lunes, 6 de diciembre de 2010

Carta de Henry Boisrolin desde Haití al Uruguay




Queridos compañeros y compañeras de Uruguay:


 No me resulta fácil en un momento tan álgido y complejo y con un montón de acontecimientos todavía no procesados, emitir juicios de categóricos de manera definitiva. Por respeto a Uds. y al pueblo haitiano, tengo la obligación de reflexionar con prudencia y responsabilidad. Hecha esta advertencia, sólo me atrevo a enviar a Uds. lo que considero como puntos clave:


1. Las elecciones y el cólera son detonantes, y no constituyen el fondo de la problemática. Siempre hay que evitar que un árbol nos tape el bosque.
2. En distintos puntos del territorio nacional existe un estado de efervescencia popular y eso antes del cólera y, por supuesto, de la jornada electoral.
3. El pueblo ya había tomado conciencia de que se puede luchar en contra de la MINUSTAH.
4. Existe una especie de Intifada a la haitiana en los enfrentamientos contra esas tropas, sus tanques, sus ametralladoras; es decir, contra toda su parafernalia bélica.
5. Los departamentos donde la lucha ha alcanzado niveles de combatividad altísimos son: Artibonite; Norte; Noreste; Sudeste; Grand´Anse.
6. El pueblo haitiano en su gran mayoría está ansioso en cuanto a las expresiones de solidaridad efectiva –tal como lo están haciendo en Uruguay.
7. El gobierno de Préval es el más repudiado en las últimas décadas.
8. Las irregularidades, los fraudes masivos y la violencia prevalecientes durante toda la jornada electoral son indescriptibles.
9. Ese 28 de noviembre ilustra la implosión del régimen neocolonial impuesto.
10. La MINUSTAH se ha transformado en el principal blanco de los ataques durante las movilizaciones.
11. No se puede tener confianza en ninguno de los candidatos a presidente entre los 18 que se presentaron. Muchos de ellos poseen un historial vergonzoso. Son oportunistas y reaccionarios.
12. La comunidad internacional, si bien no condenó de manera firme y contundente lo ocurrido el 28, presenta matices que revelan diferencias. Todo indica que el imperialismo quiere hacer pagar todo el costo del escándalo y del fracaso a la MINUSTAH-
13. Por eso, el guatemalteco Edmond Mulet, el jefe civil de la MINUSTAH –como verdadero Procónsul- declaró: “Las irregularidades no son tan serias como para anular las elecciones. Pero si el CEP no respeta la voluntad popular la MINUSTAH se retirará y la ONU dejará de aportar su ayuda a Haití”. Además añadió: “Préval no debe renunciar bajo presión de la calle. Los haitianos han de terminar con esa práctica política”.
14. En cambio, Ban Ki-Moon declaró: “Las irregularidades en las elecciones haitianas son serias”.
15. El norte sigue siendo la lucha por recuperar nuestra soberanía, nuestro derecho a la autodeterminación y conquistar el poder para construir una sociedad justa, libre, soberana y camino al socialismo-.
16. Lamentablemente todavía las fuerzas combativas y revolucionarias a pesar de haber ganado en prestigio luego de haber llamado al boicot de las elecciones, no están dando los pasos para formar el Frente de Liberación único capaz de conducir ese proceso a la victoria.



Bueno, compañeros y compañeras, me queda saludar y felicitar a todos Uds. una vez más en nombre del pueblo haitiano. Espero recibir, por favor, sus críticas, sugerencias, preguntas, etc. antes de mi próximo regreso. Entenderán, por supuesto, que hay cosas que no puse ya que utilizo Internet…



Abrazo a todos.



Henry.



Para Boisrolin “Estados Unidos aprovechó para ocupar el país, con la excusa de la misión de paz y la ayuda humanitaria tras el terremoto, apoderándose del aeropuerto de Puerto Príncipe y del puerto con 12 buques de guerra y 12.000 militares, y tan solo un barco dedicado a la atención hospitalaria. El asunto se encara mal desde el comienzo, no necesitamos ayuda militar, sino de alimentos, agua, médicos, profesores y enfermeros”. Tipo de ayuda que envía, en cambio, Cuba y Venezuela, según valoró. Destacó además que “las tropas no hicieron nada para prevenir la tragedia de los huracanes que fueron pronosticados, cuando podían haber formado brigadas preventivas”.

Por todo lo expresado Boisrolin señaló que es necesario “el retiro de las tropas de la Minustah, incluida la uruguaya, que se basa en una política de avasallamiento de la soberanía”. Aclaró que “para que exista democracia, el pueblo tiene que ser soberano, debe haber justicia e igualdad social”. Aspecto que no se cumple con la presencia militar y cuando se vive en “condiciones infrahumanas”.

El activista señaló que Haití fue el primer pueblo esclavo que inició una rebelión violenta en agosto de 1971, la que finalmente condujo a la plena independencia de la nación en 1804. “Es el único país en el mundo donde los esclavos pudieron liberarse. Haití fue bloqueado por Estados Unidos porque era un mal ejemplo”.

“No nos merecemos esto”

En cuanto al terremoto Boisrolin señaló que al momento “se levantaron solo 200.000 toneladas de escombro de un total de 3 millones”, y frente al dolor humano “nos merecemos otro tipo de comportamiento”. La situación es penosa, 1.600.000 personas se encuentran viviendo en tolderías, cuando a las 9 de la mañana ya hay más de 35º C. Pero “tampoco existe un flujo de agua ni los alimentos necesarios”, se lamentó.

Consultado respecto a si la ayuda de víveres, medicamentos, entre otros llega a destino, Boisrolin señaló que algunos “señalan que el pueblo haitiano recibió un 20% de lo donado por otros países, otros afirman que sólo un 2%, exactamente no sé la cifra. Pero de once campamentos que visité, en todos ellos faltaba agua, arroz, aceite y todos los alimentos básicos que se requieren para la vida”. Sin embargo, detalló, las tropas “siempre tienen agua y alimentos”. El docente enfatizó que “la reconstrucción de Haití debe ser preparada por nuestra gente, de acuerdo a nuestra idiosincrasia cultural”.

El activista se lamentó que “más de 500 haitianos murieron para la liberación de varios países de Latinoamérica, no nos merecemos esto”.

Economía

Haití se caracteriza por ofrecer de obra barata y zonas francas. El salario mínimo diario de un trabajador es de U$S 5 y la renta per cápita es de U$S 400. Allí el 70% de la población activa no tiene trabajo. La tasa de mortalidad infantil es de 62,33 muertos cada 1.000 nacimientos.

“No existe libre competencia entre los productos nacionales y los de Estados Unidos y lo que ofrece Haití es mano de obra barata, cuando hasta 1970 se autoabastecía por su propia producción”, explicó Henry Boisrolin. En consecuencia, se destruyó la producción agrícola, provocando un aumento exponencial del éxodo rural hacia el centro urbano, Puerto Príncipe. Allí funcionan fábricas de ropa interior, la de pantalones Levi’s, y el armado de partes para artefactos eléctricos. La mayoría de la población vive de la mendicidad en las calles, la changa y ayuda de ONG. También es habitual, según narró Boisrolin, encontrar personas “vendiendo ropa usada en la calle”, pero al mismo tiempo coexiste una minoría que concentra la riqueza.


Lunes 6 de Diciembre de 110

0 comentarios:

Publicar un comentario