jueves, 16 de enero de 2014

El plebiscito



ARATIRÍ: El mal rayo que ¿nos va a partir?

¿Cómo lo evitamos?

EL PLEBISCITO




Autor: William Yohai

16 de enero de 2014



A  casi dos años de comenzada esta campaña de denuncia contra la brutal operación de saqueo que significa el fenómeno minero del título acá estamos: 1) Se ha promulgado una nueva ley de minería que, por un lado, retira a la llamada "minería de gran porte" los beneficios de la ley de inversiones. O sea, la obliga a pagar impuestos. Por el otro establece una serie de excepciones que habilita las mayores exenciones fiscales. Sujetas a condiciones que parecen describir en detalle el proyecto Aratirí. Tal como sucedió con la maraña de declaraciones en torno a la regasificadora de Puntas de Sayago el gobierno nos toma el pelo. 2) la ley deja las condiciones de cada proyecto que se apruebe (en realidad Aratirí es el único posible) libradas a un contrato de inversión a firmarse entre el gobierno y la empresa concesionaria de los derechos mineros.

3) se ha anunciado que el proyecto se firmará el 20 de enero (dentro de pocos días). Y que tendrá, como se acostumbra en estos casos, cláusulas secretas. Mucho se ha escrito y dicho sobre esto. Es, por supuesto, violatorio de los presupuestos del orden democrático. Aún del burgués que nos rige.

4) Teniendo en cuenta los antecedentes (el caso del contrato que autorizó la construcción, ya básicamente finalizada de Montes del Plata, la celulósica de Conchillas es demostrativo al respecto), estamos seguros que el contrato será leonino. Será muy parecido al de PLUNA en cuanto, no dudamos, establecerá todas las ventajas para un lado y los deberes para el otro. Las "garantías para el Estado"..de eso basta con conocer lo que pasó con PLUNA.

5) En este caso, sin embargo todo es mucho más grave. La magnitud del saqueo que hemos tratado de establecer a través de 15 trabajos que se pueden consultar en el blog www.resonandoenfenix.blogspot.com no bajará de, suponiendo un horizonte de explotación de 15 años y una cantidad de 18 millones de toneladas de mineral de hierro al 69% en cada uno de ellos, 27 mil millones de dólares. Y ESTE ES UN ESTIMADO CONSERVADOR. Esta cifra es la mitad del total del producto interno bruto (PBI) de un año. Hoy con este dinero se compra, a los precios promedio de la tierra, la mitad del territorio nacional. Aproximadamente 8 millones de hectáreas.

Partimos de un precio del mineral (el estándar internacional es 62%) de 130 dólares la tonelada y un costo unitario, en las condiciones de Uruguay, de 40 a 50 dólares.



LA RESISTENCIA



No entraremos en detalles. Apenas diremos que, a nuestro juicio, la movilización callejera en ciudades y campos ya ha dado lo que tenía para dar. Y, a la vista está, no ha detenido el proyecto.

A nivel local la demografía de la región (seguramente una de las más despobladas de nuestro ya poco habitado país) no permite una resistencia de gran magnitud. Esto no significa despreciar el fenómeno en sus proyecciones éticas, políticas y humanas, pero, objetivamente, opinamos que no será suficiente para detener un proceso en el cual confluyen los intereses de un grupo empresarial poderoso con los de un gobierno cuya popularidad va en declive y necesita generar, a como de lugar, polos de actividad económica de gran magnitud. Todo esto en un año preelectoral.

El gobierno ha pisado el acelerador. Ya están en marcha, de "las 4 patas del saqueo", como las llamó el colectivo de lucha por la tierra, dos. La regasificadora de Puntas de Sayago y la central generadora de ciclo combinado. Falta que comiencen la mina de Valentines (Aratirí) y el puerto de aguas profundas de Rocha.



EL PLEBISCITO




Fue discutido y rechazado hace dos años atrás por la Asamblea Nacional Permanente, organismo descentralizado y heterogéneo que coordinó las marchas nacionales contra el proyecto Aratirí. En el mes de setiembre los compañeros del Movimiento por un Uruguay Sustentable (MOVUS) replantearon la iniciativa y un mes después comenzaron a distribuir una papeleta que, en lo esencial, promueve una reforma constitucional para prohibir la "minería metalífera a cielo abierto" en el país. No nos convence el texto. Hubiéramos preferido prohibir la "megaminería.etc." y no exclusivamente en su modalidad a cielo abierto.

