sábado, 14 de octubre de 2017

Museo de las grandes novedades

Segunda República y sus invitados




El otro día hablando con Hoenir, le hablé sobre Bilderberg. Le contaba que todos los gobiernos, incluso el uruguayo eran gestores de los proyectos cocinados por el club Bilderberg. Todos los gobiernos Europeos también son gestores de este club de la especie al Quincho Varela, pero con un alcance global, aquí se influyen políticas que le dicen neo liberales. Ya sea españolas, francesas, holandesas, o sobretodo uruguayas. El Frente Amplio se ha convertido en una agencia de este club secreto y oligárquico, ahora va por la otra planta de UPM, confidencialmente Tabaré y Mujica fueron los gestores.

En EEUU la candidata de Bilderberg siempre fue Hilary Clinton, pero un discurso anti sistema lo llevó a Trump a la presidencia, igual que Macri. Cualquiera que haga un discurso anti sistema tiene las posibilidades de ganar elecciones, y la ultra derecha gana así también posiciones en Europa. A falta de un plan B a las izquierdas que están inmersas en los proyectos Bilderberg.

Los Bilderberg son también progresistas, con tal de llevar sus propósitos, y pueden ser también los que hagan las primaveras árabes, los que lleven a China a ser la vanguardia económica desde que Henry Kissinger les puso un Mc Donalds en Pekin. David Rockefeller su último verano la pasó en Punta del Este!!!!.

Aqui en Uruguay es una carencia, nos quedamos en las 30 medidas de FA y se acabó, ya no existe, quedó para la historia. Hoy se firman TCLes, se privatiza, se gestiona la legalización de la maruja, en vez de lucha social hay lucha de género y surgen políticas que defienden a los animales (cuando hay niños pasando hambre)

Me dió la espina de que Hoenir no estaba empapado sobre el tema Bilderberg, recién había hecho un discurso excelente sobre la inclusión financiera y la privatización del BROU, en un asalto lo felicité al final de la charla, pero le dije que le había faltado sal. Le conté de Bilderberg. Le dije que Tabaré era masón y me miró con cara de mala uva, le dije que no estaba loco, le dije que Uruguay era un país masón desde los 33 Orientales (33 es un número simbólico masón), le dije que Almagro también era masón. Creo que no me creyó. De todas formas fue una charla informal que tuve con Hoenir, apurada y atrevida de mi parte.

Le dije que como la izquierda no tenia un plan B, y tampoco comprendía que las monarquías pudieran reinar sobre los estados y los gobiernos. Ya que REINAR es mucho mas que GOBERNAR. De que la ultra derecha con un discurso anti globalización estaba sacando tajadas.

Eso mismo le dije.

Creo que Hoenir entendió mal.

Salbuchi es un anti Bilderberg, y los fachos del Foro Libertad y Concordia también, pero este no es el círculo donde se debe ampliar el plan B de la izquierda, ya que Videla también fue anti masón, y también lo fue Hitler (Fidel también lo fué quien mandó en cana a toda una logía que luego se exilió en España). estos son Fachos!!!!

Está enredado, ya que Bilderberg es izquierda y derecha, es estado y politica tal cual lo conocemos, es democracia y golpe de estado. Todos los partidos están mojados por Bilderberg. Las Naciones Unidas son Bilderberg y tambien las guerras, genocidios y hasta el Plan Cóndor fue Henry Kissinger quien la trajo (miembro permanente del club y empleado de los Rockefeller). La Unión Europea e Israel es un engendro Bilderberg.

Claro!, si tienen el poder de influir en elecciones (lo vimos a Felipe el Borbón sentadito en la primer fila en la asunción de Mujica en la plaza Independencia, ante la vista de Artigas con su caballo de bronce retorciéndose en el monumento. "Influyen" a paises poderosos como EEUU o Alemania no van a influir en Uruguay? Claro que si! Luego Mujica gestionó, los proyectos inservibles de Aratirí, Puerto de aguas profundas, Gas Sayago y por fin la mariguana que trajo fresquita de su encuentro con George Soros y Rockefeler, antes ya le habían dado un premio sionista para enredarlo mejor.

