viernes, 5 de junio de 2020

El asesinato de Trabal

Entierro en Montevideo del coronel Ramón Trabal, asesinado en París en 1974, al que asistieron las máximas autoridades de la dictadura cívico-militar / Foto: Brecha, Archivo Chele.


Los espías brasileños y la puja en el Ejército

Los entretelones del asesinato de Trabal, el exjefe de la inteligencia militar.


Samuel Blixen
5 junio, 2020


El asesinato de Ramón Trabal, en París, detonó una crisis interna en el Ejército caracterizada por el enfrentamiento entre Gregorio Álvarez y Esteban Cristi. Los pormenores fueron prolijamente detallados por los espías del Sid, que operaban desde la embajada de Brasil en Uruguay. Sus despachos reiteran que la oficialidad creía que la muerte de Trabal fue ordenada desde Montevideo. Brecha accedió a los despachos de los agentes instalados en la embajada en Montevideo.

Sólo unos pocos conjurados del alto mando militar uruguayo sabían qué iba a pasar el mediodía del jueves 19 de diciembre de 1974 en París. Los demás, la cadena de mandos, desde los coroneles hasta el último eslabón de oficiales, tenientes y capitanes, no tenían idea de que ese día sería asesinado de seis balazos el exjefe de la inteligencia militar, el coronel Ramón Trabal, que ocupaba desde comienzos de ese año el cargo de agregado militar uruguayo ante los gobiernos francés e inglés.

Al día siguiente, el viernes 20, fueron hallados en una cuneta de la entrada a la localidad de Soca los cuerpos acribillados de cinco militantes del Mln que habían sido secuestrados en Buenos Aires y trasladados ilegalmente a Montevideo. El lunes 23, apenas cinco días después, decenas de oficiales del Ejército se reunían en el Centro Militar para “discutir las implicancias políticas de la muerte de Trabal”. La oficialidad joven veía con preocupación los “disturbios” en los cuarteles, resultantes de los asesinatos, creía que la orden de matar a Trabal había salido de Montevideo y descartaba que los tupamaros hubieran tenido algo que ver. Esa era la primera de varias reuniones “horizontales” (por fuera de la verticalidad del mando) que revelaban la profunda crisis que el asesinato había detonado en la interna del Ejército. De esa crisis y de la lucha por el poder que estalló a continuación dieron cuenta puntualmente, en los años venideros, los agentes estacionados en Montevideo del Servicio Nacional de Información, el poderoso aparato de inteligencia de la dictadura brasileña, cuyos reportes pudo leer Brecha.

EL COMANDO RAÚL SENDIC. Después de descargar sus dos armas, los sujetos que mataron al coronel Trabal en el garaje subterráneo del edificio de apartamentos de la Avenida du Recteur Poincaré, en el distrito 16 de París, se reivindicaron como miembros de la Brigada Internacional Raúl Sendic: habían asesinado al exjefe de la inteligencia uruguaya por su responsabilidad en la instalación de la tortura como método de combate de la subversión. La burda maniobra de encubrimiento tuvo tan poca vida como la que pretendieron 15 meses después los asesinos de Zelmar Michelini, Gutiérrez Ruiz, Rosario Barredo y William Whitelaw, al atribuir el episodio al Erp, como si las organizaciones, argentinas o francesas, hicieran mandados para el Mln.

El esfuerzo por deslindar responsabilidad militar en el asesinato de Trabal resiste el paso del tiempo y cuenta con el argumento de un crimen aun más execrable: el asesinato de cinco prisioneros –Floreal García, Mirtha Hernández de García, Daniel Brum, María de los Ángeles Corbo de Brum y Graciela Estefanell–, que no necesitaba demostración. Los militares uruguayos estaban dispuestos a llevar la carga de la condena por una represalia feroz, para confirmar la supuesta autoría del Mln en el crimen de París. Las cinco víctimas acribilladas en Soca habían sido secuestradas en Buenos Aires el 8 de noviembre de 1974, y torturadas en dos centros de detención y en unas casas rodantes estacionadas cerca de un aeropuerto antes de ser trasladadas a Montevideo, donde permanecieron, durante un mes y medio, bajo una intensa tortura, en el llamado Infierno Chico, una casa de Punta Gorda, junto al mar, que regenteaba el Servicio de Información de Defensa (Sid), bajo la dirección accidental del coronel Calixto de Armas, y frecuentaba por entonces el mayor José Gavazzo, jefe del Departamento III (Operaciones).

Por ahora es difícil conjeturar las razones de la detención de los cinco secuestrados, que la inteligencia había identificado como integrantes del aparato militar de la Regional Buenos Aires, y su traslado ilegal a Montevideo. Lo curioso es que, después de un mes y medio de interrogatorios, los cinco fueron sacados imprevistamente de la casa de Punta Gorda en la madrugada del 20 de diciembre, cuando el asesinato de Trabal se había conocido muy pocas horas antes, en el mejor de los casos a las cinco de la tarde del 19. Resulta impensable adjudicar esos fusilamientos a una iniciativa al margen de la cadena de mandos.

EL SECRETO A VOCES. Nadie se creyó la autoría tupamara del asesinato de Trabal, ni entonces ni ahora. A favor de esa hipótesis jugaba el hecho de que Trabal, que había impulsado una reorganización del Sid, comandó la inteligencia en el combate de la guerrilla desde 1971, y ese combate se apoyó principalmente en la tortura masiva, lo que podía dar visos de realidad a una represalia del Mln una vez que Trabal abandonó Uruguay. Pero ya en el momento de su designación como agregado militar las versiones apuntaban a un conflicto serio con los mandos. Trabal aspiraba a ascender a general en el verano de 1974 y, a raíz de su desplazamiento de la cúpula (aun siendo el más formado de los oficiales de inteligencia y uno de los más calificados coroneles), no ocultó sus temores. “No volveré”, les dijo a sus familiares.

