viernes, 15 de junio de 2007

Alegre enterró a Elena Quinteros


La mastra Elena Quinteros fue secuestrada del interior de la Embajada de Venezuela el 28 de junio de 1976. Su caso motivó la ruptura de relaciones diplomáticas con Venezuela.





Declaraciones del enterrador de la maestra Elena Quinteros y "otros tres"





Elena Quinteros



CARTA POPULAR PAG. 10

A los cuerpos se les echaba cal viva y "aquello ardía" afirmó el
militar. Cabo Víctor Alegre: "Yo enterré gente".

Por primera vez un militar declara voluntariamente haber sido
responsable de enterramientos clandestinos de víctimas del terrorismo
de Estado. Sorpresivamente se presentó ante las cámaras de Telemando
12 el cabo Víctor Alegre y dio detalles escalofriantes de cómo se
operaba en dictadura. Manifestó estar arrepentido y que quiere hablar,
"porque estoy amargado aunque mi hermana, jubilada como superior del
Ejército, dice que no declare, que no hable".
Aseguró saber donde están sepultados los restos de militantes
antidictatoriales. "Atrás del Batallón 14 también se enterró gente,
los cuerpos se envolvían desnudos en una sábana blanca y arcilla",
luego que se los entregaran muertos en un jeep.
Alegre detalló que se hacían fosas de unos tres metros de profundidad
por noventa centímetros de ancho y allí se enterraban los cadáveres.
"A veces -señaló el militar- estábamos hasta las cinco o las seis de
la mañana. A los cuerpos se les volcaba cal viva, en piedra y agua,
por lo que aquello ardía". Dijo que participaba en los enterramientos
junto a "dos compañeros más", de los que recuerda su identidad pero no
quiso dar sus nombres. Relató que uno de ellos declaró ante la
Justicia y que él mismo estuvo con familiares de detenidos
desparecidos, a quienes le dijo que si no cumplía con las órdenes de
sus superiores era arrestado a rigor.

Alegre denunció ante las cámaras de Canal 12 que había recibido dos
amenazas si informaba de esta situación y que le dijeron que "iba a
ser buscado y matado". Intercambios entre Uruguay y Argentina

Lo que era sabido por buena parte de nuestra sociedad y negado por
gobernantes y militares acusados de crímenes lo confirmó el cabo
Alegre. Afirmó que se trasladaba a los presos políticos a Argentina
"por mar" porque "estaban citados allá, tenían antecedentes penales".
A los requeridos en la vecina orilla se los cambiaba por otros
detenidos que se los trasladaba clandestinamente a Uruguay. El cabo
Víctor Alegre reiteró en más de una oportunidad que estaba arrepentido
y que él "había enterrado gente". Sobre el intercambio de presos entre
Uruguay y Argentina, algunos de los militares que declararon en estos
días negaron haber estado en Buenos Aires.
O sea que siguen mintiendo.




0 comentarios:

Publicar un comentario