lunes, 27 de enero de 2014

Ascenso de la logía Tenientes de Artigas

La ultra derecha progresista

Lunes 27 de enero del 2014   Comisión permanente  .
 Se votó 10 en 10 la venia a fin de conferir los ascensos al grado de General del Ejército Nacional, a varios señores Coroneles. Informó en Sala la Senadora Daisy Tourné.


27 ene 2014
Los ascensos son para seis oficiales del Ejército y uno de la Armada. En la Fuerza Aérea no se produjeron vacantes en el generalato en los últimos meses y su cúpula está completa.
Los oficiales que serán ascendidos son el capitán de navío Jorge Jaunsolo al grado de contralmirante en la Armada, y los coroneles del Ejército Claudio Romano, Carlos Sequeira, Alejandro Salaberry, Julio Macías, Miguel Giordano y Héctor Tabárez al grado de general.
La novedad de la nómina de coroneles propuestos para llegar a general es que el Poder Ejecutivo ha resuelto darle más presencia en el generalato a la legión de los Tenientes de Artigas, una sociedad de oficiales que en la época de la dictadura tuvo mucha presencia en el Ejército y era considerada el archienemigo del Movimiento de Liberación Nacional (MLN).
El coronel Sequeira integra esa legión, en tanto que Giordano no pertenece a los Tenientes pero fue propuesto por ese grupo para ascender.

Nuevo comandante.

A su vez, el general Juan Villagrán, hasta hace poco jefe de la División Ejército III, será el nuevo comandante en jefe del Ejército a partir del 1° de febrero en sustitución del general Pedro Aguerre que tomó el cargo en septiembre de 2011, según una decisión del Poder Ejecutivo.
El 1° de febrero, además, habrá varios cambios de destino para numerosos oficiales generales del Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea, en tanto los recién ascendidos recibirán su primera tarea en la nueva jerarquía.
Un destino que se puede adelantar es el del general Milton Ituarte, quien desde esa fecha será el nuevo jefe del Estado Mayor de la Defensa (Esmade) sustituyendo al general Daniel Castellá.
El Esmade seguirá, así, a cargo del Ejército y no habrá rotación entre las fuerzas.
El nuevo comandante del Ejército Villagrán ya ha tomado algunas medidas de designación en su gabinete y el área de la comunicación social del Ejército, según pudo saber El País.

Golpe de estado en Uruguay

http://www.lr21.com.uy/politica/274604-reivindican-al-general-aguerrondo-y-el-asalto-militar-al-poder-en-1973

Los Tenientes de Artigas van a crear un movimiento nacional LA ULTRADERECHA LE DECLARÓ UNA 'GUERRA PSICOPOLÍTICA' AL 'GOBIERNO DEL MUNDO'.

De organización militar secreta -ultranacionalista, católica, beligerante con el marxismo y el sistema (neo)liberal-, los Tenientes de Artigas salen a flote y ahora quieren un movimiento nacional. La guerra de posiciones ya empezó.

Luis CASAL BECK


Lo único que puedo decirle es que la situación del país se ha degradado profundamente en los últimos dos años y medio, y la legión Tenientes de Artigas se está reuniendo con otros grupos; estamos pensando en algo así como armar una federación, y avanzamos firmemente en la creación de un movimiento nacionalista y artiguista", señaló a CARASyCARETAS el coronel (r) Carlos Silva, coordinador ejecutivo de esta legión, que como organización militar aún opera en las sombras, pero que se proyecta ahora en la sociedad civil. Silva, cercano a cumplir 60 años, dijo que actualmente editan el mensuario "Nación" (en setiembre aparecerá el número 10) y la corriente de opinión en la que está inmersa tiene en radio Continente de Montevideo un espacio radial de una hora diaria -de lunes a sábado a partir de las 10 de la mañana- denominado "Controversias". "Esas son, hoy, nuestras armas de combate", destacó.
"Estamos inmersos en una brutal guerra psicopolítica desatada por los que violan el orden natural v amenazan con destruir las bases de nuestra civilización occidental y cristiana; a la familia; a la propia patria y a su Ejército, hoy sometido al escarnio público", subrayó enfáticamente. Silva dijo que "tenemos enfrente a las fuerzas globalizadoras, a los extranjerizantes, a los neoliberales, a los monetaristas, a los marxistas, que están en este momento en el poder, y que apoyan sindicatos que inconcebiblemente se definen como progresistas. Ha llegado la hora de cohesionar a todos los que quieren parar esta agresión. Unirlos. Hacerlo por encima de los partidos tradicionales, que ya perdieron su cuarto de hora, y sin pensar para nada en elecciones. Es el tiempo de un frente nacional. Hay que volver al Artigas católico y protector de la verdadera libertad".
Experto en Inteligencia y en operaciones psicológicas, el coronel Silva integra desde muy joven la orgánica de los Tenientes de Artigas y no oculta su viva admiración por José Antonio Primo de Rivera (1903-1936) y su Falange Española, cuyo legado doctrinal reivindica: "Ni capitalismo, ni marxismo, ni sistema liberal inspirado en Juan Jacobo Rousseau y en Adam Smith", sentenció.
Respecto a las características de este movimiento en proceso de articulación y sus objetivos políticos concretos, dijo que debe tener seis rasgos singularizadores: 1) "ser nacionalista", 2) "basarse en el ideario artiguista" (que para el tenientismo es más hispánico que anglosajón: el procer José Artigas que todos conocemos, es tributario de la ideología liberal y de las revoluciones francesa y estadounidense, para ellos, no; es más medieval que hijo del Siglo de las Luces); 3) "popular"; 4) "revolucionario, como el de nuestra primera independencia"; 5) "occidental y cristiano" (destacó: "nuestra herencia hispana" y "la doctrina social católica"); y 6) "reivindicativo de las FFAA, como institución fundamental de la patria y de sus valores esenciales". "Usted me preguntaba en qué estamos ahora los tenientes de Artigas, y bueno, estamos en esto: organizándonos, con medios en la calle, definiendo las bases de este movimiento, sin sedes aún, sin propósitos electorales de ningún tipo, pensando en cómo conducir una guerra psicopolítica para mantener nuestra identidad nacional, escapando de la globalización esclavizadora. Y por ahora, nada más..." Inquirido acerca de cómo piensan recordar al fundador de los Tenientes, el general Mario Aguerrondo, del cual se cumplirán 30 años de su muerte el 13 de setiembre, Silva señaló que "lo recordaremos en la intimidad, aunque sé que existe un comité que lo evoca públicamente cada vez que se cumple fecha de su desaparición material". 

