domingo, 9 de junio de 2019

5G: las cianobacterias son un poroto





NOKIA y ANTEL instalaron la primera red comercial 5G de Latinoamérica en la zona Barra de Manantiales, en el departamento de Maldonado que se ubica en el municipio uruguayo de San Carlos. 





En Maldonado, vecinos se manifestaron y pidieron que bajen antenas 5G

Se mostraron preocupados y reclamaron a Antel que quite los dispositivos hasta que no se compruebe cuán dañinos son para la salud.

Este sábado en Maldonado, la Comisión de Vecinos de La Barra y El Tesoro se manifestó en contra de la instalación de antenas en la zona de la nueva generación de redes móviles, conocida como 5G, según informó a ECOS una de participantes de la actividad, Janine Dellepiane.

Cerca del mediodía, decenas de vecinos llegaron a la zona donde se ubica el local de Antel para expresarse en contra de la decisión de la compañía de telecomunicaciones de comenzar a colocar, con el apoyo de Nokia, estos dispositivos en el departamento.




Hace unos dos meses que la compañía estatal está llevando adelante estas operaciones que, en un principio, serían a modo de prueba. Pero, según afirmaron los vecinos, el servicio, que permite aumentar la velocidad de internet en los teléfonos celulares unas diez veces, ya está funcionando y vendiéndose a empresas.

Los habitantes del lugar confirmaron que al menos son dos las antenas que se han instalado en La Barra. Otras dos se colocaron en Nueva Palmira, en el departamento de Colonia, lugar que también se eligió como pionero para este salto tecnológico. Pero se sospecha que pueden haber más.

"Hay muchos países que lo están prohibiendo hasta tanto se pueda verificar cuán nocivo es. Uruguay fue el tercer país del mundo que lo permitió", advirtió Dellepiane.



Los vecinos, preocupados por la situación y teniendo en cuenta que a solo dos cuadras de donde se instaló una de los dispositivos hay una escuela y un liceo, reclamaron que Antel baje las antenas hasta que el Ministerio de Salud Pública (MSP) compruebe que esta tecnología, no es dañina.

Si bien no se ha comprobado que es perjudicial para la salud, al mismo tiempo que en Uruguay se festejaba la llegada del 5G en Ginebra se decidió frenar el despliegue de esta tecnología luego que los políticos se preguntaran si esta tecnología era perjudicial y no encontraran respuesta.Ante la duda, en Suiza venció la cautela.

Es en esta misma dirección que se espera que el país camine. La Comisión de Vecinos de La Barra y El Tesoro presentó, por esta situación, cartas a todas las entidades correspondientes, incluso a Presidencia, pero el silencio ha sido una constante.

Los habitantes de la zona también mostraron su intranquilidad luego que dos operaciones de venta de propiedades cayeran por esta razón. Adelantan que los turistas no querrán veranear allí. "Las cianobacterias son un poroto porque te afectaban estando dentro del agua nomás, esto te perjudica estando fuera del agua también", sostuvo Dellepiane.

Por último, Dellepiane expresó: "No quiero esperar a que nos empecemos a morir o enfermar para que bajen las antenas".




Para comenzar, la tecnología 5G es efectiva sólo a corta distancia y se transmite muy mal a través de materiales sólidos. Así que requerirán muchas antenas nuevas y la implementación a gran escala resultará en antenas colocadas en cada 10 de 12 casas en las áreas urbanas, aumentando así masivamente la exposición obligatoria.

Con “el uso cada vez más extenso de tecnologías inalámbricas”, nadie puede evitar exponerse. Debido a que añade un número creciente de transmisores 5G (incluso dentro de la vivienda, los comercios y los hospitales) estimándose de”10 a 20 mil millones de conexiones” (refrigeradores, lavadoras, cámaras de vigilancia, automóviles y autobuses, etc.) que serán parte del Internet de las Cosas. Todos estos factores pueden provocar un aumento sustancial de la exposición total a largo plazo a los ciudadanos de la UE.
Los efectos nocivos de la exposición a los CEM de RF ya están probados
Más de 230 científicos de más de 40 países han expresado sus “serias preocupaciones” con respecto a la omnipresente y creciente exposición a los CEM generados por dispositivos eléctricos e inalámbricos ya antes del lanzamiento adicional de la 5G. Se refieren al hecho de que “numerosas publicaciones científicas recientes han demostrado que los CEM afectan a los organismos vivos a niveles muy inferiores a las directrices internacionales y nacionales”.
Los efectos incluyen aumento del riesgo de cáncer, estrés celular, aumento de los radicales libres dañinos, daños genéticos, cambios estructurales y funcionales del sistema reproductivo, déficit de aprendizaje y memoria, trastornos neurológicos e impactos negativos en el bienestar general de los seres humanos. Los daños van mucho más allá de la raza humana, ya que hay evidencia creciente de efectos nocivos tanto para los animales como para las plantas.
Después de que el llamamiento de los científicos fuera escrito en 2015, investigaciones adicionales han confirmado convincentemente serios riesgos para la salud de los CEM de RF de la tecnología inalámbrica. El mayor estudio del mundo, realizado por Programa Nacional de Toxicología (NTP) de EEUU (25 millones de dólares USA), muestra un aumento estadísticamente significativo en la incidencia de cáncer cerebral y cardíaco en animales expuestos a los CEM por debajo de los criterios de la ICNIRP (Comisión Internacional sobre Protección contra las Radiaciones No Ionizantes) seguidos por la mayoría de los países.
Estos resultados apoyan los resultados en los estudios epidemiológicos humanos sobre la radiación de RF y el riesgo de tumor cerebral. Un gran número de informes científicos revisados entre pares (peer-reviewed) demuestran daños a la salud humana por los CEM.
La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC), la agencia sobre el cáncer de la Organización Mundial de la Salud (OMS), concluyó que los CEM de frecuencias de 30 KHz a 300 GHz son posiblemente carcinógenos para los seres humanos (Grupo 2B). Sin embargo, nuevos estudios como el estudio NTP mencionado anteriormente y varias investigaciones epidemiológicas, incluyendo los últimos estudios sobre el uso de teléfonos móviles y los riesgos de cáncer cerebral, confirman que la radiación CEM de RF es cancerígena para los seres humanos.
La Guía EUROPAEM sobre CEM de 2016 establece que “existe una fuerte evidencia de que la exposición a largo plazo a ciertos CEM es un factor de riesgo para enfermedades como ciertos tipos de cáncer, enfermedad de Alzheimer e infertilidad masculina… Los síntomas comunes de EHS (hipersensibilidad electromagnética) incluyen cefaleas, dificultades de concentración, problemas del sueño, depresión, falta de energía, fatiga y síntomas similares a la gripe”.