Bueno, el cielo está enredado, quien lo desenredará, el desenredador que lo desenrede, buen desenredador será.

De todas formas la intención de ponerse las pilas esta bien aunque no sea el lugar. Apesta a neofascista.

El Muerto



El sábado pasado esta organización, que aspira a convertirse en partido, realizó su primera actividad pública con la presencia de sus inspiradores argentinos Adrián Salbuchi y Juan Manuel Soaje. El acre perfume neofascista de esta formación no impidió al doctor Hoenir Sarthou ser parte de la mesa.
Iba a empezar a las seis de la tarde pero pasaban de seis y media y no había miras. “Parece que en esta segunda república seremos tan impuntuales como en la primera”, comentó un observador. Eran cerca de las siete cuando finalmente estacionó, a metros de la entrada del Centro Valle Miñor, en Pocitos, donde se realizaría el “cabildo abierto”, el auto del que descendieron los expositores más esperados: los argentinos Juan Manuel Soaje y Adrián Salbuchi. Inmediatamente salieron a su encuentro los que habían preferido aguardar haciendo puerta.
Hubo fotos. “Yo también quiero, que soy cholulo”, anunció un caballero que sostenía una funda de terciopelo rojo, e inmediatamente se ubicó a la derecha de los recién llegados. Entonces de la funda hizo salir un largo sable en cuya hoja se alineaban ideogramas presumiblemente japoneses. “Yo lo que tengo es mi termo de Nacional”, añadió un simpatizante más joven que se situó a la izquierda de los argentinos. “¿Nacional? ¿Qué es eso?”, preguntó Soaje. “Fútbol”, reportó el bolso. “El rival de Peñarol, que siempre fue el cuadro de… los internacionalistas”, completó.
Aquel era un día luminoso, “peronista”, como para juntarse con los descamisados en la plaza. Pero la cita era en el salón de fiestas del Valle Miñor, escoltados por robustos jóvenes de remera azul estampada con el logo del Proyecto Segunda República Oriental, por delante, y la consigna “No a la bancarización obligatoria” por detrás, con las ventanas cerradas y con la luz escasa, generosa apenas sobre el escenario donde se situaba la mesa destinada a los expositores. El primero en hablar fue Hoenir Sarthou.
“GENTE TORTURADA.” “Mi objetivo aquí es compartir algunas reflexiones sobre lo que yo llamaría ideología de género”, anunció el invitado (empleando un término que ha tenido fortuna local desde que el cardenal Daniel Sturla lo echara a rodar en esta banda). Para Sarthou la mencionada ideología, “dicho en forma súper esquemática, consiste en la idea de que el sexo biológico no es determinante ni de nuestra orientación sexual ni de nuestra conducta de género”. Sería “la idea de que el género es una construcción social”, de la que se seguiría sin dificultad que “entonces uno puede elegir ser hombre, mujer, transexual, bisexual, pansexual o lo que quiera”.
De acuerdo a la genealogía que postuló, la doctrina “tiene su origen en el neomarxismo de la Escuela de Fráncfort que empezó a cuestionar los criterios tradicionales sobre la vida sexual, sobre las relaciones entre los sexos, la familia”. Pero vueltas tiene la historia, y “después, de alguna manera que no es cristalina (porque estas cosas nunca se explicitan), poderosos capitales empezaron a financiar y a subvencionar lo que se han llamado los estudios de género, y entonces ahí tenemos fundaciones como las de Rockefeller, Soros, en fin…”.
El abogado opuso diversas objeciones a la ideología así presentada. Por una parte porque considera un hecho que “nuestro cerebro está conformado por el sexo con el cual nacemos, de acuerdo con el sexo con el cual nacemos”. Por otra, porque estima que la doctrina “elimina un rasgo importante de nuestra identidad, nuestra identidad dentro de un sexo determinado”, una identidad que “nos ayuda a definirnos, nos marca caminos en la vida”, por lo que su cuestionamiento “no creo que vaya a generar una gran cantidad de homosexuales, creo que va a generar una gran cantidad de gente torturada”. Además observó que “los que son muy religiosos dicen ‘esto destruye la familia’”, y como ya había declarado enfáticamente su agnosticismo, añadió a lo dicho: “y yo creo que es cierto”.
Sin embargo aquella era una reunión política, y si la ideología de género estaba en el orden del día, sería a raíz de que cumplía alguna función en ese plano. Y no era cualquier función: “la ideología de género ha pasado a ser parte fundamental de la ideología del sistema”, aseguró el orador. ¿De qué manera actuaría? Sarthou condensó en el párrafo final de su discurso la respuesta, lo que llamó su “preocupación fundamental”: “Creo que si nosotros analizamos el tiempo que estamos dedicando en la sociedad a discutir la ley del aborto, el matrimonio igualitario, la identidad de género voluntaria, el femicidio, la cuota que le corresponde a cada género en el Parlamento o los puestos de trabajo, es abrumador el tiempo que le dedicamos a convertir el supuesto problema de género en un tema central de la vida social. Mientras tanto no estamos discutiendo nuestra economía, lo que está pasando con las inversiones (…). Mi impresión es que deliberadamente hemos pasado de un esfuerzo por ser todos iguales (…) a convertir el conflicto entre hombres, mujeres, homosexuales, transexuales en el tema central de la vida social y, en el fondo, de la vida política”.


“URUGUAYIDAD PROGRESISTA.” La palabra pasó entonces a quien estaba sentado a su derecha, el coronel (r) José Carlos Araújo, fundador en 2010 del Foro Libertad y Concordia. Tal como revelara el periodista Roger Rodríguez, siguiendo el ejemplo de la Unión de Promociones argentina, Araújo propuso a los oficiales retirados confederarse por tandas de egreso de sus respectivas escuelas, “por fuera de los desgastados clubes Círculo Militar y Centro Militar o las cooperativas militares, que habían sido utilizadas hasta el momento”.1 Las promociones nucleadas iban de 1971 a 1974 (Araújo es de la del 72). Es decir que se trata de militares que participaron de la represión de la dictadura, muchos de ellos pasibles de ser encausados judicialmente por torturas, señalaba Rodríguez.
El objeto declarado por el foro era “luchar para eliminar las acciones del enemigo sobre los camaradas y alcanzar la liberación de todos los prisioneros políticos, militares, policías y civiles”. Y a este fin la organización se propuso, como “maniobra general y propósito”, “formar opinión pública, psicosocial y política para alcanzar el objetivo, en principio por medios legales”.
Si eso intentaba realizar Araújo la tarde del sábado pasado en el Valle Miñor, hay que reconocer que eligió el camino largo. El segundo invitado prometió discurrir sobre la “evolución del pensamiento y la cultura en nuestro país” en una intervención titulada “De la orientalidad hispánica a la uruguayidad progresista”. Y, dejando inmediatamente claro por cuál de los dos polos de ese devenir se inclinaba su corazón, ante aquel auditorio viril (tres mujeres en no más de sesenta concurrentes) el coronel se detuvo a recordar que en la fecha se estaban conmemorando 446 años de la batalla de Lepanto. Aquella donde Cervantes perdió la zurda y una coalición de estados católicos europeos asestó un duro golpe a la flota turca. “No puedo dejar pasar el conmemorar entre nosotros esta victoria de Occidente, conseguida sobre todo con la sangre y el esfuerzo de España”, advirtió Araújo, momento en el que pareció hacerse más visible la inmensa bandera de la monarquía colgada en la pared sur del local.
De todas maneras el militar pensaba ir rápido al grano: “¿Por qué propuse este título?”, preguntó. “Porque pienso que los que estamos acá tenemos alguna especie de malestar con la cultura, un poco lo que nos explicaba el doctor Sarthou, hay algo que está funcionando mal, que nos molesta, (…) todo ese relativismo, esa cuestión que yo describía para usar alguna especie de palabra importante y con todos los riesgos que ello supone, como una especie de nihilismo.”
Desde entonces, sin embargo, el orador perdió el timón de la prosa. Dijo que “el malestar de la cultura” del que hablaba tenía un origen opuesto al estudiado por Freud en la obra así titulada: no lo provocaba la represión, sino su ausencia. Dio a entender que en el Río de la Plata la cosa había empezado a desbarrancarse cuando Juan Manuel de Rosas fue derrotado en Caseros y los liberales a hacer pata ancha. Llegó a notarse que apreciaba entrañablemente la escolástica, su esfuerzo por unir razón y fe (sin acotar esta vez “con todos los riesgos que ello supone”). Soltó que en su concepto “la plenitud de los tiempos” correspondía a la época de “nuestro señor Jesucristo”, cuando “el verbo se hizo carne y habitó entre nosotros y trajo la sabiduría de Dios… incluso en términos filosóficos, meramente filosóficos”; y además, que ningún destino más alto podía esperar la mujer que el que la “religión verdadera” le dirime. Deipara, dicen en latín ¡La madre de Dios! ¿Quién pudo llevar a una elevación mayor a la mujer?”, inquirió vibrante.
Pero para ese momento ciertas actividades de una integrante del público parecieron derivar en que Araújo entendiese que era hora de redondear, y entonces sí cortó grueso. “Si tenemos tiempo, en otro cabildo hablaremos de desarmar el famoso mito de la soberanía popular, de que existe radicalmente en la nación. No existe radicalmente en la nación. Nunca pasó por el pueblo todo el poder”, espetó, antes de cerrar con una maniobra difícil de calificar: citar a Hanna Arendt para legitimar “un hecho de fuerza para la defensa de ese orden que la sociedad se quiere dar”.