Una vez en Londres, Trabal le contó explícitamente a Richard Gott, periodista de The Guardian, que había sido amenazado y temía por su vida. Sobre las razones de esos temores, Gott escribió: “El coronel sabía que era un hombre marcado, apenas más seguro en París que en su ciudad natal. Había sido removido de uno de los trabajos más poderosos en su propio país después de mirar demasiado de cerca los asuntos comerciales de los asociados del presidente [Bordaberry]”. Existe una leyenda sobre un maletín negro en el que Trabal guardaba las pruebas de actos de corrupción e ilícitos de empresarios y banqueros, pero también de altos militares vinculados a los partidos tradicionales. Ese maletín nunca fue encontrado. Un rumor instalado por la hermana de Trabal indicaba que el dichoso maletín había quedado, finalmente, en poder del embajador de Uruguay en la Unesco, Mario César Fernández, quien lo habría escondido “en un lugar seguro”. Pero cuando el embajador pasó sin mayores traumas de la diplomacia dictatorial a la diplomacia democrática, al comienzo de 1985, nadie tuvo la ocurrencia ni la curiosidad de preguntarle qué había hecho con el maletín y dónde lo había escondido.

La muerte de Trabal fue uno de los casos menos investigados de todos los crímenes de la dictadura, y eso a pesar de que recurrentemente surgen pistas que son invariablemente ignoradas. Elisa Michelini, la hija mayor de Zelmar Michelini, presa en Montevideo, vio entrar en su celda a un joven teniente, que se identificó como Ramón Trabal, hijo del coronel asesinado. En medio de un diálogo áspero, Trabal hijo argumentó: “¿Creés que hay alguna diferencia entre los que mataron a tu padre y los que mataron al mío? ¿No ves que son los mismos asesinos?”.

La tupamara Yessie Macchi, que había sido interrogada por Trabal en el Hospital Militar, donde permanecía por una herida de bala tras haber sido detenida en 1972, y había mantenido una discusión política con el jefe de la inteligencia, relató que poco después apareció en el hospital el general Esteban Cristi: “Quería averiguar qué había discutido con Trabal”. Cristi exhibía un informe de su detención firmado por el coronel. “Lo primero que hicieron fue destrozar el informe de Trabal ante mí. ‘Vamos a romper a este hijo de puta como el informe’, me dicen, y ahí es donde comenzó el verdadero interrogatorio”, contó Macchi a Montevideo Portal en 2009.

En el curso de una reciente investigación sobre el asesinato de Trabal, el uruguayo Denis Merklen, docente del Institut des Hautes Études de l’Amérique latine, de la Sorbona, accedió a los archivos del Ministère des Affaires étrangères y particularmente a los reportes de los embajadores franceses en Uruguay del período. Uno de ellos, Jean Français, que ocupó la jefatura de la misión diplomática entre 1971 y 1975, dedicó buena parte de su correspondencia con París a informar sobre el “caso Trabal”. En una nota fechada el 24 de diciembre de 1974, Français menciona un documento en el que “el nombre de Trabal aparece en una lista de unos cuarenta uruguayos para ser asesinados”. El embajador consignaba que la lista había sido confeccionada por militares de extrema derecha y los nombres tenían como denominador común que pertenecían a miembros de la masonería.

Una lista de posibles víctimas, entre las que se incluía el nombre de Trabal, fue mencionada por el deportista Tato López, sobrino del coronel, cuando en una entrevista recordó el ambiente familiar en los días en que los restos fueron repatriados desde París: “Siempre habíamos mamado que los responsables de su muerte eran los mismos que lo estaban trayendo al país. Fue algo muy anunciado por los cuentos familiares y los comentarios de los mayores. Eso fue lo que pasó con Ramón, una persona considerada peligrosa, integrante de una lista de personas a eliminar”.

En repetidas oportunidades Eleuterio Fernández Huidobro reafirmó que a Trabal lo habían matado los militares. “Los oficiales me comunicaron oficialmente, no una vez, sino repetidamente durante los años que he sido rehén, que habían matado a este ‘villano comunista de Trabal’”, dijo en un debate televisivo con el entonces diputado Pablo Millor. La cúpula militar hizo una denuncia por difamación, pero ni así se investigó el crimen.

LA VISIÓN BRASILEÑA. En la embajada de Brasil en Montevideo funcionaba, por lo menos desde 1966, un formidable aparato de espionaje montado por el embajador Manoel Pio Corrêa, un diplomático que compartía, también, la condición de perseguidor incansable de los “comunistas degenerados y pederastas” y se destacaba como ferviente impulsor de la doctrina de la seguridad nacional. Montado, al principio, para vigilar a los asilados políticos que cruzaron la frontera después del golpe militar de 1964, a cuya cabeza estaban el expresidente João Goulart y el exgobernador Leonel Brizola, pronto ese esquema de espionaje derivó en fuente principal de novedades de la interna militar transmitida con el rótulo de secreto al Servicio Nacional de Información (Sni), que monitoreaba las agencias de inteligencia del Ejército, la Aviación y la Marina. Itamaraty, la cancillería, desconocía que, solapado en el servicio diplomático, funcionaba un servicio de espionaje, recién descubierto en 2007.

El interés de los espías brasileños se concentró, a partir de febrero de 1973 –cuando se produjo el primer capítulo del golpe de Estado en Uruguay–, en la dinámica de crisis interna en las Fuerzas Armadas y el Ejército en particular. Los agentes estaban interesados en identificar, en los dos núcleos de poder de los altos oficiales, uno liderado por el general Gregorio Álvarez y otro por el general Esteban Cristi, las reacciones frente a una anunciada distensión política en Brasil. Estaba claro, por los despachos, que no había mayores divergencias ideológicas entre Álvarez y Cristi, pero sí una enconada puja por el control de la estructura militar.

Los despachos enviados a Itamaraty reiteraban una preocupación de la oficialidad joven, para la cual una apertura, siguiendo los pasos de Brasil, podía implicar algún tipo de investigación y sanción judicial; después de todo, los tenientes, los capitanes y los mayores habían sido la mano de obra de la obtención de información mediante tortura. Esa preocupación se incrementó a partir del asesinato de Trabal. Si en el Centro Militar se discutió el episodio a viva voz, los agentes accedieron a los análisis más discretos de las cúpulas. Un despacho del 7 de enero 1975 informaba sobre un documento del Sid que adjudicaba al asesinato de Trabal “un objetivo político estratégico”. Si se tratase de “una operación clandestina de una organización de extrema derecha, controlada por un servicio extranjero”, según el agente brasileño, “se crearía una división en el Ejército que se traduciría en la efervescencia de los jóvenes oficiales”. “La muerte de Trabal, como hecho político, colocó como corolario natural la división entre los oficiales más jóvenes e idealistas y los de la jerarquía más alta.”

