viernes, 25 de marzo de 2011

El baúl de Amodio II





 Viernes 25.03.2011
Amodio Pérez fue parte del comando

Otero tuvo pistas del nexo del traidor de los Tupamaros

La figura de Héctor Amodio Pérez fue vinculada al sonado caso Cukurs. Pérez integró la dirección del Movimiento de Liberación Nacional Tupamaros, pero en sus filas es tachado de traidor. Se sostiene que Amodio Pérez fue responsable de la desarticulación del aparato armado tupamaro y que fue agente tanto de los servicios de inteligencia estadounidenses como israelíes.

"Amodio Pérez estuvo un poco vinculado a lo que era la firma de alquiler de autos, etcétera, con una mujer. Pero yo, y que quede claro, yo nunca investigué directamente esa situación. Me aparece después con el tiempo y las investigaciones mías, esa figura aparece a través de ese tipo de vinculaciones", señala el inspector general (retirado) Otero.

"Incluso si yo hubiera investigado a Amodio, lo hubiera investigado con respecto al hecho de Cukurs y no con respecto a los tupamaros, claro", agrega Otero.

Hasta fines de la década de 1960 una de las tareas principales de Otero como jefe de la inteligencia policial fue, precisamente, la de perseguir y detener a los militantes tupamaros. Se enorgullece de haberlo hecho sin haber utilizado jamás apremios físicos ni torturas.

El País Digital


Una noche de 1965, el dirigente tupamaro Tabaré Rivero Cedrés,uno de sus fundadores,(hoy esta afuera del MLN y en “conflicto”), el "Pepe" Rivero, gran cuadro aparatista-militarista,; pero que fue el primero en chocar duro con el Negro Amodio, en aquellos primeros grupos (Rivero también venia del PS, como Amodio) interrogó a su compañero Héctor Amodio Pérez, subordinado en la estructura clandestina, respecto de una versión que había escuchado acerca de su participación en el asesinato del ex colaborador de los nazis Herberts Cukurs ocurrida en febrero de ese año en la calle Colombia de Shangrilá

Tabaré Rivero Cedres. asegura que el propio Amodio le relató su participación en el secuestro y ajusticiamiento de Cukurs. Amodio estaba vinculado a un grupo de gente del Mossad y esa relación era formal; hasta sabemos por viejos y queridos compas que tenían un lugar de entrenamiento en la desembocadura del arroyo Carrasco (...) Todo eso es conocido, y no solo por el Pepe Rivero, sino por muchos mas, entonces la pregunta de cajón es por que tanto misterio, y ocultamientos en un asunto que es mucho mas que una casualidad....son montonazos de casualidades


Según lo confirmó, nuevamente esta semana a Búsqueda el propio Rivero, la respuesta que le dio entonces Amodio fue positiva.
“Me dijo que había tenido que ver con la denuncia del paradero y que había participado en el apoyo logístico”, recordó Rivero, aunque advirtió que nunca pudo confirmar que eso fuera cierto y que, por el contrario, a la luz de lo que se sabe ahora sobre el comportamiento de su ex compañero, incluso podría haber sido un invento. Pepe Rivero recuerda el caso Cukurs bien y, sobre todo, recuerda a Amodio Pérez, uno de los compañeros más corajudos que hicieron una carrera rápida dentro del aparato guerrillero.

Rivero dijo: "averigüé que Amodio participó en la acción Cukurs, él había conducido el coche del comando. Él usó documentos falsos que le habían dado probablemente el Mossad. Él también estaba en la casa en Shangrilá. La ejecución fue llevado a cabo con muy pocas personas, entre ellos estaba también la primera esposa de Amodio.”

Amodio Pérez es Judío. Y en aquella época, había muchos contactos entre la comunidad judía y la izquierda uruguaya, porque tenían un enemigo común. Los Nazis locales, que atacaron oficinas de la oposición y de la comunidad con bombas.

El hecho que Pérez había participado en una acción del Mossad, sin embargo, no ha ocurrido por orden de su organización, dijo Pepe Rivero. Él se enterró después de la acción. En 1972, Pérez fue detenido y delató todo lo que sabía. Amodio y su compañera Rey fueron detenidos en 1972 por el Batallón de Infantería Nº 1 al mando entonces del teniente coronel Raúl LegnaniSalía vestido con uniforme de ejército a la calle para identificar a sus compañeros. Incluso, entonces circulaba el rumor que él había sido un espía dentro de los Tupamaros. Fue en esa circunstancia que escribió un libro, manuscrito, nunca publicado el “Libro de Héctor Amodio Pérez",

Y fue durante esas conversaciones que Amodio , tuvo con Gavazzo donde Amodio le obsequió al genocida, con quien se conocían, desde su niñez, un ejemplar de su “libro” y el borrador que había antecedido al mismo Esta bien recordar que , el Dr. Federico Fasano Mertens, el del diario plural era el único periodista que se entrevistó con Amodio Pérez en el cuartel Florida donde se encontraba detenido, y el único al que Amodio le entregó ese relato escrito en hojas de cigarro, además de ya el mecanografiado ( quien lo hacía ¿??) para su amigo de la niñez Josecito Gavazzo. Fasano recuerda en el 2004 en setiembre, que “Amodio, como pueden ver, se cuidó muy bien de atacar al MLN. Tanto en las 9 horas que estuve con él en el Florida como en las memorias que me entregó esa madrugada; su objetivo era desmentir su traición, revelar que la cárcel del pueblo no la había entregado él sino Wolff, o más bien Wassen Alaniz; se refiere a una de las Cárceles del Pueblo, sita en Juan Paullier y Charrúa, fue hallada por las Fuerzas Armadas el 27 de mayo de 1972 luego de terribles torturas a varios tupamaros con la colaboración de Héctor Amodio Pérez, quien estuvo presente en el momento de la liberación de los detenidos Ulises Pereira Reverbel y Carlos Frick Davie







Desinformacion Cukurs es


Hoy se sigue diciendo que Amodio Pérez realizó un acuerdo con los militares, tras ser detenido en 1972, para obtener un salvoconducto e irse al exterior junto a su compañera, la también tupamara Alicia Rey Morales (excelente, tiradora). Cuando fue detenido por una patrulla militar, Amodio, casi sin respirar, dijo al jefe del operativo: "Te la hago cortita y al pie. Les entrego la cárcel del pueblo, a todo el MLN-Tupamaros, yo sé a quién tocar y cómo tocar, a cambio de mi libertad y la de mi compañera Carmela (alías con la que se conocía a Alicia Rey Morales) en un país donde se hable español". Amodio Pérez se encontraría actualmente en Israel Dicen que fue llevado fuera del país por el entonces coronel Queirolo en 1972 o 1973

Sólo una vez él apareció desde entonces. Y es cuando algunos dicen que estuvo implicado en los años ochenta en la tentativa de matar al líder de la Contra de Nicaragua, Eden Pastora. Pastora, llamado también "Comandante Cero", había organizado una conferencia de prensa sobre la presión que la CIA ejerció contra él. Sin embargo, allí explotó una bomba, las once personas fueron matadas, Pastora herido. Años más tarde, periodistas mostraron al policía Otero un vídeo sobre la rueda de prensa y él identificó a Pérez claramente como uno de los participantes.


