lunes, 18 de mayo de 2009



El franquista y neofascista José María Aznar, desde el gobierno en las sombras de Dick Cheney continua con su conspiración en contra de Cuba,Venezuela,Bolivia,Ecuador y otros países de América Latina.

Eduardo Andrade Bone | Kaos en la Red | 15-5-2009

El franquista, neofascista y criminal de guerra, José María Aznar, debe ser uno de los políticos iberoamericanos más asquerosos y diabólicos que existen en el mundo de habla hispana. Incluso periodistas que se dedican al trabajo de investigación, lo asocian junto con el criminal de guerra G.W. Bush como uno los cerebros de los atentados terroristas del 11-M en Madrid.

Recordemos que una vez que Aznar pierde las elecciones y debe dejar el poder, se pone a disposición del genocida Bush, a través de entidades pantalla, para comenzar el proceso de desestabilización de los gobiernos de Venezuela, Bolivia, Nicaragua, y Ecuador principalmente, que son los países que no se someten al dictado de las políticas hegemónicas de los Estados Unidos en la región.

Para tales efectos políticos golpista, comienza a estrechar lazos con los sectores neoconservadores y más reaccionarios del Partido Republicano y la administración Bush, para darle el vamos a la desestabilización de los gobiernos antes mencionados.

José María Aznar que es presidente de la entidad golpista cuyo nombre es Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES), que usa de pantalla para realizar visitas por Latinoamérica, en un capitulo especial de su organización neofascista, que tiene los ojos puesto en contribuir a crear las condiciones propicias para terminar con la Cuba socialista y revolucionaria.

La FAES que es financiada por lo más granado del empresariado de derecha y franquista español, el Opus Dei y las diversas agencias de inteligencia de los Estados Unidos, suele coordinar su actividad y accionar con la desprestigiada agencia de ayuda humanitaria norteamericana, más conocida como USAID para buscar diversas forma de llegada vía o­nG y que contribuyan a poner termino al gobierno de Hugo Chávez, Evo Morales, Rafael Correa y Daniel Ortega. Mientras que mantienen en observación la situación de Paraguay, Argentina, El Salvador, Uruguay y Brasil.

Recientemente el franquista y neofascista Aznar que fue galardonado con el premio al liderazgo en las relaciones internacionales de un grupo de congresistas neoconservadores hispanos de EE.UU., en donde de forma exaltada manifestó que "Cuba debe ser libre, será libre y lo será pronto", señaló Aznar durante el evento organizado por el Instituto de Liderazgo Hispano del Congreso (CHLI), un grupo encabezado por legisladores republicanos que incluye también a congresistas anti cubanos demócratas.

En la oportunidad el criminal de guerra de las Azores no escatimo esfuerzos incluso en amenazar a Venezuela, en donde expresó que "tiene que dejar de crearle problemas a sus vecinos" y a Cuba que, afirmó, debe iniciar una verdadera transición hacia la democracia.

El fascistoide Aznar, entre otras cosas llamó a que los países occidentales deben negarse a entablar relaciones con la isla caribeña si eso supone aceptar concesiones unilaterales. O sea que lo dicho por este criminal de guerra, es un llamado abierto a la confabulación en contra de Cuba y el resto de los países que no obedecen los dictados de los neofascista norteamericanos como europeos.

El conspicuo y furibundo neofascista se explayo diciendo además que "quien no entienda la fuerza de lo hispano, lo que significa lo hispano y lo que significará lo hispano en el futuro de los EE.UU. no entenderá probablemente nunca el futuro de los EE.UU.", recalco.

Declaraciones que sin duda vienen a entorpecer los esfuerzos que se despliegan en la región por los procesos integradores que se vienen observando a través del Grupo del Río y la Unasur, en los momentos que la mayor parte de los países de América Latina se han pronunciado por el termino definitivo de los embargos y bloqueos a Cuba, propiciados por los Estados Unidos y algunos países europeos.

Ahora de acuerdo a la información que procede de medios de prensa independiente, José María Aznar y sus secuaces, vienen desplegando una ofensiva en la región para de forma encubierta buscar la desestabilización de los gobiernos que viven procesos de cambio. Dichos intentos cuentan con un papel de apoyo significativo de las organizaciones del Opus Dei a nivel de la región. Pero sus lazos incluso se extienden de forma encubierta al crimen organizado, altos funcionarios de la OEA, sectores reaccionarios de la Iglesia Católica las empresas de mercenarios privados que estarían presuntamente ligadas a los intentos de asesinato del presidente de Bolivia, Evo Morales y otros organismos de fachada.

Pero no solo eso, Aznar se ha transformado en el encargado para Asuntos Latinoamericanos del “gobierno en las sombras” que preside el neofascista y criminal de guerra Dick Cheney, que junto a Donald Rumfeld y bajo la tutoría de Henry Kissinger, buscan hacerle la vida imposible a Barack Obama, que encabeza un gobierno que es rehén de los poderes fácticos que controlan los neoconservadores, los republicanos y la extrema derecha de los Estados Unidos.

En su periplo por tierras latinoamericanas es normal que José Mará Aznar suela tomar contacto con los sectores de la derecha más reaccionaria y golpista de la región, además con el empresariado local que esta dispuesto a financiar las actividades desestabilizadoras en diversos países de la región.

Por ejemplo en su última visita a Chile, se reunió con lo más granado del golpismo chileno, encabezado por su candidato presidencial, el usurero y especulador financiero Sebastián Piñera. Pero no solo Piñera anda a la caza del apoyo económico y financiero del Partido Popular y la FAES, también han solicitado ayuda Eduardo Frei (DC) candidato presidencial de un sector de la Concertación y Adolfo Zaldívar candidato presidencial del PRI (ex DC) que se reunió en su última visita a España con lo más granado de los populares.

Pero en su visita los Estados Unidos no solo descargo su ira contra Cuba y Venezuela, además entrego lineamientos económicos en donde propuso poco menos que el Estado debiera desaparecer además de la reducción del gasto social a lo mínimo de lo mínimo, y el no control de las mafias del sistema económico y financiero. Llamo a privatizar todas las empresas que todavía se encuentran en manos de los Estado y la desmantelación completa del llamado Estado del Bienestar.

Aznar, la FAES, el Partido Popular y el Opus Dei, han retomado sus invitaciones a España a políticos y empresarios de centro derecha, a los dueños de los medios de prensa con líneas editoriales conservadoras, reaccionarias y de derecha de la región, para aunar fuerzas en sus planes desestabilizadores de los gobiernos de Evo Morales, Hugo Chávez, Rafael Correa y Daniel Ortega.

En el caso de Cuba, Aznar y sus secuaces han intensificado su labor de zapa a través del mundo empresarial español y de otros países, que tienen inversiones en la isla. Cuestión que se repite en Venezuela, Bolivia, Ecuador y Nicaragua. La misión última y final del golpista Aznar es cambiar la correlación de fuerzas política en la región y terminar con el avance de las fuerzas progresistas en América Latina., cuyo primer eslabón ha sido Panamá, para luego continuar con Chile.

De allí que las organizaciones sociales, los sindicatos, las fuerzas progresistas, humanistas y de izquierda de Latinoamérica, deben poner mucha atención a los pasos golpistas y desestabilizadores del franquista neofascista José María Aznar en sus visitas a la región, cuyos centros de operaciones funcionan en México, Panamá, Colombia, Perú, Chile y España.



.

0 comentarios:

Publicar un comentario