viernes, 25 de marzo de 2016

Luces en el cielo




Denuncian temblores de tierra y explosiones en Santa Catalina y Casabó

24 MAR 2016 - 10:33 | Ocurrió en la zona donde se construía la regasificadora. Bomberos inspeccionó el lugar pero no encontró nada. Video casero muestra luces en el cielo.

.

Fenómeno del "Cielomoto" en Uruguay

La verdad está allá arriba 

Los misteriosos estruendos que se sintieron ayer de madrugada en varias zonas de Uruguay, sin que la Fuerza Aérea o Bomberos supieran dar datos al respecto, podrían tener su explicación natural: según los meteorólogos, se trata del "Cielomoto" (o skyquake), un extraño fenómeno que no está científicamente comprobado.

 

Ayer, cerca de las 6:30 de la mañana, se sintieron estruendos en varias zonas de Uruguay, como si se tratara de truenos o explosiones. Las consultas a Bomberos y la Fuerza Aérea al respecto no dieron frutos, ya que oficialmente no se había registrado ninguna anomalía, ya fuera causada por la naturaleza, aviones o explosiones. Sin embargo, los lectores dejaron varios testimonios del suceso, explicando que se sintieron ruidos fuertes y temblores en una franja de varios kilómetros.
Núbel Cisneros, meteorólogo de Canal 4, explicó que el fenómeno fue lo que se conoce como "Cielomoto", una compresión de gases en la atmósfera que se relaciona con las condiciones climáticas de los últimos días. En inglés se le conoce como "Skyquake" y es percibido de vez en cuando en otras zonas del mundo (por ejemplo, en San Diego, Estados Unidos, en abril del 2006).
Cisneros admitió que no hay una explicación científica ni es un fenómeno comprobado, pero aseguró que se da muy de tanto en tanto y en ocasiones se producen también temblores o se avistan luces en el momento del estruendo. El también meteorólogo Guillermo Ramis dio esta mañana una explicación parecida en Informativo Sarandí, vinculando el fenómeno con gases en la atmósfera, aunque tampoco fue muy preciso sobre las características científicas del suceso. Para Diego Vázquez Melo, sin embargo, los ruidos se debieron a un avión que rompió la barrera del sonido (en este caso no se trata de un avión uruguayo, claro está, ni ninguna otra aeronave que haya pedido permiso para cruzar nuestro espacio aéreo)
El "Cielomoto" no parece tener una gran aceptación en la comunidad científica, aunque sí se ha prestado a todo tipo de especulaciones a nivel seudo científico, llegando incluso a hacer furor entre quienes buscan teorías de la conspiración. Las explosiones misteriosas en el cielo de este tipo, como las que se sintieron ayer, han llevado a que muchos aseguren que se trata de proyectos gubernamentales para controlar las condiciones atmosféricas (altamente improbable en nuestro país teniendo en cuenta la infraestructura de la Dirección Nacional de Meteorología) o directamente lo achaquen a la ufología.
La única certeza es que ayer a la madrugada Uruguay experimentó alguna suerte de extraño fenómeno atmosférico que despertó a más de uno, si que nadie haya podido dar aún una explicación convincente.




















Carta abierta a quienes corresponda de entre los administradores del “misterio” de la explosión o implosión del oeste montevideano. Carta abierta al Estado:

Están por cumplirse las 48 horas desde que, casi en la medianoche del miércoles 23 de marzo, una fortísima explosión (o "implosión"), con vibración de paredes y techos hogareños durante unos tres segundos, despertara el temor masivo en la altamente poblada franja costera del sur-oeste montevideano, en la zona de las interrumpidas obras de instalación de la cuestionada y preocupante planta "regasificadora" de Puntas de Sayago.

Hasta ahora, solamente especulaciones e interpretaciones supuestamente científicas, es lo que ha podido recibirse desde unos medios "informativos" muy propensos al sencacionalismo frívolo y tremendista, que, sin embargo, no reclaman explicaciones oficiales a los organismos estatales que deberían brindarlas aunque nadie se las reclame, por ser su obligación proporcionarlas ante situaciones como esta, que necesariamente motivan alarma pública y natural certeza de desamparo colectivo.

Para esta vastísima población capitalina oesteña no es posible que lo ocurrido sea asociado a extraños fenómenos atmosféricos, climatólógicos o a rumores “conspiranoicos” internacionales asociados con la presencia en el Río de La Plata de fuerzas militares de los EE.UU. en funciones de “escudo defensivo” de la comitiva de Barak Obama.

Particularmente para los barrios Casabó, Nuevo Casabó, Nuevo Amanecer, Bajo Valencia, Puntas de Sayago, Santa Catalina, Punta de Yeguas y Los Cilindros, forzosamente la explosión o implosión ocurrida se asocia espontáneamente a la mentada “regasificadora” debido a los antecedentes de pésima performance en las obras de infraestructura de la misma realizadas hasta ahora, repletas de irregularidades técnicas y otros factores “profesionales” de absoluto irrespeto por el medio ambiente, por el equilibrio ecológico ictícola-agrícola de la zona y por la vida humana y social del vecindario.

(Especialmente en Santa Catalina y Casabó, además, lo de anteanoche remite subjetiva y automáticamente a gravisimas situaciones ocurridas en los últimos años con el “entrenamiento militar” de la “armada nacional”, que, en una pequeña península ubicada entre los dos barrios, realiza periódicos “tiro al blanco” que en ocasiones resultan ser disparos de grueso calibre sobre viviendas y muy cerca de barcazas de pescadores artesanales --sobre la calle Víctor Hugo, a unos 150 metros de la costa, un misil del tamaño de un refresco de 600 gramos, perforó hace no mucho tiempo la ventana de una vivienda y se alojó en la pared de un dormitorio, sobre la cama de matrimonio, en horas de la tarde).

Las interrumpidas obras de “Gas Sayago” han sido rodeadas de un cerco de singular secretismo para los vecinos, enterándonos de ciertos detalles escabrosos únicamente a través de algún operario contratado o de investigaciones privadas. Al realizarse en 2012 la llamada “audiencia pública” teóricamente prevista para consultar a la ciudadanía local, los jerarcas estatales vinculados al megaproyecto regasificadora/Aratirí, restaron importancia a los riesgos de un emprendimiento de estas características ubicado a menos de tres kilómetros de la costa, cuando los protocolos internacionales de seguridad aconsejan una distancia de 10 kilómetros como garantía de que eventuales accidentes con la manipulación de los buques metaneros, no signifiquen tragedias e importantísimas pérdidas de vidas humanas. En aquella oportunidad, la gerenta de Gas Sayago (hoy presidenta de Ancap), Sra. Martha Jara, pretendió “tranquilizar” al vecindario con el exabrupto de que “solamente podría ocurrir un desastre cada 600 años, con un solo muerto”, y que, de últimas, la presencia de la planta regasificadora enriquecería la biodiversidad costera...

Podríamos seguir refiriéndonos a muchos disparates más respecto a este megaproyecto, a la manera en que el mismo trató de ser impuesto sin contemplar los intereses ciudadanos y a cómo todo esto explica por qué lo del miércoles no parece obedecer precisamente a “fenómenos naturales” o a “extrañas intervenciones extraterrestres”...

