sábado, 20 de julio de 2019

El informe venenoso

Socialista formada en Washington


Telesur Bachelet y Almagro: Almas gemelas

Por: Angel Guerra Cabrera



El informe de Michelle Bachelet sobre los derechos humanos en Venezuela contiene todos los requisitos para ocupar un lugar señero en una enciclopedia universal de la infamia. Mucho más porque la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos se debe a un conjunto de mandatos emanados de la Carta de esa organización, de los acuerdos de su Consejo de Derechos Humanos y de otras de sus instancias, que resultan pisoteados en este documento.
El informe no menciona apenas la guerra económica de Washington contra Venezuela y sus terribles efectos en la población y mucho menos exige que se ponga fin a esa brutal agresión. Omite innumerables hechos de primerísima importancia. Entre ellos, la violencia feroz de la oposición dirigida por Estados Unidos, tanto en marchas como en guarimbas y en sus reiterados intentos golpistas, enmarcados en un contexto de guerra híbrida cuyo fin desde 2002 es derrocar al gobierno bolivariano, eliminar físicamente al chavismo y apoderarse de las enormes riquezas naturales del país suramericano.
¿Golpismo? ¿Guerra Guerra híbrida? ¿Guerra económica? Qué va. Para Bachelet lo único que existe en Venezuela son violaciones del gobierno a los derechos humanos. Tampoco existe una grave crisis humanitaria ni de derechos humanos en Haití, Honduras, Guatemala, Colombia, Yemen, Somalia, Libia, Afganistán, Palestina ocupada por Israel. Ni las políticas neoliberales que hunden hoy en la miseria a millones de argentinxs y brasileñxs antes elevados a niveles dignos de vida por los gobiernos de Cristina Fernández y Lula, acciones que constituyen violaciones masivas de los derechos económicos, políticos y sociales de esas poblaciones. Ni la campaña de terrorismo de Estado del gobierno de Trump contra millones de migrantes, su exacerbación del supremacismo blanco, la xenofobia, el racismo y la misoginia.



¿De qué país habla Bachelet? El que refiere en su informe no es el que he visitado muchas veces durante el período revolucionario. No es el de millones de personas marchando en apoyo a su gobierno; no es el de la alta matrícula en todos los niveles de educación; no es el del programa Barrio Adentro ni los Centros de Diagnóstico Integral, que con médicos venezolanos y cubanos han hecho de la salud un derecho universal; no es el de la igualdad entre hombres y mujeres ni el del reconocimiento de la diversidad sexual; no es el de la menor desigualdad en nuestro continente, de acuerdo con datos de la respetada Comisión Económica para América Latina de la ONU; no es el democracia participativa y protagónica ejemplar; no es el de lxs jóvenes y el pueblo alegres y cultos. Tampoco el de los casi tres millones de viviendas dignas.
No está en mi ánimo edulcorar la realidad, tampoco oculto mi compromiso militante con la Revolución Bolivariana. Pero si de investigar y calificar una realidad se trata, lo menos que debe exigirse es que predomine la observación y comprobación escrupulosa de los hechos y no el desequilibrio ni un ejercicio totalmente discriminatorio, unilateral, selectivo y sesgado. En Venezuela, como en todos los procesos revolucionarios, se han cometido errores. Hay burocratismo y corrupción, que cualquier chavista reconoce y denuncia. El Estado burgués dificulta el avance revolucionario y los cuerpos de seguridad pueden cometer excesos que se investigan y con frecuencia se sancionan. Pero nada de esto podría analizarse si no se considera la subordinación por mucho tiempo del país al sistema de dominación de Estados Unidos, expresado en el modelo petrolero rentista y el subdesarrollo. Mucho menos si se obvia la guerra en curso contra la Revolución Bolivariana, precisamente por los éxitos que ha obtenido en la trasformación de aquella realidad en materia de soberanía, justicia social, solidaridad humana, amplias libertades democráticas y verdadero ejercicio de los derechos humanos, e incluso éxitos económicos, ahora velados por el bloqueo.
¿Cómo puede justificar Bachelet que de las 588 entrevistas que nutren su informe ninguna haya sido realizada en Venezuela? ¿A qué fueron entonces allí la señora y su equipo, que permaneció semanas en el país? ¿Cómo explicar que el secretariado redactor del informe sea el mismo que hacía esta labor al Alto Comisionado anterior, el príncipe jordano Zeid Ra’ad Al Hussein, de estrechos vínculos con el repugnante secretario de la OEA, Luis Almagro, y con Leopoldo López?
María Eugenia Russian, presidenta de Fundalatin, ONG con Estatus Consultivo Especial dentro del Consejo Económico y Social de la ONU, denunció la exclusión de informes y testimonios de 12 ONGs en el Informe Bachelet.
La Alta Comisionada no tomó como fuentes de su reporte los documentos confeccionados por dos expertos independientes de la ONU, Alfred de Zayas e Idriss Jazairy, quienes censuraron en términos muy duros las sanciones económicas contra Venezuela y las consideraron causantes de las privaciones que sufre la población.
El informe de Bachelet, en fin, parece redactado por Almagro. Tal para cual.