“SOMOS LA RESISTENCIA.” Ágil y entretenida fue en cambio la intervención de Roberto Sosa del Puerto, designado por la dirección del Proyecto Segunda República (Psr) Oriental para representarlo en la ocasión. El hombre es ingeniero electrónico por la Utu, y en la convocatoria a este cabildo se agregó “especializado en ingeniería social”. El 19 de mayo pasado se realizó el primer “cabildo” de esta organización con la presencia del doctor Gustavo Salle. Fue en un domicilio particular y había que escribir al correo electrónico de Sosa del Puerto para participar. En el “cabildo” del sábado fue aplaudido recurrentemente. Primero cuando confesó que había votado al Frente Amplio hasta 2004, y que desde entonces anulaba el voto “en manifestación de rechazo a la oferta política, con la esperanza de poder votar algún día al Psr Oriental”.
Su exposición constituyó una singular versión del destino histórico de la dialéctica hegeliana. “La que trata del conflicto entre los opuestos”, aclaró. Partió de una presunta frase de Lenin (“La mejor forma de controlar la oposición es liderarla nosotros mismos”) para proponer que la teoría hegeliana había sido utilizada por ciertos agentes para generar oposiciones aparentes que terminaban retroalimentando al sistema. Los mismos bolcheviques habrían cumplido el “rol de antítesis controlada del capitalismo”.
Pero todo había empezado 70 años antes, aseguró Sosa del Puerto, cuando la familia Rostchild “se había adelantado a esta ocurrencia de Lenin financiando a la liga de los doce hombres justos,2 un movimiento socialista, y a Carlos Marx para que escribiera El capital. “La idea de aquellos banqueros”, precisó el expositor, “se fundó en los estudios de Hegel, quien en 1823 postuló su teorema sobre el proceso dialéctico”; fecha curiosa, pues no corresponde a la de ninguna de las obras fundamentales del filósofo, detalle menor, por cierto, cuando se viene de afirmar tales disparates.
Lo importante es que, para Sosa del Puerto, esta interpretación del origen del marxismo le permitía pasar a decir que “venimos siendo manipulados mediante el manejo de la tesis y la antítesis en una construcción controlada por la elite que promueve la alternancia de ellas en el poder mientras su agenda avanza incontenible en cada cambio”.
Para Sosa del Puerto “toda expresión política derivada de síntesis entre liberales y marxistas resultará inocua para las elites y tóxica para el superior interés de la nación”, y así “bajo el término oposición hoy se encuentra nucleada la disidencia controlada por la misma elite. Hablo de blancos, de colorados, socialdemócratas, independientes y aun ecologistas. Consecuentemente, en el Psr decimos: no somos la oposición, somos la resistencia”.
Haber descubierto esta impostura habría sido, según el orador, lo que condujo al Che a su muerte. “En Argelia se la mandó guardar. Denunció la coalición Londres-Moscú en la cotización de las materias primas del Tercer Mundo. Fue su último discurso, y quizás el menos estudiado. El que finalmente le costó la vida por acercarse a denunciar el manejo real del mundo”, pronunció Sosa del Puerto ante el silencio sorprendido del auditorio.
Al cabo, sostuvo el orador, frente a tales manipulaciones, “la democracia es un juego de niños tontos” que deja a los pueblos inermes ante “los dueños del oro que ya sabemos quienes son”. ¿Y quiénes son? No necesitaba nombrarlos. El público le respondía con risitas cómplices. Probablemente allí estuvieran sentados algunos de los autores de los post que Sosa del Puerto divulga en su Facebook denunciando a Pepe Mujica como “fiel lacayo de los intereses judíos”, o de los que comparten los que él mismo postea, como el de este 14 de agosto: una fotografía de varios rabinos rodeando a George Bush padre, acompañada de la leyenda atribuida a Amschel Rostchild: “No importa a quién vote el pueblo, siempre nos estará votando a nosotros”.
Para los que recién se aproximaban a este movimiento, Sosa del Puerto reservaba aún otra revelación reconociendo como inspirador al vicecomodoro (retirado) Horacio Ricciardelli, quien desarrolló una brillante carrera militar durante la dictadura argentina, participó del alzamiento “carapintada” de 1987 y fue indultado por Menem, para dedicarse desde entonces a fundar sucesivos movimientos políticos, a uno de los cuales bautizó Condor (Comunidad Nativa de Organizaciones Regionales).

