sábado, 19 de febrero de 2011

El fraude de UMISSA con viviendas a Venezuela

Reunión en UMISSA. Rangel de Venezuela, Antonini Wilson, Lourdes Urbaneja y funcionaria de UMISSA


Zulia, 19 de Febrero de 2011
“El contralor sabe de las casas de Uruguay”

Julio Montoya denunció que gobierno pagó 12 mil viviendas a la nación sureña y sólo hicieron cuatro
La Verdad - Yrmana Almarza - Maracaibo - 27/01/2011

Se trata de la compra de casas prefabricadas al Gobierno de Uruguay en 2008, las cuales que nunca se instalaron en Venezuela.
Montoya denunció el pago de 155 millones 477 mil dólares para adquirir kits para armar 12 mil 193 viviendas de 75 metros cuadrados cada una. Sólo se instalaron 11: “cuatro en Fuerte Tiuna, cuatro en Ciudad Camino de los Indios, en La Guaira; y tres en Filas de Mariche”. Dos mil unidades de estas casas se destinarían para emergencias y las 10 mil 193 restantes, eran para uso residencial.

El trato entre el Ministerio de Vivienda y la Uruguaya Unión Metalúrgica Industrial del Sur (Umissa) sí presentó irregularidades, que fueron detectadas por Clodosbaldo Russián, contralor General de la República, quien en la presentación de su Memoria y Cuenta en 2010 ante la Asamblea Nacional, sólo mencionó que PDVSA, encargada de pagar las viviendas, “no suministró la totalidad de los soportes que justifican los pagos”.

El diputado criticó que el contralor sólo profundiza en los casos que puedan afectar a sectores de la derecha. “Él es testigo de un hecho de corrupción importante, pero en su informe no señala culpables. El contralor sabe del caso de las casas de Uruguay y no ha hecho nada”. 



Negocios con Venezuela otra vez bajo sospecha

Viviendas. Gobierno de Chávez exige que Umissa cumpla
SEBASTIÁN CABRERA

Las casas prefabricadas de Umissa vuelven a estar en el ojo de la tormenta, luego que el gobierno de Hugo Chávez anunció que exigirá el "cumplimiento estricto" del convenio con Uruguay. Pero la firma niega cualquier incumplimiento.

Corría el mes de marzo del año 2006 y la empresa uruguaya Unión Metalúrgica Industrial del Sur S.A. (Umissa) firmó en un convenio con Venezuela para la exportación de más de 12.000 viviendas prefabricadas por unos US$ 156 millones, en el marco del Fondo Bolívar-Artigas rubricado entre el presidente Tabaré Vázquez y su par venezolano Hugo Chávez, por el cual Uruguay le compra petróleo a Venezuela y a su vez el país caribeño importa productos uruguayos.

El asunto ha generado polémica una y otra vez en los últimos cinco años (ver aparte) y ayer volvió a ocupar los titulares de los medios de comunicación tras una interpelación al ministro de Energía y Petróleo, Rafael Ramírez, en el Parlamento venezolano.

"Hay un solo problema, señor ministro, las casas no se construyeron. ¿Dónde están las casas, señor ministro?", preguntó Julio Montoya, diputado del partido de oposición Un Nuevo Tiempo. Y, según la agencia AFP, Montoya agregó: "Se robaron esas casas. ¿Usted ha hecho algo para recuperar ese dinero o para que se construyan esas viviendas, señor ministro?".

El ministro Ramírez respondió que "efectivamente" el gobierno venezolano ha detectado "problemas" en la aplicación del convenio, fruto de "un acuerdo de gobierno a gobierno, en el cual participan las empresas privadas".

Ramírez, también presidente de la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa), advirtió: "Los sistemas de control se han activado. Estamos conversando para exigir el cumplimiento estricto de lo acordado con las empresas uruguayas para que esas viviendas lleguen al país".

El contrato de Umissa con el gobierno venezolano establecía la exportación de 12.000 casas, pero en diciembre de 2009 se redujo la cifra a 8.000 viviendas.

En octubre de 2010 el diario El Nacional de Caracas informó que Umissa remitió gran parte de las viviendas comprometidas por lo que cobró -mediante el Fondo Artigas-Bolívar- el 45% del precio acordado, unos US$ 70,69 millones, del total de US$ 155 millones. En cambio, el diputado Montoya dijo que Venezuela ya "pagó el 100% y las casas no se construyeron".

Mientras el gobierno uruguayo sigue el asunto en silencio y por ahora no ha intervenido, Umissa afirma que no ha violado lo pactado. Su propietario Alejandro Lagrenade dijo a El País que Umissa "ha cumplido absolutamente todo" y que "el convenio aún está en funcionamiento".

Lagrenade leyó ayer las declaraciones del ministro venezolano y no interpretó que Ramírez acuse a su firma de enviar menos material del que correspondía: "Hay que interpretar bien. El que dijo que incumplimos es un diputado de la oposición. El ministro afirmó que exigiría el cumplimiento, nada más. No manifestó un incumplimiento. Ellos tienen la obligación de controlar el cumplimiento estricto".

DIFERENCIAS. Según Lagrenade, Venezuela pagó "exactamente lo que se ha enviado y no ha pagado ni un centavo de lo que no se ha enviado". El empresario dijo a El País que Umissa ha exportado a Caracas el material para unas 5.000 casas (las viviendas se arman en Venezuela).

Pero el mismo Lagrenade dijo a la agencia AFP que se ha enviado material para armar "más o menos 6.000" casas y a su vez el gerente general de Umissa, Gastón Tealdi, afirmó a AP que se "llevan ejecutadas el cincuenta por ciento`` de las 8.000 viviendas, o sea 4.000.

Tealdi también indicó a la agencia AP que en los últimos años "hubo muchos problemas`` burocráticos en Venezuela y que el cambio de ocho ministros en el Ministerio de Vivienda y de Hábitat venezolano no ayudaron a acelerar la ejecución del contrato.

"Ya estábamos en conocimiento de esta denuncia venezolana y preferimos no ahondar en más detalles toda vez que involucra a los gobiernos", dijo el gerente general Tealdi.

El plan de Umissa es completar el envío del material para armar las 8.000 casas a fin de año, afirmó Lagrenade. Umissa tiene unos 100 empleados implicados en este proyecto en Montevideo y una cifra algo menor en Venezuela.

Pero el empresario indicó que Umissa trasciende el negocio con el gobierno de Chávez: "Estamos haciendo escuelas, campamentos. Enviamos viviendas a otros países. Mi familia se dedica a la industrialización desde hace 104 años".

SILENCIO. El diputado colorado José Amorín no tuvo respuesta a una consulta realizada ayer de tarde a la Cancillería uruguaya (ver aparte), mientras que el Ministerio de Vivienda prefiere no meterse en el asunto por el momento.

El subsecretario de Vivienda, Jorge Patrone, dijo a El País que la cartera no participa en el convenio, "que es de gobierno a gobierno en cuanto a qué tipo de negocios se hacen, pero luego es una relación entre particulares que desconocemos".

Y puso un ejemplo: "Si Uruguay hace un acuerdo con Corea para vender lácteos, luego el cumplimiento del negocio dependerá de Conaprole".

Patrone no tenía conocimiento ayer de ningún planteo concreto o reclamo realizado por el gobierno venezolano o la embajada de Venezuela en Uruguay. "Nosotros deberíamos ocuparnos si tenemos un requerimiento a nivel oficial. Pero no vamos a actuar de oficio, como si fuéramos el Poder Judicial", afirmó Patrone.

El País intentó consultar al embajador de Venezuela para saber si tomará cartas en el asunto, pero no obtuvo respuesta.
En 2009 se habían instalado 11 casas

n "El convenio con la empresa Umissa no ha representado una solución para los venezolanos sin vivienda después de cuatro años", dice una nota del diario venezolano El Nacional publicada en octubre de 2010. Allí se informa que la Contraloría General de la República Bolivariana detectó en su informe de gestión de 2009 que se instalaron apenas once viviendas prefabricadas.

La Contraloría venezolana recomendó rescindir el contrato, exigir su cumplimiento de acuerdo con las condiciones establecidas o efectuarle las modificaciones que considerare necesarias. La Contraloría se quejó de "la poca documentación para verificar el cumplimiento de este convenio".

