domingo, 28 de septiembre de 2008

Salir con la gente a la calle, y luchar desde la calle


Agencia Walsh




Entrevista con Osvaldo Bayer, uno de los intelectuales anarquistas más importantes de Argentina. Historiador, escritor y periodista, autor de "La Patagonia Rebelde", "Severino Di Giovanni, el idealista de la violencia", "Rebeldía y esperanza", entre otros libros.




Osvaldo Bayer mantiene, a los 81 años, una lucidez y un compromiso que cualquiera envidiaría a la edad que sea. Sencillo, coherente y consecuente con sus ideas, nos recibió en su casa para hablar de la Patagonia, el peronismo, los pueblos originarios y la memoria, que contribuye a mantener viva y latente, entre otros temas tan vigentes como él.

-Usted mejor que nadie ha pintado esa Patagonia trágica pero también rebelde. ¿En qué cosas ve hoy a la Patagonia Trágica y a la Patagonia Rebelde?

-Bueno, realmente, tendría que ser, por el paisaje y por su riqueza, un verdadero paraíso para la gente, pero sigue habiendo la misma explotación. Por supuesto que no la misma que antes, se está un poco mejor, pero están siempre los dueños de la tierra, los latifundistas. Cuando ya una sociedad organizada tendría que tener cooperativas de trabajos, no hay nada de eso: no hay ninguna intención tampoco de hacer una especie de proyecto, no, se sigue saqueando igual que antes. Lo que sí hay es mas conciencia, se ha reivindicado la historia. Cuando yo comencé la investigación de la huelga patagónica la gente no quería hablar. Hoy es el hecho fundamental de la Historia Patagonia. Están los héroes patagónicos con sus monumentos recordativos, las tumbas masivas están señaladas, se enseña en historia, está en la escuela. Yo estuve en un film que se hizo hace poco. Se llamó "la vuelta de Osvaldo Bayer". Volví, después de más 30 años, a esos lugares que investigué. Y es una satisfacción ver la conciencia que tiene la gente de esos hechos, Por ejemplo, en el Calafate se ha hecho un museo histórico, muchas de las cosas que yo conté están allí. Ya es un hecho reconocido definitivamente, ya nadie lo puede esconder, negar.

-Leímos que fue declarado "persona no grata para el Senado de la Nación" por haber presentado un proyecto, como ciudadano, de unir las dos Patagonias, la argentina y la chilena.

-Sí, son estas cosas increíbles de la Argentina. Votado, además, por unanimidad por el Senado de la Nación., menos dos senadores. Es una cosa increíble cuando es lo más racional que se puede hacer. En el proyecto que envié puse el ejemplo de Europa, un continente que se lo pasó guerreando, hay que ver cómo moría esa juventud en las trincheras por luchar por unos kilómetros más de fronteras. Bueno, hoy no hay más fronteras, hay una sola moneda para todos los países; y eso que tienen diferentes religiones, diferentes culturas, idiomas. Los latinoamericanos que tenemos el mismo origen, el mismo idioma y la misma religión tenemos "las sagradas fronteras de las patria", como dicen los militares. Entonces propuse, siguiendo el mercado europeo, unir las dos patagonias, la chilena y la argentina. Comercialmente, además, iba a beneficiar mucho económicamente a las dos regiones.

Para qué lo habré escrito: "¡traidor a la patria!". Hay que ver como está redactado el dictamen: yo parezco un mercenario al que alguien me ha pagado… bueno, es la estupidez de fomentar ese odio entre los pueblos para tener un ejército. Y pienso ahora enviar una reconsideración, que se me haga una reconsideración, que se me quite el nombre de "persona no grata". No puedo entrar al Senado por haber presentado una cosa que se enseña en las escuelas, con el ejemplo de Bolivar. Además se va a terminar en eso, porque no hay otra salida. No tiene ningún sentido la frontera. El autor del proyecto y los que votaron eso van a quedar en ridículos, van a quedar completamente fuera de moda.

-De la misma manera que quedó en ridículo ese brigadier que cuando usted se tuvo que ir al exilio le dijo que era la última vez que pisaba la patria, ¿no?

"Sí, 'escúcheme, -me dijo- usted jamás, me entiende, jamás va a volver a pisar el suelo de la patria'", dice Osvaldo, imitando el tono reacio y firme. "Y no me van a creer pero cuando volví, ocho años después, me puse a caminar por Buenos Aires pensando que por esas casualidades me lo iba a encontrar al brigadier y le iba a decir: 'brigadier, brigadier, aquí estoy pisando de nuevo el suelo de la patria'. Después averigüé y hacia dos años que se había muerto el señor brigadier. Pero qué ridiculez, ¿no?

***

-¿Se construyó la noción de que los que se exiliaban no seguían luchando?

-Terragno no luchó, pero nosotros luchamos muchísimo. Las cosas que hicimos, y estoy muy orgulloso del exilio argentino. Hizo más publicaciones que el exilio antinazi alemán. El periódico "Sin censura", que hacíamos con Soriano y Gabetta, y siempre nos ayudó mucho Cortazar, está muy bien hecho. Las cosas que se hacían en Madrid, en Caracas, en Estados Unidos también. Eso está plasmado en la polémica con Terragno.

-¿Le hubiese gustada polemizar con Perón o Evita?

