miércoles, 8 de enero de 2014

Caso Moya-Rivero: diez dudas razonables


por Marcelo Jelen


a continuación, algunas interrogantes a propósito de la red de explotadores sexuales de niñas y adolescentes detectada en melo y la barra de maldonado:
1. según la emisora fernandina fm gente, el hoy procesado socio y director del hotel y restaurante la posta del cangrejo, pablo javier moya, “oficiaba de nexo” para que niñas de melo fueran explotadas en un boliche de la barra cuyo nombre no figura en ese informe periodístico ni en el fallo del juez javier gandini. ¿las autoridades policiales y judiciales están al tanto del dato? ¿es cierto? si es así, ¿de qué boliche se trata?

2. el proxeneta melense roberto rivero tenía agendados en su celular “cantidad de números de viejos y milicos” pedófilos, dijo una víctima al juez gandini. ¿ya son indagados?
3. los hoteles suelen facilitar con discreción a los pasajeros que lo soliciten el servicio, legal o no, de trabajadoras y trabajadores sexuales. también simples empleados se dedican a eso a cambio de propinas y comisiones. a menudo, prostitutas y proxenetas tienen su base en establecimientos gastronómicos. ¿las autoridades investigan eventuales conexiones entre la posta del cangrejo y la red de explotación sexual que encabezaban los hermanos roberto y marcelo rivero desde melo, dado su vínculo con moya?

.
4. un par de normas disponen la expropiación y remate de bienes adquiridos con ganancias del narcotráfico y el lavado de dinero o empleados para esas actividades delictivas. ¿considera el parlamento hacer lo mismo con las propiedades ilegítimas de explotadores sexuales de menores para destinar lo obtenido a la contención y apoyo a las víctimas?
5. mucho se habla de las penas a pedófilos y clientes de menores explotados, en general con un enfoque de mano dura que contradice mandatos constitucionales: castigos físicos, cadena perpetua, castración química y publicación de su domicilio tras la liberación, entre otras. nada se habla, en cambio, de su rehabilitación, ésta sí ordenada por la constitución. ¿qué tratamiento de salud mental reciben estas personas en prisión?
6. ¿por qué moya, un recluso recién procesado por corrupción sexual de una niña y aún sin una evaluación psiquiátrica exhaustiva –en ocho días es imposible–, tiene autorización oficial para navegar por internet y portar su propio celular, como informó el observador? ¿tiene acceso a e-mail, redes sociales, servicios de citas, búsqueda de imágenes y videos, comercio electrónico y apuestas en línea? ¿se controla en tiempo real las páginas que visita y sus comunicaciones telefónicas?



7. moya reside en la cárcel de campanero, en minas, porque allí se puede resguardar mejor su “seguridad personal”, declaró en el informe del periodista leo luzzi para el observador el director nacional de rehabilitación, inspector general luis mendoza. ¿por qué la gran mayoría de los procesados por delitos similares son derivados a otras cárceles donde es notorio que corren riesgo de agresión a manos de otros presos?
8. ¿los restantes reclusos por delitos de carácter sexual del país también tienen permiso de las autoridades para usar sus propios celulares y navegar en internet?
9. ¿cuánto falta para que todo el sistema carcelario del país –gangrenado por el hacinamiento, la infraestructura deficiente, el descuido sanitario y alimentario y las temperaturas extremas, entre otras desgracias– brinde condiciones de reclusión humanas como las que gozan hoy moya en la de campanero y los criminales de la dictadura en la de domingo arena?
10. ¿alguien considera en el parlamento, el gobierno o la magistratura la posibilidad de inhabilitar por un tiempo prudencial a los condenados por explotación sexual de menores para el trabajo en sectores de riesgo como la educación, la hotelería y los bares y restaurantes, luego de cumplir la pena de cárcel?
Marcelo Jelen






1 comentario:

  1. Estimado Marcelo
    ¿no se te ocurrió pensar que no todo lo que publican los medios es cierto, y que estás basando tu análisis en falsedades y verdades a medias?
    Si bien tienen posibilidad de usar un celular, no tienen acceso a internet ni a ninguna otra ventaja.
    Considerar que el sector hotelero es un sector "de riesgo" es sorprendente. ¿De riesgo en qué?
    Sería bueno, si tenés alma de periodista o investigador, que leyeras las actas del procesamiento para basarte en hechos, aunque estén velados por la interpretación (discutible) de un ser humano como es el juez.


    ResponderEliminar