viernes, 7 de septiembre de 2007

Gato por liebre tambien aquí

EL FRENTE AMPLIO: EL PODER Y DESPUÉS
EL NEOCONSTITUCIONALISMO AUTOEJECUTABLE


1- DIAGNÓSTICO POSIBLE

A esta altura de los acontecimientos y del tiempo trascurrido del gobierno Frenteamplista, importaría relevar el estado de ánimo de la izquierda frentista a través del enorme contingente de pueblo que convocó en el ya famoso 31 de octubre.

Hoy: ¿Cuánta esperanza residual, cuánta defraudación, cuánta expectativa queda? Por supuesto que no en los dirigentes ya embanderados en la defensa como sea, por un lado, y por otro en la suave discrepancia tolerante de los beneficiarios del sistema.

Si se permite la licencia de términos futbolísticos el tema es otro. La pregunta es ¿qué pasa con la hinchada de a pie? En ese plano, para nosotros, el rasgo no es ya la adhesión entusiasta del pasado reciente, ni todavía la oposición contundente. Nos parece que hemos ingresado en una zona gris de desconcierto y desaliento, que todavía puede no ser deserción ni antagonismo, porque la esperanza no quiere suicidarse, aunque los datos de la realidad le sean adversos.

Pero si, es claro, el crecimiento de una lucidez resistente, de una desconfianza a la manipulación de la información y la convicción del frentista militante, de que no ha sido usado más que como un hombre voto, como el que se criticaba a los partidos tradicionales, porque la clausura de la participación es total y la orgánica no es otra cosa que la homologación del Presidente y de sus colaboradores, pues las discusiones de temas en la Mesa Política terminan todos como en los buenos exámenes con felicitación de la Mesa.

2.- VIOLACIÓN DE PRINCIPIOS Y CRISIS

La ráfaga de desaliento está gritando la pregunta: ¿cómo tan pocos pudieron dañar a tantos violando sin hesitaciones las bases ideológicas y los principios de la declaración constitutiva y de la historia tradicional de nuestra izquierda?

La definición estatutaria y de la Declaración Constitutiva del Frente Amplio como organización antiimperialista y anticapitalista nunca pudo permitir el sometimiento del Uruguay como sucedió con los partidos tradicionales- al dominio del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, tantas veces vituperado por los políticos frentistas.

Es falso que esos organismos hayan cambiado y la modificación reciente del capítulo IV del acto constitutivo del Fondo Monetario, ampliando el control cambiario al del dominio sobre todas las políticas de los países miembros, lo prueba. La inserción en la esfera de influencia del imperio explica el Tifa , el Tratado de Inversiones, el envío de efectivos a Haití- y la estética del sometimiento representado por la afrentosa visita de Bush para los frentistas, que lo demostraron en la calle, tanto como frente al fallido y desgraciado intento del Nunca Más" del Presidente.

Mientras tanto 51.000 uruguayos emigraron, se duplicó el trabajo infantil, los asentamientos siguen como estaban, Fucvam reclama recursos para viviendas, faltan recursos para salud, educación, vivienda y el trabajo brilla por su ausencia. Mientras los jubilados tienen jubilaciones de hambre, las Afaps saquean el Banco de Previsión: el asistencialismo no es la justicia social que pregonamos en nuestras tribunas. La Carta de Intención, aportó la eliminación de la soberanía macroeconómica con la eliminación del Banco Central como Ente Autónomo y la liquidación del BHU. Mientras se rematan las viviendas por el Banco Hipotecario el Ministerio de Ganadería se dedica a proteger a los estancieros. Esta reseña incompleta debe incluir como muy importante la omisión de la anulación de la ley de impunidad y de la derogación de la privatización de la Seguridad Social de la ley 16713 a pesar de que nuestra izquierda tiene la mayoría absoluta parlamentaria y estamos casi en tres años de mandato. Aunque algunos se molesten existe derecho a la crítica si servimos a la verdad tanto como la ejercitamos contra los partidos tradicionales. No se hace crítica desde la tribuna sino por frentistas metidos en la cancha en bonanza como en la desgracia de la dictadura.

3.- EL PUEBLO DECIDE: IDEAS Y SOLUCIONES Y NO CANDIDATURAS

¿Acaso están cerrados todos los caminos para la lucha? Creemos que no, pero cambiando las pautas de la acción en varios sentidos.

Existe conciencia de los comités cerrados para toda participación en decisiones y a piedra y lodo para evitar la disidencia. Un parlamento silencioso en el cual no se levanta una sola voz cuando por Decreto inconstitucional el Presidente rectifica en favor de una empresa la voluntad popular de un 64% en el referéndum sobre el agua, o cuando se vende Pluna violando la Constitución o cuando se firma el Tifa contra la voluntad de la Mesa Política y sin intervención del Parlamento.

Es muy difícil y nadie lo cree que la vía de salida de esta crisis de brecha profunda entre promesas y realizaciones y al mismo tiempo entre pobres y ricos, pueda resolverse por medios de candidaturas que amenazan en el horizonte con los ya conocidos o de nuevos salvadores. Hay que recordar que aun aquellos que no hubieran querido fallar sucumbieron al goce del poder o a los manes de la disciplina. Como lo demuestra la realidad política los hombres providenciales no existen.

Es preciso seguir ideas y no candidaturas. Los hombres traicionan, las ideas no. En ese sentido un movimiento importante venido de la filosofía jurídica, el movimiento del neoconstitucionalismo garantido que cuenta con autores de prestigio de todas las latitudes tales como Habermas, Prieto Sanchís, Dworkin, Alexy, Ferrajoli, Gargarella Zagrebelsky creemos que aporta un nuevo camino para nuestra crisis bajo la revalorización de la fuente constitucional para un programa de transformaciones revolucionarias.

El neoconstitucionalismo garantido reacciona contra el fetichismo de la ley bajo el cual hemos vivido. La prestigiosa declaración de derechos fundamentales, los derechos humanos políticos y económico- sociales, incluida en nuestras Constituciones han dependido hasta ahora, de los parlamentos de la democracia representativa que en general no han cumplido su deber. Las elites políticas y empresariales pesan para trabar leyes para impedir que sean ejecutables las normas de la Constitución.

La Constitución por la pasividad o la presión de los intereses económicos de la burguesía pasa a ser una especie de totem jurídico respetado como museo pero no viva para llevar los derechos a la acción de la realidad -ni para que se cumpla su mandato.-

El movimiento neoconstitucionalista garantido en nuestro país, se preguntaría por qué razón no se puede incluir en el artículo 54 de la Constitución que establece el principio de la justa remuneración,(dejándolo expuesto a los impulsos parlamentarios paralíticos) normas de autoejecución que se impongan a los legisladores que evitaría la irrupción de un Ministro que puso topes al acuerdo obreropatronal. O que podría fijar las garantías concretas de ese justa remuneración que se declara. De igual modo debería actuarse respecto a los retiros adecuados de los jubilados o la protección del trabajo por la ley que duermen su sueño ilustre en la Constiución.

Se trata de que normas consitucionales adquieran vida real a través de medidas de cambio sustancial que sean autoejecutables o sea que no necesiten en forma indispensable la intervención del legislador que sólo podrá desarrollar las previsiones constitucionales. Llegados aquí valen tres aclaraciones

3.1 REFERENDUM REVOCATORIO

El camino del neoconstitucionalismo garantido y autoejecutable tendría un lugar inmediato y privilegiado, para dar solución a la frustración de la voluntad de los representados por los políticos representantes que olvidan el mandato obedeciendo la voluntad del partido,- en otros respondiendo a intereses creados y aún de buena fe por discrepar con la posición de los que representa que sólo justificaría su renuncia pero no la violación de su mandato.- Nos parece que se ha hecho imperativo para este tiempo y circunstancia, la creación de normas constitucionales que permitan el relevo anticipado de los políticos que el pueblo considera que han violado los deberes inherentes a su representación.

No al fin al del mandato sino periódicamente, como una ratificación permanente de la representación Esto se lograría instaurando el referéndum revocatorio que tienen otros países como instrumento de democracia directa por el cual el pueblo pueda decir institucionalmente su voluntad destituyente en lugar de tener como ahora que mascullar impotente su bronca en la feria, en el trabajo o viéndolos en la televisión.

Una reforma popular y no electoralista. Nada tiene que ver una reforma constitucional como la que planteamos con el lanzamiento de la reforma del gobierno para suprimir el ballotage que defendieron para ganar pero que lo rechazan porque temen perder como los acusa la oposición. En lugar de embretarnos en el debate sobre un tema ajeno a la vida de nuestra gente, en una reforma constitucional electoralista pura y fruto del apetito de continuidad en el poder y del oportunismo y la eventual trepada electoral de los promotores. Serviría que frente a esa reforma opusiéramos una reforma sustantiva portadora de un programa transformador y de justicia social que nunca aprobarían los cuadros parlamentarios posiblemente pero que el pueblo podría darle vigencia a través de la consulta popular promovidas nada más que por el 10 % de los inscriptos.

3.2.- LA ACCION POPULAR POR VIOLACIÓN DE LA CONSTITUCIÓN

La inclusión de las reglas de e cambio autoejecutables en la Constitución quedaría expuesta al incumplimiento de la norma constitucional porque los intereses de diversa naturaleza pueden ser muy importantes.

Por lo tanto debe dotarse al pueblo de una acción popular implantada en la misma Constitución por un porcentaje determinado de votos para la denuncia de los delitos de violación de la Constitución, porque hoy con el texto constitucional en vigencia, la Suprema Corte interpretó en caso que planteamos con el Dr Chimuris que no puede juzgar a los infractores si previamente no se ha hecho al acusado el juicio político por los legisladores.

3.3- EL RESPALDO ESENCIAL DEL MOVIMIENTO POPULAR

Un movimiento para la implantación de un cambio transformador y revolucionario en base a normas jurídicas consitucionales autoejecutables como lo planteamos es sólo papeles, si carece de respaldo popular y de lucha social y política de nuestra gente.

El camino a partir de esta crisis que vivimos no parece conocer certezas de estrategia hacia el futuro pero sí de tentativas serias en ese sentido.

Es cierto que el destino manifiesto del socialismo sufrió el impacto de la caída de la experiencia soviética. Pero seguimos pensando que una experiencia histórica no derrota el pensamiento ni el proyecto político sino que debe promover la reparación y corrección de los factores que determinaron aquella caída. Seguimos pensando que sigue siendo el objetivo y que lo que tenemos que elaborar es la transición, que puede ser de lucha larga y compleja.

Por todo eso decimos que tal vez el camino sea en primer término restablecer al pueblo frenteamplista en su poder, un pueblo que ha estado ajeno a toda consulta o contralor políticos en estos casi tres años, para reproducir en términos de lo posible aquella oleada incontenible de comités de base para que el pueblo anestesiado pueda volver a pensar con libertad y decidir.

Estamos hablando de la necesidad hoy de generar una red de Asambleas Populares en lo que estamos trabajando, la red horizontal d e que hablaba Isabel Rauber como instrumento fundamental para la rectificación de los desvíos graves del hacer político desde las bancas y los cargos- y en general desde el dirigentismo.-

Está en juego el FA fundacional pero no sólo él, sino también la izquierda doctrinaria y el movimiento obrero que alimentaron con sus luchas la primera mitad del siglo XX en una batalla histórica que no se puede perder. Hablamos de un Frente Fundacional que entre otros objetivos no tema nombrar el antiimperialismo, que recuerde que existe la reforma agraria que Raúl Sendic (el bebe) quería incluir como autoejecutable en la Constitución, que plantee el no pago de la Deuda Externa, que busque consagrar la justicia social en el sentido Kantiano de libertad más igualdad, que se enrole en la búsqueda de una América unida con los países que están protagonizando el amanecer de una América Latina no sojuzgada.



Helios
Sarthou



Catedrático de derecho y abogado laboralista.
Fue uno de los fundadores del MPP, electo diputado por Montevideo en 1989.
En 1994 ingresa al Senado, y en 1997 forma la Corriente de Izquierda




“Yo esperaba todo de un gobierno popular que haría su mayor gloria en contribuir a la felicidad de sus hermanos”

José G. Artigas a la junta de Paraguay, 7 de diciembre de 1811

1 comentario:

  1. Fetiche. La nueva religión.

    El fetichismo es un delirio colectivo. Pasó a constituir una
    realidad -común- sistemática en casi todas las sociedades. Entonces,
    equivale a un delirio compartido por la mayoría, que son débiles mentales
    empedernidos. Constituye la creencia esencial de la debilidad mental que ha imperado hasta la fecha. Dr. Carlos Norberto Mugrabi.

    ResponderEliminar