- Claro que me hubiera gustado. Bueno, está la polémica con este muchacho Baschetti (se refiere a una polémica recompilada en Entredichos sobre el discurso de Eva Perón en España, el 1º de mayo de 1949). Yo escribí una nota sobre el discurso de alabanza que hace Eva Perón a Franco, que fue una cosa espantosa. Evita va allá y Franco le prepara un acto con los "sindicatos verticales", como se decía. Entonces Eva les dice textual a los obreros: "Así como los obreros argentinos obedecen siempre lo que les ordena el general Perón, ustedes los trabajadores españoles tiene que obedecer siempre al general Franco". Esto es indignante, más para la gente de nuestra civilización, yo tenía nueve años cuando fue la Guerra Civil Española. Baschetti de alguna manera quiere decir que yo soy un "gorila". Lo que propongo es que hay que decir la verdad histórica, pero no se puede hablar del peronismo porque sos "gorila". Y, todo lo contrario, pero por algo fracasó. ¿Quién terminó con los ferrocarriles? El peronismo (Menem). Bueno, a todas estas cosas hay que decirlas. El Gobierno más "liberal" de toda la historia argentina lo hizo un peronista. Es increíble la magia que tiene la realidad.

-Vemos que acá sobre la mesa tiene las películas "Gaviotas blindadas" sobre la historia del ERP ¿qué piensa sobre las guerrillas de la década del setenta, los movimientos que se armaban?

-Bueno yo tuve toda una línea es esa época y discutí mucho con Rodolfo Walsh, que era muy amigo. Para mí la línea la había marcado Agustín Tosco: salir con la gente a la calle, y luchar desde la calle, como el Cordobazo; y no eso de las guerrillas porque la represión argentina era muy fuerte, y además desde Estados Unidos estaba todo ya muy preparado.

Me acuerdo de una conversación que tuve con Rodolfo, porque somos los dos del año 27. Le dije: "No entiendo cómo podes ser peronista, después de que hayamos vivido el peronismo". Y él me dijo: "No, no te equivoques, yo no soy peronista, soy marxista", y me hizo la clásica pregunta: "Pero decime, dónde está el pueblo". "Si -le dije- tenés razón, no se puede negar: el pueblo es peronista pero no es revolucionario, no los van a apoyar, lo van a dejar solos". Y los hechos, desgraciadamente, me dieron la razón y murieron los mejores. Nunca estuve con la guerrilla pero, por supuesto, les reconozco el heroísmo y siempre he estado contra la desaparición de personas que hizo la dictadura. Tampoco me hubiera opuesto a la guerrilla, sino que veía que iban a matar a los mejores.

-¿Pero rechaza a la guerrilla como método?

-En la Argentina sí, porque acá la represión fue muy grande. En Cuba triunfa porque Batista no tenía ninguna fuerza represiva. Era una policía y un Ejército completamente tropical y Estados Unidos creyó que era uno de los tantos golpes que pasaban. No se dieron cuenta. Es más, pensaron que quizá era mejor terminar con Batista porque era un tipo corrupto de la médula hasta los huesos. Al principio Fidel no dice que era comunista. Después de que toma el poder, dice que es marxista. En eso fue muy vivo. En la Argentina, recuerdo, los teóricos del peronismo estaban totalmente en contra de Fidel Castro porque lo comparaban, por los fusilamientos, con el gobierno de Aramburu que había fusilado a peronistas.

Es evidente cómo el debate sobre el peronismo entusiasma a Osvaldo Bayer. Una discusión pocas veces abordada desde la polémica profunda. "El peronismo no hizo ninguna reforma agraria ni nada por el estilo, que debería haber sido esencial, como principio", argumenta. Luego detalla encuentros, congresos, ponencias en las que fue catalogado como 'gorila' y cómo esa categoría impide una verdadera discusión sobre la verdad histórica. "Perón siempre estuvo a favor del roquismo, pese a que su madre era bien de origen de los pueblos originarios; fue ayudante de Uriburu en el Golpe del 30, participó en la represión de la semana de enero de 1919 y en la de la huelga de los hacheros", enumera y detalla portadas de los diarios en los que estos hechos quedaron registrados.

No hace falta mucha capacidad para darse cuenta de cómo se documenta su opinión y como pretende polemizar en esas zonas grises, donde casi todos prefieren el silencio. "Si me habré reído con Pavón Pereyra, el biógrafo oficial de Perón. Una vez le digo: 'Tu General estuvo en la represión de 1919'. 'Sí, pero él les advertía a los obreros, que rajen', me contestó. Vamos. ¿Donde está eso? En el diario Critica de 1919 está en primera página el entonces teniente Perón recogiendo armas para la represión obrera"

***

-¿Cómo juzga la situación de los pueblos originarios?

-Y…, no les reconocieron nada y en la Patagonia se vende todo. Si están ocupados por ellos, los sacan a patadas porque no tienen propiedad, son "tierras comunitarias", como le dicen ellos. Es una lucha inmensa, luchan mucho más que antes.

-Osvaldo, ¿cuándo mira para atrás y ve todo este recorrido, todo lo que hizo, qué sensación tiene?

-Estoy muy contento, aunque no se ha logrado casi nada porque el país no ha avanzando ideológicamente en casi nada y nos tocó el peronismo que cambió todo para no modificar absolutamente nada. Cuando uno recorre las estancias patagónicas ve exactamente lo mismo que yo escribí sobre lo que pasaba en el año veintiuno.


0 comentarios:

Publicar un comentario