jueves, 15 de septiembre de 2016

Un, dos, tres...





Jihad está en coma. Lo mantienen estabilizado.
Cuando llegué a la vigilia, vi las cámaras de TV en la puerta, me imaginé lo peor. Es lo peor. Entró en coma. Además el hombre no tiene nada, solo un colchón, hace unos días le habían cortado la luz, se la restablecieron pero aun no tiene calefón. Y sentía muchísimo frío. No hay estufa. Solo se tapaba con frazadas. Es muy fuerte!!! Abajo tampoco hay convocatoria un par de decenas de personas y la prensa que están al acecho como buitres. Llegaron un par de imanes con su vestimenta y ese entorno que no ayuda según la prensa, los recibió. Llego también un médico. Y ese entorno que "no ayuda politicamente" esta pidiendo un violín.
Habló por TV la nueva embajadora. Le tiró el fardo a Uruguay. Uruguay lo aceptó como refugiado, arrenglensen.
Para ACNUR tampoco es caso, se lavan las manos.
Y el hombre continúa muriendo, y no es joda.
El viernes la vigilia será en la Plaza Libertad a las 19 hs, habrá desde las 18 un audio, exposición de fotos de Guantánamo, se leerán adhesiones (que son muchas), y se llama a los adherentes a concurrir. Se irá luego a la cancillería, y se dejarán luego las pancartas frente a la embajada americana.
No hay tiempo, el viernes quizás sea demasiado tarde.


El Muerto








En lugar de hechos, de elementales hechos que contribuyan a reparar en parte el daño físico, psicológico y moral padecido por Jihad Diyab tras los sufrimientos de 13 años en Guantánamo y las mutilaciones de su entorno familiar dejadas por la carnicería imperial contra pueblos indefensos...

En lugar de algún gesto mínimo --visible y constructivo-- venido del ex presidente uruguayo que lo trajo al Uruguay en calidad de “refugiado”...

En lugar de cierta dignidad esperable al menos ante el dramatismo de la situación, el luchador sirio resuelto a hacer respetar sus derechos mediante una huelga de hambre y de sed que no es broma --y que lo ha colocado ya al borde de la muerte--, solamente acaba de recibir de parte del principal garante de la “protección” del Estado uruguayo, el señor Mujica, unas brutales palabras dichas a la prensa europea con la indisimulada intención de la estigmatización, el ridículo y una despiadada e inexplicable discriminación hacia Jihad Diyab.

Palabras más, palabras menos, está diciendo Mujica que se equivocó trayendo a Diyab al Uruguay, pues pensaba que era una persona con los mismos hábitos de los laboriosos inmigrantes europeos que llegaban al Uruguay hace un siglo perseguidos por el hambre y por la guerra. Se equivocó, dice, por no haberse imaginado que a Jihad Diyab le tienta el confort del “primer mundo”, y, encima, por no haber calculado que se valdría de la moderna tecnología digital para establecer comunicaciones que harían posible difundir al mundo los motivos de su desigual lucha y los pormenores desconocidos de su increíble odisea

DOS

Jihad Diyab ha entrado en lo que los médicos dignostican como “coma superficial”, mientras voceros oficiales y extraoficiales y su eco mediático de total irrespeto hacia la gente, no descansan tratando de enchastrar al pequeño grupo de uruguayas y uruguayos que han venido acompañándolo, sin otra aspiración que la de ayudarle humanamente e incidir de alguna manera en el conocimiento de lo que está ocurriendo y que la “opinión pública” debe adivinar atrás de una sarta de mentiras que han arreciado al mismo tiempo que la vida de Jihad Diyab se va apagando sin que nadie haga absolutamente nada para evitar un desenlace cruel y evitable.
Se nos dice que el canciller uruguayo está en EE.UU. gestionando no se sabe qué alternativa. No se sabe nada. Nadie puede hallar una explicación lógica, que no es, por supuesto, la repugnante versión de que “nadie quiere a Diyab” en el mundo entero.

TRES
Lo claro y transparente en la actitud de quienes se están moviendo para evitar lo peor; la única intención visible, enunciada y repetida hasta el cansancio, es la de impedir que se consume lo que no sería un suicidio, sino, claramente, un crimen de lesa humanidad imperdonable.