La ANP y el MOVUS han tenido desencuentros, no conocemos íntimamente este proceso pero nos parece que, a estas alturas, no hace falta hacerlo. Pensamos que este imperfecto (en nuestra opinión) proceso plebiscitario es el ÚNICO CAMINO VIABLE, HOY Y AQUÍ, PARA DETENER "EL MAL RAYO".



Llamamos, en consecuencia, a todos quienes están luchando contra Aratirí y no comparten la propuesta plebiscitaria a reconsiderar su posición, rediscutir el asunto y sumarse a la campaña de recolección de firmas. Queda poco tiempo. Se deben juntar, hasta abril, 260.000. Es difícil, pero estamos convencidos que la voluntad de firmar está allí.

Si se llegara a este objetivo estamos convencidos que el proceso de construcción de la instalación minera se detendría, por lo menos, hasta octubre de este año.

Después comenzaría otra historia, no menos difícil, pero tampoco imposible.


Información disponible también en este link: resonandoenfenix.blogspot.com



La otra pocisión

Declaración Regional Canelones sobre iniciativa de Plebiscito Nacional

La A.N.P. ante los nuevos desafíos de la lucha.
Declaración de la Regional Canelones de la Asamblea Nacional Permanente en defensa de la tierra, el agua y los bienes naturales.
Luego del 18 de octubre (5ta. Marcha Nacional) todos nos quedamos con la positiva sensación de fuerza que tiene realizar una demostración de masas de semejante calibre, pero a la vez con la preocupación sobre el que hacer futuro.
Máxime, si tenemos en cuenta que ciertas organizaciones que no integran la ANP han lanzado la iniciativa de un plebiscito nacional contra la megaminería a cielo abierto. Hoy ya es una realidad esta iniciativa que tiene por protagonista a una comisión denominada “Uruguay Libre”….
Ante este hecho no pocos son los compañeros, colectivos o comunicadores que nos reclaman una postura de la A.N.P. como tal; que nos preguntan concretamente qué opinamos sobre la recolección de firmas a escala nacional y si vale la pena o es correcto embarcarse en semejante actividad.
Esto nos obliga a realizar ciertas precisiones que despejen las cuestiones planteadas:
1.- La A.N.P. no es una organización convencional de 1er. orden que pueda definir de manera directa y rápida sobre cierto tema o estrategia de lucha. Por la gran diversidad que la caracteriza (la componen más de 40 colectivos sociales del más variado tipo o historia), se funciona en Asamblea y se resuelve por consenso asegurando la participación de todos en un pie de igualdad. Esto a su vez significa una limitante para dar respuestas concretas en circunstancias urgentes y particulares. En una próxima Asamblea se tomará postura sobre este hecho de la existencia de una convocatoria a un plebiscito nacional.
2.- El Regional Canelones de la ANP se ha pronunciado negativamente acerca de esta iniciativa de un plebiscito nacional por considerarla inoportuna, riesgosa y dilatoria de las tareas del momento actual.
Nuestro pueblo tiene sobrada experiencia en materia de Plebiscitos Nacionales, experiencia que podría catalogarse de traumática, porque por ejemplo, con dos de ellos (uno coincidente con la instancia electoral) se le ha puesto una lápida al tema de los derechos humanos validando la impunidad en tanto se lo ha respaldado con legitimación social.
Pero no solo eso, se sabe también que por más que se gane un plebiscito, si es que ello ocurre, sin presencia de gente en la calle, de nada valen los votos, como ocurrió con el plebiscito del agua; Como también ha quedado claro que sin esa presencia popular, pueden desconocerse todas las firmas que se quieran, como sucede en el caso de Tacuarembó, en que la Corte Electoral, ignora más de 13 mil firmas.
Justamente desde su surgimiento, la razón de ser de la A.N.P. ha sido apostar a la participación activa, a la movilización y al protagonismo de la gente incidiendo cotidianamente sobre los hechos políticos y no descansarse con una firma que tranquiliza conciencia y termina archivada en los cajones de la burocracia.
Queremos consignar que esta campaña emprendida casualmente en un año electoral y que cuenta con el apoyo de sectores políticos partidarios tiene grandes chances de convertirse en una caza-votos o en una cruzada paralizante. Por lo tanto el Regional Canelones de la Asamblea Nacional Permanente no acompañará ni promoverá esta iniciativa de un plebiscito nacional que se acaba de iniciar.
En cambio apoyará el recurso presentado por el Fiscal Viana sobre la inconstitucionalidad de la “Ley Aratirí” que viola el artículo 47 de la constitución y leyes reglamentarias.
3.- A su vez somos todos conscientes que la recolección de firmas puede ser utilizada positivamente como un instrumento de movilización siempre y cuando promueva la conciencia y el accionar colectivo del ser humano en pos de sus intereses reales en el entorno o territorio que habita. Siempre y cuando la juntada de firmas, insistimos, sea una tarea más dentro de un plan de lucha general.
Por eso la A.N.P. ha apoyado sin reparo alguno la estrategia seguida por los compañeros de Tacuarembó por la Vida y el Agua, en tanto impulsaron desde un año a esta parte la campaña en pos de un Plebiscito Departamental  y aunque hoy siga sin instrumentarse ese plebiscito local, las 13 mil firmas jugaron un relevante rol político a la hora de presionar a la Junta Departamental para declarar a dicho departamento Libre de Megaminería Metalífera y Diamantífera a cielo abierto, como también de Fracking.
Este ejemplo demuestra que este tipo de estrategias regionales o locales son las que conviene aplicar no solo para no quedar embretado en callejones sin salida, sino fundamentalmente para crecer y ampliar la base de los colectivos sociales.
Y como dice la canción “creciendo desde el pie” es que se dan las condiciones para ir convirtiendo a éste movimiento social en un protagonista en serio de la escena político nacional.
NADA PODEMOS ESPERAR SINO DE NOSOTROS MISMOS
COMUNIDAD SOMOS NOSOTROS
Regional Canelones de la Asamblea Nacional Permanente en defensa de la tierra y los bienes naturales .

