viernes, 9 de enero de 2015

El general Purtscher quiere venganza

“Ahora soy yo el que quiero venganza.. Y ésta llegará por algún medio”. 


video



vie ene 9 2015
Purtscher consideró que su muerte fue “un asesinato” por parte de “jueces que se creen dioses” y que, sostuvo, son “corruptos, ya que obedecen a ideologías partidarias”.

Dalmao falleció el pasado 29 de diciembre en el Hospital Militar aquejado por varias dolencias cardíacas y respiratorias. El militar, que fue el primer y único oficial en actividad procesado por un crimen de la dictadura, fue imputado en noviembre de 2010 por el homicidio de la militante comunista Nibia Sabalsagaray, ocurrido en una unidad militar en 1974, caso por el que cumplía una condena de 28 años.

Ayer, a través de una carta publicada en el semanario Búsqueda, Purtscher manifestó: “Ahora soy yo el que quiero venganza (...) Mi amigo ahora descansa en paz, pero aquellos que fueron contra él, que no duerman en paz, porque recuerden que mientras exista un amigo del general, al igual que ustedes lo hicieron, persiguiéndolos estaremos”.

El militar, que pasó a retiro en 2013, cuestionó con dureza al juez que procesó a Dalmao, Rolando Vomero (actual ministro de un tribunal de apelaciones penal) y la fiscal Mirtha Guianze, que actualmente integra la Institución Nacional de Derechos Humanos.

Fuentes del Ministerio de Defensa consultadas ayer por El País dijeron que el ministro Eleuterio Fernández Huidobro estudia la posibilidad de sancionar a Purtscher por sus afirmaciones.

Los militares retirados pueden ser sancionados hasta cuatro años después de haber pasado a esa condición con medidas similares a las que corresponden a los oficiales en actividad.

Repudio.

Ayer, la senadora frenteamplista Constanza Moreira expresó su “repudio” a las declaraciones de Purtscher y manifestó “total apoyo” a la Institución Nacional de Derechos Humanos y a Guianze.

“Ante cualquier amenaza, la justicia. Respaldamos a Vomero, a Guianze, y a todos los integrantes de una Institución, que, como la Institución de Derechos Humanos, es ejemplar”, manifestó la senadora oficialista.

Guianze también pidió a una sanción a Purtscher, y en declaraciones a radio Montecarlo, dijo: “nadie puede amenazar impunemente en democracia a personas ni a instituciones. Tampoco cuestionar a la Justicia sin tener pruebas ni haber analizado el expediente”.

Gobierno evalúa sancionar al general Purtscher
Un paso al frente
Por Marcos Rey


Desde el Ministerio de Defensa se aseguró a Brecha que se iniciará una investigación administrativa por las declaraciones que el general retirado Wile Purtscher realizó ayer a Búsqueda. En paralelo, se tomarán medidas de carácter disciplinario dado que sus dichos contra el Poder Judicial constituyen una falta. Al cierre de esta edición, según fuentes políticas, Purtscher podría quedar bajo arresto a rigor. Las autoridades evalúan, además, derivarlo a un tribunal de honor y no descartan presentar una denuncia civil o penal, según corresponda, dado el tenor de sus afirmaciones.
Hay dos elementos de extrema gravedad en las declaraciones de Purtscher: uno es una acusación de corrupción contra jueces y fiscales; y otro es una amenaza concreta contra el hoy integrante de un tribunal de apelaciones en lo penal, el ex juez Rolando Vomero, y contra la integrante de la Institución Nacional de Derechos Humanos la ex fiscal Mirtha Guianze.
Ambos magistrados impulsaron la causa por homicidio especialmente agravado cometido contra la militante comunista Nibya Sabalsagaray y por la que fue procesado el general –entonces en actividad– Miguel Dalmao, quien en diciembre pasado falleció en prisión. Dalmao era alférez en 1974 y fue uno de los interrogadores de Sabalsagaray. También fue acusado de cometer delitos sexuales contra prisioneras, en una causa penal que aún se sustancia.
Purtscher, cuyo último destino fue la comandancia de la División II del Ejército, fue amigo de Dalmao, lo que al parecer lo habilitaría para amenazar a jueces “que se creen dioses y que son corruptos”. A Vomero lo califica de “decadente, venal e inmoral”, y a Guianze de corrupta. Purtscher también se coloca en la posición de reclamar venganza: “Y ésta llegará por algún medio (…) aquellos que fueron contra él, que no duerman en paz”.