Tres décadas atrás, el hecho provocó fuerte impacto en el régimen imperante. El comandante del Ejército de entonces, general Julio Vadora (que fue el primer "teniente" que llegó a ser general en 1970), dijo que Aguerrondo fue "el iniciador del movimiento revolucionario" que se estaba llevando adelante en ese momento. En setiembre de 1977 buena parte de los miembros de la conducción militar estaba enrolada en esta organización secreta surgida en agosto de 1964. (ver recuadro). Los oficiales seleccionados debían jurar fidelidad a este grupo de presión frente a la bandera del procer, en una ceremonia en extremo discreta que generalmente se realizaba en alguna unidad castrense. Existía un reglamento que normatizaba la vida de la institución. Dos eran los símbolos del "tenientismo": la bandera de Artigas y la marcha 25 de Agosto, usada después profusamente cuando los sucesos de 1972 y 1973, y que la ciudadanía popularizó como "la marchita".

El acta constitutiva de los Tenientes de Artigas justificaba su existencia en 1) la necesidad de enfrentar al marxismo, y en especial a "la directiva de Praga", que abogaba por la creación de repúblicas socialistas, eliminando los ejércitos profesionales y creando milicias populares; 2) la necesidad de frenar los intentos de "destrucción de la Iglesia (Católica)" y de toda influencia religiosa, utilizando para ello a "los sacerdotes díscolos que siempre aparecen"; y 3) denunciando y enfrentando los privilegios y la falta de honradez de muchos miembros de los elencos políticos de la época. En el enfrentamiento con los Tupamaros, los Tenientes de Artigas pasaron a ocupar posiciones estratégicas en forma acelerada: en 1972 tres de sus miembros eran generales al frente de regiones militares: Esteban Cristi en la I (Montevideo), Eduardo Zubia en la II (San José) y Julio Vadora en la IV (Minas). Lo mismo ocurrió en los comandos de las brigadas, los batallones y los regimientos. Después de 1973 los integrantes de ese grupo secreto accedieron con facilidad al generalato: Luis Queirolo y Abdón Raimúndez en 1974; Amaury Prantl en 1975; Boscán Hontou y Julio Rápela, en 1976; Manuel Núñez y Alberto Ballestrino en 1977; Iván Paulos y Holmes Coitiño en 1978.

Después la organización secreta vivió sucesivas crisis. Se consolidó el papel del general Gregorio Álvarez (que no era "teniente") y fue ganando el apoyo de muchos de ellos. Los Tenientes de Artigas se fragmentaron e ingresaron en otro momento; aunque igual lograron sobrevivir y llegaron a tener momentos de esplendor mucho después de que el país regresara a la democracia, en 1985. Pero en el ciclo dictatorial los Tenientes... estuvieron en las posiciones más radicales, lo que explica que muchos de los actuales procesados por la Justicia por violaciones a los derechos humanos en aquella etapa hayan integrado la organización secreta. En el mensuario "Nación" se defiende su accionar y hasta se publican misivas de algunos de los inculpados. En el número de agosto de 2007 se publica una carta de José Gavazzo dirigida a las jerarquías del Ministerio de Defensa Nacional. En una nota firmada por Silva se afirma que "Las FFAA artiguistas, formales e informales, deben establecer cuál será la raya a no pasar. El centro de análisis es la violación de la legalidad por parte del sistema político, teniendo claro que cuando existen violaciones flagrantes de la misma, no se debe pedir permiso a nadie para restablecer el orden natural (sic) al costo que sea, en particular cuando están en riesgo la soberanía y la libertad". Entre otros columnistas, figura como colaborador habitual el general Iván Paulos (ver recuadro). El número uno de este mensuario apareció en noviembre de 2006 y consagró su primera página a destacar una entrevista con el líder de la derecha colorada Pedro Bordaberry, tras su intervención televisiva en Zona urbana (canal 10) y concomitante con el procesamiento con prisión de su padre, el ex dictador Juan María Bordaberry, por la muerte de uruguayos durante la dictadura. "Nación" tituló en primera plana con esta frase de Pedro Bordaberry: "Esta gente ha sembrado en estos años tanto odio, tanto rencor, que han vuelto a partir al Uruguay al medio". En ese momento el político colorado estaba eufórico con los resultados de su polémica con el senador Rafael Michelini. En el número de agosto, el coronel Silva llama a "aniquilar a los entregadores de la patria... cuando se viola el orden natural tenemos la obligación de restaurarlo lo antes posible, buscando la forma más adecuada, de lo contrario quedará al borde de la vida civilizada y del precipicio".


Coronel (R) Carlos Silva

0 comentarios:

Publicar un comentario