>>> Tal para cual



>>> Lapidario informe y se entierran con el.




>>> Hinchas fanáticos y patoteros
«Cada vez que viajo veo que Uruguay tiene más respeto, porque en lugar de ponerse como hincha fanático y patotero, ha buscado tender puentes para lograr que se cumplan los derechos humanos y se realicen unas elecciones libres y democráticas».



>>>... hay que aliniarse 






viernes, 19 de julio de 2019

Mas milicos que maestros

Dale palo pa que aprenda





>>> Se entrena La policía uruguaya con técnicas de Israel



El Estado gasta más en militares y policías que en educación

Informe de Ismael Samandú

Entrenamiento policial- Tacuarembó 2017







Cosse manifestó que entre 50% y 60% del gasto se destina para seguridad, educación y salud, “así que mucha magia con eso no se puede hacer”.








jueves, 18 de julio de 2019

La asfixia de la revolución Sandinista





A 40 años del triunfo de la Revolución Sandinista, nosotras/os, veteranas/os internacionalistas que compartimos vida, trabajo y luchas en el seno del pueblo de Nicaragua, evocamos la fecha victoriosa del 19 de julio de 1979, reflexionamos sobre la dramática situación actual de la tierra de Sandino y Carlos Fonseca y seguimos siendo solidarios en la causa de la libertad.

Nos sumamos y fuimos parte de aquella Revolución, que fue popular porque fue campesina y obrera, que fue libertaria porque derramó su sangre para derribar la tiranía de casi medio siglo y defenderse de la guerra de agresión imperialista, que fue colectivista porque inició una profunda transformación para cambiar las relaciones de explotación, que fue humanista porque promovió la alfabetización para emancipar al pueblo mantenido en la ignorancia y el oscurantismo, que fue alegre porque fue una revolución de poetas y cantores que sembró cultura en los momentos más difíciles. Esa inmensa obra se forjó bajo la inspiración del legado del Comandante Carlos Fonseca, el tayacán vencedor de la muerte fundador del Frente Sandinista de Liberación Nacional, que proclamó como programa que en la Revolución Popular Sandinista se conjugaban la reivindicación socialista y la emancipación nacional.


Quienes estando en prisión muy lejos en el Sur, supimos de este nuevo amanecer en Nuestra América, sentimos un soplo de esperanza. La Revolución Sandinista fue ahogada en sangre y asfixiada económicamente por la agresión imperialista y cuando su democracia revolucionaria fue derrotada en las urnas, entregó el gobierno. La restauración capitalista destruyó la mayor parte de las conquistas aumentando el sufrimiento del pueblo y el FSLN entró en un proceso de descomposición, reyertas y componendas con fuerzas del viejo régimen que alejaron en una diáspora política a gran parte de su membresía.

El FSLN al tiempo que devoraba a parte de su militancia veterana, estableció pactos impensables en la época revolucionaria.