El informe de El Nacional cuenta que en la zona industrial de San Carlos hay un galpón donde se almacenan "las piezas con las que se podrían ensamblar al menos 600 casas importadas de Uruguay". El acuerdo con Venezuela indica que Umissa envía todo el material y el asesoramiento para levantar las viviendas prefabricadas.

En Venezuela hay un déficit de dos millones de viviendas, al punto que el presidente Hugo Chávez decretó la emergencia habitacional el año pasado.
Amorín convoca a Almagro

Ni bien leyó las noticias que llegaban de Venezuela, el senador colorado José Amorín (Proba) levantó el teléfono y llamó al Ministerio de Relaciones Exteriores para pedir una entrevista urgente al canciller Luis Almagro "para que le explique la situación" y que el tema "se haga público". La secretaria del canciller Almagro le prometió pronta respuesta pero anoche eso aún no había sucedido. Amorín dijo a El País que, si no hay respuesta en las próximas horas, lo convocará de inmediato al Parlamento. "Es un tema grave, que se arrastra desde mucho tiempo y siempre fue poco transparente. En Uruguay nunca se supo cuál fue el alcance de ese negocio de las viviendas", opinó Amorín. Y alertó: "Cuando se negocia con países como Venezuela que tienen un alto grado de corrupción, las cosas tienen que estar claras".
Puntos clave

2006

contrato

La empresa Umissa firmó en marzo de 2006 un convenio con Venezuela por US$ 156 millones para la exportación de más de 12.000 viviendas prefabricadas. La instalación corría por cuenta del gobierno venezolano.

2007

lentitud

En junio de ese año habían construido apenas una decena de casas "modelo". Umissa anunció que ya había enviado material para 4.000 viviendas y denunciaba "obstaculización" de funcionarios venezolanos.

2008

seguro de paro

En febrero Umissa inició un plan rotativo de seguro de paro para sus operarios por el enlentecimiento en la ejecución del contrato. "Los obreros son rehenes de Venezuela, que no arma las casas", dijo un sindicalista.

2009

modificación

El contrato original fijaba la exportación de 12.000 casas desarmadas de Umissa. Pero en diciembre de 2009 se redujo a 8.000 viviendas, de las cuales se han enviado entre 4.000 y 6.000, según la versión.
El País Digital

Las casas uruguayas que nunca llegaron

Entrevista radial efectuada el viernes 27 de agosto de 2010 a través de Radio 36 de Uruguay. Un poco larga la entrevista pero en ella se aclara el problema de las CASAS URUGUAYAS y sirve para conocer quienes "intercedieron" en el contrato.



Rangel, Antonini Wilson y ex embajadora de Venezuela en Uruguay Lourdes Urbaneja

Venezuela-Uruguay: una larga cadena: Umissa, The Playcem Center, Antonini Wilson, Frente Amplio....

Estimados amigos y colegas venezolanos: Les enviamos esto como noticias y dar a conocer los hechos. Esperando alguien haga algo por este trabajador, esta familia que se vieron destruidos con esta situación.

EL SUEÑO DE CONSEGUIR UN TRABAJO CONVERTIDO EN UNA HISTORIA TRÁGICA

La larga cadena que vincula al gobierno uruguayo del Frente Amplio, al venezolano de la valija Antonini Wilson, a la empresa uruguaya UMISSA, a la empresa hondureña The Playcem Center, a dirigentes del MPP, de la UMNTRA y de FUCAVAM Entrevista hecha por Ángeles a traves de Radio 36, a Teresa Hernández, madre de Rubén Arvelo ex trabajador de la empresa UMISA que realiza viviendas prefabricadas para Venezuela.

Ángeles: Estamos recibiendo con mucho gusto a Teresa Hernández. Ella viene con nosotros a conversar sobre una situación que le toca vivir al hijo y a partir de eso a la madre, que tiene connotaciones que interesan mucho más allá de Teresa, del hijo sino que le interesa a mucha gente. Un tema del que se ha hablado desde otros puntos de vista, desde la cuestión financiera, de los montos de dinero, de la ayuda internacional y demás, pero esta vez lo vamos a hablar especialmente desde el punto de vista de los derechos humanos y de los derechos laborales.
Lo primero es darle la bienvenida a Teresa, le agradecemos que esté acá...
Teresa: Un gusto estar con ustedes y agradecerles que me hayan dado este lugar y este espacio para poder contar qué fue lo que pasó con mi hijo.

Ángeles: Empezamos con eso entonces, acá hablamos de una empresa, hay un promo además que la estaba anunciando, que habla de UMISSA (Unión Metalúrgica Industrial del Sur Sociedad Anónima), ese es el nombre de una empresa...

Teresa: Ese es el nombre de una empresa. La función de ellos es hacer casas prefabricadas, creo que es sabido y notorio, se corrió mucho en la prensa la vinculación de esta empresa con el Fondo Bolivariano Artigas, en el cual se le da la oportunidad a esta empresa uruguaya de exportar casas a Venezuela con mano de obra uruguaya y con capacitación de Uruguay. Mi hijo empieza a trabajar allí en mayo del 2006, en ese momento la fábrica se afincaba en Shangrilá y él empieza a trabajar allí como peón calificado en carpintería. Ahí hace muchas horas de trabajo, se pone la empresa al hombro, llegaba a trabajar 18 horas por día y sacaba muy buen sueldo. Él pide para ir a Venezuela donde estaban contratando gente con muy buen sueldo porque en ese momento estábamos angustiados económicamente, yo estaba sola con él y mis hijos menores. Al poco tiempo lo que le ofrecen es ir a Honduras como encargado de personal donde tenía que ir a enseñar los cortes de las casas...


Reunión en UMISSA Rangel y Antonini Wilson por Venezuela


Ángeles: ¿Por qué en Honduras y no acá?

Teresa: Las casas salieron de Honduras, Rubén Arvelo -así se llama mi hijo- fue con un contrato por 10 meses con otras dos personas más.
Tú me preguntabas por qué en Honduras, aparentemente las 12 mil casas salieron del puerto de Honduras al puerto de Venezuela. Tenía que hacer 4 contenedores diarios que llevaban 36 casas cada uno, eso es lo que tenían que entregar y él iba a enseñar los cortes de esas casas a hondureños. Ruben se va con un contrato hecho en Uruguay, firmado por el señor Gastón Tealdia, abogado de la empresa, y se le hace un seguro de vida colectivo a mi hijo porque iba a viajar. Ahí también se le llena un papel donde se le dan las condiciones de la vivienda que va a ocupar, tanto él como Alejandro Vergara y el señor Rodríguez que era el gerente de UMISSA en Honduras.
Mi hijo sale del Aeropuerto de Carrasco el 30 de agosto del 2006 acompañado por el que hasta ese momento era el despachante de aduanas, el señor Eduardo González y con Alejandro Vergara rumbo a Honduras. Al otro día de llegar, se instalan en la casa, tuvieron una cena, copa de bienvenida, todo lo que tenían que hacer ellos. Se instalan en San Pedro Sula, en el barrio de Trenjo, en una casa alquilada. Esa casa pertenecía a un gerente de The Playcem Center que le alquila a UMISSA que después vamos hablar de todo. Eso con tan mala suerte que al otro día de llegar salen Alejandro y Ruben y los roban.
Honduras es un país muy peligroso, es horrible la mafia que existe. Dos muchachos salen a caminar, a comprar algunas cosas, con pinta de no ser de ahí, sobretodo Ruben que es rubio, ahí los roban y le pegan dos tiros. Uno solo le roza la pierna pero el otro, levanta el brazo para que el tiro no le dé en la cabeza y le pega en el codo derecho. Esa bala le provoca una fractura expuesta de codo por lo cual, cuando pueden recibir asistencia de gente que pasaba por el lugar, lo llevan al hospital e inmediatamente en el hospital se presenta Jorge Rodríguez, el gerente de la empresa, y de ahí lo llevan a CEMESA una empresa privada donde inmediatamente se apersonan Alejandro Lagrenade y el señor Eduardo González.
En una primera instancia lo que se le comunica a Ruben es que va a ser operado para poder sacar la bala y poder recomponer el brazo con fierros. Incluso le dicen que va a tener que andar con ellos unos meses para poder poner el codo en el lugar, lo dejan en ayunas, le sacan placas y al otro día regresa nuevamente el médico, el doctor Hueso, que a su vez también es médico de The Playcem Center y le dice que no va hacer necesaria la operación, que le van a dar antibióticos y se le coloca un yeso. Este médico le compra un diario a Ruben, compra dos diarios porque le dice saliste en primera página de un diario de Honduras que dice uruguayo asaltado, uno te lo compré para vos, le dice: guárdalo porque ese va a ser tu resguardo, dándole a entender que la operación no se había hecho por equis motivo.
Pero en aquel momento, como Ruben es muy bonachón, de no hacerse problema, confiando totalmente en las personas que lo llevaron más allá del trance... Pero evidentemente, una vez que sale, va a la casa, él tiene que presentarse a trabajar porque fue a enseñar los cortes, al otro día comienza su rutina de trabajo en Honduras, enyesado del brazo derecho y con todo lo que eso repercutía, porque no poderte bañar, no tener ayuda para vestirte, para calzarte, escribir... Entonces, a los 3 ó 4 días, por consejo de este señor Rodríguez, corta el yeso en la parte de la mano para poder moverla y poder escribir para que salieran las cosas.
A los pocos días por él mismo decide cortar el yeso en forma completa no volviendo más al médico, eso es irresponsabilidad propia de Ruben, pero no acude al médico porque la asistencia es muy cara y él tenía que hacerse cargo de la asistencia y los antibióticos.

