sábado, 16 de julio de 2011

Cartas de Zabalza a Huidobro




Una carta cinco años después
fernández


El 10 de octubre de 1972 nos hicieron aterrizar en el Penal de Libertad. La Gata García, el Gallego Germán, Rodebel el Marino, el Chacal Machado, Colacho, el Manso Duter, “Raulito” Fagúndez, el Tito Gregori, Cavillón...éramos un montón de invitados a la inauguración del engendro maquiavélico, los restos de la patriada por los montes del norte.
Fue un aterrizaje forzoso, literamente, porque los milicos se “olvidaron” de colocar la escalera para bajar del avión; esposados con las manos atrás nos tiraban como bolsas de papas y aprovechaban el rebote en el suelo, para “volearnos” a la caja del camión, donde quedábamos despatarrados, sin encontrar acomodo. Un “monstruito”, teniente de Infantería, creo que de Colonia, se trepó a la baranda y erguido a lo Burt Lancaster en “Pearl Harbor”, alzando la Thompson a los cielos, gritó hsitérico: “cualquier intento de fuga será severamente reprimido!”. Imagínense... ¡cómo para pensar en fugas estábamos!
A la mañana siguiente nos sacaron a una caminata de media hora bajo las columnas del Penal de Libertad. Por las dudas, por si volvíamos a ser interrogados, me apresuré con la alarma: “el Negro Amodio está cantando todo”. Del Tino ya sabían porque en Paysandú todos pasamos por interrogatorios donde sus delaciones quedaban en evidencia...pero, cono el Negro Amodio no tenía nada que ver con la “columna del interior”, salvo la mía ninguna de las carnes propias de los compañeros había sufrido la traición, ¡nadie me creía!. No creían que un fundador del movimiento tupamaro, una de las “vacas sagradas”, estuviera traicionando. Lo afectivo y la ilusión de que todos los “viejos” eran como el Chë anulaban las razones por más fundamentadas que fueran. Además, si la traición era cierta, el piso se movía de manera tan tremenda que, perdida la fe... ¿cómo haríamos para sobrevivir la terrible cana que nos esperaba?

LOS HECHOS Y LA CONCIENCIA
Treinta y tres años más tarde, en el 2005, otra de esas “vacas sagradas” fue el parlamentario que fundamentó e impulsó la participación del ejército uruguayo en la operación UNITAS. Para la intervención multinacional en Haití, había argumentado que “mandar tropas a Haití es antimperialismo puro”. Su historia de guerrillero revolucionario contradicha sin dudas por el papel asumido como defemsor del” brazo armado de la oligarquía”. Indignados, otros sobrevivientes reaccionamos y firmamos una “carta al Senador Fernández Huidobro” donde rechazábamoz su actitud: “los tupamaros no sobrevivimos para eso”.
Era el primer año de la era progresista, la onda era creer ciegamente en las personas que el pueblo frenteamplista había elevado a los cargos de gobierno, no había ambiente para el pensamiento crítico. Mucho después se comenzó a ver que las actitudes del senador se inscribían en una larga historia de conversaciones de tipos varios con militares de especies diferentes.... ¿con qué objetivo podía preguntarse alguien? Alguna estrategia revolucionaria tendría escondida el Ñato, opinaban los más crédulos. Los otros sospechábamos, en cambio, que era apenas una maniobra oportunista, apostando a integrarse al partido político que controla las armas, el único cuyo poder es independiente de los vaivenes electorales. Habiéndose quedado sin estrategia política una vez más, Huidobro pretendía influir sobre un sector de las fuerzas armadas, con lo cual, en definitiva, se estaba sumando a una estrategia ajena.
En este año 2010, ya fue mucha el agua que mojó los puentes, cosas muy gruesas ha dicho y hecho el senador; en estos días logró colmar el vaso al acusar a los familiares de desaparecidos de tener motivaciones económicas para su lucha. Otro disparo al aire de Húidobro con la pretensión de encubrir sus compromisos con la impunidad de los terroristas de Estado, sean de los dinosaurios del ‘70 o sus pichones recién salidos del cascarón, como esos que están presos en Chile por el asesinato de Berríos.
Ocasión para que un par de compañeros reflotaran en el 2010 la carta del 2005. Algunos de los firmantes llamó para ratificar su firma; otros, que no la conocían, querían firmarla ahora; ninguno encontró sus conceptos fuera de la realidad. Mucha gente, para los que había pasado desapercibida en el 2005, la creyeron una respuesta a la actual coyuntura y compartieron su contenido crítico. Los hechos ocurridos en este período de cinco años, fueron desvirtuando el halo de impunidad que gozaban el doble discurso y la hipocresía del senador, hasta los que más fe tenían en su palabra y propósitos, ahora hacen cola para pegarle a ese Fernández Huidobro, que quiere impedir de cualquier manera que la ley de caducidad sea lesionada siquiera. Así son los fenómenos de la conciencia.

BERTOLD BRECHT.
Los episodios generados por el senador deberían servirnos para aprender. La realidad hay que percibirla en toda su crudeza, desnuda de los deseos tipo “esperamos que todo sea para bien”, como decía mi abuelita cuando ocurrían las desgracias.
Si el caso “corrupción en la Armada” comenzó con denuncias anónimas muy detalladas realizadas ante el Poder Judicial y no al Miinisterio... ¿cuál era la intención política de los denunciantes? ¿apuntaba más a la interna de las fuerzas armadas que a la opinión pública? ¿fue una “operación de inteligencia”?
Si se sostiene a Dalmao en su cargo de Jefe de la División IV (el mismo que gozaba el Goyo Alvarez) y, paralelamente, se le perdona a Rodales, comandante en jefe del ejército, su “desliz” de opinar en defensa de la impunidad, de los tres oficiales presos en Chile y del propio Dalmao... ¿quién está mandando en las fuerzas armadas? Hubo generales en actividad que se solidarizaron con Rodales... ¿a ellos no les cabe ni reproche?. Por mucho menos Tabaré Vázquez destituyó un comandante en jefe.
Como todos saben el presupuesto es la concepción política de los gobernantes traducida a números contantes y sonantes, si los militares y policías son los más privilegiados para el quinquenio 2010-2015, ¿cuál es el proyecto que esconden las cifras?, ¿habría que darles armas a los docentes y empleados públicos para que sean oídos sus reclamos?.
El Comando Sur de las fuerzas armadas de los EEUU ha puesto sus ojos en Santa Catalina. Hace unos años donó una policlínica completa y ahora se anuncia la donación de un Complejo Deportivo Juvenil a un costo de 450.000 dólares. Ambos proyectos aparecen estrechamente vinculados a iniciativas de Luis Rosadilla, Ministro actual de Defensa... ¿son actos de beneficencia, raptos de solidaridad humana de los genocidas que comandan el Pentágono?, ¿nada tienen que ver con la instalación en Santa Catalina de una base-escuela para entrenar tropas latinas en las “misiones de paz”?, ¿nada tiene que ver con la estrategia del Pentágono para controlar la Amazonia y poner un cerco de muerte alrededor de Cuba y Venezuela?
La República de Cuba exhibe uno de los menores índices de delincuencia del mundo, pero el Ministerio del Interior fue a aprender metodologías de prevención al Estado de Israel... ¿es simple casualidad o una opción política de alineamiento internacional?, ¿es porque se prefieren los métodos que se emplean en Gaza por ser más efectivos?, ¿es porque las cárceles israelíes son muy humanitarias?.
Todas estas cuestiones son una vergüenza nacional, eso es lo que son.
El terrorismo de estado, el viejo y el nuevo, recompone sus filas, publican su semanario, tiene su audición radial y su página web, hasta hacen marchas y “escraches”, insultan en la cara al Ministro que los recibe amablemente. Se les están dando alas a pájaros que saben volar muy bien. Se les están dando alas a pájaros que saben volar muy bien. Se les están dando alas a pájaros que saben volar muy bien.
No me hagan caso, dijo Bertold Brecht.
Jorge Zabalza, tupamaro.




¿Pa’ qué diablos sobrevivimos, Ñato?
Carta de Jorge Zabalza a E. Fernández Huidobro

Decía el Che Guevara que en una revolución, cuando es verdadera, se triunfa o se muere. ¡Y vaya si la tupamara fue verdadera! ¡Vaya si se daba la vida entera! Pero nosotros ni triunfamos ni morimos, sobrevivimos a gatas y eso, en algunos casos, ha sido una lástima, porque se podía haber quedado como recuerdo entrañable y en cambio, al seguir viviendo, siempre se está a tiempo de mandarse alguna gran macana.