Otro despacho refiere a una reunión que mantuvo el 27 de diciembre de 1974 el general Álvarez “con una comisión de militares compuesta por mayores y capitanes del Ejército que acudieron a él para expresar su preocupación por el significado público del asesinato”. “En ese momento, los oficiales declararon que no creían de ninguna manera que los tupamaros llevaran a cabo el ataque.” El agente consignaba: “[Los oficiales] comentan que Trabal vendría a Uruguay con nuevas ideas diseñadas para formar una corriente de opinión dentro de las Fuerzas Armadas en favor de la distensión político-social en Uruguay”. Un despacho del 15 de enero enviado a Brasil confirmaba que Trabal había comunicado al Esmaco (Estado Mayor Conjunto, cuyo jefe era el general Álvarez) que estaba recibiendo amenazas de muerte.

Otro despacho brasileño, del 17 de enero de 1975, consigna que el presidente Bordaberry recibió, el 7 de enero, a los coroneles Calixto de Armas y Luis Vicente Queirolo “para evaluar los informes sobre el asesinato de Trabal”. De Armas era director accidental del Sid desde la remoción de Trabal, y Queirolo era jefe del Ocoa y mano derecha de Cristi. “Entre los documentos analizados por los dos oficiales y el presidente Bordaberry, escribía el espía, hay un informe que declara que Ramón Trabal buscó a través de contactos en París un ‘acuerdo’ con los tupamaros, sin trascender en qué consistía este.” El despacho cita casi textualmente las palabras de Bordaberry: “Expresó la opinión de que personalmente no tenía dudas de que Ramón Trabal se había excedido en sus contactos con subversivos en Francia, con la esperanza de obtener conciliación; debe haber prometido algo a los tupamaros sin poder cumplir, deuda que el Mln cobró, eliminándolo”.

El coronel De Armas expresó posteriormente que no compartía la opinión del presidente sobre la autoría del Mln y especuló con la animosidad de Bordaberry hacia Trabal: en una ocasión, contó, el presidente “tuvo una discusión con el oficial porque había arrestado al hermano del actual presidente, llamado [Luis] Ignacio Bordaberry”. Bordaberry pidió a De Armas y Queirolo que cerraran el caso Trabal. El espía brasileño recogía la versión de De Armas de que “Trabal, al comienzo de su acción contra el movimiento tupamaro, había sido bastante duro, pero con el paso del tiempo se volvió más flexible, buscando distensión”. “Su pensamiento había cambiado hasta tal punto que tuvo varios enfrentamientos con otros funcionarios del Esmaco por no estar de acuerdo con la tortura de los presos políticos.”

Esta interpretación, atribuida al jefe accidental de la inteligencia, sobre una postura de Trabal dispuesta a la “distensión” parece más próxima a la realidad que aquella que identificaba al asesinado coronel como peruanista. De hecho, en 1973, cuando un diario de Montevideo atribuyó a Trabal tendencias peruanistas, el coronel solicitó un tribunal de honor. Calixto de Armas estaba más próximo a la tendencia de ultraderecha que lideraba Cristi. Sus palabras, cuando se recibió en Montevideo el féretro que contenía los restos de Trabal, fueron inequívocas: “Preferimos un enemigo a nuestras espaldas que un traidor a nuestro lado”.

Las contradicciones internas del Ejército se multiplicaron en el verano de 1975. Álvarez fue desplazado de la jefatura del Esmaco a la jefatura de la región número 4, con asiento en Minas, y la línea dura comenzó a controlar los destinos clave, empezando con la designación de Luis Vicente Queirolo, ascendido a general, como director del Sid y la del coronel Julio González Arrondo como jefe del Ocoa de la región militar número 1. La obsesión del general Cristi, a quien acompañaban Eduardo Zubía y Julio César Vadora, era anular la influencia del general Álvarez. En la pulseada entre ambos, Cristi creyó tomar ventaja acusando indirectamente a Álvarez de peruanista. Un despacho brasileño de junio de 1975 registra una entrevista entre Cristi y el comandante en jefe, Julio César Vadora, en la que el primero afirmó que “las conexiones del general Gregorio Álvarez con el personal militar peruano perteneciente al Centro de Altos Estudios Militares (Caem) de Perú han sido comprobadas”. Vadora trasladó las acusaciones al propio Álvarez y aprovechó para sondear su predisposición a aceptar una embajada en el extranjero, preferentemente en Brasil. “Álvarez declaró, sin mucho énfasis, que preferiría quedarse en Uruguay”, dice el despacho.

Al parecer, los agentes brasileños contaban con múltiples fuentes en el Ejército. Un incidente referido a la presidencia del Instituto Nacional de Carnes (Inac) revela el grado de tensión entre los dos sectores en pugna y la patética posición del presidente, atrapado en esa tenaza. Álvarez, que ya había sido cuestionado por Cristi a raíz del otorgamiento de préstamos del Banco República a unos setenta coroneles, autorizados por el general Abdón Raimúndez, impulsó al civil Eduardo Peile como presidente del instituto. Durante un viaje de Bordaberry a Asunción, Peile emitió un decreto por el cual, ante las dificultades para colocar ganado, se priorizaba el acceso a los frigoríficos de los ganaderos de menos de 300 hectáreas. A su regreso, Bordaberry sustituyó a Peile en el Inac por un señor de apellido Rocca y eliminó el decreto. La Junta de Oficiales Generales (el órgano que agrupaba a todos los generales, almirantes y brigadieres) reivindicó la vigencia del decreto y restituyó a Peile.

Bordaberry consideró que el episodio era “un desprecio a su persona” y decidió discutir el tema con los generales de la línea dura: “El presidente Juan María Bordaberry estuvo en la base de Boiso Lanza durante unas horas para reunirse con los militares. Apareció solo y sin escolta, dice un informe brasileño, y amenazó con renunciar”. Pero la Junta se mantuvo firme, por lo que, finalmente, el presidente encargó al secretario de la Presidencia, Pacheco Seré, que buscara una solución que “salvaguardara su propio decoro”, según el despacho brasileño. Pacheco Seré logró una salida salomónica: Peile quedaría como presidente del Inac, en representación de la Junta de Oficiales Generales, y Rocca sería nominado representante del Poder Ejecutivo en el mismo órgano.

Un año más tarde, Bordaberry volvió a ensayar la estrategia cuando pretendió mantenerse en la presidencia otro período, pero con una reforma constitucional que eliminaba el sistema de partidos políticos. Los militares le dijeron que no, y él, en lugar de renunciar, amenazó con “abandonar el cargo”. Los militares lo mandaron para su casa, y ahí empezó otra historia, que terminó con el general Álvarez como presidente.

















jueves, 4 de junio de 2020

Nido de serpientes

Abrazados en una discusión vana para implementar la Ley de Urgente Consideración que retrocederá y al Uruguay a nuevas normas del capitalismo.


>>> Ley de Urgente Consideración se aprobó en el senado

Gran circo parlamentario


Con los votos de los senadores de la coalición de gobierno se aprobó en general el proyecto de Ley de Urgente Consideración (LUC).

El Frente Amplio –que votó en contra el proyecto en general- acompañará parte del articulado.


>>> Esto dijo Manini


Durante su exposición en sala, Manini defendió el proyecto de ley y manifestó que las críticas que se le hacen son tomadas de conceptos vertidos por organismos extranjeros. No hay que “seguir comprando libretos que se escriben en otras latitudes”, manifestó el legislador.

El senador de Cabildo Abierto reivindicó el sentido artiguista de su partido, y expresó que Uruguay tiene que razonar por sí mismo y no ejecutar libretos escritos por extranjeros “como peones serviles”.



>>> Respuesta de Andrade


Andrade le respondió a Manini y dijo que es inaceptable que se caracterice a los integrantes del Poder Legislativo como peones serviles y que Cabildo Abierto de clases de artiguismo.

Andrade llamó a mantener la calidad de debate parlamentario, tal como sucedió en la comisión que analizó el proyecto de ley.

>>> Los tres puntos de Olesker


Proyecto Final Ley de Urgen... by LARED21 on Scribd



>>> No a la LUC

Finalmente, la Mesa Representativa aprobó la realización de un paro nacional parcial, de 9 a 13 horas, en rechazo a la Ley de Urgente Consideración (LUC).


Según informó el secretario general de la central sindical, Marcelo Abdala, a los medios de comunicación, la medida se articulará como una "enorme movilización", en defensa de la salud, por trabajo, en defensa de los ingresos y a favor de una renta transitoria en la emergencia que asegure un ingreso básico, tal como fue planteado por la Intersocial.

El PIT-CNT reiteró en la presente jornada su cuestionamiento "en forma y contenido" a la LUC que impulsa la coalición de gobierno. Uno de los aspectos que rechaza el movimiento sindical se fundamenta en la baja calidad democrática de la discusión parlamentaria de una ley que incluye más de 500 artículos y debe ser analizada y aprobada en tiempo exprés. "Al PIT-CNT le otorgaron tan solo 30 minutos para hablar de los más de 500 artículos", cuestionaron.

Abdala adelantó que la movilización del 4 de junio se realizará de manera presencial y también se podrá participar a través de las redes sociales y distintas plataformas de manera virtual.

"Nos movilizaremos con todas las condiciones sanitarias necesarias, con distancia social, tapaboca, y se dispondrá de alcohol en gel".

La Mesa Representativa aprobó dicha acción para colocar los reclamos programáticos y "las medidas que amparen a nuestro pueblo en esta coyuntura".

Será un paro general parcial de 9 a 13 horas en el área Metropolitana, y cada plenario departamental definirá las condiciones particulares a lo largo y ancho de todo el país.

En relación a la LUC, el secretario general del PIT-CNT enfatizó que la Organización Internacional del Trabajo (OIT) "está cuestionando" la forma en la que esta ley "le pasa por arriba al derecho de huelga de los trabajadores". Según sostuvo Abdala, el pronunciamiento de la OIT "fue absolutamente claro en ese sentido".

Asimismo, recordó que algunos abogados penalistas también han planteado numerosas críticas a la LUC.

"Más que un tratamiento parlamentario adecuado, hasta ahora (la LUC) ha sido tratada más a la interna de la coalición de gobierno que en el propio Parlamento. Las organizaciones sociales no hemos tenido el espacio básico para poder plantear nuestras iniciativas. Fuimos, estuvimos media hora y no nos preguntaron absolutamente nada", remarcó.

"Creo que todo el pueblo uruguayo debe disponerse a defender la democracia porque estos procedimientos, en estos momentos además, no permiten un debate público  inteligente, elevado, con fundamentos". En este sentido, Abdala explicó que en términos generales éstas fueron las consideraciones generales de la MR para impulsar la movilización del 4 de junio.

Por último, adelantó que el PIT-CNT también realizará una acción el próximo 27 de junio, en el aniversario del golpe de Estado. "El 27 de junio, que es el aniversario de la lucha de los trabajadores en defensa de la democracia y en recuerdo de la histórica Huelga General contra el golpe de Estado cívico militar realizaremos otra acción de movilización", aunque no anticipó las características particulares que serán definidas en los próximos días. "No descartamos ninguna forma de acción democrática del movimiento sindical, pero la iremos analizando en su momento".

>>> Se fue todo al carajo


Inflación llegó a 11,05% en mayo y el aumento de los alimentos explicó la suba mensual

Suba de la inflación a 11% “incomoda” la negociación salarial tripartita. El gobierno última la fórmula que presentará a sindicatos y empresarios

>>> Ahora en Avda Libertador






miércoles, 3 de junio de 2020

La masacre de los 3 fusileros



Ya habían pasado las 12 de la noche del sábado, cuando Jonathan Bragundy, de 26 años, llegó hasta los portones del predio que custodiaban los marinos: Juan Manual Escobar (22), Alex Guillenea (25) y Alan Rodríguez (31)


Bragundy, era compañero de quienes se encontraban custodiando esa zona, hasta marzo de este año. Tal vez, el frío otoñal, sumado a que eran allegados, hizo que los marinos se apiadaran y dejaran acceder al desertor de la Armada, quien argumentó que su pareja lo había echado.



Una vez en la vivienda, Guillenea y Rodríguez se pusieron a conversar con el recién llegado. Al rato, uno de los efectivos se puso los auriculares y comenzó a escuchar música, el otro, estaba entretenido con un videojuego.

El homicida aprovechó la oportunidad para decirles que iba a acostarse a dormir, en la habitación trasera, donde también estaba recostado Escobar, el más joven de los marinos que se encontraban allí. Eran sus 8 horas de descanso.

El asesino entabló un diálogo con el joven de 22 años, hasta que ambos dejaron de hablar. Ya eran casi las 2:00 de la mañana. Pocos minutos después, el hombre agarró el arma marca Glock del marinero dormido y se dirigió al hall de entrada.

Sin mediar palabras le dio un disparo en la cabeza a cada uno de los efectivos con los cuales había estado hacía poco rato. Su práctica y técnica para disparar, se notaron en cada uno de los disparos, según señalaron los investigadores que trabajaron en el caso.

Inmediatamente después, el asesino desquiciado fue por el dueño del arma, quien ofreció pelea, y por eso mismo, le propinó cuatro disparos: en el pecho, la pierna, el brazo y otro en la cabeza.

Seguidamente, le robó el arma de reglamento a los otros dos, las puso en una mochila y escapó por los fondos del predio, que tiene perímetro delimitado por un tejido de dos metros de alto, aproximadamente. No lo saltó. Rompió una parte baja, arrancándolo de las vigas del piso

Según las versiones del homicida, que fueron bastantes confusas, vendió dos armas en bocas de la zona, pese a que después dijo que él no había participado del negocio, y acusó a otra persona sobre la venta. En el mercado negro, cada Glock tiene un valor aproximado de $ 30.000.

Sobre las 4:00 de la mañana, el homicida llegó hasta una casa de la calle Bulgaria, entre Rusia y Charcas. En la mochila, ahora, tenía un arma y tres cargadores. Se acostó a dormir, en la habitación que le alquilaba a una pareja de amigos.

En la mañana temprano, se levantó, fue a la peluquería, se cortó el pelo y se tiñó. Fue a la carnicería, compró algunos insumos para la parrilla, y también se hizo de un nuevo celular.

Volvió al apartamento que está a medio camino de un pasaje, y agasajó a los propietarios que le alquilaban la habitación: Lucía y Héctor. En esa oportunidad aprovechó para contarles que él había sido el autor del triple crimen del que todo el país estaba hablando, horrorizado.



Algunas horas después, la policía recibía la información del autor del crimen y de sus encubridores. En un allanamiento el lunes por la tarde, la policía dio con Bragundy y los otros dos.

Como prueba material, Policía Científica encontró en el calzado del homicida, manchas de sangre, tres cargadores, y debajo del colchón de la cama de la mujer, el arma de uno de los marinos, según se cotejó con el número de serie correspondiente a la Armada Nacional.

En la escena del crimen, también se encontraron rastros del homicida: un bello, y huellas de la palma de la mano en el picaporte de la puerta del cuarto. Además, huellas de los dedos en otro sector de la casa.

Todo esto, fue más que suficiente para que la Fiscal Mirta Morales, terminara por imputar de homicidio muy especialmente agravado al autor, y de encubrimiento a los otros dos.

¿El móvil? El robo de las armas y su posterior venta. Una masacre por tres míseras armas, que se investigará si fue un encargo narco desde una boca, o la simple locura de un resentido que terminó con la vida de tres jóvenes marinos.

>>> Tiene memoria
... pero no se acuerda de los desaparecidos

El ex presidente y actual senador colorado Julio María Sanguinetti hizo un paralelismo entre el asesinato de los tres infantes de Marina en el Cerro de Montevideo con el asesinato de cuatro soldados ocurrido el 18 de mayo de 1972.

«Los que tenemos algunas historias vividas de los tiempos de violencia se nos vino a la memoria lo de mayo de 1972, cuando cuatro soldados que estaban haciendo guardia fueron también asesinados. Aquellos eran tiempos de violencia política, hoy estamos en tiempos de violencia delictiva».

>>> Carlos Pelaez sobre la hipocresía uruguaya



No fue el crimen organizado, no fue el Primer Comando de la Capital, no fueron grupos de ultraizquierda, el asesinato de tres infantes de marina fue obra de un tipo desquiciado por el consumo de drogas.

El asesino había sido expulsado del FUSNA en el año 2014 acusado de consumir drogas. ¿Saben los responsables cuántos policías y militares consumen drogas? ¿Entienden los responsables que esa es una enorme debilidad que promueve corrupción?

El fiscal Diego Pérez acaba de afirmar públicamente que “profesionales que trabajan en el Estado, también asesoran a los narcos”. Esto que es de una gravedad inusitada no ha merecido ninguna consideración pública de otras autoridades.

El estado uruguayo tiene 14 agencias de Inteligencia. ¿No será mucho para tan poco?

>>> La guerra contra las drogas

El asesino de los marinos y ladrón de armas era exmilitar. También robaron armas de cuarteles. Se descubrió la venta de nafta de avión por parte de funcionarios de la fuerza aérea para los narcos. Hubo casos de Policías que simularon robo y vendieron sus armas a organizaciones del crimen organizado. Paternain viene planteando hace tiempo que si el narcotráfico se extiende, como se ha extendido, es porque hay complicidades a nivel de los aparatos represivos, pero mucha repercusión no tuvo. Seguramente muchos propongan ahora más policías y hasta militares para reprimir el narcotráfico, pero aparte de que esta estrategia ha fracasado estrepitosamente en toda América Latina, la llamada "guerra contra las drogas", todo indica que algunos miembros de los aparatos represivos son parte del problema y una parte significativa.













martes, 2 de junio de 2020

Apariencia delictiva de la Operación Océano

Imagen de la serie de Netflix Jeffrey Epstein: Asquerosamente rico



Operación Océano: Fiscalía publicó detalles de la investigación por explotación sexual de menores

2 de junio de 2020

Se constataron pagos con dinero y estupefacientes; la mayoría de los imputados se contactaba con las adolescentes en el sitio web Locanto.


La Justicia imputó este lunes de noche a cuatro de las seis personas que habían sido detenidas más temprano en el marco de la Operación Océano, que investiga un caso de explotación sexual de menores de edad. Los detenidos permanecieron en la sede de Interpol y en la tarde fueron conducidos a declarar a los juzgados penales de la calle Juan Carlos Gómez, donde se llevó a cabo la audiencia.

La fiscal a cargo de la investigación, Darviña Viera, había pedido formalizar a cinco de los detenidos y ya presentó apelación para el caso restante. En total son 15 las personas imputadas por explotación sexual de menores.

Este mediodía la Fiscalía divulgó fragmentos de la solicitud de formalización, que firmaron la fiscal Viera y sus asistentes Fulvia Favretto y Giuliana Realini.

En el documento, que aparece editado para su divulgación pública, se afirma que los imputados se contactaban con las víctimas través de la página de citas Locanto: “En este sitio web es habitual que se publiquen avisos de índole sexual comercial. Esta página ha sido utilizada por varios de los involucrados en esta operación”, señala la Fiscalía. En otros fragmentos de la solicitud se mencionan también contactos concretados mediante Tinder, Badoo y Whatsapp.

En esta tercera de imputaciones la formazación se efectúa por “retribución o promesa de retribución a personas adolescentes de mantener sexo o cualquier otro acto erótico”, un delito establecido en el artículo 4 de la Ley de Violencia Sexual Comercial o No Comercial cometida contra Niños, Adolescentes o Incapaces, además de “reiterados delitos de suministro de estupefacientes agravados”.

Según la Fiscalía, la investigación comenzó a finales de 2019 a raíz de una denuncia relacionada a un presunto abuso sexual, que derivó en la incautación de un celular. Desde ese celular fue posible comprobar que la víctima mantenía conversaciones con varios hombres adultos “dentro de las cuales se encuentran chats con los imputados, y también con los formalizados recientemente”.

Uno de los hombres imputados, según este documento, empezó a chatear por WhatsApp con la adolescente el 25 de diciembre de 2018, luego de contactarla por Locanto. En ese momento, la adolescente tenía 16 años y el imputado 54 años. El primer encuentro entre ambos que pudo verificar la Fiscalía se concretó en la tarde del 14 de agosto de 2019, en la zona del Shopping Portones. Según la investigación, las características de los mensajes demuestran que estos encuentros “eran de naturaleza sexual”.

En otro caso, la comunicación se inició en marzo de 2019 y luego se registran diálogos por Badoo, Tinder y Locanto. En este caso, el imputado le pide a la adolescente que le envíe fotos y luego le hace comentarios “con respecto al precio dispuesto”

En otro de los casos, la Fiscalía demostró que uno de los imputados “prometió pagar y pagó, a dos adolescentes para que éstas ejecuten actos de naturaleza sexual o erótica”. En otro de los casos, se constató un encuentro con fecha 20 de noviembre de 2018, cuando la víctima tenía 16 años: “Sin perjuicio de dicha fecha, atento al tenor del mensaje, es claro que ya se conocían y habían mantenido encuentros sexuales”, concluye la fiscalía. En este caso se registraron pagos con dinero y estupefacientes.

En esta tanda de detenidos había un psicólogo, un ingeniero que trabaja en la industria arrocera, un odontólogo y un docente.
https://ladiaria.com.uy/articulo/2020/6/operacion-oceano-fiscalia-publico-detalles-de-la-investigacion-por-explotacion-sexual-de-menores/



Circula por whatsapp
"TODOS LOS IMPUTADOS POR EXPLOTACIÓN SEXUAL DE MENORES

1) NICOLÁS ORTIZ: Diputado suplente del Partido Colorado, Docente del Elbio Fernández.

2) DIEGO SUSENA VARELA: Integrante del Partido Nacional, candidato a la junta electoral.

3) MIGUEL ANGEL LARRAMENDI: Abogado, Docente de ña UdelaR, ex Asesor de la Ursea nombrado en 2014 por el FA.

4) WASHINGTON BALLIVA: Abogado, ex Juez penal de menores, Asesor de Seguridad.

5) MAURICIO ZARDO CABRERA: Arquitecto.

6) NICOLÁS CHIRICO: Empresario nocturno y de fiestas electrónicas.

7) ARIEL PFEFFER: Empresario directivo de Endeavor, integrante de la campaña "Nos cuidamos entre todos" (Covid 19).

8) MANUEL NANTE BAGNULO: Empresario asociado al Marketing.

9) DANIEL D'ALBENAS CASTRO: Escritor y Fotógrafo
.
10) MATIAS SOSA DE LEON: Empresario.

11) JAQUES PAULLIER SYMONDS: Empresario agropecuario (entre otros rubros) y Play Boy.

12) LEOMAR GOLDONI: Gerente General de Saman

13) ELBIO DANTE GONZÁLEZ PASTORINO: Odontólogo

14) SERGIO DANIEL OPIOLO DE ARTEAGA: Psicólogo

15) CLAUDIO ALBERTO BUZZI SOSA: Maestro

16) GONZALO PASOS GÓMEZ: Docente


Sobre el caso de explotación sexual de menores: ¿Qué cara tienen las lacras?

Antonio Ladra·Viernes, 22 de mayo de 2020·

Operación Océano, así se llamó la investigación sobre una presunta explotación sexual en el departamento de Maldonado y Montevideo la que ahora fue declarada “reservada”, tras el pedido de las defensas para sus defendidos y también por la Fiscalía para las víctimas. El juez Marcelo Malvar unificó ambos pedidos y entonces la investigación es reservada para todos, como si fuera igual víctima y victimario.
Se ve que el dinero todo lo puede, porque si es un gurí el que roba un celular o un par de championes, el nombre y la foto se difunde por todos lados y crecen las exigencias para que aumenten las penas para los menores.
Pero, ¿qué cara tienen los delincuentes?, ¿tienen tajos, cicatrices, son morenos? ¿Tienen tatuajes? ¿Cómo se visten, qué apariencia tienen, son planchas, usan gorras con viseras? ¿En qué barrio viven, en las zonas rojas, quizás?, ¿en qué esquina paran, lo hacen en grupo o solos? ¿Están con miradas torvas o babeándose?
Nicolás Ortiz es Profesor, diputado suplente del Partido Colorado y docente, Washington Balliva llegó a ser juez de menores en su carrera dentro de la Justicia, donde fue juez de Aduanas, y ya jubilado, asesor privado en seguridad, Mauricio Zardo Cabrera arquitecto, Miguel Ángel Larramendi, abogado, ex asesor de URSEA nombrado en el 2014 y docente de Derecho Administrativo de la UDELAR y Nicolás Chirico dueño de una disco electrónica (La Terraza), todos involucrados en abuso de menores, regalos y pagos a cambio de sexo en fiestas de electrónica en Punta del Este y una adolescente muerta.
A mediados de la semana se sumó a este caso a Manuel Nande Bagnulo, nieto de una gloria del fútbol uruguayo, el empresario, escritor y fotógrafo Leonel Enrique D'Albenas Castro, el fotógrafo Matías Sosa De León, los empresarios Sergio Pfeffer Slobodinsky, Diego Francisco Susena y Jacques (Jacky) Paulllier Symonds. Todavía faltan relevar pruebas, pero de hecho la Justicia ya hizo lugar a la formalización para estos 11 hombres, según informó la fiscal Darviña Viera, quien agregó que a su juicio hay pruebas suficientes como para imputar a los investigados por haber incurrido en un delito de retribución o promesa de retribución a una menor para que ejecute actos eróticos.
Nicolás Ortiz, un dirigente colorado del sector Ciudadanos y tercer suplente del diputado Ope Pasquet, fue suspendido “preventivamente” en el ejercicio de sus derechos como afiliado al grupo. Además, someterá al dirigente al Comité de Ética de Ciudadanos y solicitó al Comité Ejecutivo Nacional del Partido Colorado que lo suspenda en el ejercicio de sus derechos como afiliado. Se suma también que los hechos pasan a la Comisión de Ética y Conducta Política del partido. Mientras tanto, ya fue expulsado del colegio donde impartía clase.
Hay bronca entre la gente, en la calle y en las redes, porque ellos, estos señores, que decían que no sabían que estaban con menores, siguen libres, en sus casas. Y la gente tiene razón; pero me pregunto: ¿cómo estarán viviendo en sus casas este momento? ¿Qué le estará diciendo Ortiz a su mujer, la misma que escribió en Facebook hace mucho tiempo que él era el amor de su vida? ¿Y Balliva, que le gusta sacarse fotos con sus nietos? Y el abogado y el arquitecto y el hombre de la noche, ¿qué les dirán a sus madres a su padres, si aún los tienen, a sus amigos, a tíos a sobrinos? ¿Qué dirán, como explicarán, darán la cara?
¿Y qué pasará con Nande Bagnulo? ¿Lo carcomerá la conciencia si es religioso, creyendo que su abuelo lo observa desde el cielo? Y el escritor de las aventuras en la ruta 66 empresario y también fotógrafo, D'Albenas Castro, ¿cómo se presentará ante sus amigos? ¿Y el fotógrafo Matías Sosa De León?, o qué tal el empresario Sergio Pfeffer Slobodinsky, este justo, el que puso la cara en la campaña “Nos cuidamos entre todos”, el de una empresita en Malta, según los Panamá Papers, y cinco juicios en Brasil, de él, ¿quién se cuida? Y el selfi-maníaco Diego Francisco Susena, que aparece en fotos con todo aquel se le ponga por delante, ¿se hará selfies con otros presos cuando vaya tras las rejas? y Jacques Paullier Symonds, el play boy, ¿seguirá saliendo en Caras con su novia modelo, montado en una poderosa moto?
No lo sabemos, ¿tendrán algo de remordimiento estas lacras?












Bilderberg ha sido cancelado

Henry Kissinger con 96 años miembro permanente de "el gobierno en las sombras" que domina el mundo.


Todos los años a principios de junio en algún lugar de occidente, bajo enormes medidas de seguridad donde se toma por tierra y aire el control militar, y con la ausencia de la prensa se reune el llamado "Club Bilderberg". Todos los años se envían 120 invitaciones para participar del evento que se desarrolla en secreto.
 

Participó en la reunión que decidió aplazar el encuentro del “Gobierno del mundo en la sombra” también para que China no vea una “conspiración mundial” que le acuse del coronavirus

1 junio 2020


El Club Bilderberg es, por la importancia de sus participantes, uno de los foros políticos y económicos mundiales de más alto nivel. Y se rige por el máximo secretismo sobre los temas que allí se tratan. La crisis del Covid-19 ha aconsejado cancelar la edición de este año, que aún no había elegido una sede concreta de celebración.

Según ha podido confirmar Confidencial Digital, por fuentes próximas a la organización, el también conocido como “Gobierno del mundo en la sombra”, ha decidido aplazar la reunión de este año, que habitualmente se celebra a principios de junio, por la pandemia mundial de coronavirus. 

La decisión ha sido tomada por el Steering Committee, del que forma parte la presidenta del Banco Santander, Ana Botín

Los directivos

El Steering Committee está integrado por un grupo de 30 altos ejecutivos que lideran la Fundación Bilderberg y que son los que nombran presidente. Actualmente, este puesto recae en Henri de Castries, empresario y gerente francés, presidente de la aseguradora AXA desde mayo de 2000.

Las principales responsabilidades del presidente incluyen encabezar este órgano y, junto con el resto del equipo de dirección, preparar el programa de las cumbres, así como seleccionar a los participantes de cada uno de los países. 

Forman parte también del Steering Committee, entre otros, John Elkann, presidente de la automovilística italiana Fiat; Kenneth M. Jacobs (Lazard); Michel O`Leary, consejero delegado de Ryanair; el ex director ejecutivo de Google, Eric E. Schmidt; y el CEO de Airbus, Thomas Enders.

Ana Botín 

Ana Botín ejerce como delegada del Club Bilderberg en España desde 2017, cuando relevó en ese puesto a Juan Luis Cebrián después de 40 años desempeñando esta función. 

Cebrián continúa vinculando al “Gobierno del mundo en la sombra” como miembro del Former Steering Committee, una especie de órgano de antiguos delegados. También pertenecen a ese grupo Jaime Carvajal Urquijo y Matías Rodríguez Inciarte, vicepresidente y consejero ejecutivo del Banco Santander.