“NO NOS HABLEN DE DEMOCRACIA.” Escasa sustancia tuvo en cambio el discurso de Juan Manuel Soaje, director del canal de Youtube TLV1, el arma de esta gente en la “guerra psicológica” que imaginan estar librando y desde cuyo sitio puede accederse al de la Unión de Promociones pulsando el botón llamado “Presos políticos fallecidos”, categoría en la que tal unión comprende, claro está, al almirante Jorge Rafael Videla.
Adrián Salbuchi, cuya intervención cerró la rueda, y que durante unos cuantos años fue “analista” de Russia Today, lo llamaría a éste “el canal más importante de habla hispana”. No agregó datos para comprobarlo, pero tal vez la fundamentación no importe porque los integrantes del proyecto Segunda República “somos pragmáticos a rajatabla”. Por eso el argentino pidió: “Por favor, no nos hablen de democracia, no nos hablen de derechos humanos, no nos hablen de paz, no nos hablen de la ley internacional y de la justicia porque eso es para los giles”.
Para Salbuchi la cuestión es “el poder” pues “el sistema global se basa sobre el poder y el poder tiene una regla de hierro, el que lo tiene lo usa para promover sus objetivos y sus intereses”. De esta suerte lo que el Proyecto Segunda República propone es “transformarse en una máquina de construir poder” para disputar el espacio “en este sistema de guerra en el que estamos todos los países inmersos”, aunque todavía sea “psicológica”.
Y “lo primero que uno debe hacer cuando está en guerra es identificar al enemigo”, descartando el “error catastrófico de aceptar como enemigos propios a los enemigos de mi enemigo”. Y en seguida ejemplificó: “Quienes ganaron la gran guerra del siglo XX, Estados Unidos, Gran Bretaña y la ex Unión Soviética (…), lucharon contra tres potencias, el famoso Eje: Alemania, Italia y Japón. (…) Que yo sepa, y creo que esto es muy aplicable también para la Banda Oriental, Alemania, Italia y Japón jamás agredieron a Argentina. Nunca, ni antes, ni durante, ni después de la guerra. (…) Sin embargo Estados Unidos, Gran Bretaña y la ex Unión Soviética agredieron a nuestros países permanentemente; la ex Unión Soviética a través de la guerrilla, tupamaros, montoneros”.
Por eso, pidió Salbuchi, “olvídense de ideologías, olvídense de si les gustan o no les gustan los símbolos, olvídense si les gusta o no les gusta el estilo que tenía cada uno de esos países”, lo que importa es si las potencias del Eje defendieron “la nación” del modo que el Psr pretende. “Y no perdamos de vista –agregó– que, aunque gracias a Dios, el desafío de la Segunda República no está en el plano militar todavía, de todos modos, conceptualmente, el último bastión de la soberanía de toda nación son sus fuerzas armadas.”
SI ME INVITAN… Hubo preguntas del público. Una para Sarthou pretendía que éste precisase si acompañaba la idea de que la “destrucción de la familia” que promovería la “ideología de género” era una nueva faz “de la vieja idea marxista-gramsciana de destruir, de alguna forma, el orden establecido”. El interrogado agradeció la pregunta porque le permitía aclarar. Pero lo que le interesaba aclarar no era lo que este cronista esperaba.
