jueves, 25 de octubre de 2018

El último boleto por el agua






24 de octubre del 2018

Entrevistados en Rompkbzas, Álvaro y Diego Jaume hablaron sobre sus expectativas en el último día de la campaña que pretende recolectar 650 mil firmas para someter a una consulta popular la iniciativa.

https://content.espectador.com/public/5bd/09d/2b3/5bd09d2b376a8918155140.mp3

Este miércoles finaliza la campaña de recolección de firmas para convocar a un plebiscito y derogar la ley de Riego.
Además de continuar con los puestos móviles en varios puntos de Montevideo y el interior,se realizará una “barriada” en la zona de la Teja, que partirá desde la plaza de Deportes de Carlos María Ramírez y Agustín Núñez.
El plazo final de retorno de las papeletas firmadas será a las 22 horas. La entrega a la Corte Electoral se realizará el viernes, con una concentración al mediodía en la puerta de ese organismo.
"Estamos ante una patriada, nos estamos jugando los últimos boletos", señalaron en Rompkbzas Álvaro y Diego Jaume sobre las instancias finales de la campaña.
En la entrevista, remarcaron el interés que en estas últimas semanas se ha despertado en la población, tomando conciencia de la importancia del desafío . "Había gente que ni siquiera sabía que se pagaba una tasa ambiental", dijeron.
El último balance, realizado en diciembre, indicó que 400 mil personas habían firmado. Hay cientos de miles de papeletas en las calles, y necesitan 650 mil voluntades para convocar a un plebiscito.
"Fuimos por el camino más difícil" admitieron, aunque destacaron que, aún si se logran 500 mil firmas, sería un "golpazo", ya que sería una clara señal de que "cientos de miles de uruguayos decimos que esto es una vergüenza y no lo queremos".
Los Jaume también lamentaron el "ninguneo" de gran parte de la prensa hacia la movilización por la derogación de la ley.
También cuestionaron las declaraciones del senador frenteamplista y ex subsecretario de Ganadería, Andrés Berterreche, que defendió la normativa y consideró que existe una "falta de información generalizada" entre los opositores, ya que beneficia a los pequeños productores son perjudicados en épocas de déficit hídrico.
"Los que han tenido un trabajo muy importante en desinformar son ellos", aseguraron Álvaro y Diego Jaume. "Los amigos de Berterreche, que siempre están del lado de los poderosos".


>>> Un camión de voluntades



Pablo Girardi

 Compas después de enormes jornadas de esfuerzo y lucha, antes de que los resultados limiten el análisis, parece importante algunas primarias conclusiones.
Se llegue o no, serán cientos de miles las voluntades que firmaron para derogar la ley que casi todo el sistema político aprobó. Seguramente (casi con certeza) ninguno de los que se sienta en esos sillones tuvo tanto apoyo cómo está camapaña en defensa del agua.

Fueron miles de militantes y pequeñas organizaciones (sociales y políticas) junto a muchos sindicatos de base, quienes pusieron el hombro y algo más a esta lucha política en defensa de intereses populares contrapuesto a los intereses de los más poderosos y propietarios de la tierra.

Serán los sectores de la izquierda frenteamplista y los principales dirigentes del movimiento sindical (presidente y secretario general) que deberán explicar a sus militantes de base porque no fueron parte de esta lucha en defensa del agua y la vida.

Quizás se llegue y en tal caso deberemos seguir dando el debate para ganar en las elecciones. Pero si no se llega, la lucha habrá que darla en las calles, transformar las firmas en gritos, la bronca en exigencia y la tristeza en rebeldía.

Una de las mayores enseñanzas que deberemos sacar, es la confianza en nuestras propias fuerzas, sin esperar nada de grandes estructuras, sino en la iniciativa de los pequeños, que no se entregan al sistema. De nuestras bases.

El viernes entregaremos el esfuerzo de los y las militantes que hasta el último día dieron su tiempo y dedicación.

Vergüenza tendrán que tener quienes por disciplina o intereses políticos no fueron parte de esta pelea.

Arriba los que luchan!!!!

>>> Entrega de firmas






Se juntaron más de 300.000 firmas contra la Ley de Riego en menos de un año. Uno de los procesos de movilización y concientización popular más importantes de los últimos años. Sin embargo, no se llegaron a las 600.000 firmas que establece la Constitución de la República para plebicitar una ley.

En primer lugar hay que hacer una auto-critica. Siempre queda la senzación de que se pude hacer más para la Campaña contra la Ley de Riego. Siempre se puede hacer más tanto en términos de individuos como en términos de colectivos y organizaciones. Por otro lado hay que pensar en las limitantes y trabas que generaron el fracaso de esta importante campaña. Como primer diagnostico me atrevo a conjeturar algunas teorías.

En primer lugar los Medios Masivos de Comunicación y la mayor parte del sistema político (incluyendo muchos sectores del Frente Amplio) que en ves de debatir y concientizar sobre la Ley de Riego, no generaron ningún tipo de debate publico y se dedicaron en discutir sobre el plebiscito de Larrañaga que propone la intervención de las Fuerzas Armadas en la seguridad publica. Esto ha terminado generando que mucha gente termine sabiendo más de la campaña "Vivir Sin Miedo" que de la campaña contra la Ley de Riego. En este sentido Medios de Comunicación y sectores políticos del oficialismo y la oposición son responsables.

También es responsable Larrañaga que impulso una campaña a favor de la militarización con las mismas características que la impulsada por FOSSE, generando mucha confusión y desviando el debate publico hacia otros temas. En segundo lugar el Decreto Mordaza del Presidente Tabaré Vázquez que reprimió a los científicos para que no pudieran ayudar en la concientización de los peligros de la Ley de Riego. El Presidente Vázquez es responsable. El involucramiento tibio de algunos sindicatos y otras organizaciones cercanas a sectores políticos del FA.

Muchas organizaciones del campo popular tienen un fuerte vinculo con muchos sectores del oficialismo. Debido a que la fuerza política gobernante tuvo posiciones encontradas (muchos sectores apoyaron la Ley y otros se posicionaron en contra), muchas de estas organizaciones se mostraron muy tibias en su apoyo a la campaña de firmas. Muchos sectores sindicales y del campo popular debieron involucrarse con firmeza y señalando al gobierno en sus errores y horrores.

Cuarto, sería el problema de la cultura urbana y falta de conciencia ambiental que domina el Uruguay.
 Nuestro país es el país más urbanizado de América Latina, más del 90% de la población vive en ciudades. Esto ha generado que a la mayoría de los y las uruguayxs les importe un bledo lo que pasa en el campo. Esta es una de las razones por que a pesar de 13 años de gobierno progresista, el consenso neoliberal sobre las políticas agrarias es absoluto. El progresismo no cambio las lógicas neoliberales agro-pecuarias instauradas por Lacalle y Batlle. Y desgraciadamente la gente ha renunciado completamente a disputar el agro a los neoliberales.

Mientras los uruguayxs sigan sin tener conciencia ambiental y agraria, los neoliberales seguirán saqueando nuestros bienes naturales. Esto nos lleva a pensar en la importancia de generar cambios culturales profundos, para que puede haber una verdadera cultura agraria y ambiental en nuestro país. Por ultimo sería el hecho de que estamos en medio de una hegemonía conservadora global. Y esta globalidad de las lógicas y sentires conservadores ya se ha instalado en el Uruguay.

Es por eso que muchos compas del interior están más preocupados en el tema de la "seguridad" que en el tema del saqueo ambiental. Cuando lo que les va a afectar principalmente es el saqueo de los bienes naturales y no la "inseguridad" (un fenómeno de algunas ciudades grandes pero que no es generalizable a todo el país).

Hay que analizar bien como se ha gestado esta hegemonía conservadora y quienes la están alimentando. La Hegemonía del Pensamiento Conservador va a suponer una serie de problemas muy jodidos para las fuerzas populares. Porque si la sociedad se fascitiza, van a haber mayores consensos para la represión y criminalización de los luchadores sociales. Y que no se confundan muchos compas del ambientalismo sobre el posfascismo, este también los va a afectar. Recordemos que los neoliberales y los fascistas están desarrollando una síntesis político-ideológica.

Es por eso que tanto Donadl Trump, Ivan Duque y Jair Bolsonaro además de sus agendas racistas y heteropatriarcales intensifican de una manera nunca vista el saqueo ambiental. Un ejemplo de esto es Honduras. País que luego de un Golpe de Estado (2009) y de la institucionalización de la militarización y la criminalización de la protesta social se dio carta blanca a multinacionales de todo tipo. El caso del asesinato de Berta Caceres en 2016 ejemplifican como el posfascismo además de ser militarista, racista y machista es sumamente depredador del ambiente. Si se instala un sentido común racista, machista, militarista, anti-protesta social y que avala el saqueo ambiental.

Las y los que defendemos los bienes naturales nos enfrentaremos ante escenarios realmente duros para la lucha. Debemos re-pensar nuestras estrategias de lucha pensando en la instalación de una Hegemonía Conservadora generalizada. Esperamos que las fuerzas que lograron comprometer a más de 300.000 personas en la defensa de nuestra agua, sigan presionando para la recuperación de nuestros bienes publico. Debemos re-pensar nuestras luchas y seguir avanzando en las defensa de los comunes. Fuimos más de 300.000 los que nos comprometimos, no somos pocos. A continuar la lucha.








0 comentarios:

Publicar un comentario