La versión de que algún tipo de participación tuvo el ex tupamaro que traicionó a la organización en la muerte del ex criminal de guerra también fue manejada por varios de los dirigentes históricos del MLN-Tupamaros y recogida por el periodista Hugo Fontana en el libro “La piel del otro. La novela de Amodio Pérez”. libro que se encuentra agotado, Fontana entrevistó para ese libro a varios dirigentes de primera línea que le confirmaron esa versión.
La especie se basó también en los lazos que mantuvo Amodio, que era sefaradí con grupos de inmigrantes judíos en el barrio Reus al Norte, muy cerca de su casa natal en Justicia 2222; esta es la casa del padre de Amodio ya fallecido, que fue quien hizo el contacto con Fasano, para llevarlo al Batallón Florida

El Viejo Julio MARENALES DICE: en El libro "Mareales", de Sergio Márquez Succino – que son una serie de entrevistas de este periodista, - y que fue presentado el 15 de setiembre de este año; “Un día Amodio apareció con un archivo completo de la Guardia Metropolitana que era el cuerpo represivo mas notorio de la época. Por compartimentación nadie le preguntó como lo había conseguido. Cuando me enteré que la mujer de Amodio había trabajado haciendo servicios en la casa del mismísimo Cukurs, pensé que aquello había sido un acuerdo con alguien, un canje-.........La mujer que trabajaba para Cukurs, no era Alicia Rey Morales. Era la primera mujer, y ella no tenía nada que ver con el MLN. ............".

Si desde temprano Amodio comienza insinuar "irregularidades" ,entre otras varias, la denuncia de esto del amasijo del baúl y el Mossad; las distintas caídas en cana , siempre solo . ¿Pelota no le dieron, por que? ; ya que el Negro Amodio siguió adelante con su "carrera".

Toda una serie de casualidades tan casuales que sirvieron para que en momentos muy jodidos estuviera bien guardado en cana, y que siempre sus caídas precedieron operativos importantes contra el MLN. ¿Entonces de donde proviene su eficacia ?, seguramente de una efectividad, basada en un buen aparto que lo sostenía, mientras el ascendía solucionando las cuestiones , desde siempre algunas confusas , como por ejemplo , el manejo de la guita; entonces que ¿ se quebró , traicionó? O era un agente , servicio , o lo que se les ocurra, desde.... el comienzo; y que gracias , a una mentalidad aparatista , apoyada y alentada , o consentida por varios compañeros , llevó a que Amodio , quien no daba opiniones políticas casi, y no se les ocurra definiciones ideológicas... se transformara en un elemento clave en la orgánica, llegando al extremo que si no le daban bola fraccionaba la orga!!!

Entonces mas allá de lo que preocupa es que el traidor aparezca, es determinar el por que del éxito de esa mentalidad “amodista” o sea la mentalidad aparatista, en que se movían la pareja esta y que arrastro a la derrota con todo sus costos a tantos compañeros , al menos es una punta para empezar a desentrañar la madeja esta


.

