lunes, 24 de junio de 2019

El autoproclamado era un vulgar ladrón




Carlos Marrero:


Ahora que se comprobó que Juan Guaidó malverso los fondos de la “ayuda humanitaria”, que los EE.UU. le giraban de las cuentas que le embargaron a Venezuela para derrocar a Maduro… Ahora se supo que el auto proclamado “Presidente” y su mafia, se quedaban con todo el dinero que recibían y lo utilizaban en beneficio propio. 

Juan Guaidó y todo su equipo de “gobierno” solo sirvieron para dañar a Venezuela, pidiéndole a Trump sanciones económicas para asfixiar a sus propios hermanos y también impidiendo que llegaran medicamentos para los enfermos y así crear descontento popular. También trataron de sobornar militares, pero fracasaron en sus intentos golpistas.



 

El secretario de la OEA Luis Almagro, tan afín con EE.UU., pidió que se abra una investigación para saber a cuánto asciende la multimillonaria estafa perpetrada por Juan Guaidó y sus delegados en Colombia. Gastaron en provecho propio en fiestas y lujosos hoteles mucho dinero destinado para alojar y alimentar a 700 militares desertores del ejército bolivariano, a quienes Guaidó les habían prometido “Villas y Castillos” pero los abandonó en Colombia a su propia suerte, sin dinero ni comida. Ahora que se sabe con pruebas irrefutables de esta gran estafa, que Guaidó y sus delegados le hicieron al gobierno de Trump y a todos los que lo apoyaron, ahora que tienen para decir aquellos sudamericanos que lo apoyaron como si fuera un libertador, cuando en realidad es un perverso delincuente, que ni siquiera dudó en pedir invasión extranjera y que bombardearan con misiles a su país, con tal de llegar él al poder. Guaidó llegó a decir que los muertos en una invasión serían una inversión. Ni Adolf Hitler hubiera pedido que otro país bombardear a su propio pueblo.





Estos nefastos sucesos tendrían que servirle a todos aquellos que opinan de acuerdo con lo que oyen en los medios de comunicación y aprueban logran ir en contra de sus hermanos sudamericanos, en vez de oponerse a los países poderosos que lo único que buscan es robar las riquezas de América Latina. Alguno de ustedes se imagina a nuestro prócer Artigas pidiendo que maten a nuestros hermanos. En el tiempo de Colón, América fue colonizada a sangre, espada y fuego, en nuestro tiempo los medios de comunicación están todos los días colonizando las mentes débiles, las mentes ignorantes y a todos aquellos que admiran a los grandes países extranjeros y sueñan con las falsas promesas que les hace el capital. El sueño americano solo puede tentar a los arribistas y trepadores, gente que es explotada, pero sueña con explotar a otros pobres como ellos. El problema que hoy tiene la heroica Venezuela es el problema que mañana tendremos los demás países sudamericanos, cuando vengan por nuestras riquezas, en el caso de nuestro pequeños país, será por el agua que tiene Uruguay. 





Para llegar a ser libres y soberanos, tenemos que preparar a nuestra juventud para que no compren “espejitos de colores” como en el pasado lo hicieron nuestros indios. Hemos de tener mucho cuidado con el canto de sirenas de los “campeones de la democracia”, para ellos debemos estar más consientes que nunca que ellos son un Imperio invasor con ansias de dominio.














4 comentarios:

  1. Más claro imposible,no entiende el qué no quiere.

    ResponderEliminar
  2. Los pueblos deben educarse para no dejarse caer en cuentos de riquezas fáciles.

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. Aqui le paso un extracto de palabras de una ´´joya´´ de la política internacional.....´´Este viernes 14 de junio el secretario general de la Organización de los Estados Americanos, Luis Almagro, instó a investigar y esclarecer graves cargos formulados en una investigación periodística de PanAm Post sobre la supuesta apropiación de fondos para la ayuda humanitaria por parte de los representantes del autoproclamado "presidente encargado" de Venezuela, Juan Guaidó, en Colombia.
      Roberto Heber desde Caracas.

      Eliminar