No ha cursado las invitaciones

Según las fuentes a las que ha tenido acceso ECD, Botín no ha llegado este año a cursar las invitaciones a las personalidades españolas. En su entorno explican que la presidenta del Santander suele proponer formalmente a los asistentes en marzo la participación en el evento mundial. La llegada de la pandemia a mediados de ese mes truncó los planes.

Hasta el momento, Ana Botín ha gestionado personalmente en los últimos años las invitaciones a Luis de Guindos, Soraya Sáenz de Santamaría, Albert Rivera, Pablo Casado, Inés Arrimadas y Javier Monzón.

La presencia de España en los encuentros

La presencia de España en los encuentros del Club Bilderberg ha sido siempre relativamente numerosa. Además de la reina Sofía, han sido habituales un selecto grupo de empresarios y de representantes de los medios de comunicación, como Juan Luis Cebrián (Prisa), José Manuel Entrecanales (Acciona), Juan María Nin (ex CEO de CaixaBank) y Joaquín Almunia (en su condición de comisario europeo).

Otras personalidades que han asistido son Esperanza Aguirre, Jaime Carvajal Urquijo (financiero, amigo de juventud del rey Juan Carlos, miembro de la Trilateral), Javier Solana, Rodrigo Rato, Juan Antonio Yáñez Barnuevo, Pedro Solbes, Jordi Pujol, Manuel Fraga, José María Aznar, José Manuel García-Margallo, María Dolores de Cospedal, Narcís Serra y Bernardino León.

“Conspiración mundial” contra China

Españoles asistentes habituales en Bilderberg explican a Confidencial Digital que el encuentro sirve, fundamentalmente, para reforzar lazos entre los países de América del Norte y Europa

Y, en un momento como el actual, la reunión solo podría alimentar la escalada de tensión entre Estados Unidos y China a causa del origen del virus que está azotando el mundo, y que la Administración Trump asegura, por ahora sin pruebas, que ha salido de un laboratorio de Wuhan

“En realidad, fuera de las especulaciones sobre el virus y el laboratorio de Wuhan, la desconfianza hacia China es total. La reunión en este momento, con el secretismo que le caracteriza, podría ser interpretada por Pekín como una conspiración a nivel mundial contra China”, asegura uno de los miembros del Club.

Hace unos días, la agencia Reuters desveló el contenido de un informe que ha circulado dentro del Gobierno chino, en el que se expone que “el sentimiento global contra China está en su punto más alto desde la represión de la Plaza Tiananmen de 1989”. 

Las fuentes de Reuters iban más allá: “Pekín se enfrenta a una ola de sentimientos contra China liderada por Estados Unidos, y necesita estar preparada en el peor de los casos para la confrontación armada entre las dos potencias globales”.

Descartada una reunión telemática

El Club Bilderberg celebra reuniones anuales a las que asisten más de un centenar de invitados del ámbito político, económico y de los medios de comunicación, entre ellos algunos de los hombres y mujeres más poderosos del mundo. 

Las reuniones bilaterales entre mandatarios, en discretos apartes en privado (incluso jugando al golf), son una de las esencias de la cumbre. Constituyen una situación propicia, en un ambiente relajado, para cerrar importantes acuerdos y negocios.

En uno de esos encuentros, el entonces ministro de Economía, Luis de Guindos, y Ana Botín, conversaron hace unos años sobre la compra del Popular por parte del Santander.

Una reunión telemática de Bilderberg no tiene sentido. No es el Eurogrupo, donde también hay negociaciones soterradas entre países, pero que acaban después haciéndose públicas cuando se alcanza un acuerdo”, explica un miembro del Club. “En cambio, los temas que se discuten en Bilderberg se quedan en Bilderberg”.

Se da cita un muy selecto club mundial

Los asistentes son jefes de Estado y de gobierno, ministros de economía, banqueros centrales, economistas, presidentes y consejeros delegados de las principales multinacionales, jefes de Estado Mayor y directores de las redes televisivas y editoriales más importantes de Europa y América del Norte.

Forman parte de este selecto club personajes como Henry Kissinger, José Manuel Durao Barroso, Hillary Clinton, John Kerry, Bill Gates, George Soros, David Rockefeller y Rupert Murdoch, y miembros de casas reales europeas como la de Holanda, entre otros representantes de la élite política y económica mundial.


El rey Willem Alexander de los Países Bajos


Willem-Alexander no tiene conferencia de Bilderberg


Parece que la Conferencia de Bilderberg, que el Príncipe Bernhard (abuelo del rey) ayudó a iniciar en 1954, tendrá que ser cancelada por segunda vez en la historia. La organización informa en el sitio web que la edición 2020 ha sido pospuesta. No se sabe si habrá una repetición en otoño, pero parece poco probable, dados los programas completos de los participantes y las incertidumbres de larga data en torno a los viajes internacionales debido a la crisis de la corona.


La primera vez que la conferencia fue cancelada fue en 1976 cuando Bernhard fue desacreditado por aceptar sobornos del fabricante de aviones Lockheed. Este año, la crisis de la corona causó un retraso.

El Rey Willem-Alexander y el Primer Ministro Mark Rutte fueron invitados regularmente a las reuniones de los últimos años. Willem-Alexander tomó el relevo de su madre la Reina Beatriz, quien a su vez tomó el lugar de su desacreditado padre el Príncipe Bernhard. En las ediciones anteriores, la Reina Sofía española estuvo presente regularmente, y el actual Rey de Bélgica, Philippe, también estuvo presente antes.

La conferencia anual debería haberse celebrado este mes, supuestamente en California. Los detalles precisos aún no han sido anunciados. Las conferencias de Bilderberg que tradicionalmente reúnen a empresarios, formadores de opinión, la realeza, líderes de gobierno y políticos de Europa y América del Norte, trabajan sobre la base de la discreción. Esto a veces llevó a que los participantes fueran acusados de formar un gobierno mundial secreto.

https://www.ad.nl/royalty/willem-alexander-heeft-geen-bilderberg-conferentie~af17df7e/?referrer=https://www.google.com/



>>>  El día que colonizaron al Uruguay

Abril de 1951 - Visita al Uruguay del Principe Bernardo de Holanda