miércoles, 14 de mayo de 2008

Que paguen los ricos, no los trabajadores

ACTO: Viernes 16/5 – Hora

19 – Plaza Libertad


Abajo los impuestos a los sueldos

La polarización entre el gobierno y los partidos burgueses tradicionales no refleja las contradicciones entre las clases. Tanto los políticos blanqui-colorados como el Frente Amplio han defendido los intereses de los banqueros y grandes capitalistas, contra los trabajadores y las capas medias.

Los blanqui-colorados no tienen autoridad para hablar contra el IRPF: fueron los que establecieron los impuestos a los salarios y jubilaciones. El Frente Amplio no hace más que mantener la misma política fiscal, con algunas correcciones. La ‘reforma tributaria’ de Vázquez y Astori rebajó los impuestos a los capitalistas, y aumentó la tributación de las capas medias y de los trabajadores y jubilados mejor pagos. Las multinacionales instaladas en las zonas francas, como Botnia y ENCE, siguen sin pagar un peso de impuestos.

Otro ejemplo: el gobierno frenteamplista privatizó Pluna, y encima el Estado sale de garante de la compra de aviones, y le subsidia el combustible a la empresa privatizada. Ahora se viene la privatización del ferrocarril, un negociado al servicio de los latifundistas forestales y las multinacionales de la celulosa.

Otro ejemplo es la política salarial: la parte de la “torta” que consume la clase obrera no aumentó, sino que se redujo. La “recuperación” salarial es totalmente miserable, como denuncian los maestros, que ganan 7.800 pesos líquidos. Los ingresos mensuales del presidente de la República equivalen a 45 sueldos de un maestro Grado 1. Por otra parte, los alimentos y bebidas han tenido un aumento gigantesco, produciendo ganancias fabulosas a los latifundistas y a las multinacionales que controlan el comercio exterior.

Frente a la falsa polarización entre el gobierno del FA y la derecha blanqui-colorada, los trabajadores deben plantear su propia salida. No lo hace la cúpula del PIT-CNT, porque está totalmente subordinada al gobierno, como lo reconocieron Juan Castillo y Fernando Pereira en el pasado Primero de Mayo. Allí Pereira y Castillo reivindicaron la política que frena la lucha sindical en función de “que no retornen los blancos y colorados”. El pasaje del ex sindicalista Juan Silveira desde la dirección del PIT-CNT al Directorio de AFE que llevará adelante la privatización del ferrocarril, es otra expresión de esta subordinación al gobierno fondomonetarista. Es la misma dirección sindical que aplaude el anuncio de un salario mínimo de $ 5.000 al final del período de gobierno... cuando en mayo de 2004 reclamaban $ 5.500 al gobierno de Batlle (lo que al día de hoy equivale a $ 8.200).

La acción de los maestros de Montevideo plantea otra perspectiva: la lucha de los trabajadores por sus reivindicaciones impostergables, como son el salario mínimo de $ 16.400 (media canasta) y la derogación de la ley 16.713 (reforma de la seguridad social blanqui-colorada, que el FA mantiene vigente). El sindicato municipal también lucha contra las privatizaciones y por el salario, enfrentando a un gobierno frenteamplista que sigue violando el convenio colectivo. ADEOM presentó un documento en el PIT-CNT, “Por la independencia política del PIT-CNT”, que impulsa un paro general y un plan de lucha consecuente por el triunfo de todas las luchas, y por una plataforma común para todos los trabajadores.

El PT impulsa un bloque de sindicatos, organizaciones sociales y agrupaciones sindicales, para luchar por una salida obrera, frente a la creciente carestía, a los bajos salarios, a las jubilaciones miserables, por aumento del presupuesto de la educación y la salud estatales, por autonomía y cogobierno para la enseñanza pública, y por la anulación de la ley de impunidad. Abajo los impuestos a los sueldos y jubilaciones: que paguen los ricos, no los trabajadores. Como reivindicación inmediata: elevación del mínimo imponible a $ 32.800 líquidos (canasta familiar), fuertes impuestos progresivos a los grandes capitales, a los latifundistas y las multinacionales, eliminando las zonas francas. Salario mínimo de $ 16.400, aumento general e inmediato de sueldos y jubilaciones, abajo todas las privatizaciones: no a la “asociación con privados” del Ferrocarril. Por el no pago de la deuda externa, y la nacionalización sin pago de la banca.

Para romper la falsa polarización política, la clase obrera debe poner en pie su propio partido. Construyamos una alternativa obrera y socialista: no al gobierno capitalista de colaboración de clases; preparemos un gobierno de trabajadores.

Contra la carestía, las privatizaciones y los bajos salarios

Que paguen los ricos,

no los trabajadores

ACTO en Plaza Libertad - Viernes 16/5 – Hora 19

0 comentarios:

Publicar un comentario