Sarthou fue parte del grupo de estudiantes universitarios que en 1982 creó Asceep, la “asociación civil” que serviría de vehículo legal para expresar el gremialismo estudiantil prohibido por la dictadura. Fue, durante décadas, frenteamplista. En 2009 apoyó la candidatura de José Mujica postulándola como un “giro a la izquierda” en la trayectoria progresista. En 2014, en cambio, apoyó a la Unidad Popular.
Para entonces ya hacía años que participaba en tertulias políticas radiales, y las columnas que bajo la denominación “Indisciplina partidaria” escribía en el semanario Voces tenían un buen número de lectores. “Como Unidad Popular llegó al Parlamento con mi voto, entre muchos otros, me siento obligado a decir que me equivoqué profundamente al votarla”, escribió en la del 2 de noviembre de 2016 a raíz de la negativa de esa bancada a apoyar la creación de una comisión investigadora sobre la intervención de la empresa Aire Fresco en los negocios con Venezuela.
“‘Izquierda’ y ‘derecha’ ya nada significan si una y otra no perciben que el gran tema de nuestra época es si, como sociedad, vamos a poder mantener cierto control sobre los intereses económicos globales que nos invaden económica, política y culturalmente”, había afirmado en esa página. “Este es un tema, para mí, políticamente medular, donde la división entre izquierda y derecha no nos ayuda mucho”, insistió el sábado en su primera intervención. Y dijo más: en ese aspecto, en esa apreciación de que el signo de los tiempos era la oposición entre “poderes económicos capaces de producir efectos globales” y los estados nacionales, Sarthou coincidía con el Psr. “Creo que este es un punto que, por lo que he podido leer y conocer de este movimiento, comparto”, había dicho.
En cambio, el orador no había sentido necesidad de referir también si, además de coincidencia, tenía discrepancias fundamentales con las cosas que después de su intervención se habían dicho: los ataques a la democracia o la reivindicación de las potencias del Eje, por ejemplo. Tampoco explicó por qué toleraba hablar desde la misma tribuna que más o menos notorios defensores del terrorismo de Estado.
“Porque me invitaron”, respondió simplemente cuando Brecha le preguntó por qué había estado ahí. ¿Y no necesita una fundamentación para estar al lado de esa gente?, insistimos. “Mirá, yo he sido invitado por el Partido Independiente, fui invitado el otro día por el Partido de los Trabajadores, y yo voy. No me pusieron ningún tipo de condicionamiento. Digo lo que opino sobre un tema y listo, ¿no? No significa ningún tipo de adhesión política”, se limitó a responder.
  1. “La ofensiva de los indagables”, Caras y Caretas, 4 de febrero de 2011.
  2. Probablemente se refiera a la Liga de los Justos, creada por emigrados alemanes en París, a la que a mediados de la década de 1840 se acercaron Marx y Engels, y bajo cuya influencia pasó a llamarse Liga de los Comunistas y adoptó como documento esencial el célebre manifiesto de 1848.





5 comentarios:

  1. Estimados compañeros puedo decir con total claridad por cercanía que tuve con los partidarios de este movimiento que son neo-fascistas connotados y detrás de un discurso de corte coherente y racional esconden muy solapadamente su nefasta ideología, desde el momento que son anticomunistas, pero a su vez dicen que no existe izquierda y derecha desconocen la HISTORIA por lo tanto desconocen la intrínseca lucha de clases del sistema capitalista explotador.

    No son revolucionarios aunque se digan serlo y su lucha anti-sionista anti-masonica es de pose para el descreído del sistema para captarlo y convencerlo de las bondades de los planteos anti, pero ante todo son pro sistema Capitalista.

    Si Hounir cayo o no en las garras de estos payadores es un tema que denotará su falta de claridad conceptual y que un hijo no es lo mismo que un padre, sagaz ,osado ,recto que sabe donde y de que lado ubicarse en cada instante.

    Seria una pena que no notara tremendas contradicciones de proceder de ser y de actuar, la pose ante la opinión pública de esta gente es de vengadores por la justicia pero claramente buscan mas y mejor de lo mismo y lucrar con este sistema sin DESTRUIRLO.

    No confiemos en mesías importados, confiemos en los indios locales de a pie que bregan por una patria socialista libertaria y con plena democracia efervescente participativa de base , cabildearía y justa.

    Son apuntes mínimos reflexivos que no es el espacio para ampliar mas sino un pantallazo de mostrar al lobo disfrazado de oveja como corresponde.

    Ruben Mancini miembro pleno Partido Humanista del Uruguay.

    ResponderEliminar
  2. ESTA EL SIONISMO, DETRAS DE ESTO, PROYECTO ANDINIA, EN ARGENTINA, ACA GUSTAVO SALLE, SALIO A TIEMPO.... ESTA GENTE ESTA DE LOS DOS LADROS DEL MOSTRADOR, SIEMPRE, Y ARRIBA MOVIENDO LOS HILOS....

    ResponderEliminar
  3. No voy a comentar sobre el cabildo porque no asistí. Solo sobre el proyecto, que es lo importante. La idea central es recuperar la soberania, y en eso todos deberiamos coincidir... Casualmente hoy en dia es nuestra soberania la que más se ve enajenada y la que esta mas expuesta y vulnerada y esto por la accion de este y de los anteriores gpbiernos post dictadura, ¡pero fundamentalmente de este gobierno entreguista y traidor al pueblo! Nones de extrañar que el periodisya emplee constantemente un tono acido y critico pues es un simple defensor de la izquierda y nada mas podriamos esperar...
    Por otro lado, comorender la traicion del fraude amplio, impmica sacarse la camiseta y observar serenamente mas alla del discurso las acciones macro: ley de riego privatizadora y violadora del articulo 47, ley de inclusion financiera o mejor de exclavizacion banquera, leyes de zonas francas, extranjerizacion de la tierra y perdida de 7 millones de ha en 10 años!!! No que hablar de los nefastos negocios de pluna la entrega de afe, la corrupcion que campea,los transgénicos, el glifosato, la expulsion d las familias agricultores para entregarle el campo a los agronegociantes..., todas cosas que el periodista de brecha no ve, o no quere ver y prefiere centrarse en si son o no "fachos", forma de descalificar a priori y de evitar asi cualquier análisis serio del contenido, ya no del cabildo sino del proyecto. Personalmente y mas alla de las diferencias celebro que haya gente intentando entrentar el nuevo orden mundial, lo cual parece no importarle ni a periodistas ni a quienes comentan despues. ¡Saludos! Marcelo Gomez Grecco, integrante de PERI maldonado.

    ResponderEliminar
  4. se ve que no conoces nada de Feminismo, ni historia del pensamiento critico. Solo te quedas con la propaganda de la ONU. Lo mismo que este señor impresentable. En primer lugar decir que el Feminismo Caucásico y Burgués se denomina "Feminismo Liberal" y surgió de las mujeres pequeña burguesas de Europa en el siglo XIX (osea no es de ahora el Feminismo). Sin embargo para nada es la única versión del Feminismo. También esta el Feminismo Socialista y el Feminismo Libertario. Con representantes de esas corrientes que son desde 1890. Es más Lenin tiene un excelente libro (que esta cumpliendo 100 años) llamado "La Mujer y la Revolución" en donde explica como la reproducción a nivel familiar de las estructuras del Capital genera la violencia domestica y el machismo. Y planteando que la mujer se tiene que liberar de la dominación familiar al igual que el obrero en la fabrica de la dominación del patrón. Es que en la Revolución Bolchevique habían intensas y muy interesantes discusiones sobre el feminismo. Y el Feminismo estaba con la Revolución. Pero no todos los Feminismo vienen de Europa sino que también hay construcciones desde los afros, los pueblos originarios y el Sur Global. Te recomiendo buscar cosas del "Feminismo Negro", del "Feminismo Comunitario" y de los "Feminismo Populares". Y estos feminismos vienen desde la subalternidad y con las intersecciones de etnia y clase. Es que la concepción clasista no es contradictoria con el feminismo. Dominación Patriarcal y Capitalismo se combinan para generar cuerpos super explotados. Me parece muy mal jusgar a todo un movimiento solo por una de sus partes. El feminismo tiene muchas derivaciones y tiene una potencialidad enorme. No hay que juzgar sin conocer a fondo. Además para tu información Sarthou también cuestiona las reivindicaciones étnicas. Osea que para él lo de los mapuches no va ni ahí. Además ha escrito públicamente cuestionando a los descendientes de charrúas y a todo nuestro movimiento. Osea que si sos solidaria con nuestros pueblos tenes que mandar a cagar a ese hijo de yuta. Por ultimo si te decís que sos "anarquista" no entiendo como no te das cuenta que Sarthou se justa con fascistas. Y si, efectivamente son fascistas. Un militar retirado de la época de la Dictadura y perteneciente al Foro Libertad y Concordia (defensores de los militeres presos por delitos de lesa humanidad). Gente que defiendo el accionar de las Potencias del Eje en la Segunda Guerra Mundial. Gente que dice que liberalismo e izquierda son dos caras de la misma moneda y que tiene que emerger una tercera posición, el nacionalismo. Si este señor se junta con los fachos es porque él mismo es facho. Además te recomiendo leer lo que opinan los neonazis de Estados Unidos, Europa, Chile y Argentina sobre las feministas y sobre las mujeres. Son super machistas y super criminalizadores con las feministas. Osea que el Feminismo no es parte del Poder sino todo lo contrario. Trastoca el orden "Familia, Patria y Propiedad". Por eso los fascistas las odian. Y Sarthou como Hombre, Caucásico, de Clase Media y de Mediana Edad no quiere perder sus privilegios. Por eso las ataca tanto. Te recomiendo leer la nota. Porque se ve que no leíste nada. Estas como la izquierda uruguaya en febrero de 1973. Cuando las Fuerzas Conjuntas se levantaron en armas y sacaron los comunicados 4 y 7. El Partido Comunista, el Partido Socialista y los Demócratas Cristianos pensaron que eran militares de izquierda. Nada que ver. Cuestionaban a la corrupción política, a la ineficacia del Parlamento y la crisis económica porque planteaban el autoritarismo puro. Vos estas igual. Pensas que porque cuestionan al neoliberalismo son del palo de izquierda. Todo lo contrario. Creen en un Estado Nacional fuerte, autoritarista y conservador. Yo con esa gente no voy ni a la esquina.

    ResponderEliminar
  5. izquierda nacional
    En respuesta a Hoenir Sarthou.
    Hoenir Sarthou no entiende la diferencia entre tercerismo y tercera posición, por eso participó de un mitin fascista hace casi dos semanas y todavía no se enteró del hecho. Una actividad en la que don Carlos Quijano jamás hubiera puesto ni la punta del pie. Tampoco Arturo Ardao.

    Sarthou participó el pasado sábado 7, en las instalaciones de un club social y deportivo del barrio Pocitos, de un acto del Proyecto Segunda República, un grupo de inspiración fascista. Días más tarde defendió, ante un requerimiento de este semanario, su derecho a no pedir permiso a nadie para hablar donde y de lo que considerase conveniente. Nadie se lo niega. En su columna de ayer, publicada en el semanario Voces, acusó a dos periodistas de Brecha, a Salvador Neves y a mí mismo, de insinuar una acusación de fascismo en su contra. Pero no es así. Nadie en este semanario cree que Sarthou comulgue con esa ideología. Lo que sigue siendo verdad, sin embargo, es que participó de un mitin fascista.
    https://brecha.com.uy/tercerismo-la-tercera-posicion-la-izquierda-nacional/

    ResponderEliminar