Ángeles: Cuando él firmó acá el contrato firmó algo más dijiste vos...

Teresa: Un seguro de vida contra todo riesgo.

Ángeles: O sea que era por si lo mataban...

Teresa: Por si lo mataban, pero eso estaba previniendo sífilis, una caída, un accidente laboral porque trabajaba con máquinas, todo eso estaba. Pero ellos aducen que no fue un accidente laboral porque salió a la calle y ahí lo roban.
Pero estaba en un país extranjero, un muchacho que no conoce, un muchacho que no sabía salir del Cerro, era poco lo que se movía y va a un lugar nuevo, tampoco conocía ni las calles, ni dónde estaba parado, o sea, nada, ni a quién llamar en caso de emergencia. Es más, por consejo del señor Rodríguez, de Lagrenade y otras personas, que no se le avise a la familia para no ponerlos nerviosos.

Ángeles: ¿A vos no te avisaron?

Teresa: No, a mí no me avisaron de lo que le pasó a Ruben. Incluso cuando yo me entero fue una semana antes de que él regresara, igual me agarraba la cabeza porque no sabía con qué me iba a encontrar. Después me di cuenta.

Ángeles: Él se corta el yeso porque tiene que empezar a trabajar, lo hace con el brazo así. ¿Cuánto tiempo trabaja? ¿Qué tareas hace?

Teresa: Tres meses sigue trabajando en esas condiciones, ya te digo, tenía que sacar 4 contenedores diarios de 36 casas, él sigue enseñando los cortes con varios problemas que se presentan a diario en una empresa. Quiero aclarar que esta empresa, UMISSA, está en Honduras en un galpón que alquila a The Playcem Center y este le proporciona a UMISSA los materiales con los que se hacen las casas. En algunos casos Ruben me ha comentado que piensa que tenían asbesto estas casas por las consecuencias que tenían los empelados que trabajaban con él.



Antoninin Wilson y Alejandro Lagrenade

Ángeles: Y la empresa es internacional...

Teresa: Es una empresa internacional que se encarga de hacer los cementos y todas esas cosas, que en un principio en Honduras uno quería comunicarse y había una página en Internet que decía UMISSA Honduras. Esa página desapareció a los 2 ó 3 meses.
Ruben vuelve a Uruguay en diciembre, en el contrato estaba estipulado que tenían que volver cada equis tiempo, para las fiestas, etc. 5 viajes al año tenían que hacer, pienso que también fuera por renovación de la visa porque entraron con visa de turista no entraron autorizados a trabajar.
Él volvió en diciembre, cuando baja del avión que me besa, me abraza, estaba bastante angustiado, se pone a llorar por el reencuentro, por todo lo que pasó y que no había podido canalizar con nadie de la familia. En ese momento Ruben tenía 25 años, con unas ganas de vivir y progresar tremendas.
Cuando llega a acá ya había hablado con el señor Lagrenade en Honduras que no iba a regresar a allá, porque el estado psicológico, depresivo de Ruben no era el mismo que cuando salió con esas ganas emprendedoras debido a lo que pasó y tiene la palabra de Lagrenade que él va a venir para acá como encargado de cielorrasos.

Ángeles: ¿Lagrenade es un hombre de UMISSA?

Teresa: Supuestamente es el dueño de UMISSA, aparece como el titular.
Él estaba vinculado desde antes con el tema de viviendas, en el gobierno blanco con los núcleos evolutivos básicos donde empiezan a instalar esas casas y hay un incendio muy grande...

Ángeles: Era la época del ministro Cat...

Teresa: Exactamente, y se incendió una vivienda acá en la calle San Martín donde lamentablemente fallece una persona y a partir de ahí se prohíbe la instalación de esas casas en Uruguay, que al día de hoy me pregunto cómo es que después estas mismas casas o parecidas salen exportadas a Venezuela con el aval del Ministerio de Vivienda del gobierno de ese momento. Estamos hablando del año 2005, hasta ahora nadie me ha podido dar respuesta. Ruben llega para las fiestas, se presenta en la empresa nuevamente y se le hace un nuevo contrato de trabajo en enero y ahí se lo pone como peón calificado. El señor Gastón Tealdia nuevamente firma este contrato. Le habían quedado debiendo 2 mil dólares a Ruben y él los quería cobrar.
Lo primero que hace Ruben cuando llega es hacerse socio del CASMU para poder tratar su brazo porque tenía muchísimos dolores, tenía fractura expuesta sin soldar con restos de la bala y esquirlas que hasta hoy permanecen, ya el cuerpo humano es muy sabio y las canaliza, forma como un callito pero a la larga repercute.
Se hace una placa, la doctora le dice que no se puede hacer nada pero va a tratar los dolores y le manda hacer un estudio eléctrico para ver con qué compromiso ha quedado ya que él se queja que se le abre la mano, que pierde fuerza y a los pocos días lo echan del trabajo. Él está en la empresa unos 10 ó 15 días pero son de una permanente discusión porque lo ponen a cargar y descargar mercadería de los camiones, ese es el peón calificado. Sabiendo todo lo que le pasó en Honduras lo ponen a cargar, descargar y llevar madera dentro de los galpones. No vamos a tener consideración con Ruben, vamos a presionar a Ruben para que entregue todo lo que certifica, contrato de trabajo por medio y la paga si la quiere. Un muchacho joven, inexperiente, con todo lo que le pasó, sabemos que está en estado depresivo, sabemos que no quiere volver a Honduras, bueno vamos a tratar de presionar para que entregue todo lo que tiene de Honduras que fue lo que hicieron, lograron y consiguieron, aparte de destruir a mi hijo.

Ángeles: ¿Destruirlo por qué?

Teresa: Porque él quedó en un estado depresivo grave, de fumar, de no quererse bañar, de encerrarse, de entregarse al alcohol también. Me costó mucho sacarlo de eso, me costó mucho que tratara de recuperar parte, que no lo ha logrado totalmente, creo que nunca va a ser el mismo porque no tiene ganas de vivir. Intentó matarse varias veces porque dice que no tiene nada por qué vivir, como que él falló al no poder defender sus derechos también.

Ángeles: Teresa también es una mujer muy luchadora, no solo como madre, ha sido militante toda su vida de izquierda...

Teresa: Siempre milité en la izquierda, desde que se crea el Frente, ligada en algún momento al MPP.

Ángeles: En los 80, por allá...

Teresa: Y sí pero antes de los 80 hubo varias luchas de los que éramos jóvenes. Yo vengo del barrio del Cerro y desde la época estudiantil fue de mucha lucha, comprometida lucha desde la defensa de estas personas que ahora son gobierno. Yo siempre digo que llevo los palos en mi cuerpo como muchos compañeros de los que ahora son gobierno y seguimos apaleados y seguimos viendo cosas.

Ángeles: Vos a muchos los conoces personalmente ¿no?

Teresa: Sí, a muchos los conozco personalmente porque estuve allegada a ellos y aparte por un trabajo de militante como tal que me ha tocado vivir de repente con otros compañeros ex presos políticos que están en distintas situaciones y por los cuales me he acercado a senadores o diputados tratando de defender también esos derechos de todas esas personas para ayudarlos en algún momento.