SI SE TRATA DE VOTAR, YO ELIJO PODER DUDAR......
por Hugo Bruschi  en el AÑO DE LA DIGNIDAD.

En estos días ha cobrado alguna fuerza, un llamado a juntar firmas, unas 260.000 para el mes de Abril para ser más exactos, tendientes a plebiscitar este proyecto conocido con el nombre de ARATIRI. Y ello se llevaría a cabo a través de una reforma constitucional. Por un problema administrativo, el gobierno que debería firmar el contrato el día 20 de Enero, ha decidido postergar el mismo hasta el mes de Febrero. Esa es por lo menos la explicación hecha pública. Hasta aquí, es el panorama que tenemos delante de nuestros ojos y que deberemos analizar con serenidad, para no dar pasos de los que después, puede ser tarde volver atrás.

La Asamblea Nacional Permanente,quien desde mucho tiempo atrás viene sensibilizando y movilizando gente en torno a esta problemática que amenaza nuestra naturaleza, riquezas naturales y cambiará la matriz productiva de un importante sector, aún no se ha pronunciado en el entendido que su trabajo es a largo plazo. La Regional Canelones por el contrario, se ha manifestado en contra de este llamamiento a la recolección de firmas y posterior plebiscito. Y no le faltan razones. Quienes llaman a la recolección de firmas, seguramente tendrán las suyas, pero me queda la duda que, al tratarse de un año electoral, no haya aquí una cuota de oportunismo político. También he seguido de cerca, la valiosa opinión de algunos compañeros que siempre han sido puntuales en las marchas de ANP, pero que ahora creen conveniente - aún con reparos - acompañar esta iniciativa con la intención de frenar por unos meses, la puesta en marcha de este nefasto proyecto minero.