Hay viejos tupas, ustedes entre ellos, que ya no hacen política tupamara, esto es, política con un horizonte insurreccional, como el que alumbraron los soles de los 60, pero también las lunas primaverales a la salida de la dictadura.
Clandestina o en la legalidad, con armas o sin ellas, en los 70 o en los 90, juntos hicimos política en serio, política para transformarnos en mujeres y hombres con valores e ideas revolucionarias, para transformar la sociedad actual en otra, sin clases y sin Estado.

Después, al perder el horizonte revolucionario, ustedes se han vuelto "operadores políticos". Hacen política sin horizonte transformador, política para medrar en el sistema. Aceptan como algo inevitable –"es lo que hay, Valor"– la dominación de clases y la explotación capitalista. Aceptan vergonzosamente, la dependencia del imperio en lo económico y militar. Anoche mismo ¡Votaron la operación UNITAS y el refuerzo de las tropas en Haití! ¿Votarán ahora el Tratado Bilateral de Inversiones?

¿Para qué sobrevivimos, entonces? ¿Para hacer política virtual en la televisión? Política mediática que ni siquiera roza la estructura del poder económico. Es la política de "como te digo una cosa, te digo la otra". Como aseguro en un 99,99 por ciento que es cierto que los restos de María Claudia están en el 14, a los pocos días afirmo que esos informes, a cuya veracidad me jugué, no son los definitivos y me vuelco, iracundo, contra los informantes, a quienes debía haber supuesto mentirosos.

Mentían cuando negaban que en Uruguay hubiera presos políticos y desaparecidos. Mintieron en el asesinato del chileno Berríos. Mienten y siguen impunes los asesinos de Morroni y Facal. Mintieron en la Comisión para la Paz y mientras sigan encontrando crédulos bobalicones... ¿por qué habrían de dejar de mentir ahora?

Política virtual y mediática donde viejos revolucionarios tupamaros aparecen como garantía de las viejas instituciones del sistema sin percibir que, al ser incapaz, no digo de eliminar, sino al menos achicar, la brecha de desigualdad e injusticia sociales, esta democracia se va agotando por sí misma. De puro inoperante, nomás.

Y ustedes le están saliendo de garantía a eso, a una democracia chueca, sin contenido de pueblo asalariado, que sólo es instrumento para profundizar la dependencia de los organismos financieros internacionales.

El FMI y los acreedores definen la política económica, el presupuesto nacional y, en definitiva, hasta el proyecto de país que lleva adelante el gobierno progresista. El mismo modelo que todo un pueblo rechazó el 31 de octubre de 2004. No sólo en el tema del agua están desconociendo la voluntad popular. ¿Qué clase de democracia es ésta?

¿Soberanía nacional? ¿Uruguay productivo? ¿Por qué no han tenido voluntad suficiente para impulsar el proyecto de independencia económica y política? Por lo menos algo parecido a lo de Venezuela. Déjense de prometer cosas que no van a cumplir y de hacer demagogia al peor estilo del Uruguay Batllista del siglo XX. Están haciendo exactamente lo mismo que hacían aquellos políticos burgueses, los que despertaron la indignación de Raúl Sendic y los tupamaros primigenios.

En materia de derechos humanos, los tantos van quedando claros y también el papel tuyo en la jugada. El Pepe se abraza con el botón que lo baleó, y eso es grave, pero es peor aún lo tuyo y lo del Ratón Rosadilla al abrir los brazos a cuanto uniforme se les cruza, se están abrazando, seguramente, con algunos de los asesinos de compañeros y compañeras.

En lugar de avanzar hacia la justicia se dan pasos que consolidan la impunidad. Se votan ascensos, como el de Dalmao, que no se consentían antes, cuando se era oposición parlamentaria. Se mantiene en los mandos policiales a gente como Rolán y Navas. Se soporta que Moller, un fiscal comprometido con la impunidad, frene impunemente las investigaciones en marcha. Hay que destituirlo, como a Bonelli del comando de la fuerza aérea, confeso culpable de ser copiloto en el primer vuelo de Orletti y sospechoso de haber piloteado algún otro vuelo de la muerte.

Hay que anular la ley de caducidad para que la investigación se realice de forma independiente, bajo control de las organizaciones que luchan por los derechos humanos o, por la vía de los hechos se está consintiendo la instalación de una nueva mentira, que "sobrevuela o subyace" al jueguito de la mosqueta que la gente está siguiendo por la televisión.
Mientras se continúe investigando en el marco de la ley de impunidad y en base a las mentiras de los criminales, descubrir la verdad sería otra que un milagro. La confianza en que los culpables contribuirán en el proceso de investigación... sólo puede ser producto de una ingenuidad mayúscula o de una maldad imperdonable. No es cuestión de perdonar, Ñato. ¿Quién puede ser tan temerario de arrogarse la potestad de perdonar desapariciones forzosas, violaciones y torturas?

Tampoco es cuestión de desligarse de toda responsabilidad y hacer caer sobre las endebles espaldas de los familiares de desaparecidos el peso de la lucha por verdad y justicia. Hay que ser muy caradura para pasarles a los familiares semejante tarea. Caradura y tener el corazón ganado por la impunidad. Caradura y tener la voluntad quebrada por el temor. Sería la salida más pragmática y facilonga para dejar todo como está.

Simplemente es cuestión de justicia. Y nada más que justicia. Cada día más, mentira a mentira, crece la necesidad de castigo. Claro que inválido, castrado y amarillo, el Poder Judicial administra la impunidad de los militares en lugar de hacer justicia. Pero vos bien sabés, Ñato, que los pueblos oprimidos no olvidan ni perdonan. Que la historia enseña como, a la corta o a larga, habrá justicia para todos, sea de la manera que fuere, porque no hay punto final en una sociedad de clases y la página que se quiere cerrar, más tarde o más temprano, siempre volverá a abrirse.

Consintiendo la impunidad... ¿en qué filosofía política están educando a la juventud?, ¿En creer que la mentira es un ingrediente natural de la vida política y social?, ¿en la lógica de la existencia de dos justicias, una para la guardia pretoriana y otra para los plebeyos? Dejar a hijos y nietos un Uruguay santuario de criminales, es traspasarles la responsabilidad de dar la batalla que no estás dando y es, además, una cobardía mayúscula que reniega de la historia heroica de las compañeras y compañeros. Es peor que la maldición de Malinche.

Además, vos sabés que el obvio objetivo que sustenta la Impunidad, es mantener el brazo armado en condiciones de amedrentar y disuadir. Al consentirlo hay viejos guerrilleros que están contribuyendo a crear esa subjetividad de temores que abre las puertas a la tutela, nuevos desmanes militares y la dictadura.

No olvidar que, ayer como hoy, la doctrina de guerra de las FFAA no es la defensa del territorio nacional a las órdenes del presidente de la república. Su verdadero comandante en jefe es el Pentágono, que las emplea para la estrategia de dominación mundial, destinándolas al Congo y Haití para liberar los "marines" que necesita en Afganistán e Irak.

A no equivocarse. A no repetir la película de Salvador Allende pidiendo apoyo a Pinochet para derrotar el golpe de Estado. Las Fuerzas Armadas aquí, y donde sea, siguen siendo la columna vertebral del poder económico y político de los dueños del capital y del imperialismo. Son tan ajenas al pueblo asalariado como lo fueron en los años setenta, cuando secuestraban niños y desaparecían gente.

¡Cómo quebraste la vieja fraternidad, Ñato!... Pensar que en aquellos años no fuiste tan pragmático como en los actuales, que sabías de concepciones y estrategias revolucionarias; que, vos y los otros viejos nos convocaron a dar vuelta la tortilla, no a esta miseria política que hoy protagonizás. ¿Te acordás cómo te escribiste los documentos históricos del MLN, los que inflamaban corazones e impulsaban a emprender grandes hazañas? ¿Te acordás cuando hiciste el Plan Cacao? ¿Y el Satán? ¡Cuántos estábamos dispuestos a dar la vida para preservar la tuya y la de los viejos!

¿Se dan cuenta del montón de los convocados, que tomaron los fierros para ofrendar la vida? ¿Olvidaron a Carlitos Rodríguez Ducós?, ¿al Percherón Clavijo?, ¿y al Hugo Candán y al Caudillo Lerena? ¿y a los caídos en Pando? ¿Ustedes creen que se jugaron para que el pueblo uruguayo recibiera los mendrugos que quedan después de pagar los servicios de la Deuda Externa?

Podrán convencer a los televidentes de la política que este Uruguay progresista tiene algo que ver con aquella patria para todos o para nadie de los tupamaros. Pero a nosotros, no. Los viejos testigos de los años tupamaros, los que no perdimos el horizonte insurreccional, seguimos sintiendo la responsabilidad de continuar aquella lucha por un poder revolucionario del pueblo, por una producción gestionada por los productores libremente asociados y un país independiente de toda dependencia. Algún día, estoy seguro compañeros, ¡habrá patria para todos o para nadie!
Tambero

8 de octubre de 2005

Adhirieron a esta carta:
Yessie Macchi
Washington Rodríguez Belletti
Carlos Casares
Carmen Améndola
Marx Menéndez
Jorge Beca Tessa
Gravert Lezama
Pascual Quartiani
Gabriel Carvajales
Roberto Sasiaín
Julio Dewaily
Washington Muniz
Francisco Quito Martínez
Eliberto Perdomo
Cristina Carreras
Aníbal Varela
Analía Ferrara
María Postiglioni
Cecilia Duffau
Freddy González
Fabio Luzardo
Néstor Luzardo
Luis Bettone
Norma Morroni
Rita Cultelli
Andrés Delgado Cultelli
Oscar Delgado
Sergio Estévez
Casimiro Alonso
Raúl "Pulpa" Rodríguez
Perlita Ferreira
Juan C Berrutti
Vasco Acheritogaray
Nelson Gadea
Alejandro "Tito" Barboza
Ana María Furtado
Jorge Aguilar
Hugo Leyton
Irma Leites
Juan C Hornos
Andrés Olivetti
Héber Mejías Collazo
Sandra Corio
Héctor Lacuesta
Omar Menoni
Alejandro Píriz
Ruben Hornos
Miguel Marzol
Wilfredo Fagúndez
Margarita Gómez
Ruben Aquino
Eduardo Matturro

3 comentarios:

  1. Muy interesante. Una persona es lo que son sus HECHOS, no sus palabras, por eso América Latina debe soltarse de Caudillismos ciegos

    Muy digno este Tupamaro, y muy sucio el otro vendido que publicitó la operación contra Hait& iacute; como "operación anti-imperialista"... Me hace pensar todo esto en la traición de Chávez a los perseguidos políticos colombianos. Unas autoriadedes venezolanas que están violando toda la legalidad procesal que exigen las extradiciones en regla, y que están violando todo el DIH con tal de poder entregar los trofeos de la cacería humana a Santos y a EEUU.

    Lo que cometieron contra el periodista Joaquín Pérez Becerra es anti-ético e ilegal, y ahora contra el cantor Julián Conrado siguen violando el DIH y los DDHH: el cantor lleva ahora 47 días detenido desaparecido por las autoridades venezolanas que están impidiendo que los abogados puedan acceder a él... es una total violación al DIH y se necesita movilización para que las autoridades venezolanas recapaciten y cesen esas entregas de perseguidos políticos y violaci&o acute;n del DIH y de la propia constitución venezolana que da derecho a defensa... No puede ser que la cacería humana, la alineación con las políticas de persecución al pensamiento crítico y a la lucha social impuestas desde Washington, ahora nos las quieran vestir de "integración latinoamericana".

    La integración es con los pueblos, no con las oligarquías genocidas: Chávez está errando gravemente al entrar en complicidad con el genocida régimen de Santos y al entregarle periodistas y luchadores sociales en total violación al la legalidad. El propio DIH da OTRAS opciones al gobierno venezolano que entregar a perseguidos políticos a la tortura, no es cierto lo que aducen algunos de que "no hay otra opción" porque sí la hay: y con simplemente respetar la legalidad procesal y el DIH se evitarían esta s deleznables entregas!

    Esto que dice Zabalza para el caso de la traición de algunos Tupamaros, parece muy cierto en varias circunstancias: " No creían que un fundador del movimiento tupamaro, una de las “vacas sagradas”, estuviera traicionando. Lo afectivo y la ilusión de que todos los “viejos” eran como el Ché anulaban las razones por más fundamentadas que fueran. "

    "Después, al perder el horizonte revolucionario, ustedes se han vuelto "operadores políticos". Hacen política sin horizonte transformador, política para medrar en el sistema. Aceptan como algo inevitable –"es lo que hay, Valor"– la dominación de clases y la explotación capitalista."

    ResponderEliminar
  2. SOY RUFO Y NO ME ENTREGO......

    ResponderEliminar
  3. que se puede decir despues de leer esto!

    ResponderEliminar