Ortega se alió con el anticomunista cardenal Miguel Obando

Así pactó con el corrupto presidente liberal Arnoldo Alemán impunidad para la corrupción y repartos de poder, con el cardenal Miguel Obando, cabeza de la Iglesia católica y “jefe espiritual” de la contrarrevolución y llegó a promover la penalización del aborto, condenando a la ilegalidad y la muerte a miles de mujeres. Daniel Ortega fue electo presidente en 2006 acompañado como vice del banquero Jaime Morales, uno de los jefes de la sangrienta contrarrevolución. Y contrariando las normas establecidas en la nueva Constitución pactada se hizo reelegir en dos oportunidades, con apoyo de los “zancudos” (partidos colaboracionistas) instalando un nuevo régimen. Usando la simbología y los emblemas del sandinismo, se convirtió en un régimen despótico, familiar, defensor de la propiedad privada y sus propios negocios, confesional y oscurantista. Invocando a dios y la reconciliación, practica una represión atroz institucional, policial y paramilitar. Hasta el emblemático Ernesto Cardenal fue vilipendiado.

Banca y empresa privada ofrecen respaldo a Ortega

Lo peor ha sido la brutalidad terrorífica de la represión a las protestas sociales, especialmente a partir de abril del 2018, autojustificándose como víctima, acusando de golpistas a la sublevación y resistencia cívica del pueblo nicaragüense, actuando como un régimen terrorista, cometiendo crímenes de lesa humanidad que, para colmo de males, al hacerlo en nombre del sandinismo, contribuyó a manchar su nombre y su legado histórico. Tal vez la más grave consecuencia de las tropelías del orteguismo, reside en el flanco que sus actos abren para la supervivencia de la Revolución.




Ni corto ni perezoso, el enemigo se apresura para aprovechar esta debilidad, profundizando su permanente intervención, ante un gobierno que debido a sus actos deplorables, resulta imposible defender. Repudiamos tanto al régimen familiar confesional como a la ininterrumpida agresión imperialista que intenta sacar partido de esta crisis, con la complicidad de quienes hasta hace poco fueron socios lucrativos del orteguismo.



Como nos enseñó el Che, sentimos el dolor ajeno como propio y no especulamos políticamente. Condenamos al terrorismo estatal del régimen Ortega-Murillo y denunciamos a los regímenes que en sus países violan los derechos humanos – empezando por el gobierno imperialista de EEUU y sus socios el cartel de Lima – y ahora pretenden erigirse en juzgadores.



Nosotros, internacionalistas solidarios, antimperialistas y socialistas, a la vez que rechazamos la injerencia imperial, no admitimos ni justificamos a un régimen que dispara contra el pueblo, secuestra, tortura y mata. Vaya nuestro abrazo fraterno y solidario a la Comandante Guerrillera Mónica Baltodano que con sus Memorias de la Lucha Sandinista y su coherencia mantiene viva la llama de la esperanza y por su intermedio a todo el pueblo sublevado contra la injusticia y la opresión. ¡Por la libertad de Nicaragua, sólo el pueblo salva al pueblo!

Solidarios ayer, solidarios hoy, solidarios siempre



Internacionalistas: Claudia, Mazza, Marta Alaniz, Pedro Cazes Camarero, Carlos Vasco Orzaocoa, Mitaí Penayo, Abel Bohoslavsky (todxs del PRT- ERP Argentina); Eduardo Edmundo López Mercao (MLN-Tupamaros Uruguay); ex presxs políticxs: Jorge Tambero Zabalza (MLN- T), María del C. Claro la Campe, Adriana Chein, Raúl Nudel, Raúl Sassi, Guillermo Temperini…y siguen las firmas

Adhieren Susana Echegoyen, Héctor Löbbe (veteranxs de la Juventud Guevarista del PRT-ERP)
















martes, 16 de julio de 2019

El miedo que despiertes






Por Sergio Sommaruga




Hoy, el diario uruguayo que en su momento apoyó el golpe cívico militar, publica en su tapa que los gremios de trabajadores son muy agresivos y tienen mucho poder.

Levantan ese titular de un informe proveniente de los EEUU. Nada mas ni nada menos que el país que mandó a la horca a los mártires de chicago, es decir a los dirigentes obreros que iniciaron el reclamo de las 8 horas. Conquista que hoy es un derecho adquirido por la clase trabajadora en el mundo entero.

