sábado, 28 de mayo de 2016

Repudio en la casa de Gavazzo




>>> Escrache de los pibes en su casa


...allí fui sin que se haya convocado por los medios, solo por propio medio que también sos vos. Entonces había poca gente. Sobretodo mucho joven como vemos en el video. Mucha alegría. Una conciencia nueva. Por suerte entonces que los viejos con este frío se quedara en casa. Y vi también mucho "tira", como en otros tiempos oscuros que muchos conocemos. primero quisieron pasar por donde había una pancarta, luego se apostaron en la plazoleta de Libertad y Soca. Otro tira en la parada del 149 se fumaba tranquilo un porro mirando de lejos. Creo que estos funcionarios del Ministerio del Interior no estaban para detener al criminal de lesa humanidad escoria humana, sino para controlar a este centenar de jóvenes que canturreaban entre bromas en la puerta de Gavazzo. Al final otro grupito de jóvenes se acercó al grupo de malhechores sospechosos de llevarte en cana al primer descuido al " porque si", y estos al verse abrumados por los chiquilines, se fueron en sus coches de matrícula sospechosa. cosas de la sangre nueva.

Y el malhechor no apareció...nadie en el barrio se asomó a la ventana para ver que sucedía allí, como si convivir con un malhechor fuera la cosa mas normal del mundo, tan normal como ver a un muchacho joven revolviendo en el contenedor de basura, normal! Pasaban autos y al ver los carteles tocaban bocinazos en señal de apoyo, como cuando Uruguay mete un gol.

Nino Gavazzo no apareció,  o no fue al cumpleaños de la nieta o no estaba en su prisión domiciliaria, cosa de ser así es muy grave. Pero si vino una señora con la misma pinta de las señoras que estuvieron caceroleando la noche anterior en Pocitos, comenzó a arrancar los carteles que inculpaban al genocida, luego se dió vuelta a insultar a los presentes en un tono desafiante, y Gavazzo no apareció.
No se si se estará riendo pero a mi me gustó el repudio. 

.


Todo listo para el vals

Imágenes integradas 1

SAMUEL BLIXEN - Mayo 27 de 2016La historia vergonzosa de las salidas transitorias de Gavazzo y otros militares a eventos sociales y las prisiones domiciliarias de los criminales de lesa humanidad se escribe con “ayuda” judicial 

 

El coronel José Nino Gavazzo –quien hasta ahora ha sorteado con éxito el cambio de su estatus militar, de retiro a reforma, pese a que soporta acusaciones por la comisión de 140 delitos de lesa humanidad– podrá haber asesinado, robado niños, torturado, extorsionado y violado prisioneras, pero eso sí, es un abuelo cariñoso. Para manifestar ese cariño de cuerpo presente, Gavazzo contó con la sensibilidad de jueces que se conmueven por los diez años que lleva preso y que se avienen a facilitar el reencuentro familiar, porque algún día la pena va a terminar y el reo debe entrenarse para la reinserción. Así es que han autorizado salidas transitorias y la prisión domiciliaria permanente.

 

 Gracias a dios, José Gavazzo podrá estar presente en el cumpleaños de 15 de su nieta, que se festeja hoy viernes 27 por la noche en los elegantes salones del Club Naval, en Carrasco. En algún momento, en uno de los brindis, el antiguo segundo jefe del Departamento III del Servicio de Información de Defensa (Sid) y comando destacado del Plan Cóndor, levantará la copa por los cientos de prisioneros políticos que sufrieron reclusiones mayores que la suya, que nunca tuvieron el beneficio de la salida transitoria y por tanto se perdieron los 15 de una hermana, una hija; pero el recuerdo, si lo hay, no empañará la felicidad del momento, será apenas un destello desagradable. Después, Gavazzo podrá bailar, a sus 76 años, el vals de rigor, y hacerlo sin las complicaciones de la tobillera electrónica, porque, para la ocasión, el prisionero hogareño fue dispensado de los grilletes futuristas. En algún rincón discreto, los policías encargados de su custodia darán cuenta de algún sandwichito.


