sábado, 21 de abril de 2007

El Museo de la memoria

Funcionará en la Quinta de Santos; la exposición será inaugurada en diciembre


Centro cultural Museo de la Memoria quedó instalado ayer en Montevideo


"A la entrada de este museo tenemos que tener una vitrina con la tierra de los cuarteles arañada, buscando los restos de nuestros compañeros desaparecidos", dijo emocionado el escritor y director del departamento de Cultura de la Intendencia Municipal de Montevideo, Mauricio Rosencof, al presentar ayer la instalación del Museo Histórico de la Memoria.

La mano. El intendente Ehrlich, Rosencof y Brovetto observan impactados la puesta en escena de la artista uruguaya Cecilia Vignolo. Provocó emoción y hasta lágrimas.
La mano. El intendente Ehrlich, Rosencof y Brovetto observan impactados la puesta en escena de la artista uruguaya Cecilia Vignolo. Provocó emoción y hasta lágrimas.

_________________________________________________

Tirando del hilo de la memoria

Al llegar al lugar uno quedaba impactado tan solo con ver aquella mano que se movía constantemente y sostenía entre sus dedos un hilo de color rojo que se extendía hasta las propias instalaciones del museo. La tierra removida dejaba entrever la profunda respiración del cuerpo de alguien que allí se encontraba enterrado. Uno no podía nada más que quedarse allí mirando inmóvil tal representación. Fue así que durante toda la presentación y por tres horas (tiempo que duró la performance) el patio trasero de la casa fue el centro de todas las miradas. La puesta en escena que la artista uruguaya Cecilia Vignolo realizó causó emoción, impacto y lágrimas en la mayoría de los que asistieron al lugar.

El ministro de Cultura, Jorge Brovetto se encontraba impactado y hasta llegó a expresar "que horror" a la vez que no podía dejar de decirle a los presentes si habían visto ya la performance.



__________________________________________________



La gran casona que supo albergar en otra época a la familia del ex presidente Máximo Santos, ubicada en la avenida de las Instrucciones 1057, abrió sus puertas ayer por primera vez para desempolvar los recuerdos guardados de la resistencia.

En cada habitación de la espaciosa casa se exhiben fotos de un instante de la dictadura que se instaló en Uruguay a partir del año 1973.

Imágenes del acto del 1º de mayo de 1983 ­la primera manifestación masiva "autorizada" que se hizo en dictadura­; o de la resistencia del 9 de julio de 1973, o fotografías tomadas en forma clandestina en enero de 1985 en el Penal de Libertad.

Las tomas de Aurelio González, Juan Angel Urruzola y Jorge Carlos Tiscornia Bazzi dejó a más de uno emocionado.

Mauricio Rosencof fue el encargado de presentar el museo como director de la dirección de Cultura de la Intendencia Municipal de Montevideo (IMM). El también escritor y dramaturgo evocó a su colega Mario Benedetti citando a uno de sus poemas: "Mario dice que el olvido está lleno de memoria y yo creo que todo es memoria y que el olvido no existe. Que basta el tiempo, ese tiempo que necesitó una proa poderosa para rescatar las historias, los huesitos, las informaciones que de alguna manera capitanearon en nuestro país como en Argentina, las madres y las abuelas de mayo. Veo a la maravillosa Luisa Cuesta entre el público que de alguna manera es la imagen, la quintaesencia, la vanguardia, la búsqueda que emprendieron ellas solas cuando los que estábamos en otras cosas, o en otros lados, no podíamos emprenderlas, hoy siguen siendo ellas la proa de esta nave".

Recuerdos para unos, novedad para otros

Un mameluco que utilizó una reclusa en el Penal de Punta de Rieles colgado prolijamente, es una de las piezas más impactantes de este singular museo. Pero también en una vitrina se pueden apreciar varios objetos personales como un monedero que le fue regalado a María Esther Francia cuando estuvo en prisión en el año 1973 hecho por "La bahiana" ­así lo informaba el cartel­ un pañuelo blanco con la figura de un caballo bordada, y textos con representaciones teatrales, canciones y poemas.

Tampoco pasó desapercibida una manta de varios colores que fue tejida a dos agujas en el sector E del penal de Punta de Rieles a fines del año 1983 en la celda 2 de ese sector. La gran manta fue realizada entre varias mujeres que se encontraban presas en el lugar entre ellas Elisa Michelini, Beatriz Perla (fallecida al año de salir de prisión), Cristina Fyn, Susana Carli, Carmen Beretta y Adriana Cabrera. En una pequeña mesa, fueron colocadas papeletas por el SI y el NO del recordado plebiscito de 1980. Con mayor espesor, la pila del NO a la reforma constitucional impulsada por los militares.

No podrán faltar...

Para Rosencof no podrán faltar en el museo que será inaugurado el 10 de diciembre de este año, día en que se celebra en todo el mundo el Día de los Derechos Humanos, y así lo indicó ayer, la concentración de otros objetos, "aquellos que en distinto frente combatieron la larga noche de la dictadura". Agregó que "aquí no puede faltar por ejemplo la botella de vino envenenado que le mandaron a la madre de Luis Alberto Heber, Cecilia Fontana de Heber" y opinó que en otra vitrina deberán estar los artículos que escribió "Maneco" en la contratapa del desaparecido Jaque, así como las historias de "El Toba, de Zelmar y Rosario".

Ante la presencia de la directora de Museos de la ciudad de Buenos Aires Nelly Cairoli, Rosencof dijo, a manera de metáfora, que aquí "no hay puentes que se puedan romper". Más tarde, en su discurso el propio ministro de Educación y Cultura Jorge Brovetto afirmaría que "los que quisieron romper esos puentes son los que hoy son enjuiciados, y que los uruguayos, argentinos, latinoamericanos que sufrimos juntos el horror de la tortura, de la persecución nos unimos".

Por su parte Nelly Cairoli hizo referencia a la historia de la casa donde quedó instalado el museo y consideró que es "el ámbito propicio y representativo de la historia del país donde primaba la injusticia, la opresión y la tortura".

El evento reunió a varias figuras nacionales entre las que se encontraban presentes el ex subsecretario del Ministerio del Interior, Juan Faroppa, el director de la Junta Nacional de Drogas, Milton Romani, el presidente del Instituto del Niño y del Adolescente, Víctor Giorgi, reconocidas figuras sindicales como Luis Puig y Juan Castillo, entre otros.

Ayer, además, quedó instalada la Asociación del Museo de la Memoria que presidirá el escritor uruguayo Mario Benedetti, e integran: Emilio Castro, Luisa Cuesta, Elisa Dellepiane de Michelini, Henry Engler, Isidora Fusco de Chávez Sosa, María Esther Gatti de Islas, Eduardo Galeano, Belela Herrera, Lilí Lerena de Seregni, Víctor Licandro, Oscar López Balestra, Jorgelina Martínez, Ademar Olivera, Jorge Osorio, Matilde Rodríguez Larreta de Gutiérrez, Vladimir Turiansky, Daniel Viglieti y Ruben Yáñez.

0 comentarios:

Publicar un comentario