No hay un solo derecho obrero que haya nacido de la divina providencia, de las dádivas patronales o de la benevolencia de los gobiernos.

Todos los avances en las condiciones de vida y salario de la clase trabajadora, nacieron de la lucha organizada. En muchos casos, la historia de esos derechos y su conquista se pagaron con cárcel, torturas sufrimiento y muerte.


Pero parece que esa violencia ejercida contra los trabajadores no se registra. No entra en el informe. No está en la memoria de los informantes norteamericanos ni en el responsable de redacción del diario.
Parece mentira…pero es verdad. 






Se hace política contra los trabajadores y sus herramientas a cualquier costo, incluso al costo de ignorar la historia.
Parece que en estos tiempos electorales todo vale…al menos para algunos.
Hoy tuvimos una audiencia en el ministerio de trabajo porque a más de 100 trabajadores, su patronal les debe la mitad del sueldo.




Todas estas familias obreras se atrasan por lo tanto en el pago de todas sus cuentas, además del suplicio emocional y familiar que esas circunstancias provocan.
El sindicato, como debe ser, se organizó y se movilizó contra esta injusta situación. Gracias a esa lucha conseguimos fecha inmediata de pago del salario atrasado más el pago de una multa por el pago fuera de fecha de los salarios.
Para nosotros un acto de justicia. Sin embargo, en la historia de los informantes de EEUU y del diario el país, nosotros quedaremos seguramente como los agresivos sindicalista que paran y se movilizan ante patronal, víctima injusta de la “intolerancia sindical.”
Parece mentira que así quieran construir los relatos…pero es verdad.
Hay que estar atentos y bajo ningún concepto dejar que nadie piense por nosotros.


El miedo de que controles





Informe 2019 sobre Clima de Inversiones (Segmento de Uruguay)

Resumen ejecutivo

El Gobierno de Uruguay reconoce el importante papel que cumplen las inversiones extranjeras en el desarrollo económico y sigue manteniendo un clima de inversiones favorable que no discrimina a los inversores extranjeros.  Uruguay tiene un sistema jurídico estable en el que se trata de la misma manera a las inversiones nacionales y extranjeras. La mayoría de las inversiones se permiten sin necesidad de autorización previa y los inversores pueden transferir libremente su capital y las ganancias que obtienen de sus inversiones al exterior.  Los inversores internacionales pueden elegir entre arbitraje y el sistema judicial para resolver conflictos. Los juzgados locales reconocen y cumplen los laudos arbitrales extranjeros.
El Índice de Facilidad para Hacer Negocios 2019 del Banco Mundial colocó a Uruguay en el 5° lugar entre 12 países de América del Sur (y en el lugar 95 de 190 a nivel mundial).  Incluso con algunos incentivos tributarios para los inversores, las inversiones extranjeras directas siguen en niveles bajos en comparación con el período previo a 2015.  La inversión nacional y las inversiones extranjeras directas disminuyeron significativamente entre 2015 y 2018.
Cerca de 120 empresas estadounidenses operan localmente e invierten en el país en diversos sectores, por ejemplo: forestación, turismo y hoteles, otros servicios y telecomunicaciones.  Las empresas estadounidenses no han indicado que la corrupción sea un obstáculo para las inversiones. En 2018, Transparencia Internacional consideró que Uruguay era el país más transparente de América Latina y el Caribe.  Uruguay es una democracia estable. El riesgo político es bajo y no ha habido casos recientes de expropiación.
Uruguay ha fortalecido su comercio, sus inversiones y sus lazos políticos bilaterales con China, su principal socio comercial.  En agosto de 2018, Uruguay fue el primer país del Cono Sur en unirse a la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China. Desde 2016, Uruguay y China han celebrado numerosas reuniones sobre temas comerciales, pero no se ha avanzado en un acuerdo de libre comercio bilateral integral a pesar de que ambas partes anunciaron que ese era su objetivo.
Uruguay tiene tratados bilaterales de inversiones con más de 30 países, entre ellos los Estados Unidos.  Los Estados Unidos no tienen un acuerdo para evitar la doble imposición con Uruguay. Ambos países tienen un Acuerdo Marco de Comercio e Inversiones vigente, y han suscrito acuerdos de cielo abierto, facilitación del comercio, asistencia mutua aduanera, promoción de pequeñas y medianas empresas y seguridad social.
Un estudio de 2018 de Uruguay XXI, la agencia de promoción de exportaciones e inversiones de Uruguay, y el Ministerio de Economía indica que cerca de la mitad de los inversores extranjeros están satisfechos o muy satisfechos con el clima de inversión en Uruguay, principalmente con su estado de derecho, su estabilidad macroeconómica, su ubicación estratégica y sus incentivos para las inversiones.  Casi todos los inversores estaban satisfechos o muy satisfechos con las zonas francas y los puertos libres de Uruguay. Por otro lado, casi la cuarta parte de los inversores no estaban satisfechos con al menos un aspecto de hacer negocios localmente, y expresaron sus preocupaciones sobre los altos costos laborales e impuestos, los sindicatos y los conflictos laborales.

 Fakenews (interpreación del documento de El País)


Los sindicatos se manifiestan y los conflictos laborales pueden intensificarse rápidamente, lo que puede derivar en huelgas que afectan la productividad general.  El Índice de Competitividad Global 2018 del Foro Económico Mundial colocó a Uruguay en el lugar 53 de 140 países analizados, y en el 138 en lo que refiere a relaciones laborales.  Muchos inversores estadounidenses y regionales han expresado su preocupación por el hecho de que los sindicatos puedan, legalmente y sin mayores repercusiones, ocupar los lugares de trabajo y de ese modo suspender las operaciones.  Representantes del sector privado también han señalado que la estrecha relación de los sindicatos con el gobierno actual implica que los consejos de salarios tripartitos en ocasiones aumentan los salarios sin preocuparse demasiado por si las empresas tienen la capacidad de absorber los mayores costos.
Uruguay es miembro fundador del Mercosur, el mercado común del Cono Sur formado por Argentina, Brasil, Paraguay y Venezuela.   (Venezuela fue suspendida del Mercosur en diciembre de 2016 por no seguir los principios democráticos del bloque.)  Uruguay tiene también acuerdos comerciales con Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador y Perú, todos estados asociados del Mercosur.  Montevideo es sede de la Secretaría del Mercosur y de la institución parlamentaria del Mercosur, el Parlasur. En 2004, Uruguay y México profundizaron un acuerdo del año 1999, lo que derivó en el primer acuerdo comercial integral de Uruguay con un país no miembro del Mercosur. En octubre de 2016, Uruguay firmó un acuerdo con Chile para ampliar y profundizar el acuerdo de libre comercio existente y así aumentar el intercambio de bienes y servicios. En abril de 2018 el acuerdo estaba a estudio del Parlamento.  El acuerdo fue ratificado a mediados de 2018 tras un gran debate interno dentro del Frente Amplio, la coalición de gobierno.
La ubicación estratégica de Uruguay (en el centro de la zona más rica y poblada del Mercosur) y sus regímenes especiales de importaciones (como zonas francas y puertos libres) lo convierten en un centro de distribución bien ubicado para el ingreso de bienes estadounidenses a la región.  Varias empresas estadounidenses almacenan sus productos en las zonas francas de Uruguay y desde allí abastecen a sus clientes regionales de forma efectiva. Con un pequeño mercado de consumidores de alto nivel de ingresos, Uruguay también puede ser un buen mercado de prueba para productos estadounidenses.
En 2012, las calificadoras de riesgo internacionales volvieron a darle a Uruguay el grado inversor que había tenido entre 1998 y 2002, año en el que el país fue golpeado por una gran crisis económica y financiera.  Si bien sus niveles de déficit fiscal y deuda pública son relativamente altos en comparación con su grupo de pares con la misma calificación, en abril de 2019, Standard & Poor’s y Moody’s colocaron a Uruguay dos escalones por encima del grado inversor con una perspectiva estable.
Enlace al Informe completo (en inglés): https://www.state.gov/reports/2019-investment-climate-statements/uruguay/