Ángeles: ¿Y fuiste a hablar por tu hijo con alguno de ellos?

Teresa: Fui con mi hijo.

Ángeles: Vos sacaste una carta...

Teresa: Sí, hice una carta que entregué a todos los legisladores ya sean blancos, colorados, frenteamplistas.

Ángeles: ¿En qué año fue eso?

Teresa: En el 2007 yo empiezo una caminata, muchas veces como estaba mal económicamente me iba caminando del Cerro al Palacio Legislativo y allí el secretario de Nora Castro llegó a decirme: “vas a dormir acá”, y yo le decía: sí porque el Palacio es mío también, tengo parte de él y acá hay aire acondicionado. Como que estaba muy cómoda pero no estaba cómoda, estaba golpeando puertas y queriendo que me recibieran para que escucharan lo que yo tenía para decir y qué era lo que pedía yo en ese momento.

Ángeles: ¿Qué pedías vos?

Teresa: Ayuda médica para mi hijo por la parte depresiva, sobretodo que se enteraran lo que le había pasado a Ruben y que no le volviera a pasar a nadie que tuviera esperanzas de trabajar fuera del país, ni con esta empresa ni con otra.

Ángeles: ¿Quiénes te recibieron en el Palacio Legislativo?

Teresa: Por parte del Partido Colorado me recibió Washington Abdala y por parte del Partido Nacional Pablo Abdala. Nora Castro también me recibió y se interesó por todo lo que le pasó a mi hijo, tomó nota de cada cosa que yo decía y lamentablemente no pudo hacer más nada que eso, que escucharme y tomar nota. Y después preguntarme, en algún momento que nos hemos encontrado, por la salud de Ruben. Pero moverse políticamente, inmiscuirse por lo que había pasado, nadie. Ni siquiera el señor Rosadilla que también, a fuerza de ir muchas veces, me recibió siendo legislador.

Ángeles: ¿Vos lo conocías de antes?

Teresa: Sí. También estuve una vez con el secretario del señor Huidobro, con Carlos Mara, sabían del hecho de Honduras, sabían lo que le había pasado, lo que nadie sabía era que ese muchacho Ruben Arvelo era mi hijo, que era el hijo de una persona que militó mucho tiempo con ellos.

Ángeles: ¿Y cambió algo cuando supieron que era tu hijo?

Teresa: Nada, absolutamente nada, creo que fue peor, se empezaron a cerrar las puertas.

Ángeles: A nivel parlamentario fue eso entonces...

Teresa: Fue eso nada más.

Ángeles: Estuviste con Marina Arismendi también...

Teresa: Sí, ella era ministra de Desarrollo. Yo llego a ella porque hay una conversación en la iglesia Fátima del Cerro donde concurre Marina Arismendi. Como yo estaba dispuesta a luchar por esto que le pasó a mi hijo, que se supiera, me parecía que tenía que canalizar y allí llego con mi cartita, con mi inquietud. No nos dejaban hacer preguntas directamente había que escribirlas en un papel, entonces pongo que si le da la nafta o le dan los ovarios como mujer si me puede responder por qué jugó con la vida de mi hijo una empresa privada avalada por el gobierno. Y claro, cuando leyó el papel me dejó para lo último y me llamó, me dio una entrevista en el Ministerio de Desarrollo donde me recibe y donde me escuchó nada más; me escuchó como me han escuchado tantas personas, donde me escuchó Baráibar en aquel momento en el Ministerio de Trabajo, me escuchó gente en Cancillería, la secretaria de Gargano, gente del departamento veinte de Cancillería...

Ángeles: Claro, uruguayos en el exterior...

Teresa: Porque pensé que les correspondía a ellos para que supieran lo que le había pasado a Ruben. Es decir, que he caminado y he andado por todos lados; Marina Arismendi me dijo que me entendía como mamá pero que no podía hacer nada.

Ángeles: Alguien te dijo que separaras el ser mamá con el problema de tu hijo...

Teresa: Sí, como soy militante del Cerro una vez que pasaba Castillo, en aquel momento dirigente sindical del PIT CNT y creo que hasta ahora debe mover los hilos en el PIT CNT, lo paro y le digo: mira, tengo que comentarte lo que le pasó a mi hijo. Le cuento todo, tenemos una discusión, me dijo que no podía ser así, que yo no podía hablar así de todo lo que estaba pasando echándole las culpas tanto a los dirigentes sindicales, al gobierno y a todo el que se me presentaba. Pero eso es lo que está pasando, le dije, y nadie me da una respuesta y me dijo que separara lo mamá de lo político. Y lamentablemente este es un tema que tiene que ver con lo mamá y con lo político porque como buena militante no lo puedo separar.
También le entregué cartas a Rossi porque fueron un día a la Federación de la Carne a un encuentro que hubo y me pareció oportuno entregarle cartas a los ministros que estaban en esos momentos, por lo menos como forma de que supieran.

Ángeles: Con los metalúrgicos en general, con el sindicato, tuviste vínculo, estaba también en el proyecto la UNTMRA...

Teresa: La UNTMRA estaba en el proyecto, incluso hay declaraciones de prensa donde el señor Chávez en aquel momento dice que tienen 50 personas trabajando concretamente en Honduras y Venezuela, estamos hablando de la empresa UMISSA, a mi hijo se lo afilia al sindicato de la UNTMRA cuando empieza a trabajar y se va él y como le dijeron que iba con todo pago yo consideré que la UNTMRA también estaba apoyando este proyecto. Cuando Ruben viene me dice todo lo que le pasó y me entero todo lo que me pasa también me presento en la UNTMRA. Allí fue atendida por dirigentes de prensa, de asuntos internacionales que también me escucharon, no tengo el contrato esa era una falla pero sí tengo la copia de una póliza de seguro donde mi hijo sale fuera del país con una empresa de seguro colectiva firmada por UNISA; eso tiene que tener un aval, por algo a esas personas que salen al exterior le hacen ese seguro y lo hace UMISSA, quiere decir que la conexión UMISSA estaba, no pueden decir que mi hijo se fue de UMISSA porque renunció y fue a trabajar a Honduras porque se le ocurrió, que se pagó tasas de embarque, alquiler, todo porque quiso

Ángeles: Hubo alguna autoridad de UMISSA que era metalúrgico o ex metalúrgico me decías...

Teresa: El señor Bianchi fue metalúrgico, un dirigente sindical muy importante, incluso yo a veces leo cosas que dijo en algún discurso del PIT CNT donde muchos de nosotros nos concentrábamos a escucharlo; este señor dejó la UNTMRA y pasó a ser gerente de UMISSA.

Ángeles: O sea que la UNTMRA te escuchó también...

Teresa: Me escuchó, nunca me recibió el señor Marcelo Abdala, yo era un bicho molesto, iba todos los días al PIT CNT por ejemplo donde me atendió gente de asuntos internacionales de aquella época, también me recibió Luis Puig.

Ángeles: Sí, él estaba en el tema derechos humanos...

Teresa: Sí, me dijo que lo de mi hijo era una violación al derecho humano.

Ángeles: Él te dijo que era una violación...

Teresa: Sí, evidentemente había una violación al derecho humano por parte de una empresa privada porque como van a llevar a una persona a trabajar al extranjero y la dejan tirada sin darle una respuesta médica, que por lo menos le hubieran dicho te llevamos para Uruguay y vemos, pero claro como aclaraban acá en Uruguay en ese momento lo que le había pasado a Ruben o como me hubieran aclarado a mi si a mi hijo lo hubieran matado. ¿Me hubieran informado o dejarían todo tapado como queda en Honduras?

Ángeles: Claro, Honduras se caracteriza por eso, otras organizaciones como FUCVAM respondieron a la carta...

Teresa: FUCVAM me responde la carta y me cita, consigo una entrevista el señor Daniel De Souza; en esa entrevista le comunico todo lo que tengo en mi poder y sé sobre esta empresa hasta ese momento que fue un trabajo hormiga que hice sola, la investigación la empecé yo del por qué. Y el señor Daniel De Souza que en aquel momento tenía algunas cosas bastante comprometedoras de como se había llegado, en algún momento me dijo que iba a tratar de hacérmelas llegar cosa que nunca ocurrió.

Ángeles: ¿Sobre qué cosas?

Teresa: Él le entregó a Gargano cosas muy importantes, entre ellas un documento donde afirmaba el señor De Souza que existieron groseras implicancias de operadores de nuestro gobierno con operadores del gobierno de Chávez. Eso lo denunciaba el 10 de noviembre del 2007.

Ángeles: Te dijo que te iba a dar eso...

Teresa: Me lo iba a facilitar, como que yo te doy esto pero dame algo de lo que yo me pueda agarrar de lo que le pasó a mi hijo para que me escuchen y bueno nada. Ya después me ofrecieron hacerse cargo de la parte laboral, donde íbamos a tratar de dar la pelea en lo laboral y se me ofrecen los abogados.

Ángeles: O sea lo laboral a nivel jurídico...

Teresa: Donde ellos se hacen cargo de todo, de los abogados, de los sellados, de los timbres, de todo lo que fuera apareciendo y yo lo acepté como tal, leía y seguía leyendo, seguía informándome y moviéndome por las mías incluso yendo a UMISSA tratando de conectarme con el sindicato base de UMISSA que una vez logré que me atendieran por fuera, ya no era la misma gente que estaba en un momento, sabían lo de Ruben pero como nunca se había acercado, pero se había acercado la madre que también es tan válido como Ruben si su hijo no está en condiciones síquicas. Y bueno, FUCVAM me ofrece todo y así empezamos la lucha laboral; lamentablemente cuando llegamos al juicio laboral y leo me doy cuenta que obviaron poner los testigos que mi hijo había presentado, no presentaron testigos para el defendido, se obvió eso pese a que yo llevé los nombres.

Ángeles: ¿Y el abogado te dijo por qué no presentó testigos?

Teresa: Me dijo el abogado que la procuradora Lourdes, que era la que había hecho los escritos, no sabemos por qué, obvió ese tema, se le olvidó, así que íbamos sin el contrato porque Ruben lo había entregado, íbamos sin testigos, sin nada. Por supuesto que el juicio laboral con testigos que salieron de la empresa entre ellos el padre del despachante de aduanas que también se llama Eduardo González que vivía frente a mi casa. También salió de testigo el muchacho que fue con Ruben que se llama Alejandro Vergara que también es primo hermano del despachante de aduanas, que también en aquella época trabajaban en UMISSA y el señor Jorge Rodríguez que es personal de la empresa, ellos fueron los testigos y dicen que los contratos los firmaron en Honduras y que eran para trabajar en The Playcem Center y no con UMISSA, pero esta gente al día de hoy continúa trabajando en UMISSA.

Ángeles: Y ahí qué te dice el abogado primero y FUCVAM como responsable del abogado. ¿Por qué pierden el juicio ustedes? No fue una ayuda sino que al contrario ahora tenés un juicio en contra. ¿Qué te dicen ellos?

Teresa: Nunca más me recibió FUCVAM, nunca más me llamaron, nunca más me escucharon para preguntarme, no me dieron una respuesta clara más allá de decirme me olvidé.

Ángeles: ¿Cuando llegabas ahí, con quién hablabas, podías hablar con alguien?

Teresa: Con Lourdes hablaba, con la procuradora.

Ángeles: ¿Y qué te decía Lourdes?

Teresa: La última vez que yo fui, ya diciéndole: cómo te vas a olvidar de los testigos y me dijo, mira yo hoy no puedo discutir, no puedo hablar, me siento muy mal, falleció mi abuela. Le dije, lo siento mucho pero más allá que falleció tu abuela yo sigo peleando por los vivos, fue un poco brusco de mi parte pero...

Ángeles: Fue brusca la respuesta de ella también...

Teresa: Decirme que se había olvidado de los testigos fue...

Ángeles: Ella te dijo que se había olvidado...

Teresa: Sí, fue como decirme en verdad lo que quisimos fue sacarte información y como vos enfrentaras esto, como diciendo esta loca no va a luchar más y se va a quedar callada la boca, la dejamos contenta a ella y al hijo, formalmente cumplimos pero está un haber grande

Ángeles: Y ahí se termina la relación con FUCVAM...

Teresa: Sí, ahí se termina, no me llaman nunca más.

Ángeles: ¿Y tu hijo cómo está?

Teresa: Mi hijo al día de hoy sigue sufriendo estados depresivos, no sale del Cerro, trabaja dentro del Cerro de lo que puede y consigue y no es el mismo muchacho que tocaba la guitarra y cantaba. Él me dice: yo ya estoy del otro lado, tiene 30 años, no quiere vivir, ha tenido varios intentos de matarse, tampoco lo pude obligar a que hiciera un tratamiento psicológico.
He pasado por muchas cosas con Ruben que solamente como madre podés soportar las cosas que hacen tus hijos y sabiendo lo que le pasó, por supuesto. Yo tenía un hijo antes de que fuera a Honduras y tengo un hijo después que vino de Honduras, es así. Es a lo que lleva la soledad, el estar solo en un país donde te pegan un balazo y no podes vestirte, no podes calzarte, al final empezás a desconfiar por la forma del trato pero no tenes con quien canalizarlo y te lo seguís tragando, son muchas cosas.

Ángeles: Y los que lo llevaron lo dejaron solo...

Teresa: Totalmente solo.

Ángeles: ¿Y vos qué vas hacer porque ya has golpeado todas las puertas? ¿Vas a golpear más puertas? ¿Cómo te parás vos frente a esto ahora?

Teresa: Yo quiero que se sepa la verdad de lo que le pasó a Ruben y que reconozcan y que no sigan diciendo mentiras, porque han inventado cosas, como las actas del Ministerio de Trabajo diciendo que Ruben organizó una fiesta para recaudar fondos porque la familia estaba carenciada, eso lo pone el abogado no sé con que fin porque no tenía nada que ver con el juicio laboral y segundo faltando totalmente a la verdad.

Ángeles: No fue cierto, Ruben nunca organizó nada...

Teresa: Nunca organizó nada y menos un festival para recaudar fondos para la familia, Ruben es un muchacho sano, sin maldad, bonachón, solidario y cree todo lo que le dicen.

Ángeles: Creía por lo menos...

Teresa: Creo que hasta el día de hoy sigue creyendo y sigue teniendo esperanza.

Ángeles: ¿A él le pagaron lo que le debían de allá de Honduras?

Teresa: Sí los 2 mil dólares se los dieron porque él entregó todo a cambio de la documentación, una presión sicológica por parte del señor abogado de la empresa Gastón Tealdi todos los días, incluso le decía: estás mal, tomate unos días tipo suspensión, ese trato y anda y vení caminando porque no tenés plata...

Ángeles: Y a él le dijeron directamente te damos los 2 mil dólares que son tuyos pero vos nos tenés que entregar...

Teresa: A cambio de todos los documentos que lo comprometían con la operación UMISSA Honduras.

Ángeles: Y por lo tanto la documentación que tenés es escasa...

Teresa: Es escasa y no lo es si verdaderamente hubiera un juez que se interesara o hubiera alguien que se interesara, un abogado que se interesara en ayudarme porque no es tan escasa, porque The Player Center es nombrada por el señor Antonini Wilson como de que de allí sale la plata de UMISSA para él. The Playcem Center es nombrada en varias cosas, alguien firmó, alguien pagó los gastos médicos de mi hijo en Honduras, alguien pagó los pasajes desde Uruguay para que saliera pero son cosas que yo no he podido averiguar. Pero sí tengo mucha documentación.

Ángeles: Que importa, claro, y en Honduras también tiene que haber algo. Vos sabes que yo quise buscar The Player Center, capaz que no sé cómo se escribe, y no la encuentro en ningún lado...

Teresa: Aparece sí.

Ángeles: Nos llega un mensaje de un oyente que dice: “¿Pero entonces actualmente se fabrican o no casas en Uruguay para Venezuela? ¿Y a Chávez no le interesa que en Uruguay hayan prohibido su fabricación? –dice Luis de Sayago...
Teresa: La planta está ahí, no creo que salgan para Venezuela porque, reitero, nunca se fabricaron en Uruguay las casas para Venezuela, salieron ciertas partes. Las verdaderas casas y todas las partes de las casas salieron de Honduras no de Uruguay. Salieron con gente, 3 ó 4 de Uruguay en Honduras con personal hondureño haciendo los cortes. O sea, no salieron los cortes de las casas, el material de las casas. Y yo no sé si en algún momento Ruben no me dijo que hasta los techos estaban saliendo de Honduras. Lo que se llevaba de acá a Honduras verdaderamente no sé.
Porque si tu lees las declaraciones de Alejandro Lagrenade dice que usan materia prima de Honduras y mano de obra de Honduras, porque nunca llegó la materia prima de Honduras a acá para que los trabajadores uruguayos hicieran los cortes de la casa, salió todo de Honduras.