¿Suena fuerte, verdad? Suena a tremendismo, da para que alguna gente entrevea en todo esto la “mano negra” de no se sabe qué fuerzas extrañas queriendo perjudicar al gobierno y el Estado uruguayo, Pero la verdad, la pura y dura verdad, es que ni el uno ni el otro necesitan que nadie haga nada para perjudicar su imagen ante el mundo entero.

Mujica, especialmente, ha sido muy servicial en ese sentido. Tanto, pero tanto, que no estaría nada alejado de la realidad quien llegara a la conclusión de que este bochorno aun inconcluso tiene algo de xenofobia, de chovinismo, de malvada persecución político-ideológica, de enfermiza perversidad mezclada con soberbia de “piojo resucitado”...

Y mucho --muchísimo, demasiado- de servilismo hacia los responsables no solamente de la violación de los derechos humanos de Jihad Diyab, sino de los derechos humanos de la abrumadora mayoría de la población del planeta, no importa la religión, la raza, o el color de piel que se tenga.

Al gobierno y al Estado uruguayo le ha costado entender lo que intuye hasta el menos informado de nosotros: Jihad Diyab representa a esta humanidad torturada y sometida que somos y que no quiere seguir siéndolo.

Esperemos que esta vez efectivamente el “ojalá” esté de nuestro lado y que Jihad Diyab no se nos muera porque lo hayan dejado morir.

Todavía hay tiempo, pero poquísimo.

Gabriel -Saracho- Carbajales, Montevideo, 14 de setiembre de 2016.-


Exrecluso de Guantánamo participó en protesta contra esa cárcel ante la embajada de Estados Unidos

Refugiado participó en la marcha del silencio




.

3 comentarios:

  1. ESTA CLARO COMO EL AGUA, QUE PARTE DE LOS DEBERES DEL IMPERIO, SON, APARTE DE ASISTIR AL EJERCITO DE OCUPACION DE EEUU O LA OTAN SEGUN EL PAIS QUE SEA, HAITI, CONGO, MALI, Y ALGUN SUDAMERICANO QUE PUDIESE SURGIR, AGARRAMOS LA CHANGA DE CARCELEROS DEL IMPERIO, POR ESO URUGUAY SE TRANSFORMO EN SUCURSAL DE GUANTANAMO. CUANDO EL DEDO SEÑALA LA MONTAÑA, LOS IMBECILES MIRAN EL DEDO. DA LASTIMA EL TERRORISMO DESATADO, LOS IDIOTAS QUE LE TOMAN, EL PELO, A TRAVES DE DISTINTAS PROGRAMACIONES, HASTA LE CORTARON LA LUZ PARA QUE NO PUDIERA COMUNICARSE POR WEB, DESPUES SE LA RESTITUYERON, LOS DOCTORES URUGUAYOS QUE LO CRITICAN POR LLEVAR ADELANTE UNA HUELGA DE HAMBRE "SALVAJE", DICEN, SE VE QUE ESTAN ACOSTUMBRADOS A ASISTIR HUELGAS DE HAMBRE YUTAS, ESTA ES UNA HUELGA A MUERTE, POR SUS REIVINDICACIONES, COMO LAS QUE HACIA EL IRA, CONTRA INGLATERRA, EL FARISEO CAPON LOCO NOS TRAJO ESTAS TEMPESTADES DESPUES DE ALCAHUETEAR A SOROS Y A ROCKEFELLER, SALUD JIHAD, QUE ALA SEA CONTIGO....

    ResponderEliminar
  2. INDISCIPLINA PARTIDARIA, la columna de Hoenir Sarthou: Diyab en la niebla
    publicado a la‎(s)‎ 14 sept. 2016 15:20 por Semanario Voces
    Si hay una palabra para describir la situación del sirio Diyab, esa palabra es “neblinosa”. Porque nada de lo que se cuenta sobre él es claro, creíble o congruente.¿De qué fue acusado y por qué el ejército estadounidense lo encarceló y torturó durante doce años? ¿Por qué se le permitió salir de Guantánamo? ¿En qué calidad ingresó al Uruguay? ¿Es un refugiado o un prisionero? ¿Qué acordaron realmente Mujica y Obama? ¿Por qué se distanció del resto de los ex reclusos de Guantánamo? ¿Por qué su familia no ha venido a verlo? ¿Cómo llegó hasta Venezuela, sin dinero ni documentos y con muletas? ¿Por qué la policía uruguaya y la brasileña lo rastrearon cuando cruzó la frontera? ¿Por qué se presentó al consulado uruguayo, por qué fue detenido allí, por qué fue luego deportado por el gobierno venezolano, y por qué nuevamente al Uruguay? ¿Es posible que sobreviva más de una semana sin tomar agua? ¿Mintió su traductor respecto a las críticas al Uruguay? ¿Quién es realmente Diyab, y qué pretende?Ninguna de esas interrogantes tiene una respuesta lógica o coherente. Por momentos, todo lo que rodea al sirio parece irreal, un guión de telenovela barata escrito por muchas manos, quizá una de las esquizofrénicas historias de “el Escribidor” de Vargas Llosa.
    En medio de tantas versiones fantásticas y poco creíbles sobre estos hechos, no me resisto a escribir una más: la mía. No pretendo que sea tenida por verdadera, ni tampoco que sea creída. Si quieren, tómenla como una más de las fantasías miliunanochescas que este episodio ha generado.Supongamos que Diyab, antes de ser capturado, fuera un discreto militante de su fe, quizá algo fanático pero no peligroso, alguien capaz, por ejemplo, de falsificar documentos para ayudar a sus hermanos de fe, pero no un hombre capaz de transformarse en bomba humana.Ahora supongamos que fue denunciado por alguien y que el gobierno de Estados Unidos lo encarceló y lo torturó para investigarlo y medir su peligrosidad. Imaginemos que sus interrogadores llegaron a la conclusión de que es irreductiblemente musulmán y antinorteamericano, aunque no directamente peligroso. ¿Qué hacer con él en ese caso?Imaginemos –bah, esto no es necesario imaginarlo- que el presidente estadounidense se comprometió a cerrar la cárcel de Guantánamo, demasiado oprobiosa aun para la escasa sensibilidad del público estadounidense. ¿Qué hacer con individuos como Diyab, no demasiado peligrosos pero probablemente convertidos en enemigos irreductibles de los EEUU luego del tratamiento recibido

    ResponderEliminar
  3. ?Imaginemos –ahora sí- que el presidente estadounidense recuerda que en un pequeño país sudamericano hay un presidente con credenciales guerrilleras que quiere vender naranjas en los EEUU y que además desea desesperadamente hacer méritos humanitarios para postularse al Nobel de la paz. ¿Qué mejor lugar que ese para enviar a esos presos incolocables?Sigamos imaginando que los dos presidentes hacen un acuerdo, por el cual varios personajes como Diyab, y el propio Diyab, serán “aguantados” por unos años en territorio del paisito sudamericano, a cambio de lo cual el viejo ex guerrillero colocará naranjas y alguna otra cosilla en los EEUU y quedará hermosamente plantado como estrella de cine y postulante al Nobel. E imaginemos también que ese acuerdo se documentó en alguna clase de archivo reservado que verá la luz dentro de un cuarto de siglo, en uno de esos “strepteases” de sinceramiento y desclasificación documental que hacen los EEUU cada cierto tiempo.El viejo presidente sudamericano dará varias y cambiantes versiones sobre los motivos por los que trajo a ese grupo de ex reclusos de Guantánamo. A veces dirá que lo hizo por humanidad, otras que lo hizo por naranjas, y otras por “dar una mano” a su colega yanqui. De todos modos, la sola mención de sus sentimientos humanitarios despertará cataratas de emoción solidaria en el pueblo del pequeño país. Emoción que durará hasta que alguno de los ex reclusos se queje por algo. Entonces la emoción se volverá odio hacia esos inexplicables ingratos muertos de hambre que no agradecen la hospitalidad compulsiva recibida.
    Es de suponer que el viejo ex guerrillero, antes de cerrar el trato, consultó a su predecesor y sucesor en el cargo, el ONCOLOGO amigo de Bush, y que éste se comprometió a respetar el acuerdo, lo que explica que los ex reclusos, incluido el incómodo Diyab, sigan solitario y aislado como se dice.

    ResponderEliminar