A pesar de todo, yo tengo serias reservaciones para con el tema. Porqué? En primer lugar, desconfío de los plebiscitos llevados a cabo en condiciones desiguales pues por lo general, favorecen siempre a la causa contra la cual plebiscitamos. En este caso el gobierno, interesado en llevar adelante sea como sea esta iniciativa, cuenta con todos los recursos necesarios, para lograr sus propósitos. La experiencia nefasta de 2 plebiscitos, en los que el Pueblo, una vez por miedo y la otra por indiferencia, consagró la impunidad reinante en el país, me dan la razón. El Pueblo, por más que se intente analizar cifras y conductas a la hora de votar, impidió que Tota Quinteros - por mencionar a alguien - se nos fuera sin saber donde estaban los restos de su hija. Ahora se nos fue Juan Gelman, sin poder saber donde descansan los restos de su nuera. Y como ellos cientos de familias, que aún siguen deambulando entre la incertidumbre y la impotencia. Demás está decir, que el gobierno con mayoría absoluta que bien hacen pesar cuando algo les interesa, no tuvo voluntad para anular la ley infame. Hubieron también otros ingredientes que favorecieron estos resultados. LOS DERECHOS HUMANOS JAMAS DEBIERON SER OBJETO DE CONSULTA. Esas energías bien debieron emplearse, para exigirle al gobierno la anulación de la ley de caducidad. Luego, boicotearon el plebiscito y aquí están los resultados. Los plebiscitos a diferencia de las elecciones, se efectúan sobre temas puntuales, y por ello son mucho más peligrosos. Los resultados electorales poco importan, pues gane quien fuere, la política económica dictada desde el exterior, seguirá incambiada, la dependencia y la enajenación de nuestra soberanía también. Pero la legitimación que el mismo Pueblo desinformado unos y acarreados otros, pueda hacer sobre el saqueo de nuestros recursos, la destrucción de nuestra naturaleza, contaminado y depredando, lo pagaremos todos por muchos años adelante. Sin olvidarnos que este plebiscito - de llevarse a cabo - cuenta con la particularidad que se realiza en año electoral, por lo que el problema de la Tierra y el Agua, así como el medio ambiente y las cláusulas de un contrato ofensivo, no tendrán ningún peso al momento del voto. VOTAR A FAVOR DEL PROYECTO ARATIRI SERA CUESTION DE DISCIPLINA PARTIDARIA. Y contra todos aquellos que "pretendan poner palos en la rueda a nuestro gobierno" Lo verán - porque así se lo presentarán - como una campaña surgida de la oposición y algunos radicales interesados en decir NO, NO Y SIEMPRE NO, como les dijo el gran presidente.


 Y llegado el momento sólo les faltará decir: "Yo quiero a mi país y Ud.?" o aquella otra que nos deciá " Uruguay, ámelo o déjelo". Todo estará permitido. Pero el peligro más grande a que nos exponemos, es a mi juicio que una vez legitimado el saqueo en las urnas democráticas, ya no habrá marcha atrás y será -tal cual lo hicieron con la ley de la impunidad - la voluntad del Pueblo que "deberemos respetar". Entonces compañeros y Amigos en general que leen estos comentarios, que garantía tenemos de que esto pueda sortearse con éxito? En Tacuarembó, 13.000 firmas fueron desconocidas por la Corte Electoral, pero si ellas sirvieron para generar conciencia, bienvenidas pues. Depende de como se haga la recolección de firmas, porque firmar no tiene sentido sin una toma de conciencia, es decir una firma equivale a una conciencia. Yo por el momento, con todo el respeto que me merecen otras opiniones, sobretodo porque los plazos apremian, me inclino por luchas y proyectos de largo aliento, paso lento pero firme. Toda iniciativa surgida a último momento, más se asemeja a un acto de oportunismo - aunque no sea la intención - que a un trabajo de concientización. De ahí mis dudas, de la que quisiera estar equivocado mil veces.





1 comentario:

  1. MUY GRACIOSO USAR FOTOGRAFIA DE UNA MARCHA IDEADA, PLANIFICADA, LLAMADA Y ORGANIZADA POR LA SUMA DE COLECTIVOS REUNIDOS EN LA ASAMBLEA NACIONAL PERMANENTE EN DEFENSA DE LA TIERRA, QUE NO IMPULSA NI APOYA LA INICIATIVA IRRESPONSABLE DE PLEBISCITO... PARA PUBLICITAR EL PLEBISCITO. ES QUE ASI ACTUA LA GENTE QUE NO TIENE EN SUS MANOS MAS QUE LO AJENO

    ResponderEliminar