Ángeles: Encontramos la Playcem Center que yo no la encontraba, me explicó acá cómo se escribe Teresa. Es una página que está todo en inglés menos lo que está abajo del logo de Playcem dice Tecnología avanzada en fibrocemento, todo lo demás está en inglés.
Dice que tiene tres plantas localizadas en Costa Rica. Honduras y El Salvador. Más de 750 empleados incluyendo operadores de planta, técnicos, personal administrativo que trabajan en esos lugares. Esto dice en la página de la propia empresa Playcem Center, y tiene el mapa donde están las zonas donde trabajan, los distribuidores, en América Central The Playcem Company, en México nuestros distribuidores –dice- y en Venezuela, el Caribe y el Ecuador distribuidores independientes.
Adrián de La Curva dice: “¿La denuncia de la empresa la llevó a la embajada o consulado de Venezuela? Lo que se esconde debajo de una alfombra en algún momento saldrá a la luz...
Teresa: Claro, eso es lo que yo decía, por qué quedé callada un tiempo, me moví otro, era eso justamente. Me quedé callada porque hubo una presión muy fuerte sobre mi, incluso en algún momento con alguna amenaza telefónica de por medio de que me callara la boca. Incluso me presenté en SERPAJ porque tenía miedo por mí y por mis hijos para que dejaran constancia de eso. Entonces, tuve un momento de silencio para tratar de que... sé que en algún momento alguien va a levantar esa piedra y se va a poner a hablar de lo que pasó y de cómo verdaderamente salió todo esto. Pienso que alguien en algún momento le va a querer hincar el diente a todo esto.

Ángeles: Sí, yo pensaba incluso, alguien que esté escuchando, porque acá estamos hablando de muchas cosas...

Teresa: Muchísimas...

Ángeles: De la esfera sindical, de la esfera política, la esfera laboral, la esfera de las viviendas, alguien puede tener más datos también...

Teresa: Sí, sí, yo pienso que alguien tiene que tener más datos, el tema es que los muestren cuando sabemos que muchísima de la gente que trabaja en UMISSA son pertenecientes o allegados a gente del MPP ¿verdad?

Ángeles: Ese es el otro capítulo que vos lo dijiste ayer cuando viniste en la conversación, vos decías que muchos de los que están acá tienen que ver con el MPP...

Teresa. Sí, muchísima gente, hay mucha gente que o fue militante, o es allegada, o es familiar que tienen derecho a trabajar por supuesto ¿no?

Ángeles: Vos decís de la gente que trabaja...

Teresa: Sí, sí, de la gente que trabaja tanto en la parte operaria como en la parte administrativa. No sé cuántos habrá que también ocupen cargos importantes como en determinado momento lo ocupó Bianchi...

Ángeles: ¿No está más?

Teresa: Creo que no, pero hay una parte muy importante política, gente del MPP dentro de esa empresa, como también así del Partido Comunista. Que incluso en algunas declaraciones de Lagrenade dice que él esa empresa la hizo apoyando a gente ex-presa política, tanto del Partido Comunista como de otros partidos.

Ángeles. Ahora, Lagrenade, cómo suena Lagrenade...

Teresa: Suena sí...

Ángeles: También, buscando información, encontraba que en Argentina, porque claro, esto está vinculado a Antonini Wilson...
Teresa: Está vinculado...

Ángeles: Hay un juicio obviamente que están siguiendo allá y estaba citado por UMISSA Lagrenade, ahora en agosto. El 5 de agosto tenía que ir pero se suspendió la audiencia a pedido de Lagrenade. Y el 11 de agosto se volvió a postergar por pedido de un funcionario del gobierno argentino, y después no aparece más nada, no sé qué pasó después del 11. Hoy estamos a 20, hace 9 días nada más.
Después buscando acá habla de que en junio Lagrenade estaba citado por la Justicia...

Teresa: Sí, para presentarse acá...

Ángeles: No sé si después la audiencia ocurrió o no, porque hablan de una citación con fecha con el nombre del juez y todos los funcionarios que tenían que ver con esto.
Hablan de una polémica respecto a la nombrada canciller uruguaya en China porque estuvo implicada en la concreción de los negocios de exportación de UMISSA a Venezuela... Teresa: Sí, que fue separada del cargo en aquel momento...
Ángeles: Rosario Portel, que estaba en Cancillería desde el 2005, estaba en la subsecretaría de asuntos económicos internacionales del Ministerio de Relaciones Exteriores...

Teresa: A esta funcionaria la denuncia FUCVAM.

Ángeles: Acá dice un oyente de Canelones, Josami, que había trabajadores de OSE también trabajando en esas casas, en esas casas prefabricadas...

Teresa: Puede ser, hasta donde yo tengo conocimiento el señor Alejandro Lagrenade tuvo también un acercamiento muy grande en otros gobiernos con OSE tratando de llevar las potabilizadoras a distintos países.

Ángeles: Claro.
Bueno, el caso en algún momento se archivó acá, la jueza Fanny Canessa archivó una parte de este juicio, porque viene a ser la investigación por presunto desvío de fondos, que es otra parte de la cosa que no es de la que estamos hablando nosotros. Pero el tema sí ha estado en la Justicia por varios lados...

Teresa: Sí, el tema UMISSA, conexión Playcem Center, conexión de las casas, conexión Antonini Wilson ha estado acá, en Argentina, en Venezuela, en Miami. Hay una conexión.
A mí en sí me interesa para saber para comprobar que mi hijo fue llevado a trabajar a UMISSA, o sea, trabajó en The Playcem Center por UMISSA y no que ellos digan que mi hijo fue de paseo y contratado allá...

Ángeles: Claro, para no hacerse cargo...

Teresa: Para no hacerse cargo. Pero hay muchísimo, muchísimo de esta empresa y espero que en algún momento se levante la piedra por parte de quien sea.
Yo estoy pensando en llevar esto ahora en lo penal para que se sepa la verdad, para que no quede sucia la imagen de Ruben como mentiroso. Quiero llevarlo en lo penal y hasta las últimas consecuencias para que sepan que lo que pasó fue así. Y si de ahí en más políticamente hay consecuencias, y bueno, la vida de mi hijo y el derecho humano de mi hijo vale tanto como la de cualquier uruguayo, la de uno, la de diez y la de veinte. Y lamentablemente parece que nos estamos acostumbrando a que nos violen los derechos humanos.

Ángeles: Preguntan cuál fue el abogado que puso FUCVAM, que se olvidó nada menos que de los testigos...

Teresa: Bueno, justamente yo no traje el nombre de él, no lo recuerdo, lo tengo en un papel. Lo buscábamos ayer en el acta del juicio y solamente está la asesoría jurídica de FUCVAM como dirección y sin nombrar ningún tipo de abogado.

Ángeles: Bueno, yo no sé si hay algo más que a vos te parezca importante decir ahora...

Teresa: No, creo que en estos momentos no, creo que de repente en otra oportunidad podemos seguir hablando del tema Ruben. Y espero que esto haya servido para empezar a saber. Yo me he movido, mucha gente sabe, mucha gente me conoce, mucha gente me dice “escucho hablar de las casas prefabricadas y me acuerdo de vos” porque me han visto caminar, sufrir, no tener a veces para comer y estar caminando por mi hijo, y bueno...

Ángeles: Les cuento que está la foto del diario, acá está el diario “Sucesos” del 1º de setiembre de 2006, es un diario de Honduras. En la tapa al lado del título hay una fotito de un muchacho con el codo vendado y dice: “Violencia, asaltante hiere a uruguayo, San Pedro Sula. El uruguayo, Ruben Ariel Arvelo de 27 años fue herido en su brazo derecho ayer por un delincuente que junto a dos más atracó al extranjero en la colonia Trejo.”
Esto vale oro, esto fue lo que le dio el médico...

Teresa: Eso fue lo que le dio el médico...

Ángeles: Es increíble...