Pero agregaremos únicamente lo siguiente: ya avanzados los trabajos de infraestructura en Puntas de Sayago, un buen día no muy lejano resultó que “descubrieron” la presencia de una enorme masa sólida en las profundidades del lugar clave elegido (pero evidentemente no estudiado), siendo en apariencia roca viva, aunque no se descartaba la posible mezcla con amalgama de hormigón o cosa parecida. De primeras, se calculó que eliminar esa masa gigantesca demandaría, además de complejas operaciones técnico-humanas, unos 30 millones de dólares en el alquiler de sofisticada maquinaria apropiada. Pero enseguida surgió la retirada fraudulenta de la megaempresa multinacional contratada (vinculada a las derivaciones del caso Petrobrás) y le sucedió la suspensión de los trabajos, y “nadie” de entre nosotros, simples ciudadanos y ciudadanas, nos enteramos de la existencia de la famosa piedra de los 30 millones de dólares, hasta hace muy poco.

Así que, abreviando y concretando, que el o los organismos del Estado competentes, respondan ya mismo:

¿El miércoles 23 de marzo, a las 23:23 horas, “algo” o “alguien” produjo la desintegración parcial o total de la enorme piedra “descubierta” en Puntas de Sayago donde debía haber estado hecha parte fundamental de la “regasigicadora”? ¿Es cierto que antes de ese día la masa sólida había sido barrenada para irla fragmentando y dispersando en el mar, “reservadamente”, como si fuera un “secreto militar de Estado”?.

Que los ministerios “competentes” digan algo. Es su obligación hacerlo y es nuestro derecho exigirlo. Si no lo hacen, más tarde o más temprano la ciudadanía develará “el misterio” de la explosión o implosión del 23 de marzo. Si lo hacen, tienen la obligación, además, de decirnos por qué ocultaron lo que están ocultando, se trate de la famosa masa de los 30 millones de dólares o lo que sea.

Ya que tanto se habla de empleados públicos “ñoquis” o “excedentes” cobrando sueldos innecesarios, que los que sí cobran “justificadamente” sueldos, viáticos y gastos de “representación” de magnitudes inimaginables para el común de los trabajadores uruguayos, digan algo.

Y que lo que digan tenga que ver con la verdad y no con los bolazos que nos obsequian los medios “informativos” como si la realidad fuese una serie de “milagros” se “semana santa” atacada por fuerzas sobrenaturales de otra galaxia o los caprichos de algún dios que nos pone a prueba.

Gabriel Carbajales, Santa Catalina, Montevideo, 25 de marzo de 2016.






28 Feb 2010 ... Estos 'cielomotos' o 'skyquakes', que se han dado alguna vez en la costas de EEUU, Gran Bretaña y Australia , "no tienen una explicación ...
22 Ago 2012 ... HAARP nubes extrañas en Argentina antes del terremoto en Chile (en Montevideo en la misma fecha hubo un "cielomoto" que rompió algunos ...
30 Mar 2013 ... ... extrañas en Argentina antes del terremoto en Chile (en Montevideo también hubo entonces un "cielomoto" que rompió algunos vidrios ) ...







2 comentarios:

  1. El halo solar se forma por la presencia de químicos como bario, estroncio, aluminio y otros procedentes de los chemtrails que nos esparcen día a día sobre nuestras cabezas y que parece que unos pocos locos distinguimos. El 90% de nuestras nubes son químicas aunque cueste creerlo. Las nubes con iridiscencias o harpeadas se ven cada vez mas seguido, quienes nos tomamos el trabajo de observar el cielo vemos como se desarman las tormentas o como se producen otras muy fuertes luego de estas actividades. También hemos visto objetos extraños volando en distintos puntos del país, no sabemos si son drones, sondas o como dicen algunos new age, naves pleyadianas. Lo cierto es que están sucediendo cosas extrañas cada vez mas seguido y parece que nadie lo notara, así es la idiotez que reina. Después, cuando se habla de geoingenieria o manipulación del clima, por otros gobiernos por supuesto, somos locos o conspiranoicos jeje...

    ResponderEliminar
  2. acabo de ver algo parecido, pero sin el desastre natural, solo una pequeña tormenta con algunos relapagos y rayos, esto que vi yo con mi familia fueron dos luces que iban demaciado rapido y que en momentos se cruzaban 17/12/16

    ResponderEliminar