Wiler Purtscher

General retirado expresó querer "vengar" muerte de Dalmao
jueves 8 de enero del 2015
El general retirado Wiler Purtscher, quien fuera director general del Instituto militar de Estudios Superiores y comandante de la II División del Ejército, publica esta mañana una carta en el espacio de los lectores del semanario Búsqueda, en la que dice querer “vengar” la muerte en prisión de su compañero de armas y amigo personal el general Miguel Dalmao.
Dalmao falleció en diciembre pasado mientras cumplía una pena de cárcel por el homicido muy especialmente agravado de la militante Nibya Sabalsagaray, ocurrida en 1974 en un cuartel donde él era alférez.

En su carta de hoy, Purtscher señala que la muerte de Dalmao en prisión es un asesinato cometido por “jueces que se creen dioses” y que son “corruptos” puesto que “obedecen a ideologías partidarias” y han recibido “un pago” político por su actuación judicial.
 
El militar retirado señala que la fiscal actuante en el caso que resultó en el procesamiento de Dalmao,  o sea Mirtha Guianze, es hoy “presidenta de ese mamarracho de Comisión de DDHH, donde recibe un suculento sueldo, más que el de fiscal”. Purtscher también acusa al juez de la causa, el entonces magistrado en lo Penal Rolando Vomero, de “decadente, venal e inmoral” y señala que “ahora es miembro del tribunal de Apelaciones en lo Penal (donde está) bien pago por los deberes bien cumplidos”.    

En la carta, Purtscher agrega: “Ahora soy yo el que quiero venganza.. Y ésta llegará por algún medio”. Añade: “Seguiremos esperando para demostrar el prevaricato que han cometido en el juicio al general; (…) aquellos que fueron contra él, que no duerman en paz, porque (…) persiguiéndolos estaremos”.


Al sepelio asistieron varios generales en actividad, entre ellos el futuro comandante en jefe, Guido Manini Ríos
Fuertes acusaciones en el entierro de Dalmao: un “camarada asesinado por la democracia” en base a sentencias de “fiscales y jueces corruptos”
Escribe José Peralta
El calor dominaba la mañana ayer martes 30 en el cementerio de Soca, mientras decenas de oficiales se mantenían firmes al rayo del sol. La treintena de altos mandos del Ejército esperaba al cortejo fúnebre que había salido de Montevideo y que llevaba el cuerpo del general (r) Miguel Dalmao, el único militar en actividad procesado con prisión por delitos contra los derechos humanos durante la dictadura militar (1973-1985).
Entre los oficiales había varios generales, incluyendo al futuro comandante en jefe del Ejército, Guido Manini Ríos. El general Alejandro Salaberry, director general de los servicios de las Fuerzas Armadas, fue uno de los que llevaron el cajón de la puerta del cementerio hasta el panteón.
Para varios altos mandos, estos y otros gestos de los últimos días son la demostración de que en el Ejército “hay una conciencia generalizada sobre la inocencia” de Dalmao, procesado en 2010 por la muerte de la militante comunista Nibia Sabalsagaray en 1974, dijeron a Búsqueda fuentes castrenses.
Al momento de su procesamiento por el juez Rolando Vomero, Dalmao era jefe de la División de Ejército IV. Fue el primer general ascendido durante la Presidencia de Tabaré Vázquez (2005-2010).
A finales de 2010, el actual y futuro ministro de Defensa, en ese momento senador, Eleuterio Fernández Huidobro, opinó que el general era inocente y que era probable que a Sabalsagaray la hubiesen asesinado en otro lado y la hicieran aparecer en el Batallón de Transmisiones Nº 1, donde Dalmao cumplía funciones como alférez, el grado más bajo entre los oficiales. (Búsqueda, Nº 1.591)
En 2011, el presidente José Mujica visitó al general en el Hospital Militar donde se encontraba a causa de una insuficiencia cardíaca diagnosticada poco antes de su procesamiento con prisión.
Su muerte, acaecida el lunes 29 por insuficiencia respiratoria, llegó en medio de un debate sobre si concederles o no prisión domiciliaria a varios militares presos por delitos cometidos en la dictadura.

