lunes, 23 de marzo de 2009

Paraguay: ¿Militarización "progresista"?



Por Raúl Zibechi

Los dos sectores que llevaron a Fernando Lugo a la presidencia, religiosos y campesinos sin tierra, han formulado duras críticas a los seis primeros meses de su gestión



"Siempre esperamos que las promesas electorales se realicen lo más pronto posible, especialmente para favorecer a los sectores más carenciados de la población", dijo el lunes 2 el obispo Adalberto Martínez, portavoz de la Conferencia Episcopal de Paraguay, al culminar la primera reunión anual del organismo. Los prelados se muestran preocupados también por la falta de una reforma agraria con participación de los actores sociales, la inseguridad, el desempleo y la migración, así como por otra promesa de campaña ya incumplida: una reforma de la justicia.

En efecto, Lugo parece haber archivado de momento cualquier modificación en la integración del máximo organismo de justicia. Pero una de las inquietudes mayores consiste en la falta de empleo, tanto para los jóvenes como para los miles de migrantes que están retornando a Paraguay como consecuencia de crisis en Europa, agravando así la desocupación estructural que sufre el país.

La sorprendente militarización

Sin embargo, lo que más llama la atención es la militarización de dos departamentos donde el movimiento campesino ha jugado un papel decisivo en la historia reciente de Paraguay: San Pedro, donde Lugo fue obispo y acompañó a los campesinos, y Concepción, ambos en la zona norte del país. En ambos, la expansión de la soja ha generado duros conflictos. Allí, además de sojeros y campesinos organizados compiten las mafias que cultivan y trafican marihuana, cuestión que le otorga a los conflictos sociales una buena dosis de complejidad y dramatismo.

El 31 de diciembre fue incendiado un pequeño puesto militar en tierras de hacendados en San Pedro. Inmediatamente, los medios y las jerarquías militares aseguraron que se trataba de un grupo guerrillero que operaría en la zona. El gobierno de Lugo decidió enviar tropas y policías a los dos departamentos, la Fuerza de Tarea Conjunta, encargada de la vigilancia, control de carreteras y acciones contra narcotraficantes y presuntos guerrilleros. El mismo Lugo aseguró que se prevé construir un cuartel militar en la zona y que la militarización es por tiempo indefinido.

En los días sucesivos llovieron declaraciones contra el operativo y denuncias de malos tratos, algo que no puede sorprender en vista de la trayectroria de las fuerzas armadas paraguayas. Incluso un dirigente campesinos aliados del gobierno, como Belarmino Balbuena del Movimiento Campesino Paraguayo (MCP) declaró que no existen guerrilleros en el país y que se trata de una excusa para reprimir.

Mientras el obispo de Concepción, monseñor Zacarías Ortiz denunció que los militares torturaron campesinos (ABC, 15 de enero), el comandante de las fuerzas armadas, Cibar Benítez, reconoció que el objetivo del operativo es "una causa nacional por la necesidad que se tiene de instalar el Estado" (ABC, 14 de enero). Sus declaraciones dejaron en claro que la existencia del presunto Ejército del Pueblo Paraguayo es más que hipotética y que las verdaderas intenciones son combatir a las mafias que controlan buena parte del país.

Las mafias, Stroessner y el progresismo

Lo cierto es que los detenidos tenían antecedentes como delincuentes, abigeos o narcos, y que ya se produjeron tres muertes de dirigentes campesinos, al parecer asesinados por las mafias "aprovechando" el operativo militar-policial, ya que los movimientos campesinos son un obstáculo para los negocios ilícitos, por más que los conservadores medios de Asunción están empeñados en adosarles inexistentes alianzas con los narcos.

Una delegación de la Coordinadora de Derechos Humanos de Paraguay (CODEHUPY) y del Serpaj realizó una vista a la zona militarizada donde recogió testimonios de víctimas y de organizaciones sociales. "Hace más de siete años que trabajamos en estos lugares y no nos consta la presencia de grupos armados", dijo el abogado Juan Maertens. Al mismo tiempo, el abogado denunció que "desde el día que se instalaron (los militares) están cometiendo abusos y atemorizando a la población".

Afirma que el operativo está fuera de control del gobierno y que "es muy difícil" que con las mismas autoridades militares y judiciales de siempre, "se llegue a descubrir la verdad". Con nombres y apellidos de jerarcas, denunció que "hace más de cuatro años que están en la zona y nunca descubrieron las redes de la mafia que existen en San Pedro y Concepción".

Parece evidente que si se trata de llevar Estado a las zonas que nunca lo tuvieron, hacerlo de la mano de los uniformados que sirvieron al Partido Colorado durante 61 años y al dictador Alfredo Stroessner, no luce como el camino más aconsejable para un presidente que se proclama progresista.