Esta autorización especial para que Gavazzo abandone el apartamento de la calle José Martí que le sirve de celda no es para nada improvisada; es parte de un plan que se viene desplegando desde hace por lo menos tres años. El 19 de junio de 2015 el juez penal de Ejecución de 1° Turno, Martín Gesto, aceptó la solicitud de Rossana Gavazzo, hija y abogada de José Nino, fundamentada en “razones de acercamiento familiar” por el Día del Abuelo. El doctor Gesto abundó en sus razones en una entrevista concedida a En perspectiva: “En general la progresividad de la reinserción, no de Gavazzo sino de cualquier persona privada de libertad, conlleva como primer paso la concesión de alguna salida, porque en algún momento la pena que está siendo objeto de ejecución va a terminar”. Aquella salida del Día del Abuelo, no del natalicio de Artigas, dio que hablar: en la persona de Gavazzo se inauguraba, por un lado, la punta de lanza para el objetivo de la prisión domiciliaria, y a la vez se inauguraba la tobillera electrónica. Gavazzo regresó a las 48 horas y el juez Gesto, ambiguamente, dijo que no regresaba a la cárcel de Domingo Arena y quedaba internado por razones de salud en el Hospital Militar; en realidad, hacía dos años que Gavazzo era inquilino del hospital.
Las cosas se iban sabiendo con cuentagotas. Para la fecha de la salida transitoria, Gavazzo ya había presentado ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos el reclamo de prisión domiciliaria, aduciendo razones humanitarias y de salud. Y un mismo pedido ya estaba a consideración del juez Gesto. Si se hubiera sabido que la concesión en el Día del Abuelo era parte de un esquema para dejar definitivamente el Hospital Militar (la cárcel de Domingo Arena ya estaba perdida en el pasado) el escrache que se realizó ese domingo de junio de 2015 hubiera sido aun más contundente. De todas formas, Irma Leites, de Plenaria Memoria y Justicia, calificó la decisión judicial de “oprobio, insulto a la memoria del pueblo” y recordó que existían 513 militares en libertad, pese a las denuncias. Óscar Urtazún, de la organización Madres y Familiares de Detenidos Desaparecidos, opinó que “hay que hacer frente a decisiones como la de Gesto” y denunciar la “connivencia entre el poder político y el judicial”. Beatriz Benzano, una de las 28 ex prisioneras que denunciaron los múltiples delitos sexuales cometidos en forma masiva y a lo largo del tiempo en los cuarteles, recordó que Gavazzo era “violador de adolescentes, de mujeres”.
Si la salida transitoria buscaba la futura “reinserción” de Gavazzo en la sociedad, la fundamentación del pedido de prisión domiciliaria atendía al “riesgo de vida”. Para entonces, la Suprema Corte de Justicia había rechazado una apelación pedida por los militares José Nino Gavazzo, Ricardo Arab, Ernesto Soca y Luis Maurente, sobre quienes pende la extradición a Argentina por delitos en el marco del Plan Cóndor, una vez que cumplan las condenas en Uruguay. (El otro conspicuo miembro de los “condoritos” que operaron en Argentina, Manuel Cordero, será condenado hoy viernes en Buenos Aires cuando en los tribunales de Comodoro Py se lea el texto de la sentencia contra 18 acusados; el juicio se puede seguir en vivo, desde las 17 horas, en http://www.cij.gov.ar/cijtv/.)


El juez Gesto aceptó el argumento de la abogada Rossana Gavazzo y decretó la prisión domiciliaria que comenzaría a efectivizarse en la Navidad de 2015. La resolución abarcó además al coronel Ernesto Ramas, también paciente vip del Hospital Militar. Pero si Gavazzo debía usar permanentemente la tobillera electrónica, Ramas zafó del grillete porque el adminículo no puede ser monitoreado desde Piriápolis, donde reside; por eso Ramas será objeto de un escrache, después de que fue fotografiado fuera de su casa, tomando mate en la vereda.

Y así se llega al cumpleaños de 15. La semana pasada Brecha tuvo el dato de que Gavazzo concurriría a la fiesta que, según la fuente, se realizaba el sábado 21. El semanario se comunicó con el juez Gesto para confirmar la noticia. Preguntado sobre si existía autorización para que Gavazzo concurriera a un cumpleaños, dijo: “Es notorio el caso, pero tengo que ver en qué está. No le puedo asegurar. Los trámites esos, cuando llegan van primero a la fiscalía y de memoria no le puedo confirmar. Hoy no, puede ser que estuviera en trámite”. Al parecer el juez Gesto no recordaba que el 28 de marzo él mismo había concedió la salida especial con la vista favorable de la fiscal Dora Domenech. En aquella fecha tan temprana, el magistrado dispuso también que Gavazzo debía tener custodia policial permanente entre las 20 horas del 27 de mayo y las 6 del 28 de mayo, porque había comunicado a la Oficina de Seguimiento de Libertad Asistida que le quitaran la tobillera electrónica, incompatible con el cumpleaños. Nada de esto recordaba el juez, a quien Brecha no pudo volver a contactar para saber qué argumento había esgrimido en esta oportunidad: su teléfono celular ya no era suyo, según una voz femenina que dijo “aquí no es”El Instituto Nacional de Rehabilitación confirmó la salida, y una fuente de la Suprema Corte de Justicia reveló que existen numerosos argumentos invocados para las salidas especiales de los militares procesados por delitos de lesa humanidad: por ejemplo, los coroneles Enrique Rivero y Luis Maurente pidieron para concurrir a casamientos y la salida fue autorizada. El capitán de fragata Juan Carlos Larcebeau, condenado a 25 años de penitenciaría, pidió permiso para asistir a… su propio bautismo
>>> Recibió visita el asesino



>>> Porqué tanto tira (funcionarios de particular) en la vuelta???


y otro mas allá fumando marihuana en servicio en la parada. Hacen acordar los tiempos oscuros.






2 comentarios:

  1. LINDA DEMOCRACIA CON EL F.A.,CONVIVENCIA MILITARES TORTURADORES Y POLITICOS DEL F.A.

    ResponderEliminar
  2. gavazzo no estaba ahi lo llevaron a otro lado y fue al cumpleaños

    ResponderEliminar