jueves, 28 de septiembre de 2017

Poco espíritu

Alicia en el país de las maravillas


Este jueves 28 a las 20:00 horas se transmitió por televisión y radio un nuevo informe temático. En esta oportunidad se presentan los principales avances en el mundo del trabajo, tales como la consolidación de los Consejos de Salarios, el aumento de la formalización del empleo, las mejoras en el salario real y el apoyo a emprendedores innovadores.

>>> Informe temático “Transformaciones en el trabajo”

El informe cuenta historias de emprendedores que obtuvieron apoyo del Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional (Inefop), de productores familiares que accedieron a tierra a través del Instituto de Colonización  y de trabajadores que mejoraron su poder adquisitivo y recuperaron derechos no reconocidos a través de la reinstalación de los Consejos de Salarios.

>>> ¿Ganamos o perdimos?

De Andrés Figari

¿Avanzamos o retrocedemos? Esas son las verdaderas preguntas. Las respuestas nos dirán como miramos las cosas. Qué expectativas teníamos o tenemos. Para el que se alimenta mejor y prioriza un televisor plasma o un auto más nuevo, estamos avanzando. Para el que había soñado que empezaba una etapa de crecimiento de la conciencia y del poder de los de “abajo”, ha sido una gran decepción. Nunca se gastó tanto en algunas cosas necesarias y en tantas superfluas; es cierto. Pero nunca se vio tanto conformismo y poco espíritu de rebeldía ante el mundo monstruoso que nos toca vivir. Todo depende de la perspectiva que se lo mire. Hasta no hace mucho algunos querían cambiar el mundo; ahora la mayoría de esos prefiere cambiar de auto.

Seguramente no tienen la culpa. Las causas son muchas. Decepciones, derrotas. Quizás es que no se visualizan alternativas. A lo mejor es que no aparecen “proyectos viables” para las circunstancias actuales. Que las recetas de antaño no sirvan para los problemas de hoy. Está bien, puede ser; pero en ese caso digámoslo abiertamente. Gritemos que nos quedamos sin libreto y que navegamos sin rumbo tratando que la travesía resulte placentera y gracias. Pero reconozcamos nuestras carencias y paremos de mentir que vamos adonde no vamos. No tratemos de dirigir cuando ni siquiera sabemos si dirigimos. Es la única forma de empezar a dejar de ser prisionero de las circunstancias y de empezar acumular conciencia y voluntad para lo que haya que hacer. Mientras eso no ocurra seguiremos discutiendo lo secundario.










0 comentarios:

Publicar un comentario