lunes, 15 de julio de 2019

Dos proyectos de país




José Luis Perera López


En octubre se enfrentan dos proyectos de país.
Uno de los proyectos es el que actualmente está en marcha, y básicamente se propone profundizar los cambios ocurridos desde el 2005 a la fecha.
Por ejemplo, desde entonces se ha profundizado la primarización de la economía, esto es, cada día nuestro país se especializa más y más en producir y exportar productos primarios, materia prima, comodities si le gusta, para que otros lo elaboren. Ahora exportamos soja transgénica y troncos de árboles además de carne. Mientras tanto, las fábricas cierran sus puertas. Este modelo de país se profundizará a partir de octubre si usted elige la continuidad.



Los otros proyectos con posibilidades de llegar al gobierno, en cambio, lo que se proponen es...bueno...ahora que me lo pregunta...se proponen exactamente lo mismo.
Desde que el proyecto actual se puso en marcha, los medios de producción se han concentrado en cada vez menos manos, fundamentalmente la tierra. Nos dicen que se profundizarán los cambios, por lo cual solo podemos esperar que este proceso continúe y los latifundios se continúen agrandando. Estos medios de producción además de concentrarse en menos manos estas manos son extranjeras. Así prácticamente toda la cadena de la carne (tierra, vacas, frigoríficos) está en manos extranjeras, también la de la soja, pero fundamentalmente la tierra (más de la mitad de la misma en manos extranjeras). Esto se profundizará.
Los otros proyectos con posibilidades de llegar al gobierno, en cambio, lo que se proponen es...bueno...ahora que me lo pregunta...se proponen exactamente lo mismo.
El modelo forestal celulósico sojero y transgénico en marcha se propone profundizarlo por parte de la actual fuerza política en el gobierno. Más UPM, más celulosa, más soja, más transgénicos, más agrotóxicos.
Los otros proyectos con posibilidades de llegar al gobierno, en cambio, lo que se proponen es...bueno...ahora que me lo pregunta...se proponen exactamente lo mismo.



En el proyecto de país que hoy está en marcha, te obligan a todo, y ese modelo se profundizará. Te dicen donde puedes fumar y donde no, cuando y por qué te puedes cambiar de mutualista, te obligan a darle tu dinero al sistema financiero para que éste se enriquezca a costa tuya, etc. Esto se profundizará también.
En el proyecto en marcha, y que se propone profundizar, hay más asentamientos que antes, por lo cual podemos esperar que sigan aumentando; y cada día hay más gente durmiendo en las calles en pleno invierno (ya contamos un muerto en este invierno).
En el proyecto de país en marcha la desocupación aumenta, y este cambio se profundizará.
En el proyecto de país en marcha se propone aumentar las edades de jubilación, tal cual acaba de hacer el archienemigo Bolsonaro. En el otro también.


Por ahí anda un proyecto de sacar los milicos a la calle para la seguridad. Pero el modelo actual ya se le adelantó, y en la franja fronteriza ya hoy los soldados te pueden pedir la cédula si lo desean y te ven cara de pichi. Esto también se profundizará?
En octubre se enfrentan, como dice la consigna, dos proyectos de país: el de la continuidad o el de lo mismo.
Continuidad o más de lo mismo, esa es la consigna.
Pero mire que lo van a asustar con el viejo de la bolsa de todas maneras. Su vida, se sabe, empezó con el FA en el gobierno en 2005; antes usted era un don nadie, ni existía, no podía comer con su salario o su jubilación, no tenía nada, y en cambio ahora lo tiene todo, come todos los días, tiene auto lo que le permite hacer cola en los peajes como usted quería, y si usted no elije la continuidad (en lugar de más de lo mismo) todo eso lo perderá al día siguiente. Y no solo lo perderá, además le saldrán forúnculos feos por todo el cuerpo y se expondrá al aedes no se cuanto y a la chucunguña o algo parecido, más la peste porcina que está esperando en la frontera para atacar apenas usted cometa la atrocidad de depositar en la urna en octubre un voto diferente al oficial.







>>> Entrevista a Jorge Zabalza en Tierra Libre