lunes, 30 de mayo de 2016

Despidos en el Devoto




30-05-2016
Producción: Blog "El Muerto" y Resonando.


>>> Despidos en Devoto de trabajadores afiliados al sindicato. 

Video realizado hoy en la puerta del depósito y centro de distribución de la empresa Devoto, donde medio centenar de trabajadores del sindicato realizaron -como forma de lucha mínima para poder parar los despidos antisindicales de la reaccionaria patronal- una medida de trancar la puerta de entrada - salida de las mercaderías que comercializa en las grandes superficies esta empresa.
Lugar: Cno. Pichincha esq. Cno. Carrasco.
Montevideo - Uruguay


.




>>> No era  $ 30.000?  (piden queso y le dan hueso)


JUAN PABLO CORREA30 may 2016
A fines de junio vencen 105 convenios salariales (la mitad del total) y en un contexto marcado por la desaceleración económica, la inflación por encima del 10% y el anuncio de un ajuste fiscal que disminuiría los ingresos disponibles de miles de trabajadores, las partes involucradas auguran negociaciones muy trabajosas. De todas formas, el Pit-Cnt no quiere que se pierda de vista que bastante más de la mitad de los trabajadores uruguayos no pagan Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF) por lo bajas que son sus remuneraciones, dijo el viernes pasado el presidente de la central, Fernando Pereira.
Un sector clave que negociará será el de los trabajadores de los supermercados en los que se desempeñan unas 27.000 personas, que en un 60% aproximadamente son mujeres. Más del 50% de los trabajadores están sindicalizados. En este caso, la gran mayoría de los asalariados no se verá afectada por el incremento del Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF) porque sus remuneraciones son bajas, pero la negociación no será fácil porque el sindicato irá a la mesa con una propuesta de salario mínimo de $ 20.000 nominales, que significaría incrementos significativos sobre todo para categorías como las de "reponedores" o el personal de limpieza.
Ismael Fuentes, dirigente del sindicato del comercio (Fuecys), dijo a El País que el personal de las cajas cobra en partidas por "presentismo" y "quebrantos de caja" unos $ 18.000 brutos, y un "reponedor" de productos unos $ 16.000. El personal mejor pago suele ser el de carnicería o confitería porque está especializado y no hay tantas personas capacitadas para desempeñar tareas en esas secciones.
"En este sector de los supermercados el incremento del IRPF podría afectar solamente a algún encargado o a los jefes de sector como carnicería o panadería", dijo Fuentes. Pero, de todas formas, el sindicato impulsará una plataforma que puede suponer no tomar en cuenta los lineamientos del Poder Ejecutivo y buscar incrementos salariales por sobre la inflación que serían acordados solamente con las empresas. El sindicato no tendría inconvenientes en que el acuerdo sea a tres años. "Igualmente habrá que evaluar la actitud de la patronal y podría haber un acuerdo a un año y ver qué pasa" con la situación económica, dijo Fuentes. "Va a ser una negociación bastante dura porque es un sector en el que la amplia mayoría de los trabajadores está por debajo de los $ 20.000 líquidos (o sea, netos) y los lineamientos del Poder Ejecutivo tienen rigidez", opinó Fuentes.
Otro sector que comenzará a negociar en septiembre será el de la construcción, en el que la sindicalización es elevada y cuyos trabajadores obtuvieron beneficios importantes en los últimos años. Sin embargo, ahora enfrentan una situación bien distinta porque se han perdido miles de empleos: en la construcción llegó a haber 68.000 asalariados, pero ahora son 45.000. En este sector habrá trabajadores afectados por el incremento de las alícuotas del IRPF que se aplicarán a las remuneraciones que superen los $ 33.400 nominales. El Sunca (sindicato de la construcción) realizará un congreso en septiembre para definir su posición y la Cámara de la Construcción ya advirtió que no hay margen para incrementos salariales en términos reales. Fuentes que conocen la postura negociadora de las dos partes, dijeron a El País que probablemente firmen un acuerdo, aunque sea sin el aval del gobierno, que suponga el mantenimiento del poder adquisitivo de los obreros pero no puntos de recuperación en los sueldos por sobre la inflación.

Flexibilización.

Juan Manuel Rodríguez, director del Instituto de Relaciones Laborales de la Universidad Católica, cree que en el marco de la negociación de la Rendición de Cuentas y el ajuste fiscal, el gobierno podría aprovechar la oportunidad para, como muestra de flexibilidad y en compensación por los efectos de las subas tributarias, ofrecer una flexibilización de los lineamientos salariales (algo que hasta el momento el Poder Ejecutivo ha rechazado). Como los lineamientos salariales asumían una desaceleración inflacionaria que hasta el momento no se ha verificado, el gobierno podría ofrecer que los ajustes se realicen por los porcentajes previstos para los dos primeros años de vigencia de los convenios que se firmaron en 2015 y de esa forma podría mejorarse en un punto porcentual el poder adquisitivo de los trabajadores y lograr que los incrementos prácticamente "empaten" con la inflación, sugiere el especialista.

Echan en falta medidas pro-empleo

Juan Manuel Rodríguez, del Instituto de Relaciones Laborales de la Universidad Católica, echa en falta que ni el gobierno ni el Pit-Cnt estén proponiendo medidas para mejorar el empleo. "Podría haber cambios en la ley de Inversiones, para que se incentivase el empleo aunque no sea de calidad. Podría haber trabajos de tiempo parcial, de pocas horas, pagados por el Estado, aunque sea por poco tiempo para que la actividad económica se mantenga", sostuvo.
Es que, según Rodríguez, se debe procurar mantener el nivel de actividad interno, asumiendo que la economía mundial no ayudará en los próximos dos o tres años. "La demanda mundial no va a aumentar. Estados Unidos es el único país que se muestra algo dinámico. Rusia no se recupera. China e India crecen al 7%. No va a haber grandes cambios", opinó.
Otra propuesta de Rodríguez es que los correctivos por inflación puedan realizarse cada 12 meses (y no solamente cada 18 o 24 como está previsto hoy) de forma que el trabajador recupere más rápido la pérdida salarial que pueda haber sufrido como consecuencia de la evolución de la inflación si esta supera el porcentaje de aumento que recibió. "Se podrían juntar las dos cosas, Rendición y lineamientos. Hace muchos años que no había unos lineamientos tan rígidos. De los 29 grupos que comenzaron a negociar en enero solamente 11 cerraron. El problema mayor se da con el hecho que la inflación está por fuera de las previsiones", advirtió. Con estas modificaciones, cree que se podría amortiguar o neutralizar la pérdida de poder adquisitivo.






1 comentario:

  1. LA MUGRE DEL NEOLIBERALISMO,,,,SOLO SABE DESPEDIR .... UN ASCO !!

    ResponderEliminar