LaVaca.org

1 comentario:

  1. ENEMIGOS DE HUGO CHÁVEZ, AMIGOS DE LUGO

    El requisito para ser aliado de Fernando Lugo, curioso izquierdista, al parecer es ser enemigo de la izquierda y de Hugo Chávez, Daniel Ortega y Evo Morales

    La SIP, la NED, USAID, la embajada norteamericana, todos los enemigos del socialismo y de Hugo Chávez, Ortega y Morales, se cuentan entre amigos y aliados de Fernando Lugo.

    Una y otra vez la prensa mediática, dominada por los sapos imperialistas de la SIP, se empeña por incluir a un verdadero polizonte en la izquierda, el clérigo-presidente Fernando Lugo, en la nómina de gobernantes de izquierda.

    Sin embargo, en muchas oportunidades varios referentes del socialismo, no vendido al opio de la izquierda constituida por las ONG, han dejado en claro que el gobierno de Lugo de izquierda no tiene nada.

    El gobierno se niega a incrementar salarios, ignora a indígenas y se burla de los campesinos, la violencia de género aumenta como el exilio económico y los niños de la calle, mientras el dengue causa estragos.

    Se sabe que el de Lugo es un gobierno con un ministro de economía neoliberal y agente del FMI (Dionisio Borda) y con un gabinete integrado por personajes vinculados a IAF, NED, USAID, etc.

    Sin embargo, a fuerza de repetir la misma izquierda ha llegado a compartir este verdadero mito difundido por la prensa de ultraderecha. ¿Qué oscuros intereses hay detrás de la intención de presentar como izquierdista a un gobierno conservador y vendido a la U.S.Embassy?

    LA SIP

    El Obispo Fernando Lugo apareció el fin de semana pasado departiendo eufórico con los más acérrimos enemigos de Hugo Chávez, los jerarcas de la SIP.

    Su fotografía junto al director de "El Nacional" despertó contrariedad en algunos medios chavistas que incluso lo calificaron de "Obispo Monstrenco" (Torpe en venezolano).

    La SIP se suma a USAID y la NED entre los organismos que tienen una actitud con Hugo Chávez, y otra totalmente opuesta -favorable- con Fernando Lugo.

    IZQUIERDA GESTADA EN LA EMBAJADA NORTEAMERICANA


    La totalidad los integrantes del gabinete del obispo Fernando Lugo provienen del sector de las ONGs financiadas por la embajada norteamericana. Se cuentan entre ellos a Gloria Rubín (referente en Paraguay del NED y la CIA), Camilo Soares (beneficiario de fondos de IAF y NED, favorecido del gobierno de George W. Bush) Rafael Filizzola (signatario de acuerdos con Alvaro Uribe a instancias de la ex operadora del plan Colombia Liliana Ayalde), Karina Rodríguez (de la Casa de la Juventud, que recibió 127 mil dólares de la Inter American Foundation), Liz Torres (referente de las logias de ONGs dependientes de la embajada norteamericana), Esperanza Martínez (del movimiento Tekojojá, financiado por USAID, hoy envuelto en escándalo por corrupción), Canciller Hamed Franco (del Pmas, un movimiento financiado por James Cason), el Vice-canciller Jorge Lara Castro (recibe dólares de la embajada a través de la ONG fantasma Alter Vida), Ministro de Defensa General Bareiro Spaini (hombre de la embajada norteamericana, educado en las escuelas de golpistas de Estados Unidos) o el ministro de Hacienda Dionisio Borda, antiguo responsable de las finanzas de los gobiernos corruptos y agente de la embajada norteamericana y del FMI.
    Asimismo, Fernando Lugo ha anunciado que se mantendrá la política de sometimiento al imperio nortemericano en Paraguay, y se desconoce lo tratado por Lugo en New York con referentes de la mafia ítalo-norteamericana como John Tonelli, o con el heredero del imperio petrolero que en la década de 1930 llevó a la matanza a cien mil bolivianos y paraguayos, David Rockefeller. Lo único cierto es que ofició de guía turístico en la gran manzana Conrado Pappalardo, un personaje conocido por haber operado para el Plan Cóndor y haber proveído pasaportes para el asesinato en Washington de Orlando Letelier.
    Otros cónclaves nunca aclarados por parte del obispo fueron sus reuniones con James Cason y Roger Noriega, pocos segundos después que Aleida Guevara March, hija del Che Guevara, haya abandonado la misma oficina por la misma puerta por la que entraron estos grandes amigos de Cuba y los hermanos Castro.
    No se sabe el motivo de las visitas de Christopher McMuller, subsecretario norteamericano de Asuntos del Hemisferio Occidental, al viceministro de Relaciones Exteriores paraguayo, Jorge Lara Castro, un viejo favorecido de la embajada norteamericana, quien ya habla de alejarse del Mercosur.

    ResponderEliminar

No ponga reclame, será borrado