Amodio y amodiosis

Lo encontré a Amodio Pérez, el famoso traidor, en el cuarto o quinto piso de la Jefatura de Policía de Montevideo. Me habían llevado allí dos o tres tiras en un conocido modelo de auto policial de particular, un Maverick. Yo estaba sólo de paso, pues me llevaban al cuartel de Mercedes, de donde había venido mi requerimiento. Me metieron en una celda y a veces abrían la mirilla y podía ver el corredor entre las celdas afuera. Me llamó la atención ver a un preso que tenía la puerta de la celda totalmente abierta y que disponía de tanta fruta que hasta me hizo llegar una naranja, si no recuerdo mal. Lo primero que pensé, como yo no conocía a Amodio, es que se trataba de alguna cuestión de delitos socioeconómicos, cuyos responsables suelen disponer de mucho dinero y muchos recursos.
Yo había estado durante la militancia con su pareja, Alicia Rey Morales. En 1969, en ocasión de que habían caído presos los integrantes de la dirección y la subdirección y la organización estaba entonces tambaleante, todos los que habíamos quedado libres nos afanábamos por mostrar la presencia del MLN Tupamaros como que aún estaba vivo y que seguíamos peleando. Entonces hice un contacto con Fructuoso, compañero asesinado en el año 72, que había quedado a cargo de mi columna Interior-Sur, cerca de la vieja Estación Central de Ferrocarril. Fructuoso me llevó mirando para abajo, procedimiento común de seguridad, para que no pudiera identificar el local, a un departamento del que lo único que pude saber es que quedaba en la avenida Agraciada, no lejos del Palacio Legislativo. Allí me encontré con la que más tarde supe que era Alicia, cuyo seudónimo era Carmela, para coordinar alguna acción.
Amodio y su compañera se echaron en esa ocasión todo el peso de mantener viva a la organización.
Es evidente que entonces aún eran leales, pues podían haber hundido todo si así lo hubieran querido.
En la Jefatura de Policía de Montevideo yo no sabía entonces quien era ese que yo creí “delincuente socioeconómico”.
Mucho más tarde mi compañera, a quien le habían dejado la puerta de la celda abierta porque estaba embarazada y enferma, me contó que ella también había recibido una fruta de aquel, un meloncito en el que él había escrito con la uña en la cáscara su nombre: Amodio.
Esto es lo anecdótico. Lo importante que me deslumbró luego en un análisis que me llevó casi una vida y muchas vivencias duras es que considero que hubo toda una gama de “Amodios”, en la epidemia de diferentes grados de “amodiosis” que despertó la tortura sistemática.
La epidemia tiene los síntomas de una cierta megalomanía derivada del endiosamiento que todos teníamos por los cuadros de dirección tupamaros por la que éstos, aun algunos cuadros intermedios, creían que eran tan intocables que se podían permitir negociar para aliviar sus condiciones de tortura o reclusión. Este rasgo es posiblemente difícil de entender para los neófitos, pero hay que tener en cuenta que uno de los principios que se divulgaban en la interna era de que si venía una bala dirigida hacia un cuadro, cualquiera de las bases que pudiera tenía que colocarse delante de la bala. Naturalmente la posición del Bebe Sendic y de otros inspirados por su ejemplo o imbuidos de sus mismos principios era la opuesta; él se pondría delante de la bala para impedir que perforara a un compañero aunque éste fuera de base, tal vez aun más en este caso. Podríamos tal vez intentar resumir aquella filosofía con la frase “yo soy tan importante para la organización y por ende la revolución que no importa si caen algunos compañeros inferiores como resultado de que yo negocie con los militares para salvarme; la revolución bien vale la pena que cueste la caída de algunos menores porque en ella se van a redimir todos”.
Es comprensible que nadie quiera renunciar al respeto, más bien la adoración, de sus compañeros, en particular porque éstos son reconocidos por ser particularmente valiosos y duros. Por eso se entiende la posición de seguir sin reconocer los fallos humanos que se haya tenido bajo el maltrato inhumano al límite. A su vez este disimulo puede llevar a mantener toda una posición impostada y que ésta influya en las decisiones políticas.

No es sino recientemente que me alumbró esta duda, a la luz desgarradora y terrible de que viejos líderes quieran dejar ir a “viejitos” torturadores, ahora presos, para su casa, que aboguen por aumentar los sueldos de los militares, mientras que afirman que la docencia es un apostolado no rentable, que defiendan a militares asesinos de su extradición, que no apoyen la anulación de la ley que otorga impunidad a los torturadores y delincuentes contra los derechos humanos, que acepten que se manden tropas uruguayas a Haití y otros países…
¿Qué es lo que ahora estarán negociando para “beneficio del pueblo” los de “las manos sucias” sartreanas?

Ricardo Ferré
http://ricardoferre.blogspot.com/


Ver además:
El baúl de Amodio

Amodio Perez

1 comentario:

  1. Ahora Amodio esta protegido en Israel por ser miembro del Mossad y las FFAA no se animaron nunca a denunciarlo en cambio a Bardesio integrante de la CIA ( ver declaraciones de bardesio ) si lo requirieron y esta preso

    ResponderEliminar