Teresa: Eso fue lo que le dio el médico. Le dijo que lo guardara porque era su resguardo. Creo que el médico como vio que no habían querido asumir el costo de la operación y vio cómo era Ruben, le dio eso. Pero lamentablemente la empresa en el juicio quiso hacer ver como que Ruben había ido por las suyas a The Playcem Center, igual que la otra gente en donde está todo enrabado y todo se conocen y están todos muy metidos en algo que a ellos los beneficiará mucho pero a mí me arruinó la vida de mi hijo.

Ángeles: Nosotros te agradecemos muchísimo que hayas venido a traer esta información, por supuesto que quedamos a las órdenes...

Teresa: A las órdenes yo también...

Ángeles: Y a los que están escuchando, al que tenga elementos que puedan servir, recibimos las llamadas que sean, vos estás diciendo que si un abogado te apoya querés hacerlo, por supuesto que con toda la precaución posible porque ya has pasado una experiencia embromada con abogado y con juicio. Pero con toda disposición a recibir toda la ayuda que se pueda para esclarecer esto y para que se pueda hacer justicia. Vos decías que no querés que le pase a otro uruguayo lo mismo que a tu hijo...

Teresa: Sí, porque en un primer momento pedí ayuda médica y se me cerraron las puertas. Y bueno, traté de sacar yo por las mías a mi hijo. En algunas cosas lo logré y en otras nunca va a ser el mismo...

Ángeles: Y hay que hacer un reconocimiento serio a las madres, las madres van apara adelante...

Teresa: Y las madres en este país y en todos lados son las que han llevado las luchas sobre sus hombros, ya sea por uno o por muchos y eso creo que se ha visto, se ve y se va a seguir viendo.

Ángeles: Se han dado contra la pared mil veces, sabiendo que se iban a dar contra la pared pero termina apareciendo una luz. Por eso vos tenés razón cuando decís que pensás que algo va a salir...

Teresa: Y a eso apunto, lamentablemente quedé muy sola porque fue el caso de uno solo, en este caso mi hijo...

Ángeles: Claro, y se aprovecharon...

Teresa: Y se aprovecharon.

Ángeles: Gracias Teresa y un saludo a Ruben.

Teresa: Un gusto.

www.radio36.com.uy

http://elpolvorin.over-blog.es/article-venezuela-uruguay-una-larga-cadena-umissa-the-playcem-center-antonini-wilson-frente-amplio-56079835.html



El dueño de UMISSA
Alejandro Lagrenade, el dueno de Umissa firmo con el gobierno de Hugo Chávez un negocio por US$ 150 millones para proveer a Venezuela de casas prefabricadas. El finaciamiento fue a cuenta del fidecomiso de Ancap y Pdvsa firmado por Tabare Vasquez y negociado por Lepra y Daniel Martinez . La garantia la puso La Previsora una empresa seguros venezolana. La casas son de pesima calidad y el negocio se hizo pagando coimas a  testaferros



La denuncia de Durán señala que de la cuenta de Umissa que recibió un anticipo de US$ 23.320.050 del gobierno de Venezuela por el contrato de la empresa por US$ 156 millones para la venta de 12.000 kits de casas prefabricadas, se desviaron U$S 18 millones a la cuenta conjunta y que de allí se giraron fondos para Antonini y su esposa en Miami.
toda la nota: Jueza investiga cuentas de Antonini Wilson

Denuncia Umissa denuncia intento de chantaje
Respuesta a denuncia allegado a Antonini Wilson
El titular de Umissa, Alejandro Lagrenade, difundió ayer un comunicado en el que afirma que en los últimos años han tratado de chantajearlo "en varias ocasiones" y que, ante su negativa, se recurre a "la denuncia penal y a la difusión pública como elemento de presión y de descrédito".
De esta forma respondió a quienes lo acusan de realizar negocios "poco transparentes" con Venezuela y a la denuncia penal que presentó en su contra el empresario venezolano Franklin Durán Guerrero, quien actualmente está sometido a proceso en Miami acusado de haber realizado tareas ilegales de inteligencia en territorio norteamericano para encubrir el origen y destino de la valija con casi U$S 800 mil que el empresario venezolano Guido Antonini Wilson intentó ingresar en Argentina sin declarar.
El titular de Umissa -empresa que realizó con Venezuela un contrato de U$S 156 millones por venta de casas prefabricadas- ...".
Durán Guerrero -ex socio de Antonini Wilson- presentó la denuncia el pasado martes en el Departamento de Delitos Económicos de la Jefatura de Policía de Montevideo, según informó ayer el semanario Búsqueda. En la misma afirma que Lagrenade habría desviado dinero de una cuenta de Umissa a una cuenta a su nombre y de los empresarios Antonini Wilson y Norberto Barcos. También acusó al titular de Umissa de financiar la defensa de Antonini Wilson en Estados Unidos.
Esto se suma al pedido realizado la semana pasada por parte del diputado colorado Washington Abdala quien solicitó a la Justicia penal que cite a declarar a varios jerarcas de gobierno y a empresarios, entre quienes se cuenta uno de los hijos del presidente Tabaré Vázquez, con el fin de "echar luz" sobre negocios realizados desde 2005 al amparo del Fondo Bolívar-Artigas, un fideicomiso creado en base al dinero que paga Uruguay a Venezuela por las compras de petróleo.
Abdala envió al Juzgado Penal de 3er turno un voluminoso documento en el que pide que comparezcan el ministro de Industria y ex presidente de Ancap, Daniel Martínez; el actual embajador uruguayo en Francia y ex ministro de Industria, Jorge Lepra; el ex subsecretario de esa cartera, Martín Ponce de León; el presidente de Ancap, Raúl Sendic; y los empresarios Javier Vázquez, Nicolás Jodal, Eduardo Gómez Canon y Lagrenade

Usarán tecnología cuestionada en Uruguay para construir viviendas

El empresario Alejandro Lagrenade, propietario de la empresa Unión Metalúrgica del Sur S.A (Umissa), compañía encargada de exportar viviendas hacia Venezuela, fue denunciado en el Parlamento y el Ministerio de la Vivienda de Uruguay en 2003 por la mala ejecución del proyecto de la cooperativa Dionisio Díaz. El modelo, en desuso en la nación sureña, consta de estructuras de aluminio, que, según los especialistas, no son aptas para soportar las ventiscas del Caribe. “Hoy en día no se construyen viviendas con esos materiales en Uruguay. Es más, después que salí de la Dirección de Viviendas no se adjudicó otro emprendimiento de este tipo”, asegura José Camarda, ex director nacional de Vivienda.

ALFREDO MEZA


-------------------------------------------------------------------------------


La estrecha relación de Tabaré Vázquez y Hugo Chávez posibilitará el desembarco de 12.193 casas prefabricadas uruguayas




Tanto la Comisión de Vivienda del Parlamento como la Dirección de la Vivienda de Uruguay investigaron al empresario Alejandro Lagrenade, directivo de la empresa Umissa, encargada de enviar a Venezuela 12.193 domicilios prefabricados en virtud del intercambio comercial entre los dos países, luego de recibir denuncias por diversos vicios en la construcción de casas de una cooperativa.

En la sesión del 10 de diciembre de 2003, la Cámara de Representantes escuchó la exposición de los miembros de la Comisión de Vivienda, Territorio y Medio Ambiente y los alegatos del titular del Ministerio de la Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente, Saúl Irureta, quienes debatieron acerca de las observaciones presentadas por los integrantes de la cooperativa Dionisio Díaz, cuyas viviendas fueron construidas por las empresas Teknos, Interuruguaya y Saceem, propiedad de los hermanos Alejandro, Eduardo y Sergio Lagrenade.

“Esas empresas no se asociaban con ninguna cosa buena”, aseguró vía telefónica desde Montevideo el arquitecto José Camarda, ex director nacional de la Vivienda. El proyecto que se desarrollará en Venezuela, sin embargo, no cuenta con el aval de ninguna de las tres compañías mencionadas. Alejandro Lagrenade ha constituido otra sociedad, Umissa, sólo para atender las demandas de la República Bolivariana de Venezuela.




Sin pilares ni cementos
Durante esa sesión, el diputado Raúl Sendic denunció que las casas carecían de pilares y cemento y las paredes estaban rellenas con espuma plast, un material altamente inflamable. “Después de cuatro años de uso, los paneles se encuentran absolutamente deteriorados y las familias aún no habían amortizado la mayor parte del préstamo otorgado”, se puede leer en el reporte de la sesión.