Una parte cada vez mayor de la población europea se ve afectada por síntomas de salud que durante muchos años han estado relacionados con la exposición a campos electromagnéticos y la radiación inalámbrica en la literatura científica. La Declaración Científica Internacional sobre EHS y Sensibilidad Química Múltiple (MCS), Bruselas 2015, declara que:
“Atendiendo a nuestro conocimiento científico actual, de este modo, insistimos a todos los organismos e instituciones nacionales e internacionales, en particular a la Organización Mundial de la Salud (OMS), a que reconozcan la EHS y la SQM como condiciones médicas verdaderas, las cuales, actuando como enfermedades centinela, pueden crear un importante problema de salud pública en los próximos años en todo el mundo, es decir, en todos los países que aplican el uso ilimitado de las tecnologías con base en campos electromagnéticos inalámbricos y sustancias químicas comercializadas … La inacción es un costo para la sociedad y no puede seguir siendo una opción … reconocemos por unanimidad este grave peligro para la salud pública que requiere urgentemente del reconocimiento de esta condición en todos los niveles internacionales,… y, por encima de todo, que se adopten y prioricen las medidas importantes de prevención primaria, para enfrentar esta pan-epidemia global en perspectiva”.
El Principio de Precaución (UNESCO) fue adoptado por la UE en 2005: “Cuando las actividades humanas pueden desembocar en un peligro moralmente inaceptable, científicamente posible pero incierto, se deben adoptar medidas para evitar o disminuir ese peligro”.
La Resolución 1815 (Consejo de Europa, 2011): “Tomar todas las medidas razonables para reducir la exposición a los campos electromagnéticos, especialmente a las radiofrecuencias emitidas por los teléfonos móviles, y en particular la exposición en niños y jóvenes, para quienes el riesgo de tumores de la cabeza parece mayor … la Asamblea recomendó la aplicación del principio ALARA (as low as reasonably achievable), es decir, el nivel tan bajo como sea razonablemente posible, teniendo en cuenta no sólo los llamados efectos térmicos, sino también los efectos atérmicos [no térmicos] o biológicos de la emisión o radiación de campos electromagnéticos” y “mejorar los criterios de evaluación de riesgos y la calidad de la evaluación mediante la creación de una escala estándar de riesgos”.
El Código de ética médica de Nuremberg (1949) se aplica a todos los experimentos en seres humanos, por lo que incluye el despliegue de la 5G con la nueva exposición a los CEM de RF. Todos estos experimentos deben diseñarse y basarse “en los resultados obtenidos mediante la experimentación previa con animales y el pleno conocimiento de la historia natural de la enfermedad o del problema en estudio, de modo que los resultados anticipados justifiquen la realización del experimento (….) No debe realizarse experimento alguno cuando hay una razón a priori para suponer que puede ocurrir la muerte o una lesión irreparable; excepto, quizá, en los experimentos en los que los médicos investigadores son también sujetos de experimentación.” (Código de Nuremberg puntos 3 y 5). Los estudios científicos ya publicados muestran que hay “una razón a priori para suponer ” riesgos reales para la salud.
La Agencia Europea de Medio Ambiente (EEA) está alertando sobre “El riesgo de radiación de los dispositivos de uso cotidianos”, a pesar de que la radiación esté por debajo de las normas de la OMS / ICNIRP. La AEMA también concluye: “Existen numerosos ejemplos en el pasado que por no utilizar el principio de precaución, condujeron a serios perjuicios, y a menudo irreversibles, sobre la salud y sobre el medio ambiente… las exposiciones nocivas podrían extenderse antes de que existan evidencias «categóricas» por las exposiciones a largo plazo, así como de una comprensión biológica [mecanismo] del daño que puedan causar”. A continuación, un extracto de la carta escrita por varios científicos:
Nosotros, los abajo firmantes, más de 180 científicos y médicos de 36 países, recomendamos una moratoria para el despliegue de la quinta generación de telecomunicaciones, 5G, hasta que los peligros potenciales para la salud humana y el medio ambiente hayan sido investigados por científicos independientes de la industria. La 5G aumentará notablemente la exposición a los campos electromagnéticos (CEM) de radiofrecuencia (RF) respecto de la 2G, 3G, 4G, WIFI, etc. ya existentes. Los CEM de RF han demostrado ser perjudiciales para los seres humanos y el medio ambiente.
Este te llamamiento fue enviado el 13 de septiembre de 2017 a la Comisión Europea (ver Carta).














0 comentarios:

Publicar un comentario