· Coronas y discursos. La noticia de la muerte de Dalmao corrió rápido en los ambientes políticos y castrenses. En las primeras horas de la tarde del lunes 29, los altos mandos del Ejército decidieron brindarle honores militares fúnebres correspondientes a su jerarquía, pero la familia de Dalmao rechazó la oferta.
Fuentes del Ejército dijeron a Búsqueda que los familiares y allegados al general están “muy dolidos” con la institución, porque entienden que “lo dejaron solo” en su defensa.
A pesar del rechazo a esos honores, al velorio asistieron decenas de oficiales en actividad y otros tantos retirados. Entre las ofrendas florales que llegaron a la casa velatoria figuraban dos de la Cámara de Representantes, una de la Intendencia de Cerro Largo, una del Ejército Nacional y otra de Juan Villagrán, el actual comandante en jefe del Ejército.
En el sepelio, la presencia de varios militares es vista como un gesto de “respeto y cariño” hacia “el camarada caído”.
Con el féretro en la puerta del panteón, el general retirado en 2013, Wile Purtscher, ofreció un breve discurso en honor a su compañero de tanda.
“Hoy no tocará el clarín de a silencio porque así lo pediste, pero ten claro que todos los que aquí estamos en nuestras mentes, cuerpos y almas, en el momento que se cierre esa cripta, lo tocaremos más fuerte que nunca”, dijo Purtscher.
Purtscher dijo que Dalmao ocupó sus cargos “con responsabilidad, eficiencia y capacidad”, demostrando “con hechos que la línea recta no solo se traza sobre un pizarrón”, para agregar que “aró su propio surco sin una desviación”.
“Hoy se nos fue un camarada de armas asesinado por la democracia, asesinado por los derechos humanos, asesinado por una arpía justicia que está desvirtuada por aspectos personales, ambiciones a futuro e hinchada de venganza”, agregó.
Sostuvo que él y los amigos de Dalmao no pararán “de luchar para demostrar que todo fue una falsa y burda comedia tejida por fiscales y jueces corruptos”.
“Ayer te fuiste calladamente, no tuviste crepúsculo, ayer te fuiste sin pedir nada, al igual que hiciste durante toda tu vida, y vaya si tuviste que cobrar”, concluyó.
Una vez terminado el discurso, el general Salaberry y un coronel doblaron la bandera de Uruguay que cubría el ataúd y se la entregaron a la viuda. Luego, mientras el cajón era ingresado al panteón, Salaberry ordenó el saludo militar y todos los oficiales presentes se cuadraron e hicieron la venia.

· Enemigos. Las comisiones Directiva y Fiscal del Centro Militar también expresaron su opinión en un obituario publicado ayer martes en el diario “El País”.
Para los dirigentes del Centro, el “lamentable fallecimiento” de su “distinguido socio protector” sucedió “mientras cumplía injusta prisión, como consecuencia de falsas acusaciones sufridas por parte de enemigos de la democracia y del sistema republicano”.
 