“Una de estas viviendas se incendió, El accidente cobró la vida de una persona. El fuego consumió absolutamente toda la vivienda en menos de 10 minutos, sin darle tiempo a escapar”, precisó Sendic.

El pasado 12 de junio, Alejandro Lagrenade concedió una entrevista a Radio El Espectador, de Montevideo.

El empresario reconoció durante la conversación que la tecnología que utilizarán en Venezuela será la misma empleada en Uruguay.

“Es un sistema que lleva una estructura de aluminio porque trabajamos con una norma de mantenimiento cero. No hay deterioro, no necesita mantenimiento. Los paneles constan de dos caras, que pueden ser de cemento, madera o yeso. Llevan espuma aislante por dentro, cubiertas de distintos tipos, por ejemplo chapa, fibrocemento, teja, lo que sea. Y el resto es todo decorativo, pinturas, revestimientos plásticos, de madera, de ladrillo.

No es necesario el revestimiento, pero se puede poner cualquier cosa”, describió el directivo.

Especialistas consultados opinan que las estructuras de aluminio son muy endebles para soportar los intempestivos vientos de las costas venezolanas. Según Merli de León, presidenta de Prodecon (Productos Derivados de Concreto), la vida útil de una vivienda levantada con ese material es corta. “Tiene que ser material galvanizado. Las casas, además, deberían ser certificadas por el Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas, por la Universidad Central de Venezuela y por Fondonorma”, afirma.

Parte de los materiales necesarios para construir el primer lote de viviendas prefabricadas uruguayas ya está en camino hacia Venezuela. “Los paneles son de cemento y madera, con aislamiento térmico que no hace necesario el mantenimiento posterior”, de acuerdo con un cable publicado en días pasados por la agencia Efe.

El Nacional intentó contactar al ministro de Vivienda y Hábitat, Luis Figueroa, pero el casillero del teléfono celular estaba lleno. En la dirección de prensa de la referida dependencia informaron que el funcionario estaba de viaje.

“Visto a la distancia, pienso que, más que un problema de la tecnología utilizada en la construcción de las viviendas, fue un contratiempo que involucró a la empresa con sus clientes. Pero no es menos cierto que debido a la ligereza con que se manejó la construcción había fallas en las estructuras como consecuencia del mal ensamblaje, una irresponsabilidad de quienes llevaban adelante la ejecución”, recuerda José Camarda.

“No sé cuán intensos son los vientos en Venezuela, pero en Uruguay no se tomó en cuenta esa variable. Acá se hicieron famosos los barrios con casas sin techo como consecuencia de la brisa. Si bien en el proyecto presentado ante la Dirección de la Vivienda figuraban algunos detalles que conjuraban ese tipo de situaciones, luego no se vio en la obra. Las chapas eran de menor espesor y sus agarres no estaban adecuados a nuestras frecuencias de vientos”, agrega.

El ex funcionario explica que también había problemas con la inercia térmica. “Los clientes se sofocaban en verano y se morían de frío en invierno. Eso tiene que ver con la hilación de los paneles. Nosotros exigíamos paneles de 12 centímetros, pero los que usó la constructora eran de 6 centímetros de espesor. Yo observé casas en las que los paneles verticales estaban rotos”.




Riesgo de incendio
Esas observaciones fueron refrendadas en un informe suscrito por el arquitecto Héctor Gnazzo, quien fue particularmente contundente al razonar por qué hay que desechar esa tecnología. “En verano y en invierno las temperaturas son absolutamente insoportables. A todo eso hay que agregar que cualquier aparato de calefacción instalado por el usuario provoca condensación sobre las paredes de fibrocemento, con el consiguiente problema de la humedad”.

“El riesgo de incendio del aislamiento térmico siempre está presente, dado que las canalizaciones eléctricas se realizan por el interior de los tabiques donde está la espuma plast. Dadas las características del fibrocemento y los materiales que se emplean en su confección, no parecen ser las condiciones indicadas para su utilización en una vivienda. No podemos olvidar los efectos dañinos del asbesto en la salud humana”, escribió en otra de las conclusiones.

Aunque la mención del asbesto es apenas una breve referencia, vale la pena reseñar que un informe del Instituto de Medicina de Estados Unidos reveló que la exposición al asbesto puede provocar cáncer en la laringe y posiblemente en el colon, el estómago y la garganta.

Ese mineral, ampliamente utilizado en la construcción de aislantes y otros productos hasta mediados de la década de 1970, fue considerado la causa del cáncer de pulmón y del mesotelioma, un tipo de afección que daña los tejidos pulmonares y los de otros órganos.

José Camarda está jubilado, pero aún sigue vinculado al mundo de la construcción y la arquitectura. Las denuncias de la cooperativa Dionisio Díaz se ventilaron en el fuero judicial, pero Camarda desconoce incluso si ha habido algún fallo.

“Hoy en día no se construyen viviendas con esos materiales en Uruguay. Es más, después que salí de la Dirección de Viviendas no se adjudicó otro emprendimiento de este tipo”, asegura.

Umissa se ha comprometido con el presidente Hugo Chávez y su ministro de Vivienda, Luis Figueroa, para instalar una planta complementaria que permita realizar 100.00 viviendas por año entre Uruguay y Venezuela.

En el total de 12.193 construcciones encargadas por Venezuela figuran, además, escuelas, policlínicas y comisarías, como parte de un programa de ocupación en zonas despobladas y de asignación de viviendas a aquellas familias que quedaron damnificadas por los recurrentes estragos que causaron las lluvias en 1999 y 2005.



Geopolítica y empleo
Cada vez que un venezolano asiste a una exposición de materiales de vivienda repite un ademán, como si todo el país sufriera el mismo tic nervioso:
cierran el puño y golpean las paredes con los nudillos. ¿Cómo se explica ese gesto, tan común como remover el whisky con el dedo índice de la mano derecha?
Los venezolanos relacionan la consistencia de los bloques con la estabilidad de la casa.

No es la primera vez que Venezuela importa kits de viviendas prefabricadas. Hace algunos años se levantaron estructuras con partes provenientes de países como Surinam o Chile. La experiencia, refieren fuentes consultadas, indica que esas gestiones no han sido exitosas. Hace algunos años, los directivos de la Fundación Vivienda Popular encargaron un estudio a la empresa Datos que confirmó la tendencia descrita en el primer párrafo: 95% de los consultados preferían el cemento y el bloque como materiales para su vivienda principal. Sólo aceptaban otro tipo de material cuando se trataba de adquirir una casa vacacional.

Empresas como Prodecon, que utiliza la tecnología Viposa en viviendas prefabricadas de Margarita y Ciudad Bolívar, no se explican por qué el Gobierno ha decidido importar de Uruguay la tecnología que ellos, y otras compañías, han desarrollado durante muchos años. “No entiendo cómo se manejo eso. La Cámara de la Construcción incluso presentó un proyecto para una casa semilla, que no se ha materializado, en el cual participarían todas las empresas del ramo. Nuestros precios son competitivos”, detalla Merli de León, presidenta de Prodecon.

Aunque se desconoce el costo de una vivienda importada desde Uruguay, Alejandro Lagrenade ofreció algunas pistas en una entrevista concedida a una radio uruguaya. “Para el caso de Venezuela tenemos dos soluciones.

Hay una solución que se llama de emergencia, que se va a usar para las zonas de deslave, en las laderas de las montañas; para esas casas el costo del kit de metro cuadrado con todos los materiales es de 101 dólares. Eso incluye paredes, techos, puertas, ventanas, cielorrasos, pintura, sanitaria, electricidad, etcétera. Las otras viviendas son para hacer barrios, urbanizaciones con casas más grandes, con más terminaciones, y tienen un costo de 145 dólares el metro cuadrado”. Ese costo no incluye el flete y la instalación.

Y justo en ese punto radican las observaciones de las empresas venezolanas. Al trasladar desde el sur el kit y luego transportarlo vía terrestre según el sitio acordado para la construcción los costos se incrementan.

Pero esa decisión del gobierno del presidente Chávez también golpea el sector de la construcción, quizá la actividad más dinamizadora de la economía. Las viviendas prefabricadas no movilizan la mano de obra que se utiliza en las obras tradicionales, según refieren expertos consultados. Al Gobierno, aseguran, le interesa reformular su agenda geopolítica antes que generar más empleo.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada