miércoles, 15 de abril de 2009

Domingo Arena, una cárcel privilegiada


EL OBSERVADOR, 15 abril 2009
María M. Delgado





Ante la dramática saturación de las cárceles y el hacinamiento intolerable de los presos, resulta verdaderamente sorprendente y curioso que a nadie, ni en el gobierno ni en la oposición, ni desde el Estado ni desde la sociedad civil (grupos de derechos humanos incluidos), cuando se busca desesperadamente alternativas para descomprimir los establecimientos carcelarios, a nadie, repito, se le ocurra pensar en la cárcel de Domingo Arena que se construyó especialmente para los represores de la dictadura.
¿No es curioso? Porque en aquel momento desde el gobierno se insistió en que no se trataba de una “cárcel de lujo”, o privilegiada para esos señores, sino que se iba a usar para alojar también a otros presos especialmente peligrosos o autores de delitos especialmente graves; y que su construcción obedecía a razones de estricta seguridad (por la gravedad de los delitos cometidos por los militares y policías procesados por violaciones a los DDHH). Entonces si de verdad no es una cárcel VIP en la que sólo tienen derecho a estar ellos; si justamente es un establecimiento seguro, nuevo, bien equipado y en condiciones más que aceptables para los estándares internacionales, vuelvo a preguntar: ¿por qué a nadie se le ocurre que ese es el lugar natural adonde llevar presos de otros establecimientos que están superpoblados e inhabitables?
¿Por qué esa necesidad de preservarlos aparte de todo el mundo, incontaminados, en condiciones de comodidad, seguridad y confort que ningún otro preso goza? ¿Por qué esa necesidad incorregible de hacer buena letra con los peores criminales que ha tenido la historia de este país?, responsables de múltiples asesinatos, cientos de desapariciones forzadas y miles y miles de torturas aberrantes y sistemáticas, todos delitos cometidos desde los órganos y el poder del Estado.
¿Y por qué no piensan en eso los que piden leyes todavía más duras, rebaja de la edad de
imputabilidad para los menores, pena de muerte o prisión perpetua para los que roban un auto o asaltan un local de cobranzas? ¿Será que la lección es que para ser recluido en una cárcel de condiciones aceptables y respetuosas de la dignidad humana hay que cometer gravísimas violaciones de derechos humanos desde el aparato estatal, en forma masiva y sistemática, y durante un período prolongado (porque los delitos menores no tienen “mérito suficiente” y se castigan con cárceles inhumanas)? ¿Por qué todo esto sigue oliendo tan mal en este país...?



.

4 comentarios:

  1. y este tipo del canal 12 que hace el programa ese que se mete en los burdeles, en los rincones mas escabrosos buscando el morbo de la gente, no se le ha dado por meterse con una camara ahí adentro y mostrarle a toda la población como viven realmente esos delincuentes?, si se ha metido en otras cárceles, porque no en esta?.....

    ResponderEliminar
  2. El que hizo este articulo, terrible tupamaro, anda a laburar negro.

    ResponderEliminar
  3. A estos represores del pueblo,tienen que estar en una carcel que pagen sus muertes y secuestros,aca no son todos tupamaros,te equivocas al laburante tambien los cagaron a palos.Todos los milicos presos

    ResponderEliminar