jueves, 26 de mayo de 2011

Una anécdota del Negro Phillips

¡¡¡ Vivan los compañeros !!!
 
 
 
Informamos que el día de ayer,
 
miércoles 25 de mayo de 2011,
 
falleció el Compañero
 
Walter David Phillipps Treby
 
en la ciudad de Montevideo,
 
a la edad de 61 años.
 
 
 
Walter “el negro” Phillipps
 
( Nº 010 en el EMR Nº1)
 
permaneció recluido varios
 
años en el Penal de Libertad
 
durante el Terrorismo de Estado.
 

 
 
El colectivo de Crysol rinde homenaje 
 
 a este auténtico  protagonista de la lucha
del pueblo uruguayo
 
y hace llegar sus sinceras
 
condolencias  a sus familiares,
   
sus compañer@s y amigos. 
 
 
¡¡ Hasta siempre, Negro !!

Complementando información. El velatorio del compañero WALTER PHILLIPS TREBY se realiza en la Empresa ABATTE (frente al Cementerio del Buceo, por lateral) desde la hora 8 a las 15.  Desconocemos aún cementerio de destino.
Sí, compañeros, es muy triste este hecho. Ya hemos recibido múltiples expresiones de sorpresa y dolor por tan temprana pérdida de tan querido compañero, como lo fue siempre el "Negro" Phillips.
GRUPO SOLIDARIO "IBIRAY"
¡Vamo arriba, Negro!. ¡Claro que habrá Patria para Todos por más plomo que sigan prometiendo!!!.

Nada más que una anécdota del Negro Phillips, allá por el ´73, cuando uno de los “deportes” predilectos de la honorable oficialidad troglodita destacada en el “penal de Libertad”, consistía en recorrer el celdario para hostigar, provocar y terminar incomunicando presos en la “sala de disciplina”, como parte complementaria de la “guerra psicopolítica” del “proceso cívico-militar” sobre el movimiento popular, que en los cuarteles consistía en seguir aplicando el tacho, la picana y el asesinato más cobarde sobre una juventud que había dicho ¡basta! y echado a andar a pesar de la impresionante desigualdad entre sus fuerzas y las fuerzas de un aparato represivo desalmado y sin moral, que hoy pretende seguir esa misma guerra para frenar el clamor popular por la anulación de su ley de impunidad.
Apareció un tenientecito de Salto de apellido Díaz, muy babosito él y que las iba de “experto en balística”. Alguien le había dicho que el Negro, a su vez, era también un entendido en la misma materia; así que se le metió en la celda, y en una mezcla de interrogatorio y alardes de gran conocedor anti-guerrillero, lo sometió a una troja de preguntas más bobas que fascistas, como buscando que a través de la sobada del supuesto ego “bélico” del preso, éste se zarpara y justificara la consiguiente sanción rumbo a “la isla”.
Mil preguntas y mil respuestas, y el Negro siempre tranqui, sin entrar por el aro, en ese molde obligado que los prisioneros habíamos ido aprendiendo espontáneamente tratando de achicar el paño en un “campo de batalla” minado del antojo garca y maula de los que no habían conocido “la guerra” ni en figuritas.
Cuando ya el Negro las tenía por el piso de tanto bancar al gordito gilún con botoncitos al hombro e ínfulas de gran combatiente, surgió una pregunta tan pero tan onanista, que dió lugar a una respuesta genial, que quedó grabada en la antología de la pequeña resistencia “libertaria” como si fuera una de las diminutas fugas diarias con las que soñábamos sin cesar, día y noche, noche y día, un montón de guachos metidos en la revolución por decisión de la clase dominante que sigue creyendo que todo lo resuelven las balas y las charreteras de adorno.
-- Mire, teniente, lo que más aprendí en mi corta vida, es que las balas, todas las balas, matan a todos los hombres…
Ayer murió el Negro, a los 61 años, y todos los que hoy lo recordamos y lo seguiremos recordando hasta la victoria y más allá de ella, Siempre, lo recordaremos y lo amaremos, no por los tiros que tiró ni las balas que resistió, sino por haber sido un ejemplo humilde, entero y enaltecedor, de  juventud inquebrantablemente comprometida con la igualdad, la justicia y la libertad de su pueblo.
(Al oficialito, ahora seguramente en situación de retiro y tratando de eludir los posibles efectos de la anulación de la ley fascista, le siguen llamando con el mote que le puso del Negro: “Dum-Dum”).
¡Vamo arriba, Negro!. ¡Claro que habrá Patria para Todos por más plomo que sigan prometiendo!!!.

Gabriel –Saracho- Carbajales

1 comentario: