viernes, 22 de julio de 2016

La tijera gigante

No al recorte


>>> Delegación universitaria compareció en el Parlamento.

Daniel Olivera defendió la negociación colectiva y el acuerdo salarial con la Udelar.  

Markarian llamó a “detener la soberbia del Ministerio de Economía”

El rector de la Universidad de la República, Roberto Markarian, tras comparecer en el Parlamento Nacional, afirmó que la quita prevista de las partidas presupuestales para la Udelar correspondientes al año 2017, “tiene un carácter simbólico”. Señaló que el gobierno nacional quiere recortar los $ 544 millones aprobados por la Ley de Presupuesto a la Universidad para el año próximo pero advirtió que este abatimiento “no hace ninguna diferencia en lo global”. Enfatizó que el Ministerio de Economía, manteniendo esta quita a la Universidad, pretende dar una señal de que se quiere ser categórico y firmes en la propuesta. Ante esto, Markarian hizo un llamado a “detener esa actitud de soberbia por parte del Ministerio de Economía”. Agregó que esta pelea hay que darla no solo por lo que pueda lograr la Universidad, “sino porque con soberbia no se puede gobernar”. El rector precisó que la diferencia entre la soberbia y formas represivas de gobierno “es operativa, pero desde el punto de vista mental es más o menos parecido. Tenemos que hacer un inmenso esfuerzo por detener ese procedimiento de ignorar las opiniones mayoritarias que se quiere aplicar en estos tiempos.”
Markarian calificó de “regular” el resultado de la comparecencia de la delegación institucional de la Universidad en la Comisión de Presupuesto del Parlamento. Aunque aclaró que “no fue malo” porque hubo un entendimiento para avanzar el impedir la quita de partidas.



El martes 20, a pesar del frío, los funcionarios universitarios, convocados por AFFUR, no faltaron a la cita. Pertechados con campera, gorra y bufandas, les hizo el “aguante” a la delegación universitaria integrada por los distintos órdenes, estudiantes, funcionarios y docentes.



La exposición de la delegación se extendió por tres horas en la que hubo consultas de los legisladores sobre la afectación del recorte al convenio salarial con los funcionarios acordado a fin del año pasado con las autoridades, así como la incidencia en programas, becas y desarrollo de la Institución en el Interior del país.
“Oficialismo reconoció que se trata de un recorte”
Al salir de la reunión, nuestro secretario general, Daniel Olivera informó a los funcionarios que aguardaban la salida de la delegación, que hubo interés por parte de los legisladores de la negociación coletiva y los acuerdos salariales en la Universidad.
Expresó que de este encuentro, el oficialismo confirmó que lo se pretende aprobar en el Parlamento es un recorte y no una postergación. Según señaló el propio diputado Alfredo Asti (FA), habrá partidas extras para el 2018 pero no para el 2017. “No hay ninguna garantía que lo que no viene en el 2017 llegue al año siguiente”, indicó Olivera.
Informó que AFFUR destacó en la Comisión Parlamentaria la defensa de la negociación colectiva en el ámbito público y el acuerdo de priorizar a los salarios universitarios más bajos. “Nosotros reafirmamos que eso tiene valor de convenio colectivo y por lo tanto, es lo que el gobierno se comprometió a cumplir y ahora no es está respetando”, indicó Olivera.
Dijo que se aclaró que hay alternativas para conseguir los recursos que se quieren recortar a fin de abatir el déficit fiscal. Mencionó la opción de eliminar exoneraciones a grandes emprendimientos productivos, que no afectan mayormente fuentes de trabajo y en otros casos emprendimientos que son totalmente improductivos: como afectar a los juegos de azar, disminuir la exoneración a Hípica Rioplatense, concesionaria del Hipódromo de Maroñas. Olivera comentó que se dijo que los funcionarios sacrificaron parte del incremento salarial para tener la posibilidad de organizar concursos de carreras que hace muchos años no tenían esa posibilidad. Puso como ejemplo lo que ocurre con los auxiliares de enfermería del Hospital de Clínicas.
La “tijera gigante”
Olivera destacó el trabajo realizado por los “compañeros” de la Federación para la construcción de la “tijera gigante” emplazada en la explanada de la Universidad. Esta intervención pública tuvo una amplia repercusión en los medios de comunicación lo que facilitó que la temática fuera recogida por radio y televisión.



Duros

ADUR evalúa comenzar una huelga por tiempo indeterminado si se aprueba Rendición de Cuentas.

Los docentes de la Universidad de la República (Udelar) evalúan una medida que no toman desde hace 14 años: las últimas huelgas importantes que los incluyeron fueron en 1994, 2000 y 2002. Pero el Ejecutivo de la Asociación de Docentes de la Udelar (ADUR) aprobó ayer una propuesta con una serie de medidas en el marco de la discusión del proyecto de ley de la Rendición de Cuentas, que incluye la posibilidad de decretar la huelga por tiempo indeterminado en caso de que la Cámara de Diputados “apruebe la propuesta del Poder Ejecutivo de recorte del presupuesto universitario”. La huelga abarcaría a 11.000 docentes y, en caso de sumarse el sindicato de funcionarios de la Udelar, otros 6.000 trabajadores.
Rodney Colina, presidente de ADUR, explicó a la diaria que la iniciativa se trasladó a todos los núcleos de ADUR para que tomen posición, y se podría adoptar una resolución definitiva sobre el plan de medidas el lunes o la semana siguiente. “Se trata de una medida muy dura, hace muchos años que los docentes universitarios no toman una decisión así, y estamos llegando a esto contra nuestra voluntad, porque no hemos tenido ninguna señal positiva desde el Poder Ejecutivo ni de los diputados de la bancada de gobierno para cambiar la Rendición de Cuentas”, explicó el dirigente.
En la propuesta ADUR se declara en conflicto por el recorte y reclama “un compromiso real de parte del Parlamento para hacer que se cumplan los compromisos asumidos ante la Universidad”; no promueve medidas de paro, salvo la huelga en caso de que el proyecto tenga media sanción. Además, llama a participar en la movilización del 9 de agosto convocada por la Federación de Estudiantes Universitarios del Uruguay.
Colina recordó que los docentes habían resuelto, en 2015, no recibir el total del aumento salarial previsto para 2016 (3,8%) para poder crear entre 150 y 180 cargos docentes, de forma de mantener las horas docentes por estudiante y en el entendido de que en 2017 contarían con el aumento salarial, lo que ahora caería. “Es muy difícil que un gremio renuncie a un aumento salarial para que la universidad atienda otras necesidades, y el año pasado también evitamos paros, nadie perdió clases ni exámenes, porque optamos por el camino del diálogo. Este año el camino era el mismo, pero el tema es que no hemos tenido ninguna señal política de que vaya a revertirse” lo resuelto por el Poder Ejecutivo, lamentó el dirigente.







0 comentarios:

Publicar un comentario