quienes ya habían sido "fichados", y del Regimiento de Caballería Nº 4, donde también se centraban las acciones sobre el OPR 33, que dirigía Gilberto Vázquez. Todos actuaban con el Organismo Coordinador de Operaciones Antisubversivas (OCOA).

(PUBLICADO EN EL DIARIO LA REPUBLICA EL DOMINGO 25 DE ENERO DE 2009)