 
 9 de enero 2015
El general (r) Wiler Purtscher fustigó la actuación judicial en torno al procesamiento y posterior condena del general Miguel Dalmao, por el homicidio muy especialmente agravado de Nibia Sabalsagaray, y afirmó que ahora quiere “venganza”, la cual “llegará por algún medio”. Purtscher escribió una misiva publicada este jueves en Cartas al Director, en el semanario “Búsqueda”.
Purtscher apuntó sus críticas contra la actuación del juez Rolando Vomero (hoy ministro de Tribunal de Apelaciones) y la fiscal Mirtha Guianze (hoy integrante de la Institución Nacional de Derechos Humanos), de quienes aseguró que recibieron “el pago” por haber imputado a Dalmao. Guianze “recibe un suculento sueldo (…) y el decadente, venal e inmoral juez ahora es miembro del Tribunal de Apelaciones en lo Penal, bien pago por los deberes bien cumplidos”, fustigó Purtscher.
Sin embargo, esto no fue todo, ya que el oficial, que fue director del Centro de Altos Estudios Nacional (Calen) del Ministerio de Defensa y estuvo al frente de la División de Ejército II, dijo querer “venganza”. “Ahora soy yo el que quiero venganza. Y esta llegará por algún medio. También sabremos esperar, también seguiremos esperando para demostrar el prevaricato que han cometido en el juicio al general (Dalmao)”, expresó.
“Mi amigo descansa ahora en paz, pero aquellos que fueron contra él, que no duerman en paz, porque recuerden que mientras exista un amigo del general, al igual que ustedes lo hicieron, persiguiéndolos estaremos”, agregó. Purtscher dijo además estar “destruido moralmente, avasallado por la corrupción judicial e impotente ante un hecho consumado, que desoyendo la verdadera justicia han tergiversado todos los hechos y dichos”, y agregó que “la justicia no existe para los militares, ni siquiera para los delitos comunes, ya que alcanza con ser militar para ser condenado”.
Purtscher ya había efectuado comentarios similares durante el velorio del general Dalmao, lo que también fueron reproducidos por el semanario “Búsqueda”. En esa instancia, Purstcher dijo: “hoy se nos fue un camarada de armas asesinado por la democracia, asesinado por los derechos humanos, asesinado por una arpía justicia que está desvirtuada por aspectos personales, ambiciones a futuro e hinchada de venganza”.
La respuesta de Guianze
Tras conocerse las expresiones de Purtscher en el velorio de su amigo, la ex fiscal Mirtha Guianze salió al cruce de sus declaraciones. A través de su cuenta en Facebook, Guianze cuestionó los dichos de Purtscher y particularmente el hecho de que ninguna de las autoridades presentes, entre ellos, el futuro comandante en Jefe del Ejército, Guido Manini Ríos, y otros “altos mandos del Ejército”, sin que se adoptaran medidas al respecto.
“He debido tolerar (hablo en primera persona) a lo largo de mi vida profesional, muchos calificativos ofensivos o al menos injustificados. PERO JAMÁS NADIE ME HABÍA LLAMADO CORRUPTA y siento que no puedo permitirlo a esta altura de mi vida”. “No es justo, ni lógico que las autoridades correspondientes permitan, que esos agravios se digan en público, fuere por acción o por omisión”, expresó Guianze.
“Un militar lo sigue siendo aunque pase a retiro, un comandante en jefe que escucha calladamente eso, tácitamente lo está consintiendo, o al menos eso es lo que siento. No voy a hacer un juicio por daños y perjuicios a nadie, no tiene sentido. No remedio nada con eso. Pero si llamo a la reflexión, disculpen que lo haga por hecho propio, pero es muy doloroso”. “Fui designada en el Ministerio Público el 28 de diciembre de 1967, como administrativa en el último grado, hice toda mi carrera con honradez, mis compañeros de ayer y de hoy lo saben. ¿Habrá ahora alguna autoridad que tenga a bien aquilatar que hay agravios intolerables?”, se preguntó Guianze.
Este jueves, tras conocerse las nuevas expresiones de Purtscher, Guianze insistió en su postura. “Lo que dice traspasó todos los límites”, dijo Guianze, al sitio Montevideo Portal. “Este señor, desde su cargo de militar, no puede menoscabar el honor de una persona. Menos amenazar. No sé si sus amenazas son en sentido figurado o literal”.
“No soy sólo yo la que intervino en el caso, sino que fueron muchos magistrados. Pienso que todos se habrán sentido agredidos. Culminé mi carrera en la Fiscalía y estuve muchísimos años ahí. Nadie puede decir que yo actué con deshonestidad y eso es lo que me duele más. Todo el que quiera saber qué paso en el caso tiene que leer el expediente, nada más. Cualquiera lo puede leer y formar opinión. Este hombre tiene sus superiores y ellos serán los que tendrán que analizar lo que dijo el militar, ya sea retirado o en actividad”, subrayó Guianze.

2 comentarios:

  1. El Ñato lo debe sancionar con la prhibición de tomar güisqui importado durante 15 días. Sólo nacional;así vá a aprender,sotreta!,- MAU-MAU.-

    ResponderEliminar
  2. Para los que te conocimos como alférez wile,en el 75 76 eras un loco manso, el hijo del famoso cnel. purtcher director del establecimiento militar de reclusión no. 2 punta de rieles, estabas haciendo tus primeras armas con el grupo nacional de desecación de bañados de carrasco, un invento de salaberry, ruggiero, el ratón rivas, que apareció luego con berrios, el gral cirillo, importando maquinaria usada como nueva las drug line, te acordas, vos les estas haciendo el favor a otros, este libreto no es tuyo, bolea el rostro por que vos no sos asi...

    ResponderEliminar